NE­CE­SA­RIO, APREN­DER A AFRON­TAR LOS SIS­MOS

Aca­dé­mi­co de la UAM

Milenio - Campus - - EL HABLADOR -

El des­pla­za­mien­to y el cho­que de los con­ti­nen­tes, la emi­sión de la­va de vol­ca­nes y los sis­mos fre­cuen­tes son ejem­plos de las po­de­ro­sas fuer­zas que tra­ba­jan de ma­ne­ra cons­tan­te en el pla­ne­ta. Su­ce­sos co­mo és­tos y mu­chos otros son des­truc­ti­vos pa­ra la vi­da y las cons­truc­cio­nes, por lo que es ne­ce­sa­rio apren­der a afron­tar­los.

El in­ge­nie­ro geó­lo­go Al­ber­to Pé­rez Ro­jas, pro­fe­sor- in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Hi­dro­bio­lo­gía de la Uni­dad Iz­ta­pa­la­pa de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na ( UAM), ex­pli­có al­gu­nas de las cau­sas de los sis­mos del sie­te y el 19 de sep­tiem­bre en Mé­xi­co.

En el con­tex­to geo­grá­fi­co, Mé­xi­co se ubi­ca en una re­gión de al­ta sis­mi­ci­dad de­bi­do a la in­ter­ac­ción de cin­co cas­que­tes de pla­cas li­tos­fé­ri­cas ( cor­te­za for­ma­da por ro­cas du­ras): de Nor­tea­mé­ri­ca, de Co­cos, del Pa­cí­fi­co, de Ri­ve­ra y del Ca­ri­be, ca­da una con mo­vi­mien­tos pro­pios.

Los dos úl­ti­mos sis­mos que ocu­rrie­ron en el sur y el cen­tro del país — de 8.2 gra­dos de mag­ni­tud en el Gol­fo de Tehuan­te­pec, el 7 de sep­tiem­bre, y de 7.1 gra­dos de mag­ni­tud con epi­cen­tro en Axo­choa­pan, Mo­re­los, el 19 de sep­tiem­bre— se ori­gi­na­ron por un mis­mo mo­vi­mien­to de sub­duc­ción o hun­di­mien­to de la pla­ca de Co­cos ba­jo la pla­ca Nor­te­ame­ri­ca­na.

Sin em­bar­go, no tu­vie­ron re­la­ción por­que sus fo­cos de ori­gen se lo­ca­li­za­ron en­tre las pla­cas de Co­cos y Ame­ri­ca­na ( in­ter­pla­cas), el pri­me­ro, y den­tro de la de Co­cos ( in­tra­pla­ca), el se­gun­do.

Res­pec­to a la alar­ma sís­mi­ca del 19 de sep­tiem­bre, el geó­lo­go se­ña­ló que la pro­xi­mi­dad del epi­cen­tro a la Ciu­dad de Mé­xi­co po­si­bi­li­tó que las on­das ge­ne­ra­das por el tem­blor lle­ga­ran an­tes que la aler­ta sís­mi- ca, por lo que no hu­bo tiem­po su­fi­cien­te de pre­ven­ción y la alar­ma coin­ci­dió con el mo­vi­mien­to. Es­to pu­do ha­ber­se ad­ver­ti­do co­lo­can­do tam­bién una red de sen­so­res en el con­ti­nen­te y no só­lo fren­te a las cos­tas de Gue­rre­ro.

Ade­más, co­men­tó que pe­se a la des­in­for­ma­ción que se pro­paz­gó en­tre la sociedad ci­vil, los sis­mos y sus ré­pli­cas no se pue­den pre­de­cir, por lo tan­to ha­brá que es­tar pre­pa­ra­dos y bien in­for­ma­dos an­te cual­quier even­tua­li­dad: des­de la pre­pa­ra­ción per­so­nal con pla­nes fa­mi­lia­res, has­ta la vi­gi­lan­cia de que se si­gan los có­di­gos de cons­truc­ción y se ob­ser­ven los li­nea­mien­tos de or­de­na­mien­to ur­bano. Ade­más de­bie­ra des­ti­nar­se pre­su­pues­to pa­ra más re­des de mo­ni­to­reo sís­mi­co.

El in­ge­nie­ro geó­lo­go Al­ber­to Pé­rez Ro­jas, pro­fe­sor- in­ves­ti­ga­dor de la UAM.

Vo­lun­ta­rios de la UAM re­vi­sa­ron vi­vien­das me­dian­te pro­ce­di­mien­tos ofi cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.