Eso

King y las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas

Milenio - Campus - - CINE- EXPRESIÓN - David Ale­jan­dro Díaz* CINE_ EXPRESION@ HOT­MAIL. COM

Un día llu­vio­so en el con­da­do de Derry, en Mai­ne Es­ta­dos Uni­dos; en al­gu­na de las ca­sas Bill elabora un bar­co de pa­pel pa­ra su her­mano me­nor Geor­gie; és­te sa­le a “na­ve­gar­lo” a la mi­tad de una llu­via to­rren­cial que ge­ne­ra una co­rrien­te de agua que flu­ye por las ca­lles, tras un obs­tácu­lo en el ca­mino, el ni­ño ve con de­ses­pe­ra­ción co­mo esa em­bar­ca­ción cae en una co­la­de­ra.

Al aso­mar­se, la fi gu­ra de un pa­ya­so ema­na de las pro­fun­di­da­des y ofre­ce de­vol­ver el bar­co, tras ga­nar la con­fi - an­za del pe­que­ño, es­te me­te la mano pa­ra re­ci­bir una vo­raz mor­di­da que le ampu­ta me­dio bra­zo; a pe­sar de sus gri­tos pi­dien­do au­xi­lio, se ob­ser­va co­mo el ni­ño es arras­tra­do sin mi­se­ri­cor­dia a las fau­ces del mons­truo.

Ini­cio fuer­te pa­ra una pe­lí­cu­la cu­ya tra­ma plas­ma a una co­mu­ni­cad que se ve ate­rro­ri­za­da por la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de ni­ños; es co­mún ver por to­do el con­da­do las ho­jas con las fo­to­gra­fías de los au­sen­tes y, a pe­sar de ello, pa­re­cie­ra que los adul­tos to­man una pos­tu­ra de in­di­fe­ren­te, porque pa­re­cie­ra que es me­jor de esa ma­ne­ra. Lo más ex­tra­ño es que se tie­ne evi­den­cia de que el fe­nó­meno se re­pi­te ca­da 27 años y ni con eso se to­man car­tas en el asun­to.

Lo iró­ni­co del ca­so es que to­do ese te­rror psi­co­ló­gi­co es pro­vo­ca­do por un pa­ya­so, ar­que­ti­po de la fe­li­ci­dad pa­ra los ni­ños.

En es­te sen­ti­do, ¿ Cuan­tas ve­ces ha­bre­mos vis­to ver­da­de­ros mons­truos de­trás de un pa­ya­so? ( li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te), des­afor­tu­na­da­men­te mu­chas. Penny­wi­se, “el pa­ya­so bai­la­rín” re­sul­ta ser una fi gu­ra que re­cuer­da la con­duc­ta de mu­chas per­so­nas que nos dan una ca­ra ama­ble, pero a la me­nor pro­vo­ca­ción, se trans­for­man y nos “ha­cen fl otar”, co­mo su­ce­de en la cin­ta.

Ba­sa­da en la exi­to­sa no­ve­la de Step­hen King, el di­rec­tor ubi­ca la his­to­ria en los años 80 pa­ra apro­ve­char la nos­tal­gia y lle­gar al co­ra­zón de los más ma­yo­res ( que se­gu­ra­men­te vi­mos la pe­lí­cu­la ori­gi­nal de 1990) con múl­ti­ples re­fe­ren­cias ci­ne­ma­to­grá­fi cas, mu­si­ca­les y am­bien­ta­les que re­cuer­dan mu­cho a otras pe­lí­cu­las de esa épo­ca co­mo “Los Goo­nies” o “Stand by me” que enal­te­cían la ca­ma­ra­de­ría en­tre ado­les­cen­tes, quie­nes con­ten­dían con los re­tos que la vi­da les po­nía ha­cien­do va­ler la amis­tad co­mo pri­mer ele­men­to.

En es­ta en­tre­ga, son sie­te los jó­ve­nes que tie­ne que en­fren­tar sus mie­dos: Bill, Ben, Ri­chie, Mike, Stan­ley, Ed­die y Bev- erly. Ca­da uno con sus pro­ble­mas exis­ten­cia les aun­que con un pun­to de coin­ci­den­cia; al­gún en­cuen­tro con Penny­wi­se.

En mu­chos es­pa­cios edu­ca­ti­vos, las co­mu­ni­da­des vi­ven un le­tar­go si­mi­lar; ya que a pe­sar de te­ner evi­den­cia de que es­tán pa­san­do “co­sas”, ha­cen mu­tis y asu­men que las iner­cias de­ben se­guir su cur­so. Cuan­ta fal­ta nos ha­cen gru­pos de per­so­nas con in­te­rés ge­nuino en sus ins­ti­tu­cio­nes, que pro­pi­cien to­mas de de­ci­sio­nes pa­ra aca­bar, de una vez por to­das, con los pa­ya­sos que es­tán en sus cloa­cas es­pe­ran­do san­gran a quien se le pon­ga en­fren­te.

El asun­to de las tra­ge­dias cí­cli­cas en­cuen­tra tam­bién pa­ra­le­lis­mos, si bien en las Ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas no hay que es­pe­rar 27 años pa­ra sen­tir un te­rror pro­fu­so, lo cier­to es que el lap­so que duran los rec­to­res, di­rec­to­res ge­ne­ra­les y si­mi­la­res ( cua­tro, ocho, o los años que du­re una ges­tión) pue­den con­ver­tir­se en ver­da­de­ros th­ri­llers, ca­pa­ces de des­es­ta­bi­li­zar al más sen­sa­to.

Cuan­do en­ten­de­re­mos que la opor­tu­ni­dad de ser ca­be­za de al­guno de es­tos es­pa­cios de­be ser­vir pa­ra dar cer­te­za a las co­mu­ni­da­des, aca­ban­do con sus mie­dos, le­gí­ti­mos o no, cier­tos o in­ven­ta­dos, pero que afec­tan la es­ta­bi­li­dad de su te­ji­do so­cial.

La re­no­va­ción de los cua­dros di­rec­ti­vos es una con­se­cuen­cia na­tu­ral en las tran­si­cio­nes, pero a ve­ces re­sul­ta más preo­cu­pan­te el re­me­dio que la en­fer­me­dad, y en aras de erra­di­car aque­llo que se con­si­de­ra ma­lo, se abren he­ri­das mu­cho más pro­fun­das y que no abo­nan en na­da a la so­lu­ción de los ries­gos de­tec­ta­dos en el diag­nós­ti­co pre­li­mi­nar.

Co­mo su­ce­de en la cin­ta, se de­be ha­cer una in­ves­ti­ga­ción a fon­do so­bre hé­roes y vi­lla­nos, y por su­pues­to que se re­quie­re de un co­no­ci­mien­to pleno de la ins­ti­tu­ción a la que se lle­ga; es­to sig­ni­fi­ca tam­bién res­pe­to por lo bien he­cho por los an­te­ce­so­res. La idea de que to­do lo an­te­rior es ma­lo re­sul­ta exa­ge­ra­da y des­de­ña por de­cre­to a la his­to­ria. De to­dos los ni­ve­les de for­ma­ción que con­for­man el ca­mino aca­dé­mi­co de un es­tu­dian­te, es en las uni­ver­si­da­des don­de po­de­mos tes­ti­mo­niar con ma­yor fre­cuen­cia es­tos “pa­ra­dig­mas”. Quien no es ca­paz de mi­rar ha­cia atrás con res­pe­to, co­rre el ries­go de en­fren­tar de­mo­nios más fuer­tes que, con el pa­so del tiem­po, ni con un exor­cis­mo sal­drán del es­pa­cio en el que alo­jen. Créan­me­lo, na­die quie­re ESO.

El fi lme pre­sen­ta a un mons­truo que se es­con­de tras una fa­cha­da de pa­ya­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.