De Wi­lliam Sha­kes­pea­re

Milenio - Campus - - IMPULSO UAS - En­sa­yis­ta

Ha­ce po­co me­nos de dos años se con­me­mo­ró el cuar­to cen­te­na­rio luc­tuo­so de Wi­lliam Sha­kes­pea­re ( Strat­ford 15641616), el más gran­de dra­ma­tur­go de to­dos los tiem­pos, y por tra­tar­se tam­bién de uno de los poe­tas in­gle­ses más no­ta­bles, uno de los es­cri­to­res por an­to­no­ma­sia de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Su gran ad­mi­ra­dor, el fran­cés Víc­tor Hu­go de­cía de él, con jus­ta ra­zón: “Es la ca­te­dral gó­ti­ca más im­po­nen­te de la li­te­ra­tu­ra dra­má­ti­ca”. Si bien se sa­be po­co de la per­so­na, la vi­da de Sha­kes­pea­re es­tu­vo de­di­ca­da en cuer­po y al­ma al tea­tro, no só­lo co­mo au­tor ina­go­ta­ble en muy dis­tin­tos gé­ne­ros, sino tam­bién co­mo ac­tor, di­rec­tor y em­pre­sa­rio en el que fue uno de sus más gran­des pro­yec­tos, la cons­truc­ción y el man­te­ni­mien­to de El Glo­bo.

Ubi­ca­do a ori­llas del ya mítico río Tá­me­sis, en el le­gen­da­rio ba­rrio de Bank­si­de, co­mo mo­nu­men­to vi­vo del tea­tro clá­si­co y las me­jo­res tra­di­cio­nes dra­má­ti­cas de In­gla­te­rra, su ma­ra­vi­llo­so mo­de­lo ac­tual nos per­mi­te ima­gi­nar có­mo eran la épo­ca y el am­bien­te isa­be­li­nos don­de el cé­le­bre dra­ma­tur­go y sus co­rre­li­gio­na­rios es­ce­ni­fi­ca­ron las más re­pre­sen­ta­ti­vas obras del am­plio y va­ria­do ca­tá­lo­go sha­kes­pe­riano. Abier­to ape­nas ha­ce po­co más de vein­te años, a unos es­ca­sos me­tros de don­de se en­con­tra­ba el ori­gi­nal inau­gu­ra­do en 1599, se tra­ta de una ex­tra­or­di­na­ria e im­pe­ca­ble obra tan­to ar­qui­tec­tó­ni­ca co­mo de in­ge­nie­ría dra­má­ti­ca, pa­ra evo­car el ama­do lu­gar don­de el pro­pio Sha­kes­pea­re al­gu­nas ve­ces ac­tuó y so­bre to­do vio in­ter­pre­ta­das sus más en­tra­ña­bles y sig­ni­fi­ca­ti­vas pie­zas.

En una con­me­mo­ra­ti­va pla­ca a la en­tra­da se pue­de leer que El Glo­bo ori­gi­nal se in­cen­dió por com­ple­to la no­che del 29 de ju­nio de 1613, al ac­cio­nar un ca­ñón mien­tras se re­pre­sen­ta­ba En­ri­que VIII, días des­pués que asis­tie­ra el pro­pio rey Ja­co­bo I de In­gla­te­rra ( 1556- 1625) pa­ra pre­sen­ciar la fun­ción de es­treno. Des­de la más que es­pe­ra­da inau­gu­ra­ción de es­te em­ble­má­ti­co es­pa­cio, pa­ra­dó­ji­ca­men­te po­si­ble has­ta que los pro­pios ofi­cian­tes del tea­tro sha­kes­pe­riano ma­ni­fes­ta­ron su ex­tra­ñe­za por el he­cho que una ciu­dad co­mo Lon­dres no con­ta­ra con un lu­gar ad doc pa­ra ren­dir tri­bu­to al gran dra­ma­tur­go in­glés, el si­tio ofre­ce obras a dia­rio que in­clu­yen ves­ti­men­tas Isa­be­li­nas, lu­chas en el es­ce­na­rio po­li­go­nal y pues­tas clá­si­cas de Sha­kes­pea­re y otros dra­ma­tur­gos del pa­sa­do y con­tem­po­rá­neos, la ma­yo­ría de ellas re­pre­sen­ta­das por los es­tu­dian­tes y ac­to­res emé­ri­tos de la Aca­de­mia Real de Arte Dra­má­ti­co y la Aca­de­mia Lon­di­nen­se de Mú­si­ca y Arte Dra­má­ti­co.

Los va­rios apor­tan­tes a es­te gran pro­yec­to de ge­ne­ro­sa re­cons­truc­ción han de­ja­do su fir­ma en pie­dra, con lo que se con­fir­ma una vez más que só­lo el cul­to cier­to por al­guien o por al­go con­tri­bu­ye a ami­no­rar la des­me­mo­ria que co­mo pla­ga con­ta­mi­na al co­mún de­no­mi­na­dor de una ci­vi­li­za­ción ca­da vez más pro­cli­ve, co­mo bien ha es­cri­to Var­gas Llo­sa, al es­pec­tácu­lo rui­do­so y efí­me­ro. Ins­pi­ra­do en un an­ti­guo plano de un au­di­to­rio di­se­ña­do por un dis­cí­pu­lo del ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co Ini­go Jo­nes, El Glo­bo ac­tual, re­ves­ti­do de ma­de­ra de ro­ble, pin­ta­do de ver­de y gris con re­ma­tes do­ra­dos, tam­bién só­lo se ilu­mi­na con ve­las, emu­lan­do de ese mo­do los es­pa­cios in­te­rio­res en los que se ha­cían re­pre­sen­ta­cio­nes en in­vierno en el Lon­dres del si­glo XVII, tal y co­mo siem­pre lo ima­gi­nó el ac­tor y di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se Sam Wa­na­ma­ker que fue uno de quie­nes en­ca­be­zó, pa­ra acre­cen­tar la ci­ta­da pa­ra­do­ja, es­ta gran cru­za­da sha­kes­pe­ria­na.

Ru­ta obli­ga­da pa­ra los aman­tes del queha­cer es­cé­ni­co que visitan Lon­dres, y so­bre to­do pa­ra quie­nes ad­mi­ten su cul­to por el tea­tro isa­be­lino y la fi­gu­ra se­ñe­ra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, El Glo­bo ac­tual se co­ro­na con una por­ten­to­sa sa­la ja­co­bi­na don­de por su­pues­to deam­bu­la el es­pí­ri­tu del gran dra­ma­tur­go de Strat­ford- upon- Avon, con bal­co­nes a don­de en el pa­sa­do se sen­ta­ban los aris­tó­cra­tas y ban­cas y so­bre to­do mu­cho es­pa­cio sin te­cho don­de se dis­po­nía el pue­blo de igual mo­do afi­cio­na­do al tea­tro. Des­de el año de su aper­tu­ra en 1997, se con­tem­pló la con­for­ma­ción de una gran com­pa­ñía que lle­ga­ra con brío y em­pu­je a los va­rios pro­yec­tos y pro­gra­mas pa­ra con­me­mo­rar en el 2016 el cuar­to cen­te­na­rio luc­tuo­so del es­cri­tor, con edi­cio­nes es­pe­cia­les, con gran­des pro­duc­cio­nes, con nu­tri­das gi­ras por to­do el mun­do — en di­fe­ren­tes len­guas— con obras cé­le­bres y otras me­nos co­no­ci­das del ca­tá­lo­go sha­kes­pe­riano, con cur­sos y ta­lle­res im­par­ti­dos por es­pe­cia­lis­tas.

To­do un des­cu­bri­mien­to des­pués de ca­mi­nar por uno de los pa­sa­jes más be­llos de la ri­be­ra del Tá­me­sis, con guías es­pe­cia­lis­tas que ha­cen los re­co­rri­dos con pa­sión y por su­pues­to mu­cho his­trio­nis­mo, El Glo­bo ac­tual cuen­ta ade­más con un mu­seo, otro fo­ro ce­rra­do lla­ma­do pre­ci­sa­men­te “Sam Wa­na­ma­ker Play­hou­se” don­de se re­pre­sen­tan obras du­ran­te el in­vierno — el cli­ma in­glés siem­pre es im­pre­de­ci­ble—, una librería y una tien­da de su­ve­ni­res. Se ofre­cen tam­bién re­pre­sen­ta­cio­nes de obras de Sha­kes­pea­re mon­ta­das por gru­pos de va­rios paí­ses, con una in­fi­ni­dad de es­ti­los y en nue­vas lec­tu­ras que pro­por­cio­nan otra go­zo­sa op­ción den­tro de una me­tró­po­li con una siem­pre am­plia y va­ria­da gran ofer­ta cul­tu­ral.

Hoy en día El Glo­bo tra­ba­ja co­mo or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro y sin un sub­si­dio gu­ber­na­men­tal, que se fi­nan­cia de las en­tra­das, del con­su­mo de los vi­si­tan­tes en un res­tau­ran­te y de los in­gre­sos de una tien­da de su­ve­ni­res; tam­bién re­ci­be do­na­cio­nes de pa­tro­ci­na­do­res y vo­lun­ta­rios afec­tos a es­te mis­mo cul­to. Su es­pí­ri­tu, tal y co­mo lo idea­ra el pro­pio Sam Wa­na­ma­ker des­de que a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do lle­gó a Lon­dres tras los pa­sos de su ido­la­tra­do Wi­lliam Sha­kes­pea­re, es pro­mo­ver la pro­duc­ción tea­tral, la edu­ca­ción y la in­ves­ti­ga­ción de la obra del gran ge­nio in­glés. Wa­na­ma­ker mu­rió en 1993, pe­ro los he­re­de­ros de ese gran idea­rio ( en­tre ellos, su hi­ja, la tam­bién ac­triz Zoë Wa­na­ma­ker) man­tie­nen vi­gen­te una vo­ca­ción que só­lo el ge­nio del gran poe­ta y dra­ma­tur­go in­glés con­ser­va en­cen­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.