MANO DU­RA EN EU CON­TRA LAS PRO­TES­TAS ES­TU­DIAN­TI­LES

Al de­fen­der a po­nen­tes que pro­pa­gan ideas dis­cri­mi­na­to­rias, las uni­ver­si­da­des vio­lan sus pro­pios va­lo­res de in­clu­sión y to­le­ran­cia

Milenio - Campus - - REPORTE - * Aca­dé­mi­ca y pe­rio­dis­ta

Cuál de­re­cho ha de ser pre­emi­nen­te: el de la li­ber­tad de ex­pre­sión o el de la pro­tes­ta? Y ¿ tie­ne lí­mi­tes la li­ber­tad de ex­pre­sión? És­tas son las gran­des pre­gun­tas cir­cu­lan­do por los cam­pus universitarios de Estados Uni­dos. En el úl­ti­mo año, se ha re­gis­tra­do una ex­plo­sión en las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les en con­tra de po­nen­tes po­lé­mi­cos— so­bre to­do los de ex­tre­ma de­re­cha. En al­gu­nos ca­sos, los es­tu­dian­tes han re­cu­rri­do a la vio­len­cia pa­ra im­pe­dir que los po­nen­tes pro­pa­guen sus men­sa­jes de odio y ra­cis­mo. Mien­tras tan­to, las ad­mi­nis­tra­cio­nes uni­ver­si­ta­rias han va­ci­la­do en­tre una pos­tu­ra de anuen­cia y mano du­ra en su tra­to con los ma­ni­fes­tan­tes.

Ya no. En los úl­ti­mos me­ses, un cre­cien­te nú­me­ro de uni­ver­si­da­des han adop­ta­do me­di­das que bus­can pro­te­ger el de­re­cho de los po­nen­tes a com­par­tir sus ideas, in­de­pen­dien­te­men­te del con­te­ni­do de las mis­mas. En el pro­ce­so, han cri­mi­na­li­za­do cual­quier ac­to ( in­clu­yen­do las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les) que in­ter­fie­re con la li­bre ex­pre­sión, con con­se­cuen­cias pa­ra los es­tu­dian­tes que van des­de las de­ten­cio­nes po­li­cia­cas has­ta la ex­pul­sión de la uni­ver­si­dad.

Tal es el ca­so de la Uni­ver­si­dad de Ohio. En agos­to, la ins­ti­tu­ción pú­bli­ca — un bas­tión de li­be­ra­lis­mo en un es­ta­do con­ser­va­dor— anun­ció nue­vos li­nea­mien­tos en torno a la li­ber­tad de ex­pre­sión. En es­pe­cí­fi­co, la uni­ver­si­dad prohi­bió el uso de los es­pa­cios in­te­rio­res pa­ra rea­li­zar pro­tes­tas. La nue­va política lle­gó seis me­ses des­pués de que 70 es­tu­dian­tes fue­ron de­te­ni­dos por to­mar con­trol de unos edi­fi­cios, co­mo par­te de las pro­tes­tas en con­tra del go­bierno de Do­nald Trump.

Des­pués, en oc­tu­bre, la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin apro­bó una política aún más con­tun­den­te y pu­ni­ti­va. Ba­jo la nue­va me­di­da, es­tu­dian­tes que in­ter­fie­ren en dos oca­sio­nes con la li­ber­tad de ex­pre­sión de po­nen­tes o pre­sen­ta­do­res, se­rán sus­pen­di­dos. Y los que lo ha­cen tres ve­ces ( y so­bre to­do, si re­cu­rren a la vio­len­cia) se­rán ex­pul­sa­dos de la uni­ver­si­dad.

El rec­tor de la uni­ver­si­dad, Ray Cross, de­fen­dió la política an­te la jun­ta de re­gen­tes ( el equi­va­len­te a la Jun­ta de Go­bierno uni­ver­si­ta­ria). “Qui­zás la co­sa más im­por­tan­te que po­de­mos lo­grar co­mo uni­ver­si­dad es en­se­ñar a los es­tu­dian­tes có­mo es­cu­char y co­nec­tar con per­so­nas con ideas dis­tin­tas”, ar­gu­men­tó. “Si no­so­tros no en­se­ña­mos es­to, ¿ quién lo ha­rá?”

La política tie­ne el apo­yo de gran par­te del con­gre­so es­ta­tal, de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na. En ju­nio, la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del es­ta­do apro­bó una me­di­da pa­re­ci­da, aun­que fal­ta el vo­to en el Se­na­do. Du­ran­te el de­ba­te en torno a la me­di­da, el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta Tony Evers ad­vir­tió del pe­li­gro de pe­na­li­zar la pro­tes­ta es­tu­dian­til, uti­li­zan­do el mis­mo ar­gu­men­to que sus opo­nen­tes. “Es­ta política con­ge­la­rá y su­pri­mi­rá la li­ber­tad de ex­pre­sión en es­te cam­pus y en to­dos los cam­pus”, di­jo.

Los crí­ti­cos de las me­di­das de mano du­ra in­sis­ten en que és­tas po­nen a las uni­ver­si­da­des en una pos­tu­ra con­tra­dic­to­ria: al de­fen­der a po­nen­tes que pro­pa­gan ideas an­ti­se­mi­tas, ra­cis­tas y ho­mo­fó­bi­cas, las uni­ver­si­da­des es­tán vio­lan­do sus pro­pios va­lo­res de to­le­ran­cia e in­clu­sión. Pa­ra los de­fen­so­res de las me­di­das, sin em­bar­go, las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen la obli­ga­ción de pro­te­ger la li­bre ex­pre­sión a to­da costa. Al no ha­cer­lo, ar­gu­men­tan, arries­gan un re­torno a la peor épo­ca de in­to­le­ran­cia política en el país: cuan­do do­ce­nas de su­pues­tos co­mu­nis­tas fue­ron pur­ga­dos y ex­pul­sa­dos de las uni­ver­si­da­des en los años cin­cuen­ta.

Los ac­tua­les en­fren­ta­mien­tos coin­ci­den con un nue­vo pe­rio­do de po­la­ri­za­ción política en Estados Uni­dos— pro­ba­ble­men­te el más ál­gi­do des­de el fin de la Gue­rra Fría. El arri­bo al po­der del pre­si­den­te Trump ha em­po­de­ra­do al de­no­mi­na­do “Alt Right” ( eu­fe­mis­mo pa­ra la ex­tre­ma de­re­cha), que ha bus­ca­do di­se­mi­nar su men­sa­je de na­cio­na­lis­mo blan­co a tra­vés de las uni­ver­si­da­des en to­do el país. En al­gu­nos ca­sos, los ex­po­si­to­res de es­ta ideo­lo­gía son in­vi­ta­dos por los gru­pos de es­tu­dian­tes re­pu­bli­ca­nos. En otros, pa­gan por uti­li­zar es­pa­cios universitarios pa­ra di­se­mi­nar sus men­sa­jes ul­tra con­ser­va­do­res, ge­ne­ran­do fuer­te opo­si­ción por par­te de la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes, que sue­len ser de ten­den­cia li­be­ral.

Los de­ba­tes en torno a la li­ber­tad de ex­pre­sión han sur­gi­do tan­to en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo pri­va­das, aun­que és­tas úl­ti­mas no es­tán

Al de­fen­der a po­nen­tes que pro­pa­gan ideas dis­cri­mi­na­to­rias, las uni­ver­si­da­des vio­lan sus pro­pios va­lo­res de in­clu­sión

su­je­tas a las pro­tec­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les en es­te sen­ti­do. La pri­me­ra en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal de Estados Uni­dos pro­te­ge to­das las ex­pre­sio­nes ( ver­ba­les y es­cri­tas), ex­cep­to aque­llas que in­ci­ten a la vio­len­cia o ge­ne­ren pá­ni­co ( por ejem­plo, no se va­le gri­tar “fue­go” en un ci­ne lleno de gen­te).

No obs­tan­te, exis­ten opi­nio­nes di­ver­gen­tes en torno a lo que cons­ti­tu­ye “in­ci­tar la vio­len­cia”. Por ejem­plo, al­gu­nos crí­ti­cos res­pon­sa­bi­li­zan al su­pre­ma­cis­ta blan­co Ri­chard Spen­cer— fre­cuen­te ponente en las uni­ver­si­da­des— de ha­ber fo­men­ta­do la vio­len­cia en la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia en agos­to. Una per­so­na mu­rió y una do­ce­na su­frió se­rias le­sio­nes du­ran­te una pro­tes­ta de na­cio­na­lis­tas blan­cos en las afue­ras de la uni­ver­si­dad. Mu­chos crí­ti­cos acu­sa­ron a la uni­ver­si­dad de ha­ber si­do de­ma­sia­da la­xa con los ma­ni­fes­tan­tes, con tal de pro­te­ger su li­ber­tad de ex­pre­sión.

Sin em­bar­go, una ma­yo­ría de las pro­tes­tas ha pro­ve­ni­do de gru­pos opo­si­to­res a Trump y sus apo­lo­gis­tas, mu­chos de los cua­les son aún más ex­tre­mis­tas que el pro­pio pre­si­den­te.

El en­fren­ta­mien­to más re­cien­te ocu­rrió el pa­sa­do 30 de oc­tu­bre en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia, en Fu­ller­ton. Un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes bus­có fre­nar una po­nen­cia de Mi­lo Yian­no­pou­los, el ex edi­tor del me­dio de ul­tra de­re­cha Breit­bart News. An­te un pú­bli­co cau­ti­va­do de unas 800 per­so­nas, el au­to­de­no­mi­na­do vo­ce­ro del Alt Right ar­gu­men­tó lo si­guien­te: “Cuan­do se tra­ta de mi­no­rías opri­mi­das y gru­pos mar­gi­na­li­za­dos, no hay tri­bu en Amé­ri­ca que en­fren­ta ma­yo­res ries­gos que el con­ser­va­dor en el cam­pus”.

Mien­tras tan­to, do­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes se en­fren­ta­ron afue­ra del au­di­to­rio con sim­pa­ti­zan­tes del ponente. Una ma­ni­fes­tan­te, por­tan­do un cas­co negro y una más­ca­ra, dis­pa­ró gas pi­mien­ta al ai­re. La uni­ver­si­dad reac­cio­nó lla­man­do a la po­li­cía. El sal­do fue de ocho per­so­nas de­te­ni­das, una ma­yo­ría de ellos opo­si­to­res a Yian­no­pou­los, se­gún re­por­tó el dia­rio Los An­ge­les Ti­mes.

En otro ca­so muy so­na­do, ca­si 20 es­tu­dian­tes fue­ron de­te­ni­dos du­ran­te una pro­tes­ta en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en oc­tu­bre. Los ma­ni­fes­tan­tes bus­ca­ban fre­nar una po­nen­cia por par­te del ac­ti­vis­ta an­ti- is­lá­mi­co Tommy Ro­bin­son en la uni­ver­si­dad neo­yor­qui­na, de las más pres­ti­gia­das del país. Los es­tu­dian­tes bom­bar­dea­ron al ponente, quien ha­bla­ba a tra­vés de un chat de vi­deo des­de Gran Bre­ta­ña, con pre­gun­tas y gri­tos de pro­tes­ta. Al­gu­nos tam­bién in­ten­ta­ron des­co­nec­tar el equi­po de so­ni­do en un in­ten­to por in­te­rrum­pir la trans­mi­sión.

En una car­ta a la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria an­tes de la pre­sen­ta­ción de Ro­bin­son, la vi­ce- rec­to­ra de la uni­ver­si­dad, Su­zan­ne B. Gold­berg, in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de per­mi­tir el li­bre in­ter­cam­bio de ideas. Di­cho in­ter­cam­bio, ar­gu­men­tó, es “fun­da­men­tal pa­ra la mi­sión de apren­di­za­je y en­se­ñan­za de Co­lum­bia”.

No obs­tan­te, las de­ten­cio­nes de los es­tu­dian­tes desata­ron fuer­te opo­si­ción en­tre los aca­dé­mi­cos universitarios. Más de 100 pro­fe­so­res fir­ma­ron una car­ta ar­gu­men­tan­do que la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­ba sen­tan­do un pre­ce­den­te pe­li­gro­so, al dar voz a per­so­nas que pro­pa­gan men­sa­jes de odio. Los fir­man­tes cri­ti­ca­ron “la so­bre­rreac­ción de la uni­ver­si­dad a la pro­tes­ta es­tu­dian­til” y acu­sa­ron a la ad­mi­nis­tra­ción de ca­pi­tu­lar an­te la es­tra­te­gia de la de­re­cha. “Su apues­ta es inun­dar a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas con po­nen­tes in­cen­dia­rios y obli­gar a las uni­ver­si­da­des a de­fen­der su de­re­cho de ha­blar, a pe­sar de— o a cau­sa de— sus ideas ofen­si­vas”, di­ce la car­ta, que fue cir­cu­la­da por In­ter­net. “De tal ma­ne­ra, re­cae­rá en los es­tu­dian­tes [ la obli­ga­ción de] ma­ni­fes­tar­se en con­tra de la ideo­lo­gía de es­tos po­nen­tes, y, pun­to se­gui­do, la uni­ver­si­dad cas­ti­ga­rá a los es­tu­dian­tes por vio­lar las re­glas ins­ti­tu­cio­na­les de con­duc­ta”.

Los pro­fe­so­res tam­bién cri­ti­ca­ron lo que des­cri­bie­ron co­mo una pos­tu­ra naif y ex­ce­si­va­men­te neu­tral por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción uni­ver­si­ta­ria. “La pos­tu­ra de la uni­ver­si­dad es que los dis­cur­sos de odio de­ben ser con­tra­pues­tos con pos­tu­ras con­tra­rias, de tal for­ma que la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til pue­de de­ci­dir por sí so­la lo que quie­re creer. Mien­tras es­te abor­da­je neu­tral pue­de pa­re­cer ra­zo­na­ble, la uni­ver­si­dad ig­no­ra el he­cho de que no to­dos las vo­ces tie­nen un po­der igual y que no to­dos las vo­ces opo­si­to­ras tie­nen la mis­ma po­si­bi­li­dad de ser es­cu­cha­das”.

El de­ba­te so­bre la li­bre ex­pre­sión no só­lo tie­ne cos­tos po­lí­ti­cos, sino tam­bién eco­nó­mi­cos. En el úl­ti­mo año, las uni­ver­si­da­des es­ta­du­ni­den­ses han gas­ta­do mi­llo­nes de dó­la­res en un afán por pro­te­ger a los po­nen­tes po­lé­mi­cos. Por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley ha gas­ta­do más de 2 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­te­ger a Yian­no­pou­los y otros po­nen­tes en lo que va del año, se­gún un es­tu­dio de CNN. En con­tras­te, la uni­ver­si­dad — una de las más li­be­ra­les del país— gas­tó me­nos de 200 mil en 2015 y 2016 pa­ra las mis­mas ope­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad.

Otras uni­ver­si­da­des que han desembolsado gran­des can­ti­da­des en ase­gu­rar a per­so­nas no gra­tas son la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da, que ero­gó 600 mil dó­la­res du­ran­te la vi­si­ta del na­cio­na­lis­ta blan­co Ri­chard Spen­cer en oc­tu­bre. En es­te ca­so, el ponente no fue invitado, sino que pa­gó 10 mil dó­la­res pa­ra ren­tar un au­di­to­rio de la uni­ver­si­dad, se­gún re­por­tó la re­vis­ta Ti­me. Fi­nal­men­te, Spen­cer tu­vo que aban­do­nar el po­dio des­pués de que los es­tu­dian­tes opo­si­to­res no lo de­ja­ron ha­blar.

An­te las nue­vas re­glas uni­ver­si­ta­rias, los ac­tos de pro­tes­tas se­rán ca­da vez más cas­ti­ga­dos. In­clu­si­ve pue­den aca­rrear re­per­cu­sio­nes le­ga­les más allá de las uni­ver­si­da­des.

Du­ran­te un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town en sep­tiem­bre, el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Estados Uni­dos, Jeff Ses­sions, di­jo que el go­bierno in­ter­ven­dría pa­ra pro­te­ger la li­ber­tad de ex­pre­sión en los cam­pus. “Al­gu­na vez, la uni­ver­si­dad ame­ri­ca­na fue el cen­tro de la li­ber­tad aca­dé­mi­ca, un lu­gar de de­ba­te ro­bus­to, un fo­ro pa­ra la com­pe­ten­cia de ideas”, di­jo Ses­sions al gru­po de 200 es­tu­dian­tes in­vi­ta­dos. “Pe­ro se es­tá con­vir­tien­do en una cá­ma­ra pa­ra pen­sa­mien­tos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos y ho­mo­gé­neos, un re­fu­gio pa­ra los egos frá­gi­les”.

Al fi­nal, las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias se en­cuen­tran en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Al re­pri­mir las pro­tes­tas en nom­bre de la li­bre ex­pre­sión, es­tán for­ta­le­cien­do a los que pro­pa­gan men­sa­jes de odio. Al no ha­cer­lo, es­tán per­mi­tien­do que reine la cen­su­ra por par­te de la iz­quier­da. Cual­quie­ra de las pos­tu­ras im­pli­ca trai­cio­nar a sus pro­pios va­lo­res universitarios.

Los en­fren­ta­mien­tos coin­ci­den con un nue­vo au­ge de la po­la­ri­za­ción política y ra­cial en Estados Uni­dos.

de ma­ni­fes­tan­tes bus­có fre­nar una po­nen­cia del ul­tra­de­re­chis­ta Mi­lo Yian­no­pou­los en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia

La uni­ver­si­dad da es­pa­cio a dis­cur­sos de odio pe­ro sin con­tra­pun­tos.

LA UNI­VER­SI­DAD de Flo­ri­da re­ci­bió al na­cio­na­lis­ta blan­co Ri­chard Spen­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.