TOM CRUI­SE SI­GUE SIEN­DO UNA ES­TRE­LLA

Milenio - Campus - - EL HABLADOR -

Por al­gu­na mal­di­ta ra­zón, los crí­ti­cos y me­dios en Es­ta­dos Uni­dos siem­pre des­de­ñan o me­nos­pre­cian películas de ca­li­dad pe­ro cues­tio­nan su sta­tu quo. Pro­duc­cio­nes co­mo Kill The Mes­sen­ger, Lord of War

y ahora Ame­ri­can Ma­de ( Barry Seal: Só­lo en Amé­ri­ca) son per­ci­bi­das más por su vi­sión de las po­lí­ti­cas de aquel país, que por su ca­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Y es al­go frus­tran­te, pues si al­go de­be ha­cer el cine, ade­más de en­tre­te­ner, es mos­trar­nos co­mo so­mos.

En la nue­va pe­lí­cu­la de Tom Crui­se, la po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta de Es­ta­dos Uni­dos es­tá en se­gun­do lu­gar, só­lo ape­nas del enor­me ta­len­to de su es­tre­lla.

Es­cri­ta por Gary Spi­ne­lli di­ri­gi­da por Doug Li­man, quien ha­bía tra­ba­ja­do con Crui­se en

Ed­ge of To­mo­rrow, des­pués lla­ma­da Li­ve. Die. Re­peat., cuen­ta la con­tro­ver­sial his­to­ria real de Barry Seal ( Crui­se), un pi­lo­to de TWA quien en los años 70’ co­mien­za a tra­ba­jar co­mo operativo pa­ra la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia ( CIA) en sus la­bo­res de es­pio­na­je en Cen­tro Amé­ri­ca.

Tras ser des­cu­bier­to por el Agen­te Scha­fer ( Domh­nall Glee­son) con­tra­ban­dean­do ha­ba­nos cu­ba­nos de Ca­na­dá a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, Seal re­ci­be la opor­tu­ni­dad de de­jar su mo­nó­tono tra­ba­jo y te­ner su pro­pia em­pre­sa Con­sul­to­res de Avia­ción In­de­pen­dien­tes ( CAI), con su pro­pio avión, rea­li­zan­do la­bo­res de in­te­li­gen­cia es­pian­do a co­mu­nis­tas en Cen­tro Amé­ri­ca.

En su pri­mer en­cuen­tro, Barry cues­tio­na si lo que va a ha­cer es le­gal. “Es le­gar cuan­do lo ha­ces pa­ra los bue­nos”, le responde Scha­fer.

Es en­ton­ces que co­mien­za la aven­tu­ra de Barry a lo lar­go de Amé­ri­ca, ocul­tan­do su tra­ba­jo a su es­po­sa Lucy ( Sa­rah Wright) y a sus hi­jos. Des­de su ca­sa en Lui­sia­na, Barry no só­lo tra­ba­ja pa­ra la CIA ar­man­do a los Con­tras en Ni­ca­ra­gua o in­ter­cam­bian­do di­ne­ro por se­cre­tos con el dic­ta­dor Ma­nuel No­rie­ga, sino que ter­mi­na tra­fi­can­do pa­ra el Cár­tel de Me­de­llín de Pa­blo Es­co­bar en los ini­cios de su em­pre­sa.

Ju­gan­do en la del­ga­da lí­nea de ser­vir a su país y la ile­ga­li­dad del trá­fi­co de dro­gas, Barry sir­ve a los pro­pó­si­tos de Scha­fer y a sus pro­pias ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas. Se tra­ta de un per­so­na­je que no só­lo arries­ga su vi­da por su país, sino por la adre­na­li­na que le ge­ne­ran las mi­sio­nes que se le van pre­sen­tan­do.

Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta al­guien que ha­ga el tra­ba­jo su­cio por ellos pa­ra no man­char las ma­nos de la de­mo­cra­cia. Y ése hom­bre es Barry Seal.

Doug Li­man, cu­yo me­jor tra­ba­jo ha si­do Ed­ge of To­mo-

rrow, pa­re­ce en­con­trar su rit­mo cuan­do tra­ba­ja con Crui­se. Só­lo en Amé­ri­ca es im­pe­ca­ble no só­lo den­tro de su gé­ne­ro, sino en el con­tex­to del ve­rano. Crui­se nos re­ga­la, co­mo sue­le su­ce­der, un pa­pel he­cho a su me­di­da. Y aun­que lo ve­mos ha­cien­do al­go fa­mi­liar y re­cu­rren­te, lo ha­ce con tal gra­cia y ta­len­to que nos man­tie­ne en­tre­te­ni­dos a lo lar­go de la pe­lí­cu­la.

Crui­se es ca­ris­má­ti­co co­mo siem­pre y ca­da cua­dro que nos re­ga­la en pan­ta­lla es un de­lei­te pa­ra los fans de la ac­ción y la in­tri­ga. Aun­que es cla­ro que los ci­neas­tas se to­man cier­tas li­ber­ta­des pa­ra con­tar la his­to­ria, to­do es­tá al ser­vi­cio de una pe­lí­cu­la que so­bre­sa­le por la sin­ce­ri­dad de su apues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.