La lu­cha por la edu­ca­ción su­pe­rior de los in­mi­gran­tes sin do­cu­men­tos en EU

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Paola Suá­rez Ávi­la

El es­ce­na­rio des­pués de la sus­pen­sión del Pro­gra­ma De­fe­rred Ac­tion for Child­hood Arri­vals ( DACA), un pro­gra­ma muy po­pu­lar y bien re­ci­bi­do que en­tró en vi­gor el 15 de ju­nio de 2012 en la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, y que fue sus­pen­di­do por el pre­si­den­te en turno de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, el día 5 de sep­tiem­bre de 2017, se pre­sen­ta crí­ti­co y di­fí­cil pa­ra una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes in­mi­gran­tes no do­cu­men­ta­dos en los Es­ta­dos Uni­dos, en su ma­yo­ría de ori­gen me­xi­cano y cen­troa­me­ri­cano, que por pri­me­ra vez ac­ce­die­ron a la edu­ca­ción su­pe­rior y a un tra­ba­jo for­mal con ba­se en los li­nea­mien­tos del Pro­gra­ma.

La re­so­lu­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump fren­te al Pro­gra­ma, ha si­do una de las de­ci­sio­nes más cues­tio­na­das por la sociedad ci­vil de Es­ta­dos Uni­dos en cuan­to a ma­te­ria mi­gra­to­ria y de edu­ca­ción, ya que ha mo­di­fi­ca­do las expectativas de los jó­ve­nes no do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos por su di­fí­cil per­ma­nen­cia en los Es­ta­dos Uni­dos, una po­si­ble de­por­ta­ción ma­si­va y el di­fí­cil ac­ce­so a con­ti­nuar y ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior.

El pro­gra­ma DACA fue mo­de­la­do ba­jo los re­que­ri­mien­tos del De­ve­lop­ment, Re­lief and Edu­ca­tion for Alien Mi­nors Act ( DREAM Act) y son pro­yec­tos que fue­ron pla­nea­dos pa­ra los jó­ve­nes in­mi­gran­tes no do­cu­men­ta­dos que no tie­nen nin­gún ti­po de re­gis­tro en el sis­te­ma cri­mi­nal y que fue­ron traí­dos des­de ni­ños a Es­ta­dos Uni­dos, pro­ce­den­tes la ma­yor par­te de Mé­xi­co y los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, y otros mu­chos pro­ve­nien­tes de paí­ses asiá­ti­cos.

A di­fe­ren­cia del DREAM Act, el DACA no ofre­ció un ca­mino a la le­ga­li­za­ción de los jó­ve­nes no do­cu­men­ta­dos y se en­fo­có en otor­gar so­la­men­te dos años de per­mi­so pa­ra que los jó­ve­nes ac­ce­die­ran a las uni­ver­si­da­des y co­le­gios pú­bli­cos y pu­die­ran con­se­guir un tra­ba­jo de for­ma le­gal, sien­do que la im­por­tan­cia del DACA es que les dio la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner edu­ca­ción su­pe­rior, con el apo­yo de go­bierno fe­de­ral y go­bierno lo­cal, a más de 800,000 jó­ve­nes no do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

An­te los cam­bios que im­po­ne la sus­pen­sión del DACA, pa­ra los más de 800,000 jó­ve­nes que es­tán ads­cri­tos al Pro­gra­ma en los pró­xi­mos seis me­ses, las crí­ti­cas a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal han apa­re­ci­do; los co­lec­ti­vos y alian­zas de in­mi­gran­tes han ma­ni­fes­ta­do su re­cha­zo por­que los jó­ve­nes ins­cri­tos en pro­gra­mas de edu­ca­ción su­pe­rior han me­jo­ra­do sus ni­ve­les de vi­da y el ac­ce­so a la eco­no­mía for­mal, lo que ge­ne­ra una im­por­tan­te re­duc­ción de la po­bre­za y de la ex­clu­sión so­cial en ma­te­ria edu­ca­ti­va de las co­mu­ni­da­des mi­gran­tes no do­cu­men­ta­das.

Mu­chos crí­ti­cos de las po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gra­to­rias de Do­nald Trump, han ana­li­za­do que el he­cho de que los jó­ve­nes que por­tan el DACA ha­yan ac­ce­di­do por pri­me­ra vez a la edu­ca­ción su­pe­rior y a un tra­ba­jo for­mal, ge­ne­ra ri­que­za en las re­gio­nes don­de vi­ven y fo­men­ta va­lo­res de ci­vis­mo y li­de­raz­go den­tro de sus co­mu­ni­da­des.

Ca­be des­ta­car que la cam­pa­ña “Un­do­cu­men­ted, una­fraid” ha per­mi­ti­do que los jó­ve­nes dis­cu­tan en fo­ros sus ne­ce­si­da­des ba­jo el re­fu­gio de ciu­da­des y uni­ver­si­da­des en su lu­cha pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de su ciu­da­da­nía en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos. Su prin­ci­pal me­ta es que den­tro de la na­rra­ti­va y la política sean en­mar­ca­dos ju­rí­di­ca­men­te co­mo un gru­po vul­ne­ra­ble fren­te al sis­te­ma mi­gra­to­rio y ju­di­cial de los Es­ta­dos Uni­dos y, que les per­mi­ta el de­re­cho a la edu­ca­ción su­pe­rior y a un tra­ba­jo for­mal que im­pac­te po­si­ti­va­men­te en sus co­mu­ni­da­des.

El Pro­gra­ma DACA es uno de los gran­des avan­ces que ofre­ció el sis­te­ma mi­gra­to­rio y edu­ca­ti­vo du­ran­te el se­gun­do pe­río­do de go­bierno de Oba­ma, ayu­dó a pro­mo­ver por la vía le­gal y ad­mi­nis­tra­ti­va el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior, y a una dis­cu­sión so­bre los de­re­chos de los mi­gran­tes y los me­no­res no acom­pa­ña­dos en bús­que­da de me­jo­res con­di­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos.

La si­tua­ción ac­tual mar­ca que la edu­ca­ción su­pe­rior en Es­ta­dos Uni­dos se les nie­ga nue­va­men­te a los hi­jos de los in­mi­gran­tes no do­cu­men­ta­dos por la vía le­gal; si­tua­ción que va a ge­ne­rar ex­clu­sión, re­za­go en la edu­ca­ción y desa­rro­llo de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de jó­ve­nes me­xi­ca­nos, cen­troa­me­ri­ca­nos y asiá­ti­cos, prin­ci­pal­men­te, que han emi­gra­do des­de ni­ños acom­pa­ñan­do a sus pa­dres a los Es­ta­dos Uni­dos.

An­te es­te pa­no­ra­ma, el cam­bio y las so­lu­cio­nes lo de­ben con­ti­nuar plan­tean­do las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de la re­gión de Nor­tea­mé­ri­ca, co­mo es el ca­so de la UNAM, que ha im­pul­sa­do el tra­ba­jo por re­co­no­cer la si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad en la que vi­ven ellos y pro­mo­ver so­lu­cio­nes pa­ra que es­tos jó­ve­nes pue­dan ser in­clui­dos en pla­nes de desa­rro­llo y de ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior en uni­ver­si­da­des de Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

Des­de Mé­xi­co, nos que­da se­guir co­la­bo­rar con los jó­ve­nes que ya han re­tor­na­do a nues­tro país co­mo re­sul­ta­do de las po­lí­ti­cas res­tric­ti­vas en ma­te­ria de mi­gra­ción de los Es­ta­dos Uni­dos; con el fin de in­te­grar­los y bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra que es­tos jó­ve­nes ac­ce­dan a las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca y pri­va­da de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.