UNA AGEN­DA CON­JUN­TA PA­RA LOS 50 AÑOS DEL 68

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS*

“Que ha­yan si­do los ti­tu­la­res de las ins­ti­tu­cio­nes, los fi rman­tes del acuer­do, le da a la de­ci­sión una ma­yor re­le­van­cia, una ma­yor fuer­za mo­ral”

El mo­vi­mien­to de 1968, re­pre­sen­ta­do prin­ci­pal­men­te por una fran­ja so­cial, los es­tu­dian­tes, que re­co­gía los valores y ex­pe­rien­cias de va­rias lu­chas so­cia­les de dé­ca­das an­te­rio­res, pro­ta­go­ni­za­das por fe­rro­ca­rri­le­ros, maes­tros, mé­di­cos, cam­pe­si­nos y en las cua­les des­ta­ca­ban un pu­ña­do de in­te­lec­tua­les co­no­ci­dos por su his­tó­ri­ca mi­li­tan­cia en la iz­quier­da, nos re­ve­ló una par­te ocul­ta de Mé­xi­co.

Aque­lla re­vuel­ta es­tu­dian­til sa­cu­dió a la so­cie­dad y mar­có una lí­nea de di­fe­ren­cia con el pe­rio­do de 1946- 1968 que Car­los Mon­si­váis ca­li­fi­có co­mo el “reino de la des­po­li­ti­za­ción”.

No obs­tan­te, la paz que su­po­nía esa des­po­li­ti­za­ción bien po­día ser con­si­de­ra­da fic­ti­cia o re­la­ti­va. Vea­mos por qué: en ese pe­rio­do se pro­du­cen las lu­chas ci­vi­les de los hen­ri­quis­tas en 1951- 52, de los fe­rro­ca­rri­le­ros en 1953 y 1959; son de­te­ni­dos Va­lle­jo, Cam­pa, Si­quei­ros, en­tre otros por el de­li­to de di­so­lu­ción so­cial, es­ta­ble­ci­do por el go­bierno de Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho por el es­ta­do de ex­cep­ción pro­vo­ca­do por la Se­gun­da Gue­rra; de los maes­tros en­ca­be­za­dos por Ot­hón Sa­la­zar; es­ta­lla la lu­cha de los po­li­téc­ni­cos en 1956 cu­ya huel­ga fue so­fo­ca­da por el ejér­ci­to, y en va­rias par­tes del te­rri­to­rio na­cio­nal se dan con­flic­tos lo­ca­les, pa­ra los cua­les el go­bierno so­lo tie­ne so­lu­cio­nes de fuer­za. És­ta se im­po­ne en So­no­ra, Mi­choa­cán, Coahuila, Gue­rre­ro, Pue­bla, Mo­re­los.

Ob­sér­ve­se que el diá­lo­go es­tá au­sen­te. No for­ma par­te de las for­mas par­la­men­ta­rias del go­bierno que fun­cio­na de for­ma uni­la­te­ral y cen­tra­li­za­da­men­te.

To­dos es­tos he­chos, don­de el go­bierno res­pon­de y ac­túa co­mo un tu­tor au­to­ri­ta­rio, pa­ra la ma­yo­ría de la so­cie­dad, sin em­bar­go, no cons­ti­tu­yen sino al­ga­ra­das, re­vuel­tas me­no­res, ac­cio­nes sub­ver­si­vas, se les lla­ma­ba pa­ra de­ni­grar­las, pe­ro el mo­vi­mien­to de 1968 de­vie­ne en un fe­nó­meno úni­co, de­ri­va en otra co­sa dis­tin­ta so­cial y po­lí­ti­ca­men­te.

Los es­tu­dian­tes, or­ga­ni­za­dos de una ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa, con la emo­ción pro­pia de la ju­ven­tud, pe­ro tam­bién in­fluen­cia­dos por un am­bien­te de re­bel­día que re­co­rre va­rias par­tes del mun­do, le plan­tó ca­ra de ma­ne­ra di­rec­ta y au­daz al sis­te­ma, le ofre­ció un desafío en las ca­lles y a la vez pro­ve­yó a la so­cie­dad de ar­gu­men­tos de­mo­crá­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les, abo­fe­tean­do las for­mas acar­to­na­das y rí­gi­das del ré­gi­men, de tal mo­do que re­ve­ló que el or­gu­llo­so mi­la­gro me­xi­cano, a unas se­ma­nas de un ac­to ce­le­bra­to­rio co­mo el de la Olim­pia­da en la ciu­dad de Mé­xi­co, que co­ro­na­ba su éxi­to, es­ta­ba al bor­de del colapso.

Tro­cea­do por el cu­chi­llo de la tar­de tris­te y dra­má­ti­ca del 2 de oc­tu­bre, in­ter­pre­ta­do de mil mo­dos, el mo­vi­mien­to de 1968 lle­va a una con­clu­sión inequí­vo­ca que­co­mo di­ce uno de los fir­man­tes del his­tó­ri­co ma­ni­fies­to del 2 de oc­tu­bre, Ge­rar­do Es­tra­da, me­re­ce una de­fi­ni­ción que se en­tien­da en su mag­ni­tud más exac­ta: “el 68 es el he­cho po­lí­ti­co más re­le­van­te de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX me­xi­cano, por­que con­jun­ta la vo­lun­tad de re­sis­ten­cia, la lu­ci­dez de las mul­ti­tu­des que mar­chan y un es­pí­ri­tu que ad­mi­te el ca­li­fi­ca­ti­vo de he­roi­co, en­fren­ta­dos al apa­ra­to del go­bierno de Gus­ta­vo Díaz Or­daz, el PRI “co­mo un so­lo hom­bre”, el po­der le­gis­la­ti­vo ( con unas cuan­tas ex­cep­cio­nes), el Po­der Ju­di­cial ( co­mo una so­la sen­ten­cia ama­ña­da), los je­rar­cas ca­tó­li­cos, los miem­bros de la éli- te, la gran ma­yo­ría de los me­dios in­for­ma­ti­vos”.

Con­me­mo­ra­ción con­jun­ta

Las es­ca­ra­mu­zas del 26 de ju­lio, las pro­vo­ca­cio­nes de la po­li­cía po­lí­ti­ca, los in­fil­tra­dos, la ma­ca­ni­zas de los gra­na­de­ros, las per­se­cu­cio­nes, las de­ten­cio­nes, el 2 de oc­tu­bre, los pre­sos, los jui­cios, los ex­pul­sa­dos del país, el dis­cur­so sar­men­to­so del pre­si­den­te y de sus fun­cio­na­rios, fue­ron la prue­ba evi­den­te de que el mo­vi­mien­to se en­fren­tó a un go­bierno que no re­nun­ció nun­ca a la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar la violencia co­mo vía de so­lu­ción pri­ma­ria al con­flic­to.

Se su­po de acer­ca­mien­tos en­tre el go­bierno y los es­tu­dian­tes; fue­ron tar­díos y no hu­bo tiem­po pa­ra la ne­go­cia­ción. Las ba­las de Tla­te­lol­co lo im­pi­die­ron. Y quie­nes or­de­na­ron dis­pa­rar­las.

Pe­se a to­do, la lec­ción del 68 es im­bo­rra­ble. La lec­ción de de- mo­cra­cia aún per­vi­ve. Por ello, el acuer­do de las uni­ver­si­da­des Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, Au­tó­no­ma de Cha­pin­go, Ibe­roa­me­ri­ca­na, así co­mo el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal y el Co­le­gio de Mé­xi­co, de or­ga­ni­zar y coor­di­nar de ma­ne­ra con­jun­ta “la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des pa­ra con­me­mo­rar los 50 años del Mo­vi­mien­to Es­tu­dian­til de 1968”, es un acier­to con­tun­den­te.

Que ha­yan si­do los ti­tu­la­res de las ins­ti­tu­cio­nes, En­ri­que Graue Wie­chers ( UNAM), En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht ( IPN), Sil­via Ele­na Gior­gu­li Saucedo ( Col­mex), David Fer­nán­dez Dá­va­los ( Ibe­ro) y Jo­sé Ser­gio Ba­rra­les Domínguez ( UACh), los fir­man­tes del acuer­do y de ma­ni­fes­tar el sig­ni­fi­ca­do de es­ta con­me­mo­ra­ción, le da a la de­ci­sión una ma­yor re­le­van­cia, una ma­yor fuer­za mo­ral.

Re­co­no­cen, con el pe­so de sus ins­ti­tu­cio­nes y de su au­to­ri­dad aca­dé­mi­ca e in­te­lec­tual, la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca del mo­vi­mien­to, le dan un va­lor su­pe­rior a la tras­cen­den­cia de la lu­cha por la de­mo­cra­cia; hon­ran el es­fuer­zo de aque­lla ge­ne­ra­ción de lu­cha­do­res so­cia­les — mu­chos de ellos ya au­sen­tes— afec­ta­dos por el idea­lis­mo de ha­cer de Mé­xi­co un país de­mo­crá­ti­co, lim­pio de co­rrup­ción y de violencia. Que ése fue y si­gue sien­do su sue­ño.

El rec­tor de la UACh, Jo­sé Ser­gio Ba­rra­les Domínguez; la ti­tu­lar del Col­mex, Sil­via Ele­na Gior­gu­li Saucedo; El di­rec­tor ge­ne­ral del IPN, En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht; El rec­tor de la UIA, David Fer­nán­dez Dá­va­los, y el rec­tor de la UNAM, En­ri­que Graue Wie­chers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.