SO­LI­DA­RIA AC­TI­TUD DE LAS UNI­VER­SI­DA­DES

Res­pon­dien­do a los re­cien­tes sis­mos, Mé­xi­co mos­tró su ros­tro com­ba­ti­vo y va­le­ro­so. Las ca­sas de es­tu­dio for­ma­ron par­ter­tan­te de es­tos es­fuer­zos de uni­dad

Milenio - Campus - - REPORTE - CAR­LOS RE­YES*

La tra­ge­dia que con­mo­cio­na al país, a los es­ta­dos de Chia­pas, Oa­xa­ca, Es­ta­do de Mé­xi­co, Mo­re­los, Pue­bla y Ciu­dad de Mé­xi­co tras los sis­mos del 7 y el 19 de sep­tiem­bre, con­mo­vió a to­dos los sec­to­res. Sen­si­bles a to­da pro­ble­má­ti­ca so­cial, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción pa­de­cen y en­fren­tan es­te mo­men­to de infortunio.

Na­die es­ca­pó a los es­tra­gos ni a las con­se­cuen­cias que sem­bra­ron aque­llos mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos.

La sus­pen­sión de cla­ses en to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos y la in­te­rrup­ción de las ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas fue inevi­ta­ble; pe­ro con­for­me pa­sa­ron los días, la gra­ve­dad de los efec­tos fue más vi­si­ble y dra­má­ti­ca.

La tra­ge­dia del co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men, una ins­ti­tu­ción pri­va­da, ubi­ca­da en la co­lo­nia Nueva Orien­tal Coa­pa, en Ciu­dad de Mé­xi­co, con­cen­tró la ten­sión de la sociedad me­xi­ca­na. La pér­di­da de vi­das hu­ma­nas pro­vo­ca­das por la in­cu­ria, la co­rrup­ción y el mer­can­ti­lis­mo edu­ca­ti­vo, su­mó al do­lor co­lec­ti­vo más ra­bia y frus­tra­ción.

En es­te mar­co de aflic­ción so­cial, otra des­gra­cia cim­bró el medio edu­ca­ti­vo: cin­co es­tu­dian­tes del Cam­pus Mé­xi­co, del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, mu­rie­ron en el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre.

No só­lo do­lor y tris­te­za de cien­tos de fa­mi­lias ro­tas pro­vo­ca­ron las ca­la­mi­da­des de sep­tiem­bre: tam­bién des­tru­ye­ron po­bla­dos, edi­fi­cios y vi­vien­das; y sus mo­ra­do­res, mi­les, que­da­ron en el des­am­pa­ro.

A se­ma­nas de los tem­blo­res, el ba­lan­ce ofre­ce un pa­no­ra­ma pe­no­so y gra­ve.

Sin em­bar­go, co­mo po­cas ve­ces, Mé­xi­co mos­tró el ros­tro com­ba­ti­vo y va­le­ro­so de la uni­dad y la so­li­da­ri­dad. Y son la uni­dad y la so­li­da­ri­dad con los afec­ta­dos, la fuer­za de la re­cons­truc­ción que se re­quie­re y que se es­tá de­mos­tran­do con mi­les, ver­da­de­ra­men­te mi­les de me­xi­ca­nos, ma­ni­fes­tan­do su de­ci­sión de ven­cer la ad­ver­si­dad que se nos vino en­ci­ma.

Las uni­ver­si­da­des, un pa­so al fren­te

Y en es­ta ecua­ción, las uni­ver­si­da­des se han su­ma­do al apo­yo y la aten­ción que se re­quie­re en las co­mu­ni­da­des y co­lo­nias afec­ta­das.

Las bri­ga­das de uni­ver­si­ta­rios han sa­li­do a las ca­lles pa­ra re­co­lec­tar ví­ve­res y ayu­dar en las la­bo­res de res­ca­te.

Nin­gu­na de las ins­ti­tu­cio­nes se ha que­da­do im­pá­vi­da. A una so­la voz se han so­li­da­ri­za­do con los afec­ta­dos. Es mo­men­to de de­mos­trar que las uni­ver­si­da­des se de­ben a la sociedad y así lo han asu­mi­do quie­nes in­te­gran las co­mu­ni­da­des uni­ver­si­ta­rias.

Una ayu­da que ya ope­ra­ba des­de el sis­mo de 8.2 gra­dos del pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre b a Oa­xa­ca, Chia­pas y Ta­bas­co. Des­de aque­llos días los uni­ver­si­ta­rios es­ta­ban ya en la ca­lle.

Des­de rec­to­res, fun­cio­na­rios, es­tu­dian­tes, in­ves­ti­ga­do­res, aca­dé­mi­cos y tra­ba­ja­do­res ad­mi­nis­tra­ti­vos de apo­yo han apor­ta­do do­na­cio­nes, tiem­po y de­di­ca­ción.

La ta­rea y la prio­ri­dad es una. La re­cons­truc­ción del país va. Y las uni­ver­si­da­des del país, co­mo lo plan­tean los rec­to­res, de­ben de­mos­trar la leal­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial que se les ha con­fe­ri­do. Por­que ahí es­tán sus raí­ces y su ra­zón de ser.

Sa­ben que así co­mo la sociedad ha vol­tea­do a ellas pa­ra otor­gar­les la con­fian­za de ser las for­ma­do­ras de los fu­tu­ros ciu­da­da­nos y pro­fe­sio­nis­tas, aho­ra las ins­ti­tu­cio­nes de­ben mi­rar a aque­llos que en se­gun­dos per­die­ron to­do.

Es tiem­po, di­cen, de re­tri­buir, de acer­car­se, de con­tri­buir pa­ra su­pe­rar una de las ex­pe­rien­cias más de­vas­ta­do­ras y com­pli­ca­das del país. Por­que las uni­ver­si­da­des ha­cen su­ya es­ta ta­rea.

La con­tri­bu­ción opor­tu­na

Sin dis­tin­cio­nes y sin du­dar­lo, el apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior se vol­có de in­me­dia­to. Ho­ras des­pués del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co, la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria se su­mó al ges­to so­li­da­rio de mi­llo­nes de per­so­nas.

En­ri­que Graue Wie­chers, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ( UNAM), se­ña­ló que la ins­ti­tu­ción brin­da­ría to­da la ayu­da po­si­ble a la sociedad ci­vil pa­ra la re­cons­truc­ción.

Anun­ció que de in­me­dia­to se or­ga­ni­za­rían bri­ga­das de jó­ve­nes y aca­dé­mi­cos” pa­ra apo­yar en la emer­gen­cia.

La mis­ma no­che , acu­die­ron a ayu­dar a los damnificados.

Asi­mis­mo, el rec­tor Graue ex­pre­só, al re­gre­sar a cla­ses, que “Uni­dos y reuni­dos po­de­mos servir me­jor; re­gre­sa­mos por­que Mé­xi­co ne­ce­si­ta de sus jó­ve­nes, de sus aca­dé­mi­cos, de sus tra­ba­ja­do­res y de su Uni­ver­si­dad; nos re­in­te­gra­mos a nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, sin que ello im­pli­que des­ape­go o con­for­mi­dad”, co­men­tó.

Por­que la emer­gen­cia ha en­tra­do en una se­gun­da eta­pa que re­quie­re de otros ca­mi­nos. Una ta­rea que no con­clu­ye a pe­sar del reini­cio de ac­ti­vi­da­des, se­ña­ló el rec­tor de la UNAM.

Es­to, lue­go de ha­ber par­ti­ci­pa­do en bri­ga­das de apo­yo psi­co­ló­gi­co a las víc­ti­mas del si­nies­tro; en ac­cio­nes so­cia­les, mé­di­cas y sa­ni­ta­rias; en la for­ma­ción de cua­dri­llas re­vi­so­ras de in­mue­bles dañados; y en lle­var es­par­ci­mien­to cul­tu­ral a al­ber­gues e ins­ta­la­cio­nes.

Pa­ra el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal ( IPN), la emer­gen­cia no es me­nor. No lo fue des­de el pri­mer mo­men­to. La ayu­da de la co­mu­ni­dad po­li­téc­ni­ca co­men­zó a lle­gar a las co­mu­ni­da­des de Oa­xa­ca tras el pri­mer sis­mo ocu­rri­do el 7 de sep­tiem­bre.

Des­de en­ton­ces, es­tu­dian­tes de me­di­ci­na y de otras es­cue­las de cien­cias de la Sa­lud sa­lie­ron a las co­mu­ni­da­des de ese es­ta­do, acom­pa­ña­dos de pro­fe­so­res y fun­cio­na­rios de la Es­cue­la Su­pe­rior de Me­di­ci­na.

En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht, director ge­ne­ral del IPN, apun­ta que el ob­je­ti­vo cen­tral es ayu­dar a la gen­te, a los damnificados las­ti­ma­dos pa­ra lo más pron­to po­si­ble re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad en los mu­ni­ci­pios afec­ta­dos, que des­afor­tu­na­da­men­te son mu­chos.

“Se coor­di­nan con el go­bierno del es­ta­do, con au­to­ri­da­des fe­de­ra­les y con Se­de­na, que co­mo sa­ben, im­plan­tó el ope­ra­ti­vo DNIII en la zo­na; el ser­vi­cio so­cial comunitario en el Po­li es un activo im­por­tan­tí­si­mo pa­ra la ins­ti­tu­ción, los for­ma­mos en el va­lor de la so­li­da­ri­dad a nues­tros jó­ve­nes”, di­ce.

Va­lo­res, ex­pli­ca Fer­nán­dez Fass­nacht, que de­ben ma­ni­fes­tar­se en es­tos mo­men­tos, en los cen­tros de aco­pio de ví­ve­res pa­ra el apo­yo de los damnificados y en ca­da una de las zo­nas afec­ta­das.

El rec­tor Ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad de Guadalajara ( UdeG), Itz­cóatl To­na­tiuh Bravo Pa­di­lla, en­vió bri­ga­das con 50 pro­fe­sio­na­les del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Cien­cias de la Sa­lud ( CUCS) — en­tre mé­di­cos, en­fer­me­ras y téc­ni­cos en emer­gen­cias— pa­ra dar aten­ción a los afec­ta­dos en uni­da­des mó­vi­les pa­ra con­sul­ta mé­di­ca y odon­to­ló­gi­ca.

Bravo Pa­di­lla ar­gu­men­ta que la sociedad de­be ser so­li­da­ria aho­ra con las per­so­nas per­ju­di­ca­das en el cen­tro del país.

Co­lec­ta y apo­yo de­sin­te­re­sa­do

Otra de las ini­cia­ti­vas que tu­vo eco en mu­chas en­ti­da­des fue la co­lec­ta ope­ra­da por el Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co ( Te­cNM) de­no­mi­na­da “De her­mano a her­mano”.

Una idea sur­gi­da pa­ra apo­yar a los damnificados de Oa­xa­ca, Chia­pas y Ta­bas­co y que des­pués se ex­pan­dió a otras en­ti­da­des sa­cu­di­das por el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre, in­clui­da la ciu­dad de Mé­xi­co.

Co­mo mues­tra, 200 es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Cuautla y del Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co ( Te­cNM) par­ti­ci­pa­ron en bri­ga-

das pa­ra ayu­dar a co­mu­ni­da­des afec­ta­das por el sis­mo en Mo­re­los.

Una ini­cia­ti­va que, a de­cir de Ma­nuel Quin­te­ro Quin­te­ro, director del Te­cNM, de­mues­tra la so­li­da­ri­dad de los jó­ve­nes, y más en es­tos mo­men­tos apre­mian­tes.

En co­mu­ni­da­des co­mo Hue­ya­pan, Te­te­la del Vol­cán, To­to­la­pan, Tlal­ne­pantla, en­tre otros, se pu­do ver a alum­nos del Te­cNM apo­yan­do en las la­bo­res de res­ca­te y re­mo­ción de es­com­bros, apo­ya­dos de pa­las, pi­cos, ba­rre­tas y el en­tu­sias­mo de brin­dar ayu­da.

Otro gru­po de es­tu­dian­tes y de per­so­nal del Ins­ti­tu­to per­ma­ne­cie­ron a la es­pe­ra de re­ci­bir ví­ve­res pro­ve­nien­tes del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Gus­ta­vo A. Ma­de­ro ( IT GAM), quie­nes arri­ba­ron al plan­tel con un car­ga­men­to de des­pen­sas abas­te­ci­das de co­mi­da de pri­me­ra ne­ce­si­dad, des­pen­sas pa­ra be­bés, me­di­ca­men­tos, ali­men­to pa­ra mas­co­tas, ro­pa, co­bi­jas y agua em­bo­te­lla­da.

Una ayu­da que se re­pli­có en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mo­re­lia ( ITM), “Jo­sé Ma­ría Mo­re­los y Pa­vón”, don­de al igual que otros sie­te ins­ti­tu­tos fe­de­ra­li­za­dos y des­cen­tra­li­za­dos, de­pen­dien­tes del Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co ( Te­cNM) par­ti­ci­pa­ron en la Co­lec­ta Na­cio­nal Her­mano a Her­mano y en­tre­ga­ron cin­co to­ne­la­das 831 mil ki­lo­gra­mos de ví­ve­res y ar­tícu­los no pe­re­ce­de­ros.

La ayu­da que se dis­tri­bu­yó di­rec­ta­men­te a la co­mu­ni­dad oa­xa­que­ña en los Ins­ti­tu­tos Tec­no­ló­gi­cos de Co­mi­tan­ci­llo y del Ist­mo, ubi­ca­dos en San Pe­dro Co­mi­tan­ci­llo y Ju­chi­tán de Za­ra­go­za, res­pec­ti­va­men­te.

En es­ta co­lec­ta par­ti­ci­pa­ron los tec­no­ló­gi­cos del Va­lle de Mo­re­lia, Ji­quil­pan, Zi­tá­cua­ro, La Pie­dad, Lá­za­ro Cár­de­nas, así co­mo el de Aca­pul­co y Cos­ta Gran­de.

En su­ma, co­mo par­te del mo­vi­mien­to na­cio­nal de ayu­da “de her­mano a her­mano” pues­to en ac­ción por el Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co y da­da la emer­gen­cia que tra­jo el nue­vo sis­mo, la ma­yo­ría de los plan­te­les re­for­za­ron sus es­tra­te­gias de aten­ción y ayu­da, pa­ra lo cual se ins­ta­la­ron sie­te nue­vos Cen­tros de Aco­pio, que se su­man a los más de 120 ya ins­ta­la­dos en tec­no­ló­gi­cos de to­do el país.

Es­tos nue­vos cen­tros, apo­yan ade­más en dis­tri­buir to­do el aco­pio que se ha­ce en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vasy­sir­ven co­mo al­ber­gue­pa­ra­las per­so­nas que lo re­quie­ran. Di­chos cen­tros se ubi­can en los Ins­ti­tu­tos Tec­no­ló­gi­cos de Gus­ta­vo A. Ma­de­ro, Iz­ta­pa­la­pa, Tlal­pan, Ál­va­ro Obre­gón en CdMx, y Cuautla, Za­ca­te­pec y CeNIDeT en Mo­re­los

Cen­tros de aco­pio que es­ta­rán abier­tos una se­ma­na más por­que la co­mu­ni­dad del Te­cNM tam­bién ha vol­tea­do de ma­ne­ra so­li­da­ria a aque­llos que hoy quie­ren re­to­mar su ru­ti­na y sa­lir del es­pas­mo.

To­do es­to, ar­gu­men­ta Quin­te­ro Quin­te­ro, es re­fle­jo de “la so­li­da­ri­dad y preo­cu­pa­ción de alum­nos, do­cen­tes y per­so­nal no do­cen­te, quie­nes con­ti­núan con la en­tre­ga de ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros, ro­pa, me­di­ca­men­tos, he­rra­mien­tas y otros ar­tícu­los que re­quie­re la po­bla­ción dam­ni­fi­ca­da y los cuer­pos de res­ca­te en los es­ta­dos afec­ta­dos”

Que no sea pre­tex­to la dis­tan­cia ni el tiem­po

Por su par­te, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, Juan Eu­lo­gio Gue­rra Lie­ra, afir­mó que es mo­men­to de en­fren­tar el desastre y par­ti­ci­par de es­te lla­ma­do de au­xi­lio.

“Que no sea pre­tex­to la dis­tan­cia ni el tiem­po, que ha­ga­mos lle­gar des­de un ki­lo­gra­mo de fri­jol o un me­di­ca­men­to has­ta to­do aque­llo que con­si­de­re­mos en ma­yor can­ti­dad y que en es­tos mo­men­tos re­quie­ren nues­tros her­ma­nos damnificados de la Ciu­dad de Mé­xi­co y Mo­re­los”, aña­de.

En esa lí­nea va la co­la­bo­ra­ción de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( ANUIES) y rec­to­res de to­das sus afi­lia­das pa­ra ha­cer lle­gar la ayu­da a los es­ta­dos afec­ta­dos.

“Las uni­ver­si­da­des son so­li­da­rias por­que su esen­cia, su in­su­mo, su ma­te­ria pri­ma son los hi­jos de la sociedad y la ma­yor par­te de ellos son fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos y son im­pac­ta­dos de di­fe­ren­tes ma­ne­ras y las uni­ver­si­da­des de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca res­pon­den a la so­li­ci­tud de ayu­da”, pun­tua­li­zó Gue­rra Lie­ra.

En la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San Luis Potosí ( UASLP), el apo­yo tam­bién se hi­zo evi­den­te. Ahí, el rec­tor Ma­nuel Fer­mín Vi­llar Ru­bio su­per­vi­só la co­lec­ta de ví­ve­res, ro­pa y me­di­ca­men­tos, y to­dos aque­llos pro­duc­tos que pue­dan ser úti­les.

Vi­llar Ru­bio hi­zo un lla­ma­do a la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria a su­mar­se, a apor­tar por­que la uni­ver­si­dad es una ins­ti­tu­ción so­li­da­ria­men­te res­pon­sa­ble.

“A los rec­to­res de los es­ta­dos afec­ta­dos les he ex­pre­sa­do mi sen­tir, les he ma­ni­fes­ta­do que cuen­tan con el apo­yo en lo que re­quie­ran”, apun­ta.

Y ese es el ros­tro so­li­da­rio que las uni­ver­si­da­des han des­ple­ga­do ya du­ran­te va­rias se­ma­nas. Ges­tos de­sin­te­re­sa­dos y de so­li­da­ri­dad con las co­mu­ni­da­des, con el en­torno en el que vi­ven su día a día y que les re­cla­ma uni­dad y apo­yo a ma­nos lle­nas.

La co­mu­ni­dad de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas par­ti­ci­pó en ac­ti­vi­da­des de res­ca­te, aco­pio, re­co­no­ci­mien­to es­truc­tu­ral, apo­yo mé­di­co y psi­co­ló­gi­co, en­tre otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.