LOS VIA­JES HERÁLDICOS DE LOS LOPEZ

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS*

Es una idea ba­ra­ta y creí­da por al­gu­nos que en política, si cuen­tas con una as­cen­den­cia ilus­tre que te dis­tin­ga y quie­res vo­lar al­to, tus opor­tu­ni­da­des son más abun­dan­tes.

Y si hay que en­con­trar esas raí­ces na­da de­be im­pe­dir que va­yas a las pro­fun­di­da­des de la he­rál­di­ca.

En­can­di­la­do por esa idea, el ex pre­si­den­te Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo fue a Ca­pa­rro­so, Es­pa­ña, en oc­tu­bre de 1997 con ese pro­pó­si­to. Fue­ron en­ton­ces días inol­vi­da­bles pa­ra la fa­mi­lia Ló­pez Por­ti­llo y pa­ra aquel pe­que­ño pue­blo na­va­rro.

A prin­ci­pios de es­te mes acia­go, si us­ted se en­te­ró por al­gún medio, el as­pi­ran­te pre­si­den­cial, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor via­jó a Am­pue­ro, en Can­ta­bria, al nor­te de Es­pa­ña, mo­vi­do por los mis­mos im­pul­sos.

En­tre el “úl­ti­mo pre­si­den­te de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na”, co­mo se de­fi­nió a sí mis­mo Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo, y Andrés Ma­nuel Ló­pez, Obra­dor hay cier­tas se­me­jan­zas. No se mar­can agu­das di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre am­bos. Las po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas que el pre­si­den­te pu­so en prác­ti­ca en los años 80 son po­lí­ti­cas que de­fien­de el ta­bas­que­ño y son la se­ña de iden­ti­dad del mo­vi­mien­to que en­ca­be­za.

Pe­ro vol­vien­do al pun­to: Quien acep­ta una ley no es­cri­ta de la política me­xi­ca­na que con­sis­te en que de­bes per­te­ne­cer a las éli­tes, si quie­re di­ri­gir a Mé­xi­co, de­be fun­dar esa per­te­nen­cia, sig­ni­fi­ca­da­men­te, en an­te­pa­sa­dos ilus­tres de fus­te y fus­ta. Lle­var un ape­lli­do por­fi­ris­ta des­pués de la Re­vo­lu­ción no per­ju­di­có a na­die.

Vea us­ted la in­te­gra­ción de las éli­tes me­xi­ca­nas: va­rios miem­bros de las fa­mi­lias por­fi­ria­nas se mez­cla­ron con las fa­mi­lias re­vo­lu­cio­na­rias y és­tas en­tre sí; los pre­des­ti­na­dos, go­bier­nan a Mé­xi­co y son unas cuan­tas fa­mi­lias. Exis­te ya con­so­li­da­da una ver­sión pro­vin­cia­na de esa al­qui­mia fa­mi­liar, que ha si­do un fra­ca­so, peor que el que su­frió Jo­sé Ar­ca­dio Buen­día cuan­do qui­so en­con­trar oro en el la­bo­ra­to­rio de al­qui­mia que le re­ga­ló el gi­tano Mel­quia­des, y que de­jó la he­ren­cia de Úr­su­la con­ver­ti­da en un chi­cha­rrón “que no pu­do ser des­pren­di­do del fon­do del cal­de­ro”.

En tie­rras me­xi­ca­nas, de unas dé­ca­das pa­ra acá, fru­to de esa al­qui­mia en­tre fa­mi­lias, no se pue­den des­pren­der del cal­de­ro del po­der en Oa­xa­ca, a los Mu­rat; en Coahui­la, a los Mo­rei­ra; en Ve­ra­cruz, a los Yu­nes: en Na­ya­rit, a los Eche­va­rría; en Chihuahua, a los Duar­te; en Chia­pas, a los Gon­zá­lez Blan­co, Sa­bi­nes o Ve­las­co, o a los Ma­dra­zo en Ta­bas­co. Y así nos po­de­mos se­guir.

Es­tas éli­tes, en la fe­de­ra­ción y en los es­ta­dos, go­bier­nan en la política, en la eco­no­mía, en la sociedad y, man­que due­la tam­bién en las ar­tes.

Foto en Londres

El via­je he­rál­di­co de Ló­pez Obra­dor tu­vo la es­tra­ta­ge­ma de la ca­sa: dis­fra­zar­lo con dos es­ca­las pre­vias, una en Was­hing­ton otra en Londres. En la be­lla Al­bión el via­je fue aus­te­ro. Se to­mó una sel­fie con el lí­der del Partido La­bo­ris­ta y se reunió con un pu­ña­do de lí­de­res sin­di­ca­lis­tas y de ese partido, di­plo­má­ti­cos y re­si­den­tes me­xi­ca­nos en Londres. To­dos ca­bían en un sa­lón ti­po VIP de Ci­ne­po­lis. Y de ahí a Can­ta­bria. De acuer­do con el Dia­rio Mon

ta­ñés, “Ló­pez Obra­dor es nie­to de un emi­gran­te cán­ta­bro, un am­pue­ren­se que a edad tem­pra­na se em­bar­có co­mo po­li­zón rum­bo a Amé­ri­ca, es­con­di­do en un ba­rril, sin pa­pe­les, co­mo otros tan­tos mon­ta­ñe­ses que hu­ye­ron a prin­ci­pios del si­glo XX de las pe­nu­rias que atra­ve­sa­ba Es­pa­ña”.

Ló­pez Obra­dor se tras­la­dó a tie­rras de sus an­te­pa­sa­dos por ape­lli­do, bla­són y cim­bre, co­mo in­vi­ta­do ilus­tre del go­ber­na­dor de Can­ta­bria a los fes­te­jos del Año Ju­bi­lar Le­ba­nie­go. Por tres días, Ló­pez y Obra­dor reali­zó “un via­je in­te­rior”, es de­cir, se re­co­rrió a sí mis­mo, in­da­gó las pro­fun­di­da­des del al­ma cán­ta­bra que lle­va den­tro to­do lo cual, es de su­po­ner­se, lo ha­rá va­ler co­mo par­te de su pro­sa­pia no­ble y es­pa­ño­la.

Acu­dió a la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria don­de guar­dó un mi­nu­to de si­len­cio por los fa­lle­ci­dos por el pri­me­ro de los te­rre­mo­tos que le to­có allá, pe­ro no fue ca­paz de de­cir ab­so­lu­ta­men­te na­da nue­vo, ni una opi­nión des­ta­ca­ble, sal­vo que la su­ya es una lu­cha pa­cí­fi­ca.

Los pa­sos del otro Ló­pez

Di­cen que los pa­sos del ex pre­si­den­te me­xi­cano to­da­vía se re­cuer­dan con nos­tal­gia por al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Ca­pa­rro­so, Na­va­rra. La vi­si­ta que Ló­pez Por­ti­llo lle­vó a ca­bo en 1977, don­de se le nom­bró a él y a su pa­dre ( Ló­pez Por­ti­llo y We­ber) hi­jos adop­ti­vos, fue un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co.

En aquel su­ce­so que con­mo­vió no só­lo a Ca­pa­rro­so sino a to­do el país ibé­ri­co, hu­bo mo­men­tos me­mo­ra­bles.

El arri­bo del pre­si­den­te me­xi­cano en he­li­cóp­te­ro al campo de fút­bol del pue­blo fue apo­teó­si­co. El es­pec­tácu­lo era úni­co. Los ve­ci­nos emo­cio­na­dos vi­to­rea­ron con or­gu­llo el nom­bre de uno de los su­yos, el tam­bién or­gu­llo­so des­cen­dien­te pre­si­den­te de Mé­xi­co.

Por su par­te el ayun­ta­mien­to ofre­ció una co­mi­da pa­ra más de 300 per­so­nas y la de­le­ga­ción me­xi­ca­na lle­vó a Ca­pa­rro­so un ca­mión de gran to­ne­la­je lleno de bo­ca­di­llos que se re­par­tie­ron en­tre to­do el pue­blo. Los Do­mecq re­ga­la­ron otro ca­mión de be­bi­das pa­ra fes­te­jar el día en el que Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo re­ci­bía el per­ga­mino de hi­jo adop­ti­vo del pue­blo don­de cin­co si­glos an­tes vi­vió uno de sus as­cen­dien­tes.

La pi­ca­res­ca no po­día fal­tar en aquel pe­ri­plo: un pin­tor lle­gó al pue­blo con va­rios cua­dros y so­li­ci­tó que se los pu­sie­ran a la vis­ta del pre­si­den­te por si le gus­ta­ba al­guno. Le gus­ta­ron to­dos y el pre­si­den­te car­gó con ellos. El pin­tor in­ten­tó lue­go, que el ayun­ta­mien­to pa­ga­ra di­chas pin­tu­ras. No lo lo­gró.

El cul­to a la per­so­na­li­dad de aquel pre­si­den­te chu­rum­bel, tu­vo su lí­mi­te: “en un cuar­to tras­te­ro del ayun­ta­mien­to se en­cuen­tra to­da­vía un bus­to de Ló­pez Por­ti­llo que és­te no se lle­vó, po­si­ble­men­te de­bi­do a su pe­so”. ( El País, 13 de no­viem­bre de 1983).

Aque­lla vi­si­ta se re­cor­dó co­mo la su­ma de la cur­si­le­ría y la fri­vo­li­dad.

Con su vi­si­ta a Am­pue­ro, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor qui­so de­jar cons­tan­cia pa­ra un po­si­ble re­gre­so co­mo pre­si­den­te. La ver­dad fue una vi­si­ta gris y sin tras­cen­den­cia. Tam­po­co hu­bo ni gran­des fies­tas ni co­me­li­to­nas po­pu­la­res.

El te­rre­mo­to del 7 de di­ciem­bre opa­có cual­quier in­ten­to de dar­le lus­tre. El pe­rio­dis­ta que lo acom­pa­ñó re­pi­tió to­dos los días de la gi­ra, con pe­que­ños cam­bios, el mis­mo bo­le­tín.

Am­pue­ro, en Can­ta­bria, es una po­bla­ción que es­tá a dos ho­ras con 53 mi­nu­tos de Ca­pa­rro­so.

“Las po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas que el pre­si­den­te pu­so en prác­ti­ca en los años 80 son po­lí­ti­cas que de­fi en­de el ta­bas­que­ño y son la se­ña de iden­ti­dad del mo­vi­mien­to que en­ca­be­za”

La vi­si­ta de Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo a Ca­pa­rro­so fue un de­rro­che de cur­si­le­ría y fri­vo­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.