¿ Frau­de en las uni­ver­si­da­des?

Milenio - Campus - - OPINIÓN -

Un por­tal no­ti­cio­so, Ani­mal Po­lí­ti­co, dio a co­no­cer una investigación pe­rio­dís­ti­ca so­bre lo que lla­mó el frau­de maes­tro o el frau­de del se­xe­nio: gra­dua­dos en des­apa­re­cer di­ne­ro pú­bli­co. Pa­ra co­me­ter di­cho frau­de va­rias se­cre­ta­rías y otras de­pen­den­cias del go­bierno fe­de­ral uti­li­za­ron a 8 uni­ver­si­da­des, en­tre las que des­ta­can la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co ( UAEMex) y la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mo­re­los ( UAEMor).

En es­te es­que­ma, las uni­ver­si­da­des sub­con­tra­ta­ron a 128 em­pre­sas fan­tas­ma. Por es­tos ser­vi­cios, ca­da uni­ver­si­dad co­bró su co­mi­sión. Las ocho re­ci­bie­ron al­go más de mil mi­llo­nes de pe­sos. En la investigación se re­vi­sa­ron las cuen­tas pú­bli­cas de 2013 y 2014 y se en­con­tra­ron con­tra­tos ile­ga­les por más de 7mil 670 mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les 3 mil 433 mi­llo­nes no se sa­be dón­de fue­ron a pa­rar, al igual que las co­mi­sio­nes que co­bra­ron los ad­mi­nis­tra­do­res uni­ver­si­ta­rios.

Ha­ce unos días, la Edi­to­ra Ge­ne­ral de Ani­mal Po­lí­ti­co, fue en­tre­vis­ta­da so­bre el te­ma del frau­de por la te­le­vi­so­ra ale­ma­na DW. El Fi­nan­cie­ro TV en­tre­vis­tó a una pe­rio­dis­ta de Ani­mal Po­lí­ti­co y a una per­so­na re­pre­sen­tan­te de Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad, co­par­tí­ci­pe de la investigación. En am­bas en­tre­vis­tas se hi­zo men­ción a las uni­ver­si­da­des, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. Se que­dó en la at­mós­fe­ra que to­das las uni­ver­si­da­des tie­nen com­por­ta­mien­tos se­me­jan­tes. Sol­tar que la co­rrup­ción lle­gó a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, así na­da más, res­ta con­fia­bi­li­dad a las ins­ti­tu­cio­nes, cuan­do en ver­dad, la gran ma­yo­ría, ha acre­cen­ta­do su pres­ti­gio y man­te­ni­do su dig­ni­dad.

Las uni­ver­si­da­des no son las que se pres­ta­ron al frau­de, sino sus fun­cio­na­rios. Son per­so­nas con­cre­tas las que es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­das y con su ac­tua­ción han per­mi­ti­do que sus uni­ver­si­da­des que­den en en­tre­di­cho, lo cual es inad­mi­si­ble, por­que al me­nos las del es­ta­do de Mé­xi­co y Mo­re­los, tie­nen pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes com­pro­me­ti­dos, de­di­ca­dos y ple­na­men­te re­co­no­ci­dos por la aca­de­mia.

Los di­rec­ti­vos uni­ver­si­ta­rios in­vo­lu­cra­dos en el frau­de han he­cho un mal uso de la au­to­no­mía y del ca­rác­ter pú­bli­co de sus ins­ti­tu­cio­nes, y eso se es­tá pres­tan­do pa­ra que se desate una cam­pa­ña de me­dios con­tra el con­jun­to de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. A me­dia­dos de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, ya hu­bo una an­da­na­da de los me­dios con­tra las uni­ver­si­da­des, y los uni­ver­si­ta­rios, que ter­mi­nó per­ju­di­can­do la bue­na imagen so­cial de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.

En el por­tal de un me­dio en Ja­lis­co se se­ña­la: “des­ta­pan frau­de maes­tro en­tre de­pen­den­cias y uni­ver­si­da­des”. En el men­sa­je no se es­pe­ci­fi­ca cuá­les. Dar men­sa­jes que de­bi­li­tan a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas sig­ni­fi­ca de­bi­li­tar al país; sig­ni­fi­ca de­va­luar el tra­ba­jo que ha­ce­mos los uni­ver­si­ta­rios, tan ne­ce­sa­rio pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que en­fren­ta­mos en Mé­xi­co.

Lo ocu­rri­do, por ahora, de­be lle­var­nos a re­fle­xio­nar se­ria­men­te so­bre el pro­ble­ma de la acu­mu­la­ción de po­der en las au­to­ri­da­des uni­per­so­na­les, y el con­trol que ejer­cen so­bre los cuer­pos co­le­gia­dos en la es­truc­tu­ra del go­bierno uni­ver­si­ta­rio. La re­la­ción au­to­ri­da­des- ór­ga­nos co­le­gia­dos de­be­ría ser de equi­li­brio, pe­ro és­te se ha ro­to, en va­rios ca­sos, y pro­pi­cia con­duc­tas pa­tri­mo­nia­les de los fun­cio­na­rios y ma­las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas con el go­bierno y la so­cie­dad. En las 8 uni­ver­si­da­des que in­ter­vi­nie­ron, los fun­cio­na­rios co­lu­di­dos no tu­vie­ron con­tra­pe­so pa­ra de­te­ner su ac­ción frau­du­len­ta.

El des­equi­li­brio per­mi­te que los aca­dé­mi­cos sean de­ja­dos de la­do por la ad­mi­nis­tra­ción, des­vir­tuan­do los pro­pó­si­tos y prin­ci­pios ins­ti­tu­cio­na­les. A las co­mu­ni­da­des uni­ver­si­ta­rias les to­ca arre­glar es­te pun­to, en ca­da ins­ti­tu­ción, sin in­ter­fe­ren­cias ex­ter­nas. Al go­bierno fe­de­ral y al es­ta­tal les to­ca des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des de los fun­cio­na­rios que han co­me­ti­do frau­de y pro­ce­der en con­se­cuen­cia.

Por otro la­do, ca­be acla­rar que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas re­quie­ren financiamiento com­ple­men­ta­rio pa­ra rea­li­zar ple­na­men­te sus ta­reas. Los in­gre­sos pro­pios por la pres­ta­ción de ser­vi­cios do­cen­tes o de investigación, a per­so­nas, em­pre­sas o ins­ti­tu­cio­nes, de­ben con­ti­nuar es­ti­mu­lán­do­se.

En las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios es­tán re­gla­men­ta­dos, pe­ro se­ría opor­tuno, de una vez, ha­cer una re­vi­sión de las nor­mas ahora que se apli­can au­di­to­rías del go­bierno. En el te­rreno ju­rí­di­co de­be es­tar muy cla­ra la san­ción pa­ra quie­nes se com­por­tan de ma­ne­ra frau­du­len­ta. To­dos los uni­ver­si­ta­rios de­ben co­no­cer de quié­nes se pue­den aceptar re­cur­sos, ba­jo qué con­di­cio­nes, pa­ra qué, có­mo se pro­ce­sa su re­gis­tro y se­gui­mien­to, y cuá­les son los usos que se les pue­den dar. Por lo de­más, es re­le­van­te que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas sean fuen­te de co­no­ci­mien­to que be­ne­fi­cie a los sec­to­res pri­va­do, pú­bli­co y so­cial, con las de­bi­das re­tri­bu­cio­nes eco­nó­mi­cas a las ins­ti­tu­cio­nes.

A los uni­ver­si­ta­rios nos co­rres­pon­de cui­dar el es­pa­cio pú­bli­co y cui­dar que no se per­vier­ta me­dian­te ma­los ma­ne­jos ad­mi­nis­tra­ti­vos de los fun­cio­na­rios en las uni­ver­si­da­des. No po­de­mos dar pre­tex­to pa­ra que ven­gan a de­cir que en to­das las uni­ver­si­da­des hay de­fi­cien­cias en su con­duc­ción e in­efi­cien­cia en su ma­ne­jo. Las uni­ver­si­da­des y los uni­ver­si­ta­rios de­be­mos dar ejem­plo pa­ra que se re­co­noz­ca y res­pe­te la es­fe­ra pú­bli­ca en la vi­da so­cial del país.

“Sol­tar que la co­rrup­ción lle­gó a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, así na­da más, res­ta con­fi abi­li­dad a las ins­ti­tu­cio­nes”

Hum­ber­to Muñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.