Au­to­no­mía, an­ti­co­rrup­ción, am­pa­ros / III

¿ Las uni­ver­si­da­des se man­dan so­las?

Milenio - Campus - - OPINIÓN -

El fa­llo del Juez de Dis­tri­to que am­pa­ró a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Hi­dal­go tie­ne tras­cen­den­cia na­cio­nal, pe­ro no es la úl­ti­ma pa­la­bra. Lo pri­me­ro por­que con­tra­di­ce lo que has­ta aho­ra se con­si­de­ra­ba el pen­sa­mien­to do­mi­nan­te en la ma­te­ria. Afi rmar, co­mo lo ha­ce el juez, que la Jus­ti­cia de la Unión pro­te­ge a esa ca­sa de es­tu­dios pa­ra que no se le apli­quen las re­for­mas pro­mul­ga­das por el eje­cu­ti­vo es­ta­tal, con­sis­ten­tes en crear un ór­gano in­terno de con­trol ( de­sig­na­do por el Con­gre­so del Es­ta­do) que se en­car­gue de fi sca­li­zar a di­cha ins­ti­tu­ción, es­tá en con­so­nan­cia con la po­si­ción de­fi ni­da por Anuies, ya re­fe­ri­da en las dos pa­sa­das en­tre­gas. Co­mo se re­cor­da­rá, es­ta or­ga­ni­za­ción fi jó su pos­tu­ra en torno al asun­to el pa­sa­do oc­tu­bre, por me­dio de su Con­se­jo Na­cio­nal, al afi rmar que “con­si­de­ra vio­la­to­rio cual­quier ac­to que afec­te el fun­cio­na­mien­to o pre­ten­da li­mi­tar los prin­ci­pios y al­can­ces de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria re­co­no­ci­da por nues­tra Car­ta Mag­na y es­ta­ble­ci­da en las le­yes or­gá­ni­cas de es­tas ins­ti­tu­cio­nes”.

Aun­que la re­so­lu­ción ju­di­cial es un pre­ce­den­te muy im­por­tan­te pa­ra las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas que aún no ins­tru­men­tan su Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción ( 16 de 32), aún es pron­to pa­ra sa­ber si al­gu­nas de ellas per­sis­ti­rán o ce­ja­rán en su em­pe­ño. Par­ti­cu­lar­men­te por­que, co­mo se di­jo, aquél fa­llo no es to­da­vía la úl­ti­ma pa­la­bra. El Con­gre­so, o aún el Go­bierno del Es­ta­do de Hi­dal­go, pue­den so­li­ci­tar la re­vi­sión an­te un Tri­bu­nal Co­le­gia­do. Po­si­ble­men­te, co­mo asun­to con­ten­cio­so, la ba­ta­lla ju­rí­di­ca es­té aún en fa­se ini­cial. Sin em­bar­go, el asun­to es ver­da­de­ra­men­te tras­cen­den­tal en la es­fe­ra del tra­ba­jo uni­ver­si­ta­ria. Su­je­tar la fi sca­li­za­ción y ren­di­ción de cuen­tas a una ins­tan­cia ex­ter­na no es­tá en la tra­di­ción, es­pí­ri­tu ni — se­gún el juez en Hi­dal­go— nor­ma al­gu­na; ha­cer­lo es vio­lar la au­to­no­mía de la ca­sa de es­tu­dios.

Es­to no quie­re de­cir, por su­pues­to, que las uni­ver­si­da­des “se man­den so­las” o que des­co­noz­can prin­ci­pios y nor­mas que las obli­gan a dar cuen­ta del ejer­ci­cio de re­cur­sos pro­ve­nien­tes de la fe­de­ra­ción o de la en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, co­mo lo pres­cri­be, en­tre otros, el Ar­tícu­lo 79 cons­ti­tu­cio­nal, o a no se­guir el man­da­to de la Ley Ge­ne­ral de Trans­pa­ren­cia y Ac­ce­so a la In­for­ma­ción. En am­bos ca­sos, y des­de ha­ce 20 años por lo que to­ca al pri­me­ro, las uni­ver­si­da­des se han su­je­ta­do y dan cuen­ta del ejer­ci­cio de los re­cur­sos pú­bli­cos a la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción y a los ór­ga­nos de fi sca­li­za­ción es­ta­ta­les. Es nor­mal que en ca­da pre­sen­ta­ción de la Cuen­ta Pú­bli­ca, a car­go de la ASF, se in­clu­ya la re­vi­sión ( au­di­to­rías) a las uni­ver­si­da­des. Des­de lue­go, la con­duc­ta de va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes uni­ver­si­ta­rias en el úl­ti­mo año ( la “es­ta­fa maes­tra” y los fl agran­tes ac­tos de co­rrup­ción por par­te de au­to­ri­da­des de una o dos uni­ver­si­da­des, aun­que sean ca­sos ais­la­dos, em­pa­ñan la per­cep­ción so­cial so­bre el con­jun­to.

La ins­tan­cia ju­di­cial no de­be­ría ser, por aho­ra, el úni­co ca­mino pa­ra re­sol­ver al­gu­nos de los pro­ble­mas que ha traí­do apa­re­ja­da la im­plan­ta­ción del SNA. Hay as­pec­tos que po­drían ser abor­da­dos, des­de ya, por la ca­be­za del mis­mo. Me re­fi ero al Co­mi­té Coor­di­na­dor ( CC). Es­te tie­ne atri­bu­cio­nes en la Cons­ti­tu­ción que po­drían ser muy úti­les pa­ra es­cla­re­cer el pro­ble­ma ac­tual­men­te plan­tea­do y dar­le un cur­so de ac­ción que elu­da di­cha ins­tan­cia. En efec­to, el Ar­tícu­lo 113 de la Car­ta Mag­na con­tie­ne tres atri­bu­cio­nes que irían en esa lí­nea: a) es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción con los sis­te­mas lo­ca­les; b) di­se­ñar y pro­mo­ver po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de fi sca­li­za­ción y con­trol de re­cur­sos pú­bli­cos; c) es­ta­ble­cer ba­ses y prin­ci­pios pa­ra la coor­di­na­ción de las au­to­ri­da­des de los tres ór­de­nes de go­bierno en esas ma­te­rias.

Pro­ce­der de ese mo­do tie­ne por aho­ra un obs­tácu­lo: de los sie­te miem­bros que cons­ti­tu­yen el CC hay dos re­pre­sen­ta­cio­nes que es­tán va­can­tes, la de la ASF y la de la Fis­ca­lía de Com­ba­te a la Co­rrup­ción. Una even­tual de­ci­sión po­dría adop­tar­se por las cin­co re­pre­sen­ta­cio­nes ya cu­bier­tas. Si fue­ra el ca­so, se­ría me­jor ha­cer­lo ya, o, por lo me­nos, pro­nun­ciar­se al res­pec­to cual­quie­ra que fue­se el sen­ti­do. La si­tua­ción po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va, co­mo lo se­rá siem­pre una cau­sa por la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria, es por aho­ra es­ta­ble. Ha­bría que apro­ve­char­la.

La pre­gun­ta cla­ve que cual­quier ins­tan­cia, ju­di­cial o no, de­be re­sol­ver es la si­guien­te: ¿ las le­yes del SNA ( fe­de­ral y lo­cal) afec­tan el fun­cio­na­mien­to o li­mi­tan a la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria de una ins­ti­tu­ción que ya go­za de esa ga­ran­tía ?

LAS INS­TI­TU­CIO­NES de edu­ca­ción su­pe­rior dan cuen­ta del ejer­ci­cio de los re­cur­sos pú­bli­cos a la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción y a los ór­ga­nos de fi sca­li­za­ción es­ta­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.