TRANS­FOR­MAR LA EDUCACIÓN

Con el cre­ci­mien­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo en es­te ni­vel, lle­gó la in­quie­tud por la ca­li­dad, uno de los más gran­des re­tos a futuro

Milenio - Campus - - REPORTE -

s po­si­ble que el país arri­be a una en­cru­ci­ja­da por la con­tien­da pol ít ica y sus re­sul­ta­dos en el 2018. Co­mo la alar­ma sís­mi­ca, da mie­do. Son tiem­pos pa­ra de­ba­tir ideas. Y, a los aca­dé­mi­cos, nos in­tere­sa, en par­ti­cu­lar, lo que va­ya a pa­sar en ma­te­ria de política edu­ca­ti­va. y otras pa­ra aten­ción a la de­man­da. To­do un ga­li­ma­tías que es ne­ce­sa­rio coor­di­nar. Es mo­ti­vo de aná­li­sis di­lu­ci­dar por qué se to­ma­ron de­ci­sio­nes pa­ra ha­cer un sis­te­ma tan he­te­ro­gé­neo y que­rer ma­ne­jar­lo por po­lí­ti­cas ho­mo­gé­neas

En el Se­mi­na­rio de Educación Su­pe­rior de la UNAM, va­rios de no­so­tros he­mos es­cri­to so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el desa­rro­llo de es­te ni­vel edu­ca­ti­vo. Ade­más, nos he­mos pre­gun­ta­do ha­cia dón­de va la uni­ver­si­dad en el Si­glo XXI y qué uni­ver­si­dad que­re­mos ( véa­se pag. Web). Coin­ci­do con otros co­le­gas ( Alvarez, de Vries) en que el mo­de­lo de desa­rro­llo del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y las po­lí­ti­cas que lo li­gan al go­bierno fe­de­ral es­tán ago­ta­dos. Por ello, in­sis­to, es in­dis­pen­sa­ble dar ideas y su­ge­ren­cias, ba­sa­das en in­ves­ti­ga­ción ri­gu­ro­sa pa­ra for­mu­lar las po­lí­ti­cas de re­for­ma al sis­te­ma. Mis su­ge­ren­cias pa­ra el cam­bio las he pre­sen­ta­do y dis­cu­ti­do con mis co­le­gas en va­rios fo­ros. En es­te ar­tícu­lo só­lo voy a men­cio­nar al­go de lo que no pue­do de­jar en el tin­te­ro. por el gra­do de di­ver­si­fi­ca­ción que al­can­zó. En di­cho sis­te­ma exis­te un sin­nú­me­ro de es­cue­las ( va­rios mi­les), 3.7 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes y más de 300 mil pro­fe­so­res. Con el cre­ci­mien­to vino la in­quie­tud por la ca­li­dad, con­cep­to cen­tral de la política pú­bli­ca, re­la­cio­na­do con el fi­nan­cia­mien­to. La de­fi­ni­ción ofi­cial de ca­li­dad es­tá li­ga­da a la eva­lua­ción, y a un con­jun­to de in­di­ca­do­res de ren­di­mien­to en va­rios ám­bi­tos de la vi­da aca­dé­mi­ca. En ca­da uno hay de­ter­mi­nan­tes y con­se­cuen­cias va­ria­das de la ca­li­dad que, sin de­fi­nir, re­sul­ta sim­ple­men­te de la me­di­ción y el avan­ce en los in­di­ca­do­res.

A di­fe­ren­cia de lo an­te­rior, y da­do que es ne­ce­sa­rio ha­cer­le cam­bios al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, pa­ra que res­pon­da a los pro­ble­mas y ne­ce- si­da­des de la so­cie­dad me­xi­ca­na en pleno Si­glo XXI, la ca­li­dad de la educación su­pe­rior de­be­ría ser en­ten­di­da por la per­ti­nen­cia de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos y de pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to, a los fi­nes de desa­rro­llo del en­torno so­cial. La ca­li­dad se apre­cia por los víncu­los de las ins­ti­tu­cio­nes, me­dian­te pro­yec­tos rea­li­za­dos, con los ac­to­res y or­ga­nis­mos de la so­cie­dad. Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas son las que nor­man di­chos víncu­los.

La ca­li­dad de­be es­tar orien­ta­da a for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes, a me­jo­rar per­ma­nen­te­men­te las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les de la plan­ta aca­dé­mi­ca, a im­par­tir una educación sin fi­nes de lu­cro ( Nuss­baum), con con­te­ni­do cí­vi­co. Es in­dis­pen­sa­ble te­ner ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas le­gí­ti­mas y con­fia-

La ca­li­dad es un con­cep­to cen­tral de la po­li­ti­ca pú­bli­ca, li­ga­do al fi nan­cia­mien­to y al con­cep­to de eva­lua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.