La re­cons­truc­ción y las uni­ver­si­da­des/ I

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Car­los Pa­llán Fi­gue­roa ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la anuies ca­pa­fi 2@ hot­mail. com

Cum­pli­do el pri­mer mes del ini­cio del sep­tiem­bre ne­gro de es­te 2017 sus efec­tos de­vas­ta­do­res, con he­ri­das aún abier­tas, son enor­mes. En los te­rri­to­rios aso­la­dos por hu­ra­ca­nes y sis­mos aún se atien­de par­cial­men­te la emer­gen­cia y ya han em­pe­za­do ac­cio­nes que van más allá de la su­pera­ción de la mis­ma, al­gu­nas reales y otras más con in­ten­ción sim­bó­li­ca o de opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co. La re­cons­truc­ción es el si­guien­te gran pa­so e im­pli­ca di­ne­ro, or­ga­ni­za­ción y ex­pe­rien­cia. So­bre es­ta úl­ti­ma, las lec­cio­nes de los sis­mos de 1985 no fue­ron apren­di­das y apli­ca­das a ca­ba­li­dad, has­ta aho­ra. En los pa­sa­dos 30 días, la pre­sen­cia e im­pul­so opor­tu­nos de las fuer­zas ar­ma­das, una me­jor pre­pa­ra­ción en los tres ór­de­nes de go­bierno y las ac­cio­nes más so­li­da­rias y or­ga­ni­za­das de la so­cie­dad ci­vil fue­ron los sig­nos do­mi­nan­tes en la ad­ver­si­dad; po­si­ti­vo sí, pe­ro to­da­vía in­com­ple­to y, con fre­cuen­cia, fue­ra de tiem­po en las zo­nas afec­ta­das, lo mis­mo ur­ba­nas que ru­ra­les. Pa­ra lo que vie­ne, ese gran pa­so lla­ma­do re­cons­truc­ción, ca­bría la pre­gun­ta: ¿ qué pa­pel le co­rres­pon­de ju­gar a las Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior?

La par­te de pa­tri­mo­nio pú­bli­co, en ser­vi­cios ( es­cue­las, hos­pi­ta­les, edi­fi cios y ofi ci­nas) e his­tó­ri­co ( zo­nas ar­queo­ló­gi­cas, mo­nu­men­tos, igle­sias) ya es­tá con­tem­pla­da en lo fun­da­men­tal, en el re­cuen­to he­cho en la reunión de ga­bi­ne­te pa­ra eva­luar da­ños del 27 de sep­tiem­bre, en­ca­be­za­da por el pre­si­den­te Peña. Fal­ta, des­de lue­go, que las can­ti­da­des co­rres­pon­dien­tes ( 27 mil mi­llo­nes de pe­sos) sean in­cor­po­ra­das en el to­da­vía vi­gen­te pre­su­pues­to 2017 y el del pró­xi­mo año, acon­te­ci­mien­to es­te úl­ti­mo que de­be­ría dar­se, a más tar­dar, el 15 de no­viem­bre. Aún en esos ca­sos, y ba­jo el su­pues­to de que las can­ti­da­des men­cio­na­das es­tén dis­po­ni­bles, se­rá ne­ce­sa­rio que las IES coad­yu­ven, con sus co­no­ci­mien­tos, tec­no­lo­gía y ex­pe­rien­cia, en lo que de­be­rá ser un gran es­fuer­zo na­cio­nal. Ya lo hi­cie­ron 32 años atrás.

Po­si­ble­men­te la co­la­bo­ra­ción más efi caz por par­te de las uni­ver­si­da­des sea la que tie­ne que ver con el te­ma de vi­vien­da, ya que di­ver­sas vo­ces gu­ber­na­men­ta­les en la fe­de­ra­ción, pe­ro tam­bién en los es­ta­dos, es­tán in­sis­tien­do en pro­ce­der con ba­se en pro­gra­mas de au­to­cons­truc­ción. In­clu­si­ve, se es­tá ya re­par­tien­do di­ne­ro ( 120 mil pe­sos por mo­ne­de­ro elec­tró­ni­co a car­go de Ban­se­fi , en uno de los pro­gra­mas más sig­ni­fi ca­ti­vos o ge­ne­ro­sos), ac­ción en­co­mia­ble por su ce­le­ri­dad y atin­gen­cia, pe­ro cues­tio­na­ble en tér­mi­nos de an­ti­ci­pa­ción a la even­tual re­cu­rren­cia de fe­nó­me­nos sís­mi­cos, los cua­les se pre­sen­ta­rán más tem­prano o más tar­de, se­gún ad­vier­ten “los gru­pos de sis­mo­lo­gía e in­ge­nie­ría de la UNAM” ( Ro­sau­ra Ruiz, “19 de sep­tiem­bre de 2017: un desas­tre hu­mano”, El Universal, 7 de no­viem­bre).

Se­gún no­tas de pren­sa, en la zo­na afec­ta­da, y con nú­me­ros aún pre­li­mi­na­res, hay 150 mil vi­vien­das da­ña­das, 52 mil con pér­di­da to­tal. Aten­der to­do es­te uni­ver­so en pro­gra­mas de au­to­cons­truc­ción, aún dis­po­nien­do de los re­cur­sos fi nan­cie­ros co­rres­pon­dien­tes, es acu­dir a una so­lu­ción “más cos­to­sa y pe­li­gro­sa que la for­mal”, se­gún opi­na Marco Tu­lio Mendoza de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la UNAM. Cier­to que es­ta úl­ti­ma, la de pro­gra­mas for­ma­les de cons­truc­ción, se an­to­ja im­po­si­ble en el cor­to pla­zo; bas­te men­cio­nar que en to­do 2016 di­chos pro­gra­mas pro­du­je­ron 50 mil vi­vien­das. Co­mo di­ce Javier Del­ga­do Cam­pos, del Puec- Unam: “El tem­blor des­cu­brió la in­su­fi cien­cia de los me­ca­nis­mos tra­di­cio­na­les ( au­to­cons­truc­ción) pa­ra pro­du­cir vi­vien­da”. Ade­más, co­mo tam­bién se ar­gu­men­ta, las can­ti­da­des has­ta aho­ra vi­sua­li­za­das, o en vías de ( 120 mil pe­sos), só­lo ser­vi­rían pa­ra el 30 por cien­to de una vi­vien­da pro­me­dio ( los da­tos an­te­rio­res se con­sig­nan en “¿ Por­qué la vi­vien­da en Mé­xi­co es­tá mal cons­trui­da?”, El Universal, 5 de oc­tu­bre).

En con­clu­sión: las 52 mil vi­vien­das da­ña­das en su to­ta­li­dad de­be­rían ser aten­di­das en un pro­gra­ma que, con­ser­van­do las lí­neas mí­ni­mas de­fi ni­das, fue­se asis­ti­do con la ase­so­ría ( di­se­ño, cons­truc­ción, su­per­vi­sión) de las ca­sas de es­tu­dio su­pe­rio­res, pú­bli­cas y pri­va­das ( ¿ una ta­rea pa­ra la Anuies y Fim­pes?) en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con los or­ga­nis­mos ofi cia­les y el co­mi­té de re­cons­truc­ción co­rres­pon­dien­te. En los ca­sos res­tan­tes, 100 mil, no­ta­ble­men­te re­fe­ri­do a vi­vien­das dis­per­sas geo­grá­fi ca­men­te, con he­te­ro­gé­nea cons­truc­ción, la ase­so­ría se­gui­ría sien­do in­dis­pen­sa­ble a fi n de que el re­cur­so fi nan­cie­ro apli­ca­do sir­vie­se tam­bién pa­ra res­guar­dar vi­das y pa­tri­mo­nios. To­do ello ante un fu­tu­ro fe­nó­meno sís­mi­co de gran in­ten­si­dad que inexo­ra­ble­men­te vol­ve­rá a pre­sen­tar­se.

LA CO­LA­BO­RA­CIÓN más efi caz por par­te de las uni­ver­si­da­des sea la que tie­ne que ver con el te­ma de vi­vien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.