APOS­TAR EN SE­RIO POR LA EDU­CA­CIÓN

Los ba­jos re­sul­ta­dos de apren­di­za­je ex­pre­san el efec­to de años de ges­tión opa­ca y errá­ti­ca

Milenio - Campus - - OPINIÓN - * Pro­fe­sor del Co­le­gio de Pe­da­go­gía de la UNAM; Con­se­je­ro del INEE.

El in­di­ca­dor prin­ci­pal de la cri­sis que su­fre la edu­ca­ción es que los alum­nos no apren­den en la es­cue­la lo que de­be­rían apren­der. Ana­li­ce­mos ma­te­má­ti­cas. En la prue­ba Pla­nea 2015, 60.5 por cien­to de los alum­nos de sex­to de pri­ma­ria y 65.4 por cien­to de los alum­nos de ter­ce­ro de se­cun­da­ria ob­tu­vie­ron ca­li­fi­ca­cio­nes

en ma­te­má­ti­cas. Los re­sul­ta­dos de la prue­ba Pla­nea pa­ra edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, que aca­ban de dar­se a co­no­cer por el INEE, fue­ron igual­men­te desas­tro­sos: el 66. 2 por cien­to ob­tu­vo ca­li­fi­ca­cio­nes en esa mis­ma ma­te­ria. apren­dan lo que de­ben? Mu­chas co­sas. Es ver­dad que las ex­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas nos di­cen que los re­sul­ta­dos de apren­di­za­je son con­se­cuen­cia de in­nu­me­ra­bles fac­to­res, pe­ro el sim­ple es­tu­dio de la ex­pan­sión del sis­te­ma edu­ca­ti­vo — que fue enor­me en­tre 1960 y 2017— co­rre­la­cio­na­do con los da­tos de apren­di­za­je nos di­cen que a lo lar­go de es­te tiem­po se pro­por­cio­nó es­cue­la a los ni­ños, pe­ro no se aten­dió la ca­li­dad de la edu­ca­ción que la es­cue­la im­par­tía.

Es­co­la­ri­za­mos al país de ma­ne­ra ace­le­ra­da, pe­ro en el pro­ce­so sa­cri­fi­ca­mos fac­to­res de­ter­mi­nan­tes de la ca­li­dad edu­ca­ti­va co­mo son: la for­ma­ción ini­cial y con­ti­nua de los do­cen­tes; la mo­der­ni­za­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de las es­cue­las, la cla­ri­dad de los ob­je­ti­vos edu­ca­ti­vos, la sim­pli­fi­ca­ción de los pla­nes de es­tu­dio, los sis­te­mas de eva­lua­ción, etc.

Los ba­jos re­sul­ta­dos de apren­di­za­je ex­pre­san el efec­to acu­mu­la­do de años de ges­tión opa­ca y errá­ti­ca del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. En 1960 se lan­zó una cruzada pa­ra cons­truir es­cue­las ( Plan de On­ce Años) pe­ro es­te fue el úl­ti­mo es­fuer­zo po­lí­ti­co ma­yúscu­lo en la ma­te­ria: en las dé­ca­das que si­guie­ron se pu­sie­ron en prác­ti­ca po­lí­ti­cas cu­rri­cu­la­res au­da­ces ( co­mo el plan de es­tu­dios por áreas, de 1973) o cam­bios en la ges­tión ( co­mo la des­cen­tra­li­za­ción de 1992), in­no­va­cio­nes que, sin em­bar­go, no mo­di­fi­ca­ron en na­da la es­truc­tu­ra bá­si­ca de po­der del sis­te­ma y las re­la­cio­nes vi­cia­das en­tre au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas y sin­di­ca­to.

Esa iner­cia re­pro­duc­ti­va se rom­pió con el lan­za­mien­to del Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te en 2013, una política que cam­bió la re­gu­la­ción de las pla­zas do­cen­tes y con ello rom­pió un me­ca­nis­mo bá­si­co de con­trol y po­der del vie­jo gre­mia­lis­mo sin­di­cal ( SNTE). Por lo mis­mo, esa re­for­ma en­con­tró — y si­gue en­con­tran­do— una enor­me re­sis­ten­cia en­tre los gru­pos sin­di­ca­les.

Hoy se tie­ne ma­yor cla­ri­dad so­bre los pro­ble­mas del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, pe­ro se ne­ce­si­ta que sociedad y es­ta­do, si­guien­do el ejem­plo de Co­rea, Sin­ga­pur y Fin­lan­dia, to­men la de­ci­sión de apos­tar en se­rio por la edu­ca­ción. Apos­tar en se­rio por la edu­ca­ción sig­ni­fi­ca­ría mo­vi­li­zar de ma­ne­ra per­ma­nen­te al país en­te­ro ( a la sociedad) en torno a la edu­ca­ción; aca­bar con la re­cu­rren­te in­va­sión de la política — y de los in­tere­ses sin­di­ca­les— so­bre las de­ci­sio­nes edu­ca­ti­vas; crear una política fis­cal di­ri­gi­da ex­plí­ci­ta­men­te a au­men­tar de for­ma ex­po­nen­cial la in­ver­sión edu­ca­ti­va; dig­ni­fi­car la pro­fe­sión do­cen­te con sa­la­rios al­tos y ofre­cer­le me­dios téc­ni­cos pa­ra su desa­rro­llo; con­so­li­dar en las es­cue­las una éti­ca de tra­ba­jo y de ex­ce­len­cia en la en­se­ñan­za; ha­cer de las es­cue­las nor­ma­les ver­da­de­ros cen­tros uni­ver­si­ta­rios; im­pul­sar una or­ga­ni­za­ción ma­gis­te­rial que apo­ye la su­pera­ción aca­dé­mi­ca de los maes­tros; ase­gu­rar una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y cons­tan­te de los pa­dres de fa­mi­lia en la ta­rea edu­ca­ti­va; desa­rro­llar un es­tra­te­gia vi­go­ro­sa de in­ves­ti­ga­ción edu­ca­ti­va; afir­mar en la es­cue­la la cul­tu­ra de la eva­lua­ción; lan­zar una política de am­plio al­can­ce pa­ra fo­men­tar en el país una cul­tu­ra pe­da­gó­gi­ca; re­di­se­ñar a fon­do la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra do­tar­la de uni­dad y fle­xi­bi­li­dad; etc. He aquí, en par­te, lo que sig­ni­fi­ca apos­tar en se­rio por la edu­ca­ción.

“Sig­ni­fi ca­ría mo­vi­li­zar de ma­ne­ra per­ma­nen­te al país en­te­ro ( a la sociedad) en torno a la edu­ca­ción”

EL ÚL­TI­MO es­fuer­zo po­lí­ti­co ma­yúscu­lo en el paías en pro de la en­se­ñan­za fue el Plan de On­ce Años en 1960

Al es­co­la­ri­zar al país de ma­ne­ra ace­le­ra­da se sa­cri­fi can en el pro­ce­so va­rios fac­to­res que de­ter­mi­nan la ver­da­de­ra ca­li­dad edu­ca­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.