MÁS ALLÁ DEL EN­TRE­TE­NI­MIEN­TO Y DE LA LI­TE­RA­TU­RA

El va­lor real de los li­bros es ma­yor al pa­sa­tiem­po fu­gaz que nos ofre­ce la mer­ca­do­tec­nia; y po­de­mos en­con­trar­lo en to­do ti­po

Milenio - Campus - - FABULACIONES -

El pri­mer día de es­te mes par­ti­ci­pé en el Se­mi­na­rio de In­ves­ti­ga­ción de Lec­tu­ra “De la Lec­tu­ra Aca­dé­mi­ca a la Lec­tu­ra Es­té­ti­ca en la Biblioteca Uni­ver­si­ta­ria”, or­ga­ni­za­do por la doc­to­ra El­sa Mar­ga­ri­ta Ra­mí­rez Ley­va, gran lec­to­ra, in­ves­ti­ga­do­ra, pro­mo­to­ra de la lec­tu­ra y di­rec­to­ra ge­ne­ral de Bi­blio­te­cas de la UNAM. Com­par­to con los lec­to­res de Cam­pus un frag­men­to de mi con­fe­ren­cia sus­ten­ta­da en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bi­blio­te­co­ló­gi­cas y de la In­for­ma­ción ( IIBI) de la UNAM, que di­ri­ge la doc­to­ra Ara­ce­li To­rres Var­gas.

Qui­zá de­ba­mos ad­mi­tir que, co­mo dis­cí­pu­los en­tu­sias­tas de Da­niel Pen­nac, fui­mos de­ma­sia­do in­ge­nuos, o al­go des­pre­ve­ni­dos, en nues­tro muy op­ti­mis­ta ac­ti­vis­mo en pro del fo­men­to y la pro­mo­ción de la lec­tu­ra, cuan­do, jun­to con el de­re­cho a leer, reivin­di­ca­mos en­fá­ti­ca­men­te, y sin ma­ti­ces, el con­cep­to “pla­cer de la lec­tu­ra”.

Qui­si­mos usar el sus­tan­ti­vo “pla­cer” en la ge­ne­ra­li­dad abar­ca­do­ra que el dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la ofre­ce en su pri­me­ra acep­ción: “go­ce o dis­fru­te fí­si­co o es­pi­ri­tual pro­du­ci­do por la rea­li­za­ción o la per­cep­ción de al­go que gus­ta o se con­si­de­ra bueno”, pe­ro hoy es evi­den­te que el de­no­mi­na­do “pla­cer de la lec­tu­ra” ha si­do aco­ta­do por mu­chos, y es­pe­cial­men­te por la in­dus­tria editorial del en­tre­te­ni­mien­to y por los es­cri­to­res que van en ese mis­mo fur­gón ( ahí­tos de ce­le­bri­dad, ne­go­cio y re­ga­lías), co­mo el reino de la ba­na­li­dad, pues la acep­ción de “pla­cer” que han ele­gi­do, pa­ra el ca­so, es ex­clu­si­va­men­te la de­fi­ni­ción se­cun­da­ria, y es­pe­cí­fi­ca, del dic­cio­na­rio: “diversión, en­tre­te­ni­mien­to”.

Lo pla­cen­te­ro se ha re­du­ci­do, así, a la sim­ple fri­vo­li­dad que, de las re­des so­cia­les de in­ter­net, ha sal­ta­do ( y ha asal­ta­do) al li­bro im­pre­so con el úni­co va­lor del en­tre­te­ni­mien­to su­per­fi­cial, si­mi­lar a los di­ver­ti­dos videos de ga­ti­tos y a otros que re­pre­sen­tan mo­men­tos ri­dícu­los o es­per­pén­ti­cos de nues­tra, mu­chas ve­ces, ri­si­ble, pe­ro tam­bién pe­no­sa, es­pe­cie hu­ma­na, y que aca­pa­ran la aten­ción de la gen­te no só­lo in­fan­til y ju­ve­nil sino tam­bién adul­ta, pre­ca­ria­men­te adul­ta, su­per­fi­cial­men­te adul­ta.

Es cier­to que el “pla­cer de la lec­tu­ra” en­tra­ña diversión y en­tre­te- ni­mien­to, pe­ro re­du­cir­lo a es­to es aco­tar­lo a ca­si na­da. Al re­fe­rir­se a las obras de Tols­tói, Dos­toievs­ki, Tho­mas Mann, Faulk­ner, Kaf­ka, Joy­ce y Proust, en­tre otros gran­des au­to­res li­te­ra­rios que han cons­trui­do una bue­na par­te del pa­tri­mo­nio in­te­lec­tual y emo­cio­nal y, en mu­chos ca­sos, han con­du­ci­do la edu­ca­ción sen­ti­men­tal de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes, Ma­rio Var­gas Llo­sa afir­ma que de­cir que los li­bros de es­tos es­cri­to­res “en­tre­tie­nen” es tan­to co­mo in­ju­riar­los, “por­que, aun­que es im­po­si­ble no leer­los en es­ta­do de tran­ce, lo im­por­tan­te de las bue­nas lec­tu­ras es siem­pre pos­te­rior a la lec­tu­ra, un efec­to que de­fla­gra en la me­mo­ria y en el tiem­po”.

Sin ne­gar que los li­bros tam­bién pue­den ser di­ver­ti­dos y en­tre­te­ni­dos, el pla­cer de leer­los, es­pe­cial­men­te cuan­do son tras­cen­den­tes, con­lle­va o en­tra­ña pa­sión, emo­ción, in­te­li­gen­cia, co­no­ci­mien­to, ate­so­ra­mien­to del sa­ber y apren­di­za­je éti­co y es­té­ti­co; asi­mis­mo, con­cien­cia de la his­to­ria y de la reali­dad, ilustración, en­ten­di­mien­to de nues­tro pre­sen­te y atis­bos de au­to­con­cien­cia y au­to­co­no­ci­mien­to. Por ello, de­di­car to­do nues­tro ejer­ci­cio lec­tor a la “diversión”, en­ten­di­da és­ta co­mo el en­tre­te­ni­mien­to ba­nal y frí­vo­lo, su­per­fi­cial e in­tras­cen­den­te, es una sim­ple for­ma de per­der el tiem­po pa­ra eva­dir la ver­da­de­ra reali­dad y que­dar­nos an­cla­dos en la lla­ma­da “reali­dad vir­tual”, pues ex­ten­sión de és­ta es el cor­pus de los li­bros que sur­gen co­mo hon­gos y que hoy nos sa­len al pa­so to­do el tiem­po, y cu­bren las su­per­fi­cies de las me­sas de no­ve­da­des, con el es­lo­gan co­mer­cial “Leer es di­ver­ti­do”.

Y, por su­pues­to, que leer en­tra­ña diversión, pe­ro si só­lo se tra­ta de es­to da lo mis­mo ha­llar­la en un li­bro que en­con­trar­la en

YouTu­be o en Ins­ta­gram. No hay de­ma­sia­da di­fe­ren­cia cuan­do el “pla­cer de la lec­tu­ra” se con­vier­te, sim­ple­men­te, en una ma­la irrea­li­dad más que en una bue­na fic­ción, en un ac­to de hui­da pa­ra eva­dir lo im­por­tan­te y que­dar­nos úni­ca­men­te con lo in­sus­tan­cial. Que en la li­te­ra­tu­ra de fic­ción, es­to es en la crea­ción de los li­te­ra­tos, la no­ve­la se ha­ya con­ver­ti­do na­da más en un ju­gue­te ya sea pa­ra ado­les­cen­tes o adul­tos, nos obli­ga a re­fle­xio­nar so­bre el tiem­po en que vi­vi­mos y so­bre lo que más im­por­ta en es­te tiem­po a la ma­yor par­te de las per­so­nas: la ga­nan­cia eco­nó­mi­ca, el di­ne­ro que to­do lo mue­ve y que to­do lo pue­de si ob­ser­va­mos sus efec­tos con las fi­gu­ras del éxi­to so­cial y co­mer­cial: des­de el ig­no­ran­te y pe­li­gro­so mag­na­te que es­tá en la ci­ma del po­der po­lí­ti­co en la Ca­sa Blan­ca, ven­dien­do su es­can­da­lo­sa ima­gen des­qui­cia­da, has­ta el youtuber o vlog­ger que sin ha­cer na­da crea­ti­vo ni tras­cen­den­te, en lo so­cial y en lo in­te­lec­tual, ob­tie­ne am­plias ga­nan­cias por ocu­rren­cias “di­ver­ti­das” que lo lle­van a ser mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal en una so­cie­dad que pri­vi­le­gia la va­cui­dad co­mo esen­cia.

A di­fe­ren­cia de los de an­tes, los ni­ños y los ado­les­cen­tes de hoy ya no sueñan con ser mé­di­cos, in­ge­nie­ros, ma­te­má­ti­cos, bom­be­ros, pi­lo­tos, ma­ri­ne­ros o as­tro­nau­tas. En el me­jor de los ca­sos ( pues­to que hay quie­nes quie­ren ser nar­cos), prác­ti­ca­men­te to­dos quie­ren ser

you­tu­bers, no só­lo por­que los you­tu­bers son fa­mo­sos y mo­dé­li­cos, sino tam­bién, y no es po­ca co­sa, por­que de acuer­do con los da­tos que ven ahí mis­mo en in­ter­net los cin­co

you­tu­bers o vlog­gers más ri­cos del mun­do ( to­dos ellos jó­ve­nes y al­guno ca­si ado­les­cen­te) tie­nen in­gre­sos de en­tre doce y die­ci­sie­te mi­llo­nes de dó­la­res al mes por di­vul­gar san­de­ces o sim­ple­zas, sin con­tar los cien­tos de mi­les de you­tu­bers “po­bres” que, con sus ocu­rren­cias, ga­nan de to­dos mo­dos más di­ne­ro que tra­ba­jan­do en cual­quier otro ofi­cio, y sin con­tar los mi­llo­nes de you­tu­bers me­nes­te­ro­sos, in­di­gen­tes ( aun­que per­te­nez­can a la cla­se me­dia), que no sa­len de su ha­bi­ta­ción y que es­tán to­do el día y to­da la no­che y la ma­dru­ga­da in­clu­si­ve fren­te a sus ca­cha­rros elec­tró­ni­cos y que, an­te la fal­ta de ga­nan­cias mi­llo­na­rias, se con­sue­lan con la dis­cre­ta “fa­ma” ( és­te es un oxí­mo­ron) que ad­quie­ren en­tre sus con­gé­ne­res, sub­si­dia­dos ob­via­men­te por los in­gre­sos pa­ter­nos y ma­ter­nos.

La li­te­ra­tu­ra se tor­nó irres­pon­sa­ble

Var­gas Llo­sa es in­cle­men­te en cier­to diag­nós­ti­co irre­ba­ti­ble. En su en­sa­yo “Di­no­sau­rios en tiem­pos di­fí­ci­les”, in­clui­do en su li­bro Elo­gio de la edu

ca­ción ( 2015), sos­tie­ne lo si­guien­te: “En nues­tros días se es­cri­ben y pu­bli­can mu­chos li­bros, pe­ro na­die a mi al­re­de­dor — o ca­si na­die, pa­ra no dis­cri­mi­nar a los po­bres di­no­sau­rios— cree ya que la li­te­ra­tu­ra sir­va de gran co­sa, sal­vo pa­ra no abu­rrir­se de­ma­sia­do en el au­to­bús o en el me­tro, y pa­ra que, adap­ta­das al ci­ne o a la te­le­vi­sión, las fic­cio­nes li­te­ra­rias — si son de mar­cia­nos, ho­rror, vam­pi­ris­mo o crí­me­nes sa­do­ma­so­quis­tas, me­jor— se vuel­van te­le­vi­si­vas o ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Pa­ra so­bre­vi­vir, la li­te­ra­tu­ra se ha tor­na­do light — no­ción que es un error tra­du­cir por li­ge­ra, pues, en ver­dad, quie­re de­cir irres­pon­sa­ble y, a me­nu­do, idio­ta—. Por eso, dis­tin­gui­dos crí­ti­cos, co­mo Geor­ge Stei­ner, creen que la li­te­ra­tu­ra ya ha muer­to, y ex­ce­len­tes no­ve­lis­tas, co­mo V. S. Nai­paul, pro­cla­man que no vol­ve­rán a es­cri­bir una no­ve­la, pues el gé­ne­ro no­ve­les­co les da aho­ra as­co”.

Es­ta crí­ti­ca de­vas­ta­do­ra obe­de­ce al he­cho de que Var­gas Llo­sa con­si­de­ra que “el tra­ba­jo li­te­ra­rio con­lle­va una res­pon­sa­bi­li­dad que no se ago­ta en lo ar­tís­ti­co y es­tá in­dis­pen­sa­ble­men­te li­ga­do a una preo­cu­pa­ción mo­ral y a una ac­ción cí­vi­ca”. Y en es­to no pue­do sino coin­ci­dir. Re­cuer­do ade­más al gran na­rra­dor es­pa­ñol Mi­guel De­li­bes en un apunte de su dia­rio

Un año de mi vi­da. Es­cri­bió: “La no­ve­la no de­be per­ma­ne­cer an­cla­da en su an­ti­gua mi­sión de en­tre­te­ner a la bur­gue­sía, pe­ro yo pien­so que ma­yor in­te­rés aun que los ex­pe­ri­men­tos for­ma­les tie­nen las in­no­va­cio­nes de fondo. La no­ve­la, hoy, an­tes que di­ver­tir — pa­ra es­to ya es­tán el ci­ne co­mer­cial y la te­le­vi­sión—, de­be in­quie­tar. Es, tal vez, el ins­tru­men­to más di­rec­to de que dis­po­ne­mos pa­ra ba­rre­nar la oron­da se­gu­ri­dad de una bur­gue­sía sa­tis­fe­cha”.

Es pre­ci­so acla­rar que no de­be­mos ma­lin­ter­pre­tar el ale­ga­to de

De­li­bes. No se tra­ta de pros­cri­bir la fic­ción literaria que tan­to en­tre­te­ni­mien­to y tan­ta diversión nos pro­di­gó y nos pro­di­ga, des­de La is­la del te­so­ro has­ta Vein­te mil le­guas de via­je sub­ma

rino, des­de El Se­ñor de los Ani­llos has­ta Harry Pot­ter in­clu­si­ve. De lo que se tra­ta es de dis­tin­guir en­tre la fic­ción li­ge­ra que al tiem­po de di­ver­tir­nos nos ha­ce gui­ños de in­quie­tud so­bre la reali­dad y nues­tro mun­do ín­ti­mo, y la in­ven­ción pu­ra­men­te mer­can­til e in­tras­cen­den­te que se ha con­ver­ti­do en un sub­gé­ne­ro de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es lo­grar clien­tes acor­des con el le­ma co­mer­cial “leer es di­ver­ti­do” que muy po­co o na­da tie­ne de es­lo­gan cul­tu­ral. El con­su­mis­mo, así sea de li­bros, y es­pe­cial­men­te de es­te ti­po de li­bros, po­co tie­ne de vir­tuo­so., pues nin­gún con­su­mis­mo es vir­tuo­so y, por si fue­ra po­co, es­te con­su­mo exa­cer­ba­do se di­ri­ge ha­cia pro­duc­tos bi­blio­grá­fi­cos cu­yo con­te­ni­do cul­tu­ral o in­te­lec­tual se acer­ca a ce­ro.

De­li­bes, quien mu­rió a los no­ven­ta años, en 2010, pu­do en­tre­ver al­go del au­ge de in­ter­net pe­ro, an­ti­ci­pán­do­se a ese au­ge ( cuan­do el mo­tor ideo­ló­gi­co y co­mer­cial

era la te­le­vi­sión y no se sos­pe­cha­ba si­quie­ra el po­der que ten­dría in­ter­net), ha­ce ca­si me­dio si­glo, hi­zo un diag­nós­ti­co per­fec­to pa­ra ex­pli­car por qué una no­ve­li­ta co­mo Lo­ve Story, de Eric Se­gal, lo­gró tan­to éxi­to en su mo­men­to. El es­cri­tor es­pa­ñol le­yó en un par de ho­ras ese “li­bri­to di­ná­mi­co y su­per­fi­cial”, co­mo él lo ca­li­fi­có, y con­clu­yó que el gran éxi­to de co­sas así se con­si­guen no só­lo por el “en­tre­te­ni­mien­to” y la “diversión” que pro­cu­ran a mu­chas per­so­nas de pa­re­ci­dos gus­tos de so­laz y es­par­ci­mien­to, sino tam­bién por la pro­pa­gan­da y la pu­bli­ci­dad ma­si­vas y con­tun­den­tes “lo mis­mo pa­ra lan­zar un li­bro que un den­tí­fri­co”.

Con in­ter­net, ob­via­men­te, es­ta ca­pa­ci­dad de con­ven­ci­mien­to se ha mul­ti­pli­ca­do. Y, por ello, cuan­do ha­bla­mos del “pla­cer de la lec­tu­ra” hay que to­mar en cuen­ta des­de dón­de vie­ne el dis­cur­so que, por lo de­más, aca­bó adop­tan­do el po­der po­lí­ti­co, pa­ra la de­ma­go­gia, y ter­mi­nó por ab­sor­ber el po­der eco­nó­mi­co pa­ra la pu­bli­ci­dad que genera clien­tes y, en con­se­cuen­cia, di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro. Qui­zá lo que nos sal­ve un po­co de es­te mun­do del en­tre­te- ni­mien­to ba­nal, de la diversión pue­ril in­clu­so en adul­tos que se han con­ver­ti­do en eter­nos “adul­tes­cen­tes”, no es el “pla­cer de leer”, sino la “pa­sión por la lec­tu­ra” en un sen­ti­do que va­ya más allá de la di­ná­mi­ca su­per­fi­cial, y nos lle­ve, de vuel­ta, a la in­quie­tud de apren­der, de sa­ber, de co­no­cer, de re­plan­tear­nos la exis­ten­cia y no, úni­ca­men­te, de “en­tre­te­ner­nos” con un prin­ci­pio de eva­sión de la reali­dad ca­da vez más in­ne­ga­ble y preo­cu­pan­te.

El go­ce del co­no­ci­mien­to

A to­do es­to hay que agre­gar que ni el pla­cer de leer ni la pa­sión por la lec­tu­ra son asun­tos ex­clu­si­vos de la li­te­ra­tu­ra, es­to es de los gé­ne­ros fic­cio­na­les. No hay du­da de que la crea­ción literaria ha mo­vi­do, a lo lar­go de mi­le­nios, la con­cien­cia, la emo­ción y la in­te­li­gen­cia de los pue­blos, pe­ro tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar que mu­chí­si­ma de esa li­te­ra­tu­ra, des­de la Epo­pe­ya de Gil­ga­mesh has­ta Pe­dro Pá­ra­mo y Cien años de so­le­dad, pa­san­do por la Ilía­da, la Enei­da, la Di­vi­na co­me­dia y los dra­mas y co­me­dias de Sha­kes­pea­re, es­ta­ban y es­tán muy le­jos del sim­ple en­tre­te­ni­mien­to o de la diversión en­ten­di­da co­mo fu­ti­li­dad. Su pro­pó­si­to no era la diversión ( aun­que al­gu­na par­te del tea­tro de Sha­kes­pea­re ha­ya si­do, en su tiem­po, “di­ver­ti­do”), sino la con­cien­cia, la in­quie­tud a la que se re­fe­ría De­li­bes, el sen­ti­do de an­gus­tia del di­le­ma de “ser o no ser”.

Y aun en la lec­tu­ra de obras fi­lo­só­fi­cas, his­tó­ri­cas, re­li­gio­sas, so­cio­ló­gi­cas, psi­co­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas en ge­ne­ral po­dría exis­tir el en­tre­te­ni­mien­to, la diversión, y has­ta el es­par­ci­mien­to in­te­li­gen­te ( co­mo en Los acer­ti­jos de

Can­ter­bury, de Henry E. Du­de­ney, el más no­ta­ble crea­dor in­glés de re­tos ma­te­má­ti­cos), pe­ro no es es­to lo más im­por­tan­te ni si­quie­ra en la li­te­ra­tu­ra de fic­ción, y quien se con­for­me con ello lo úni­co que de­mues­tra es que ca­re­ce de to­da no­ción de tras­cen­den­cia en la vi­da.

El pla­cer y la pa­sión por la lec­tu­ra pue­den es­tar lo mis­mo en la ex­pe­rien­cia de Romeo y Ju­lie­ta que en el ejer­ci­cio lec­tor del Le­via­tán, de Hob­bes; La so­cie­dad abier­ta y sus enemi­gos, de Pop­per, y Wal­den, de Tho­reau, pe­ro tam­bién, por su­pues­to, en la Crí­ti­ca de la ra­zón

pu­ra, de Kant; El na­ci­mien­to de la tra­ge­dia, de

Nietzsche; El ori­gen de las es­pe­cies, de Dar­win,

y La in­ter­pre­ta­ción de los

sue­ños, de Freud. Más aún: ¿ Có­mo leer desapa­sio­na­da­men­te, es­to es sin pro­fun­do pla­cer de co­no­ci­mien­to, la His­to­ria del

tiem­po de Step­hen W. Haw­king?

Cuan­do ha­bla­mos del “pla­cer de la lec­tu­ra” és­te no es ex­clu­si­vo de las obras de fic­ción o de la crea­ción literaria, aun­que abu­si­va­men­te la li­te­ra­tu­ra se lo ha­ya apro­pia­do in­clu­so cuan­do quie­re to­mar­nos el pe­lo con li­bros fran­ca­men­te de­lez­na­bles. El “pla­cer de la lec­tu­ra” in­clu­ye pre­fe­ren­te­men­te el go­ce del co­no­ci­mien­to y la sa­tis­fac­ción del apren­di­za­je que tam­bién se ad­quie­re por me­dio de la emo­ción y la ima­gi­na­ción. En su li­bro ya clá­si­co Apren­der

a leer, Bruno Bet­tel­heim y Ka­ren Ze­lan ad­vier­ten que lo que mue­ve a un ni­ño en el apren­di­za­je de la lec­tu­ra es “la fir­me creen­cia de que sa­ber leer abri­rá an­te él un mun­do de ex­pe­rien­cias ma­ra­vi­llo­sas, le per­mi­ti­rá des­po­jar­se de su ig­no­ran­cia, com­pren­der el mun­do y ser due­ño de su des­tino”. Por eso in­clu­so el jue­go, en la in­fan­cia, es un asun­to se­rio y no úni­ca­men­te una sim­ple “diversión”.

Hay que in­sis­tir en es­to: De­be­mos te­ner muy en cla­ro que, en el dis­fru­te, lo que nos pla­ce es leer, in­de­pen­dien­te­men­te de la ma­te­ria o los te­mas que lea­mos. El de­no­mi­na­do “pla­cer de la lec­tu­ra” no es ex­clu­si­vo del gé­ne­ro li­te­ra­rio o no ten­dría por qué ser­lo. Leer cien­cia, fi­lo­so­fía, so­cio­lo­gía, psi­co­lo­gía, re­li­gión, et­cé­te­ra, pue­de sig­ni­fi­car tam­bién un gran pla­cer, es­to es un dis­fru­te fí­si­co y es­pi­ri­tual, en gran me­di­da de­pa­ra­do por el co­no­ci­mien­to pe­ro tam­bién por el go­ce es­té­ti­co. No de­be­mos en­ca­si­llar el “pla­cer de la lec­tu­ra” en tex­tos ex­clu­si­va­men­te li­te­ra­rios ( no­ve­la, cuen­to, poe­sía, tea­tro, et­cé­te­ra). Si desea­mos reivin­di­car el ejer­ci­cio go­zo­so de leer, de­be­mos eli­mi­nar nues­tros pre­jui­cios en re­la­ción con las di­ver­sas po­si­bi­li­da­des de leer que nos ofre­cen los li­bros a los más di­ver­sos tipos de lec­to­res y de lec­tu­ras. La “lec­tu­ra pro­fe­sio­nal” só­lo se echa a per­der cuan­do el lec­tor y el in­ves­ti­ga­dor no go­zan lo que ha­cen, sino que lo de­tes­tan.

El pro­ble­ma, co­mo ya di­ji­mos, es que es­pe­cial­men­te en nues­tros días el de­no­mi­na­do “pla­cer de la lec­tu­ra” se tor­nó “en­tre­te­ni­mien­to ba­nal”, tri­via­li­dad, por los in­tere­ses del mer­ca­do editorial y de un ám­bi­to li­te­ra­rio que es­tá dis­pues­to a ha­cer lo que el mer­ca­do man­de con tal de con­ver­tir­se en “au­tor su­per­ven­tas”. Mu­chos li­bros hoy no lle­van a nin­gún co­no­ci­mien­to, úni­ca­men­te a una pue­ril diversión, sea pa­ra ni­ños, ado­les­cen­tes o jó­ve­nes o pa­ra lec­to­res ya más gran­de­ci­tos que, sin em­bar­go, bus­can en los li­bros lo mis­mo que en­cuen­tran en sus dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les de jue­gos y en­tre­te­ni­mien­tos.

Es te fe­nó­meno tie­ne una ex­pli­ca­ción bas­tan­te sim­ple. En los si­glos an­te­rio­res, con el au­ge de la im­pren­ta, de la to­te­mi­za­ción y la sa­cra­li­za­ción del li­bro pa­sa­mos di­rec­ta­men­te a la sa­cra­li­za­ción de la li­te­ra­tu­ra, por­que en ella es­ta­ban con­te­ni­das éti­ca y es­té­ti­ca, his­to­ria y pre­sen­te, an­he­los y por­ve­nir, pe­ro con el au­ge de in­ter­net, en la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, hoy la li­te­ra­tu­ra se co­ti­za en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to ( co­mo el ci­ne de Holly­wood, los vi­deo­jue­gos y la por­no­gra­fía), y la pro­fun­di­dad de sig­ni­fi­ca­dos le es­tor­ban en el am­plio con­su­mo, y por ello le son in­ne­ce­sa­rios el arte, la es­té­ti­ca y, por su­pues­to, la éti­ca. La li­te­ra­tu­ra de am­plio con­su­mo ( tri­vial, ba­nal, frí­vo­la, fú­til), lo ava­sa­lla to­do, y los li­bros de no fic­ción ( no ne­ce­sa­ria­men­te de “pen­sa­mien­to”) que re­sul­tan exi­to­sos es por­que son co­yun­tu­ra­les y sub­si­dia­rios de los es­cán­da­los po­lí­ti­cos, la vio­len­cia, la co­rrup­ción, el se­xo, et­cé­te­ra, que ven­den la mar de bien en com­pa­ra­ción con los bue­nos li­bros de fi­lo­so­fía, psi­co­lo­gía, his­to­ria, so­cio­lo­gía, po­lí­ti­ca y las de­más cien­cias so­cia­les y exac­tas.

Hay dos ma­len­ten­di­dos en la pro­mo­ción y el fo­men­to de la lec­tu­ra con los cua­les hay que aca­bar de una vez pa­ra siem­pre: que “lec­tu­ra” equi­va­le a li­te­ra­tu­ra y que “li­bro” equi­va­le a pa­pel. En el pri­mer ca­so, de­be­mos te­ner muy cla­ro que nues­tro vo­lun­ta­ris­mo, nues­tro em­pe­ño, nues­tro ac­ti­vis­mo, no son ex­clu­si­va­men­te por la li­te­ra­tu­ra de fic­ción ni mu­cho me­nos, en par­ti­cu­lar, por la no­ve­la, ese gé­ne­ro li­te­ra­rio que en la ac­tua­li­dad, co­mo bien lo ha di­cho Var­gas Llo­sa, ha su­fri­do tal gra­do de in­vo­lu­ción que se ha vuel­to un ejer­ci­cio in­tras­cen­den­te en lo in­te­lec­tual, aun­que muy ren­ta­ble pa­ra el mer­ca­do. Que yo re­cuer­de, nues­tro ac­ti­vis­mo, el de los pro­mo­to­res y fo­men­ta­do­res del li­bro, es por la lec­tu­ra en ge­ne­ral y, mu­cho me­jor, por el de­re­cho de ac­ce­so al li­bro y a la cul­tu­ra.

El se­gun­do ma­len­ten­di­do se pre­sen­ta cuan­do asu­mi­mos que nues­tra de­fen­sa del li­bro es por el pa­pel, por el so­por­te tra­di­cio­nal. Es­to es ab­sur­do, pues lo que real­men­te de­fen­de­mos es el li­bro, no la sus­tan­cia de que es­tá he­cho. Más allá de que nos gus­te, nos en­can­te y nos pa­rez­ca mil ve­ces me­jor el pa­pel que cual­quier otro so­por­te, a to­dos aque­llos que na­ci­mos en la tra­di­ción del li­bro im­pre­so, y que no es­ta­mos dis­pues­tos a cam­biar nues­tras bi­blio­te­cas tra­di­cio­na­les por un dis­po­si­ti­vo di­gi­tal, nues­tra ac­ción vo­lun­ta­ria no es por el pa­pel, sino por el li­bro, in­de­pen­dien­te­men­te de sus for­ma­tos, pues el li­bro es el que con­tie­ne, más allá de su so­por­te, las ideas y las ma­ni­fes­ta­cio­nes que trans­for­man nues­tro pen­sa­mien­to y nues­tra sen­si­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.