Au­to­no­mía, an­ti­co­rrup­ción, amparos / I

Milenio - Campus - - OPINIÓN -

El pa­sa­do lu­nes, un juez de dis­tri­to am­pa­ró a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Hi­dal­go ( UAEH) en contra de ac­tos del Con­gre­so de esa en­ti­dad fe­de­ra­ti­va. Es­te ha­bía re­for­ma­do la Ley Or­gá­ni­ca de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va en oc­tu­bre pa­sa­do ( jun­to con la Ley de En­ti­da­des Pa­raes­ta­ta­les) con el ob­je­ti­vo de ade­cuar­la al Sis­te­ma Es­ta­tal de An­ti­co­rrup­ción, mis­mo que pre­vé, en par­te de su nor­ma­ti­vi­dad, la de­sig­na­ción de un ór­gano in­terno de con­trol por ese cuer­po le­gis­la­ti­vo en los ór­ga­nos au­tó­no­mos del Es­ta­do de Hi­dal­go. En una in­ter­pre­ta­ción de los po­de­res eje­cu­ti­vo y le­gis­la­ti­vo, el tér­mino “en­ti­dad au­tó­no­ma” com­pren­dió a la ca­sa de es­tu­dios, si­tua­ción que se ha re­pe­ti­do ya en otros cin­co es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca.

La reac­ción por par­te de la UAEH fue in­me­dia­ta. Por un la­do, in­ter­pu­so un am­pa­ro en lo que con­si­de­ró una in­tro­mi­sión en su ré­gi­men in­terno de au­to­no­mía; por otro, so­li­ci­tó y ob­tu­vo un apo­yo irres­tric­to por par­te de la Anuies, or­ga­ni­za­ción que cri­ti­có el he­cho, ha­cien­do un lla­ma­mien­to a los po­de­res de los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca para que evi­ten o co­rri­jan ese ti­po de ac­tos. Se­gún re­so­lu­ti­vo de su Con­se­jo Na­cio­nal, Anuies con­si­de­ra­rá, en to­dos esos casos, “vio­la­to­rio a cual­quier ac­to que afec­te el fun­cio­na­mien­to o pre­ten­da li­mi­tar los prin­ci­pios y al­can­ces de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria re­co­no­ci­dos por nues­tra Car­ta Mag­na y es­ta­ble­ci­dos en las le­yes or­gá­ni­cas de es­tas ins­ti­tu­cio­nes”.

El jui­cio de am­pa­ro ha con­clui­do y la re­so­lu­ción es con­tun­den­te: “la Jus­ti­cia de la Unión am­pa­ra y pro­te­ge a la UAEH…. para que las nor­mas le­ga­les se­ña­la­das ( la re­for­ma a la Ley Or­gá­ni­ca) no le sean apli­ca­das…. in­clu­so en el fu­tu­ro”. El fa­llo tie­ne tras­cen­den­cia na­cio­nal y con­fi rma una po­si­ción doc­tri­na­ria que has­ta aho­ra era muy de­ba­ti­da: la au­to­no­mía de las uni­ver­si­da­des tie­ne un es­ta­tus es­pe­cial que no de­be asi­mi­lar­se a otros ór­ga­nos o en­ti­da­des au­tó­no­mas crea­dos por la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral o las de los es­ta­dos. La his­to­ria com­ple­ta de es­to es la que a con­ti­nua­ción se ex­po­ne.

En 2015 se apro­bó cons­ti­tu­cio­nal­men­te el SNA. El im­pul­so ma­yor para su es­ta­ble­ci­mien­to vino de or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil para ha­cer fren­te a lo que ya era un enor­me malestar so­cial. Con­ce­bi­do co­mo una po­lí­ti­ca del Es­ta­do Me­xi­cano, y de acuer­do con el nue­vo texto del ar­tícu­lo 113, esa nue­va es­truc­tu­ra se eri­gía co­mo una “ins­tan­cia de coor­di­na­ción en­tre las au­to­ri­da­des de to­dos los ór­de­nes de go­bierno com­pe­ten­tes en la pre­ven­ción, de­tec­ción y san­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y he­chos de co­rrup­ción, así co­mo en la fi sca­li­za­ción y con­trol de re­cur­sos pú­bli­cos”.

Para desa­rro­llar el texto cons­ti­tu­cio­nal se pre­vió la ela­bo­ra­ción y re­for­ma de un con­jun­to de le­yes fe­de­ra­les a par­tir de las cua­les se pusieron en vi­gor prin­ci­pios, ob­je­ti­vos y pro­ce­di­mien­tos que per­mi­tie­ran dar­le vi­da a la nue­va ins­ti­tu­ción. De igual ma­ne­ra, el SNA se ex­ten­de­ría a los es­ta­dos, es­ta­ble­cién­do­se sis­te­mas lo­ca­les an­ti­co­rrup­ción. Los pla­zos pre­vis­tos para que ya es­tu­vie­se en mar­cha to­da esa vas­ta es­truc­tu­ra se fi jó para ju­lio del año pa­sa­do. Cuan­do lle­gó la fe­cha lí­mi­te, si bien ya es­ta­ban pro­mul­ga­das las le­yes co­rres­pon­dien­tes en la es­fe­ra fe­de­ral, su ins­tru­men­ta­ción era in­com­ple­ta: nue­vas en­ti­da­des sin que hu­bie­se nom­bra­mien­to de ti­tu­la­res; po­cos o nu­los re­cur­sos para em­pe­zar a ope­rar, etc. En el ám­bi­to es­ta­tal la si­tua­ción era aún más di­fí­cil, por no de­cir caó­ti­ca. Los de­dos de una mano son mu­chos para con­tar los sis­te­mas es­ta­ta­les que lo­gra­ron com­ple­tar de­bi­da­men­te el con­jun­to de con­di­cio­nes para la ope­ra­ción y que ce­rra­ban la bre­cha res­pec­to a lo pre­vis­to en la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

De la de­ce­na de le­yes que con­for­man el SNA, in­clui­da la Ley Ge­ne­ral de Trans­pa­ren­cia y Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca, cin­co ex­ten­die­ron el ám­bi­to de apli­ca­ción, ex­pre­sa­do en el ar­tícu­lo 113, a las uni­ver­si­da­des ( las de: Fis­ca­li­za­ción Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción, Pre­su­pues­to y Res­pon­sa­bi­li­dad Ha­cen­da­ria, Con­ta­bi­li­dad Gu­ber­na­men­tal, Ley Ge­ne­ral del SNA). El ar­tícu­lo 113 se re­fi ere ex­clu­si­va­men­te a los tres ór­de­nes de go­bierno y es­te nue­vo con­jun­to nor­ma­ti­vo, to­man­do de ma­ne­ra par­cial co­mo mo­de­lo a la Ley de Trans­pa­ren­cia, in­clu­yó a los lla­ma­dos ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les au­tó­no­mos con la ca­li­dad de su­je­tos obli­ga­dos. Den­tro de ellos com­pren­dió a las uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas, asi­mi­lán­do­las a en­ti­da­des co­mo el INE, el Ine­gi, la Co­mi­sión Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia Eco­nó­mi­ca, el Co­ne­val, en­tre otros, apli­cán­do­les las mis­mas re­glas de con­trol y fi sca­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.