La di­vi­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des y el re­cuen­to de da­ños

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Alejandro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­sa@ unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

En Ciu­dad de Mé­xi­co, po­co a po­co co­no­ce­mos los es­tra­gos que cau­só el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre. Lo más la­men­ta­ble es el fa­lle­ci­mien­to de ca­si dos cen­te­na­res de per­so­nas, otro nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de des­apa­re­ci­das y la can­ti­dad de se­res que es­tán las­ti­ma­dos, fí­si­ca o emo­cio­nal­men­te. El ca­so em­ble­má­ti­co de la tra­ge­dia es el co­le­gio pri­va­do En­ri­que Réb­sa­men: la muer­te de 32 ni­ños y cin­co adul­tos, la aten­ción me­diá­ti­ca que ha te­ni­do y, lo más im­por­tan­te, las res­pon­sa­bi­li­da­des que es­tán por de­ter­mi­nar­se.

Un te­ma muy co­no­ci­do es que los desas­tres na­tu­ra­les, co­mo los da­ños pro­vo­ca­dos por hu­ra­ca­nes o sis­mos, no son tan na­tu­ra­les co­mo a pri­me­ra vis­ta pa­re­cen. No lo son por­que in­ter­ve­ni­mos pa­ra pro­vo­car­los o por­que ne­ga­mos sus evi­den­tes con­se­cuen­cias. La aso­cia­ción en­tre el ca­len­ta­mien­to glo­bal y la fa­bri­ca­ción de hu­ra­ca­nes de­vas­ta­do­res es un ejem­plo.

El ca­so de los sis­mos es otro ejem­plo. A la fe­cha, to­da­vía no se ha desa­rro­lla­do una téc­ni­ca que per­mi­ta pre­de­cir cuan­do ocu­rri­rá un sis­mo. Sin em­bar­go, co­mo ha di­cho el Ser­vi­cio Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co, lo que sa­be­mos con cer­te­za es que ha­bi­ta­mos un país en el que los tem­blo­res son cons­tan­tes, por lo que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos y la pre­ven­ción “es lo úni­co que nos pue­de ayu­dar”.

A pe­sar de que he­mos ex­pe­ri­men­ta­do el pe­li­gro de ha­bi­tar una zo­na sís­mi­ca, in­sis­ti­mos en ig­no­rar las lec­cio­nes. Sí, es­pe­cial­men­te a par­tir de 1985, cuan­do se con­ta­ron por mi­les los muer­tos y des­apa­re­ci­dos, co­men­za­mos a to­mar un po­co más en se­rio los tem­blo­res y has­ta di­se­ña­mos una alar­ma sís­mi­ca ( NYT. Me­xi­co has so­me earth­qua­ke les­sons for the Uni­ted Sta­tes. 09.22.2017)

Por cier­to, no de­ja de ser una in­quie­tan­te iro­nía que el mis­mo día, 19 de sep­tiem­bre, 32 años des­pués y ca­si en­se­gui­da de un si­mu­la­cro, vol­vié­ra­mos a ex­pe­ri­men­tar la ré­pli­ca de un sis­mo de gran­des pro­por­cio­nes. Una lec­ción de vi­da pa­ra aque­llos que no han to­ma­do con se­rie­dad el pro­to­co­lo de eva­cua­ción.

En es­tas úl­ti­mas tres dé­ca­das, co­mo lo in­di­ca la edi­fi­ca­ción del co­le­gio Réb­sa­men y otros in­mue­bles seminuevos, lo más di­fí­cil ha si­do cum­plir con las nor­mas de cons­truc­ción que se emi­tie­ron a par­tir del sis­mo de 1985. Y pa­ra aque­llos in­mue­bles an­te­rio­res a esa fe­cha, lo com­pli­ca­do ha si­do re­for­zar­los de con­for­mi­dad con esa re­gu­la­ción. Las cau­sas pue­den ser muy va­ria­das, aun­que, ge­ne­ral­men­te, a la ba­se se en­cuen­tra, inevi­ta­ble­men­te, co­rrup­ción, vo­ra­ci­dad, in­do­len­cia y un laberinto nor­ma­ti­vo en­tre los di­fe­ren­tes ni­ve­les de go­bierno.

Al co­mien­zo de es­ta se­ma­na, el go­bierno ca­pi­ta­lino di­jo que, se­gún el Ins­ti­tu­to pa­ra la Se­gu­ri­dad de las Cons­truc­cio­nes de Ciu­dad de Mé­xi­co, se ha­bían re­vi­sa­do ca­si 11 mil in­mue­bles. De ese to­tal, más de 9 mil son se­gu­ros y 500 “son de al­to ries­go”. Por lo que se de­du­ce que, los res­tan­tes, de­ben te­ner al­gún da­ño es­truc­tu­ral y es­tos úl­ti­mos su­man más de un mi­llar.

Las au­to­ri­da­des, ni lo­ca­les ni fe­de­ra­les, han da­do a co­no­cer cuán­tas ins­ti­tu­cio­nes es­co­la­res tie­nen da­ño es­truc­tu­ral. Sin em­bar­go, ha si­do ilus­tra­ti­vo lo que ha ocu­rri­do con los plan­te­les de bá­si­ca y me­dia su­pe­rior. En el ini­cio de es­ta se­ma­na, cuan­do se reanu­da­ron las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res, so­la­men­te lo hi­cie­ron 82 es­cue­las de edu­ca­ción bá­si­ca ( 56 pú­bli­cas y 26 pri­va­das) y 21 es­cue­las pú­bli­cas de me­dia su­pe­rior. Po­co más de un cen­te­nar; muy po­cos. Al día si­guien­te se su­ma­ron otros 573 plan­te­les y el vo­lu­men fue in­cre­men­tán­do­se al pa­so de los días.

En Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ra dar­nos una idea, exis­ten po­co más de 8 mil es­cue­las de edu­ca­ción bá­si­ca ( su ma­trí­cu­la es de más de 1.7 mi­llo­nes) y ca­si 700 es­cue­las de me­dia su­pe­rior ( cer­ca de medio mi­llón de alum­nos). Es cier­to que, de con­for­mi­dad con el go­bierno lo­cal, no se re­ini­cia­ron cla­ses en me­dia do­ce­na de de­le­ga­cio­nes po­lí­ti­cas por­que ahí se­guían tra­ba­jan­do las bri­ga­das de ayu­da.

Y de las de­le­ga­cio­nes que sí re­ini­cia­ron, ¿ por qué no abrie­ron to­das las es­cue­las? El se­cre­ta­rio Au­re­lio Nu­ño di­jo, co­rrec­ta­men­te, que era por­que de­bían re­ci­bir un dic­ta­men es­pe­cia­li­za­do de que no te­nían da­ño es­truc­tu­ral. Pe­ro lo que lla­ma la aten­ción es la di­vi­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des de los di­fe­ren­tes ni­ve­les de go­bierno ( de­le­ga­cio­nal, lo­cal y fe­de­ral) en ma­te­ria edu­ca­ti­va.

Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mo se sa­be, es la úni­ca en­ti­dad en la que no se han des­cen­tra­li­za­do los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, así que la pro­vi­sión del ser­vi­cio es­tá ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno fe­de­ral y, por tan­to, tam­bién de­ci­dió, des­pués de un pe­ri­ta­je, qué es­cue­las sí se­rían abier­tas.

El pro­ble­ma, co­mo lo mues­tra el Co­le­gio Réb­sa­men y otras mu­chas es­cue­las, es que se re­co­no­cen co­mo au­to­ri­da­des en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va, tan­to pa­ra plan­te­les pú­bli­cos co­mo pri­va­dos con au­to­ri­za­ción, el go­bierno de la de­le­ga­ción, el ti­tu­lar ca­pi­ta­lino y el go­bierno fe­de­ral ( ar­tícu­lo 5 de la Ley ge­ne­ral de la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca edu­ca­ti­va). Una pe­cu­lia­ri­dad nor­ma­ti­va de Ciu­dad de Mé­xi­co.

En­ton­ces, es un sis­mo que de­ja al des­cu­bier­to los es­com­bros de vie­jos y nue­vos pro­ble­mas. Y lo im­por­tan­te se­rá pre­ci­sar quién es res­pon­sa­ble de qué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.