EVO­LU­CIÓN DEL CON­FLIC­TO SE HAN CRI­TI­CA­DO

La acu­sa­ción de vio­la­ción de de­re­chos de au­tor ha­cia el por­tal cien­tí­fi co ha ge­ne­ra­do nue­vos de­ba­tes so­bre la di­fu­sión del co­no­ci­mien­to

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ro­ber­to Ro­drí­guez Gó­mez UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. ro­ber­to@ unam. mx

La dispu­ta en torno a los de­re­chos de au­tor en­tre un gru­po de editoriales co­mer­cia­les y el por­tal Re­sear­chGa­te ( RG), que fun­cio­na co­mo un re­po­si­to­rio abier­to de tex­tos en­via­dos por au­to­res, ha co­bra­do re­lie­ve en me­dios aca­dé­mi­cos y editoriales. No por aca­so las dos re­vis­tas de di­fu­sión cien­tí­fi­ca de ma­yor pres­ti­gio, Na­tu­re y Scien­ce, se han ocu­pa­do del te­ma en sus más re­cien­tes edi­cio­nes.

La re­vis­ta Scien­ce, a car­go de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na pa­ra el Avan­ce de la Ciencia, pu­bli­có el pa­sa­do 6 de oc­tu­bre en su sec­ción Scien­ce and Po­licy un breve re­por­te, ela­bo­ra­do por Dal­meet Singh Chaw­la, con el tí­tu­lo “Los edi­to­res lle­van a Re­sear­chGa­te a tribunales, ale­gan­do una vio­la­ción ma­si­va de de­re­chos de au­tor”. La no­ta re­pro­du­ce el po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co de cin­co editoriales aca­dé­mi­cas ( El­se­vier, Brill, Wi­ley, Wol­ters Klu­wer, y la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Quí­mi­ca ACS), aso­cia­das pa­ra ac­tuar contra la in­frac­ción de de­re­chos de au­tor por par­te de RG.

Di­cho po­si­cio­na­mien­to fue pu­bli­ca­do ( 5 de oc­tu­bre 2017) en una pá­gi­na web di­se­ña­da al efec­to por el gru­po, se ti­tu­la “Coa­li­tion sta­te­ment”, e in­for­ma que, a pe­sar de que las editoriales han bus­ca­do un tra­to ami­ga­ble con RG no han re­ci­bi­do una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria y que, por lo tan­to, se ven obli­ga­das a re­cu­rrir a me­dios for­ma­les pa­ra ha­cer va­ler sus de­re­chos. Tam­bién se co­mu­ni­ca que dos de los par­ti­ci­pan­tes en la coa­li­ción ( la ACS y El­se­vier) han da­do ini­cio a un pro­ce­so de “acla­ra­ción” en tribunales de Ber­lín co­mo pa­so pre­vio a la pre­sen­ta­ción de una de­man­da en for­ma.

El “Coa­li­tion sta­te­ment” pre­sen­ta co­mo ba­se del re­cla­mo que apro­xi­ma­da­men­te un cua­ren­ta por cien­to de los tex­tos dis­po­ni­bles en RG afec­tan de­re­chos de au­tor, por­cen­ta­je que se tra­du­ce en cer­ca de sie­te mi­llo­nes de pie­zas. Asi­mis­mo, se in­clu­ye co­mo “pre­ce­den­te de bue­na vo­lun­tad de los edi­to­res” su pre­via ad­he­sión a los “Prin­ci­pios vo­lun­ta­rios pa­ra com­par­tir ar­tícu­los en re­des aca­dé­mi­cas co­la­bo­ra­ti­vas”, que fue­ron pac­ta­dos en 2015 en­tre múl­ti­ples aso­cia­cio­nes cien­tí­fi­cas y gru­pos editoriales de ca­rác­ter co­mer­cial. El ar­tícu­lo de Singh Chaw­la, ade­más de co­men­tar los an­te­ce­den­tes ci­ta­dos, ha­ce ver que aun cuan­do la de­man­da ju­rí­di­ca pro­ce­da, su apli­ca­ción glo­bal y uni­for­me se­ría muy com­ple­ja por ra­zo­nes ju­ris­dic­cio­na­les.

Por otra par­te, el 10 de oc­tu­bre Ri­chard Van Noor­den pu­bli­có en la sec­ción de no­ti­cias de Na­tu­re la no­ta “Edi­to­res ame­na­zan con eli- mi­nar mi­llo­nes de do­cu­men­tos de Re­sear­chGa­te”. En ella, apar­te de re­pli­car los ele­men­tos in­for­ma­ti­vos del edi­to­rial de Scien­ce, des­ta­ca que el gru­po edi­to­rial Sprin­ger, ori­gi­nal­men­te ba­sa­do en Ale­ma­nia, pe­ro desa­rro­lla­do co­mo una com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal, ha in­ten­ta­do una vía al­ter­na­ti­va pa­ra con­ci­liar sus in­tere­ses en ma­te­ria de copy­right con la ac­ti­vi­dad de di­fu­sión a car­go de RG. Ca­be ano­tar que Sprin­ger ma­ne­ja ca­si tres mil re­vis­tas aca­dé­mi­cas de va­rios paí­ses, lo que ha­ce del gru­po uno de los ju­ga­do­res más im­por­tan­tes en el cam­po.

Al res­pec­to se in­di­ca que el 9 de oc­tu­bre se pu­bli­có, en el por­tal de RG, un men­sa­je con­jun­to en­tre los eje­cu­ti­vos de Sprin­ger

Na­tu­re y los de RG que sos­tie­ne, en su par­te me­du­lar, que “des­de ha­ce tiem­po las dos fir­mas han te­ni­do con­ver­sa­cio­nes se­rias en­fo­ca­das a la bús­que­da de so­lu­cio- nes pa­ra com­par­tir ar­tícu­los de re­vis­tas cien­tí­fi­cas en lí­nea, al mis­mo tiem­po que se pro­te­gen los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Las fir­mas son cau­te­lo­sa­men­te op­ti­mis­tas de que pue­de en­con­trar una so­lu­ción, e in­vi­tan a otras editoriales y so­cie­da­des cien­tí­fi­cas a unir­se a las con­ver­sa­cio­nes.”

Al­gu­nos co­men­ta­ris­tas han re­sal­ta­do que la apa­ri­ción si­mul­tá­nea del “Coa­li­tion sta­te­ment” y del co­mu­ni­ca­do con­jun­to Sprin­ger- RG, po­ne a la luz dos vías pa­ra el tra­ta­mien­to del di­fe­ren­do: la ru­ta de la con­ci­lia­ción y la del con­flic­to le­gal. Pe­ro en am­bas se bus­ca idén­ti­co re­sul­ta­do, es de­cir que RG acep­te su res­pon­sa­bi­li­dad en la re­pro­duc­ción de tex­tos pro­te­gi­dos por copy­right y que pro­ce­da a eli­mi­nar la op­ción de des­car­ga com­ple­ta. Se­ría acep­ta­ble, se­gún los de­man­dan­tes, que se pu­bli­quen los re­sú­me­nes y los me­ta­da­tos de los tex­tos, pe­ro en nin­gún ca­so, sal­vo acuer­do es­pe­cí­fi­co con las ca­sas editoras, los ar­tícu­los en la mis­ma ver­sión y for­ma­to que con­tie­nen las re­vis­tas. Otra so­lu­ción no es, por el mo­men­to, acep­ta­ble pa­ra los edi­to­res.

En tan­to, en fo­ros, re­des aca­dé­mi­cas y blogs de­di­ca­dos a la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, la co­mu­ni­dad ha co­men­za­do a reaccionar. En ge­ne­ral, la ten­den­cia es fa­vo­ra­ble al ac­ce­so abier­to de la pro­duc­ción aca­dé­mi­ca; hay nu­me­ro­sas crí­ti­cas a los mo­de­los de ges­tión de las re­vis­tas aca­dé­mi­cas, en par­ti­cu­lar al apro­pia­mien­to de los de­re­chos de los au­to­res co­mo con­di­ción pa­ra pu­bli­car en ellas; y tam­bién cues­tio­na­mien­tos so­bre el be­ne­fi­cio que ob­tie­nen las re­vis­tas por la dic­ta­mi­na­ción ad ho­no­rem de los ar­tícu­los su­je­tos a dic­ta­men. No sin ra­zón se afir­ma que, en es­te plei­to, ga­ne quien ga­ne y re­sul­te lo que sal­ga, los prin­ci­pa­les in­tere­sa­dos, es de­cir los pro­duc­to­res pri­ma­rios ( au­to­res) y el pú­bli­co con­su­mi­dor, se­rán sim­ples es­pec­ta­do­res de la com­pe­ten­cia en­tre em­pre­sa­rios del sec­tor aca­dé­mi­co. No fal­ta quie­nes re­co­no­cen la im­por­tan­cia de que los nue­vos mo­de­los de di­fu­sión aca­dé­mi­ca res­pe­ten es­cru­pu­lo­sa­men­te las re­glas que les com­pe­ten, de otro mo­do na­ve­ga­mos en el mar de la pi­ra­te­ría, y no se tra­ta de eso.

Ya ve­re­mos en qué pa­ra es­te asun­to, pe­ro con­vie­ne ob­ser­var­lo de cer­ca por­que es una ven­ta­na a los di­le­mas que es­tá en­fren­tan­do la mer­can­ti­li­za­ción del co­no­ci­mien­to en el nue­vo en­torno.

“En ge­ne­ral, la ten­den­cia es fa­vo­ra­ble al ac­ce­so abier­to de la pro­duc­ción aca­dé­mi­ca”

xxx En es­ta dispu­ta, los au­to­res de las in­ves­tic­ga­cio­nes y el pú­bli­co son los más afec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.