RE­FOR­MA EDU­CA­TI­VA Y CONTRARREFORMA

En su nue­vo li­bro, el ti­tu­lar de la SEP, Ot­to Gra­na­dos Rol­dán, ana­li­za las ra­zo­nes pa­ra dar­le con­ti­nui­dad al cam­bio del ste­ma de edu­ca­ción y no per­mi­tir el re­tro­ce­so por mo­ti­vos po­lí­ti­cos

Milenio - Campus - - FABULACIONES - JUAN DO­MIN­GO ARGÜELLES

Ot­to Gra­na­dos Rol­dán, ac­tual se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, lan­zó re­cien­te­men­te un li­bro ne­ce­sa­rio pa­ra ex­pli­car las ra­zo­nes y los ob­je­ti­vos de la re­for­ma edu­ca­ti­va. El vo­lu­men Re­for­ma edu­ca­ti­va

( Mé­xi­co, 2018) apa­re­ció ba­jo el se­llo del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca y en él ex­po­ne los pro­pó­si­tos, los an­te­ce­den­tes y la ne­ce­si­dad de es­ta bús­que­da de trans­for­ma­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo me­xi­cano que se pro­du­jo en un es­ce­na­rio in­ne­ga­ble de co­rrup­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, au­sen­cia de ca­li­dad en la edu­ca­ción y usur­pa­ción del con­trol del sis­te­ma edu­ca­ti­vo por par­te del apa­ra­to sin­di­cal.

Gra­na­dos Rol­dán se pre­gun­ta y res­pon­de por qué era in­dis­pen­sa­ble y en qué con­sis­te es­ta re­for­ma, qué se lo­gra con ella y qué po­de­mos es­pe­rar de la mis­ma en los si­guien­tes años, a me­diano y lar­go pla­zos. Se tra­ta de un li­bro de ex­po­si­ción de mo­ti­vos, diag­nós­ti­co y aná­li­sis de la reali­dad y, fi­nal­men­te, un ba­lan­ce pre­li­mi­nar de cin­co años ( de 2013 a 2017) des­de que fue apli­ca­da es­ta re­for­ma que, co­mo se­ña­la el au­tor, tie­ne com­po­nen­tes po­lí­ti­cos, pe­da­gó­gi­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Ad­vier­te el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca que la re­for­ma de 2013 par­tió del re­co­no­ci­mien­to de tres pro­ble­mas sus­tan­ti­vos: “El pri­me­ro, que a pe­sar de ha­ber al­can­za­do ni­ve­les muy ele­va­dos de co­ber­tu­ra, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo me­xi­cano no es­ta­ba ge­ne­ran­do lo­gros sus­tan­cia­les ni en la ca­li­dad de la en­se­ñan­za, ni en los apren­di­za­jes de los alum­nos, ni en su im­pac­to en el desa­rro­llo so­cial del país; el se­gun­do, que la go­ber­nan­za del pro­pio sis­te­ma, sur­gi­da pa­ra un arre­glo ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co co­rres­pon­dien­te a otro mo­men­to his­tó­ri­co, ha­bía in­gre­sa­do en fa­se de ago­ta­mien­to, y, ter­ce­ro, que co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca y es­pe­cí­fi­ca­men­te de eco­no­mía po­lí­ti­ca, la re­la­ción en­tre edu­ca­ción y desa­rro­llo es­ta­ba pro­du­cien­do re­sul­ta­dos con­tras­tan­tes”.

En cuan­to al diag­nós­ti­co del cual par­tió la ini­cia­ti­va de re­for­mar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal, el au­tor se­ña­la que “en­tre la dé­ca­da de 1970 y la de 1980 nu­me­ro­sos es­tu­dios pun­tua­li­za­ron con abun­dan­te evi­den­cia la pro­fun­da in­sa­tis­fac­ción ha­cia los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos que el país ofre­cía, y la con­clu­sión, se­gún al­gu­nos de ellos, era que los ni­ños no apren­dían lo que de­bían apren­der, los maes­tros no en­se­ña­ban lo que de­bían en­se­ñar, na­die se que­ja­ba y la edu­ca­ción no era ma­te­ria de preo­cu­pa­ción pú­bli­ca. En es­te sen­ti­do, la res­pues­ta del Es­ta­do ase­gu­ra­ba de ma­ne­ra ra­zo­na­ble la es­co­la­ri­za­ción, pe­ro ni de le­jos la pro­vi­sión de una edu­ca­ción de ca­li­dad su­fi­cien­te, y me­nos de los ins­tru­men­tos esen­cia­les a los alum­nos pa­ra sa­lir ade­lan­te en la vi­da”.

To­do es­to es im­po­si­ble ne­gar­lo. Y si al­guien sa­be al­go de ello es jus­ta­men­te Gra­na­dos Rol­dán, quien, muy jo­ven, ya ha­bía es­ta­do en la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, co­mo se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar de Je­sús Re­yes He­ro­les ( 1982- 1985), uno de los po­lí­ti­cos más se­rios que ha­ya­mos te­ni­do en es­te país y uno de los úl­ti­mos es­ta­dis­tas del priis­mo y de los po­quí­si­mos ideó­lo­gos con mé­ri­tos evi­den­tes pa­ra ocu­par el es­cri­to­rio de Jo­sé Vas­con­ce­los.

Ad­mi­te Gra­na­dos Rol­dán que “los cam­bios edu­ca­ti­vos de gran ca­la­do to­man tiem­po al me­nos dos ge­ne­ra­cio­nes, y, en con­se­cuen­cia, el ob­je­ti­vo es la eje­cu­ción de la re­for­ma, con po­lí­ti­cas y pro­ce­sos efi­ca­ces, con apro­xi­ma­cio­nes su­ce­si­vas, con lo­gros con­cre­tos”. La aco­ta­ción vie­ne a cuen­to por­que es­ti­ma que si se apli­can con ri­gor y sin des­víos los ob­je­ti­vos sus­tan­ti­vos de la re­for­ma en la edu­ca­ción, sus ma­yo­res be­ne­fi­cios se po­drían ad­ver­tir en dos dé­ca­das. Y se­ña­la: “Has­ta aho­ra se en­ten­día la edu­ca­ción co­mo un ins­tru­men­to que, au­to­má­ti­ca­men­te, con­ver­ti­ría a Mé­xi­co en una so­cie­dad igua­li­ta­ria, cuan­do en reali­dad lo que la edu­ca­ción fa­ci­li­ta es ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ci­da­des pa­ra que ca­da quien me­jo­re su ca­li­dad de vi­da”.

Uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­sia­les de la re­for­ma edu­ca­ti­va de 2013 y que ma­yor opo­si­ción des­per­tó en­tre los do­cen­tes y las or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les y sin­di­ca­les, es­pe­cial­men­te de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, la CNTE, opo­si­to­ra del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción ( SNTE), fue la re­cu­pe­ra­ción por par­te del Es­ta­do de la rec­to­ría del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Lo mis­mo el SNTE que la CNTE se ha­bían apo­de­ra­do ya no só­lo de la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va de la edu­ca­ción, sino tam­bién de los con­te­ni­dos ca­da vez más de­pau­pe­ra­dos, es­to es de la edu­ca­ción mis­ma que, di­cho sea con ver­dad, ba­jo su do­mi­nio no pa­sa­ba de ser ba­ja es­co­la­ri­za­ción pa­ra los es­tu­dian­tes, con el agra­van­te de pro­por­cio­nar a los man­dos sin­di­ca­les ele­va­dos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos me­dian­te me­ca­nis­mos co­rrup­tos co­mo las “vías de re­clu­ta­mien­to, pro­mo­ción y per­ma­nen­cia do­cen­tes, ba­sa­das en re­la­cio­nes po­lí­ti­cas, he­re­di­ta­rias o mer­can­ti­les, y no por desem­pe­ño”.

“Na­tu­ral­men­te, la Re­for­ma edu­ca­ti­va de 2013 vino a rom­per con esa es­truc­tu­ra de con­trol”, ex­pli­ca Gra­na­dos Rol­dán, quien, ade­más, ad­vier­te que es­ta re­cu­pe­ra­ción de la rec­to­ría del sis­te­ma edu­ca­ti­vo por par­te del Es­ta­do fue con­di­ción in­dis­pen­sa­ble, co­mo es ob­vio, pa­ra po­ner en mar­cha los otros as­pec­tos de la re­for­ma: el Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te, que es la re­gu­la­ción pú­bli­ca de la ca­rre­ra ma­gis­te­rial (“con el fin de cons­truir un sis­te­ma ba­sa­do esen­cial­men­te en el mé­ri­to y el desem­pe­ño, me­dian­te di­ver­sos ins­tru­men­tos de eva­lua­ción, así co­mo un sis­te­ma mix­to de eva­lua­cio­nes que com­bi­na las de ca­rác­ter diag­nós­ti­co, su­ma­ti­vo y for­ma­ti­vo, co­mo su­ce­de en mu­chos paí­ses”) y el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo que des­ta­ca por “la in­ser­ción de una nue­va pe­da­go­gía que in­ten­ta pro­mo­ver la adop­ción en to­das las au­las del país de las me­jo­res prác­ti­cas de ins­truc­ción”.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de la re­cu­pe­ra­ción por par­te del Es­ta­do de la rec­to­ría del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la re­for­ma de 2013 se cen­tró en im­ple­men­tar me­ca­nis­mos y ac­cio­nes pa­ra ase­gu­rar me­jo­res do­cen­tes a fin de in­cre­men­tar la ca­li­dad edu­ca­ti­va, y, pa­ra­le­la­men­te, adop­tar una nue­va pe­da­go­gía ba­sa­da en ca­tor­ce prin­ci­pios pa­ra “po­ner al es­tu­dian­te al cen­tro del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, fa­vo­re­cien­do una cul­tu­ra del apren­di­za­je que re­co­noz­ca la na­tu­ra­le­za so­cial del co­no­ci­mien­to, la con­ve­nien­cia de pro­mo­ver un apren­di­za­je si­tua­do, con ba­se en la mo­ti­va­ción in­trín­se­ca del es­tu­dian­te”.

Otro as­pec­to muy cues­tio­na­do de la re­for­ma edu­ca­ti­va pro­mul­ga­da el 25 de fe­bre­ro de 2013 fue el de la eva­lua­ción de los maes­tros. El se­cre-

“El pun­to im­por­tan­te es que la re­for­ma edu­ca­ti­va fun­cio­ne y lo­gre los ob­je­ti­vos, sin per­mi­tir la re­gre­sión”

ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca afir­ma al res­pec­to: “Nu­me­ro­sos es­tu­dios apun­tan a la ne­ce­si­dad de po­ner en mar­cha me­ca­nis­mos trans­pa­ren­tes de re­clu­ta­mien­to, desem­pe­ño y pro­mo­ción de maes­tros. La evi­den­cia in­ter­na­cio­nal es con­tun­den­te, y mues­tra que los pla­nes y pro­gra­mas, los ma­te­ria­les di­dác­ti­cos y las tec­no­lo­gías pue­den ro­bus­te­cer y am­pli­fi­car los efec­tos de una bue­na en­se­ñan­za, pe­ro no sir­ven co­mo re­em­pla­zo de una ma­la en­se­ñan­za. Lo prin­ci­pal, en­ton­ces, es ase­gu­rar la pre­sen­cia de un buen maes­tro en el au­la, y pa­ra iden­ti­fi­car­lo, me­jo­rar­lo y apo­yar­lo en su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal es ne­ce­sa­rio eva­luar­lo. Tan sim­ple co­mo eso”.

An­te la po­lé­mi­ca y la re­sis­ten­cia ge­ne­ra­das por es­te as­pec­to de la re­for­ma edu­ca­ti­va, Gra­na­dos Rol­dán afir­ma en su li­bro: “Aun cuan­do es evi­den­te que la eva­lua­ción en sí mis­ma no me­jo­ra la ca­li­dad de la edu­ca­ción, sí cons­ti­tu­ye un ins­tru­men­to in­dis­pen­sa­ble y de enor­me va­lor pa­ra que es­to pue­da ocu­rrir”. Di­cho así, me­dian­te una ló­gi­ca del cam­bio pa­ra la me­jo­ría, de­jan­do atrás las prác­ti­cas ob­so­le­tas y vi­cia­das, así co­mo los me­ca­nis­mos co­rrup­tos de con­trol no só­lo ad­mi­nis­tra­ti­vo sino tam­bién de los con­te­ni­dos en la edu­ca­ción, ca­be de­cir que es me­jor te­ner una re­for­ma edu­ca­ti­va que no te­ner­la, del mis­mo mo­do que es me­jor sa­ber in­glés que no sa­ber­lo. Aquí el pun­to im­por­tan­te es que la re­for­ma edu­ca­ti­va fun­cio­ne y lo­gre los ob­je­ti­vos, sin per­mi­tir la re­gre­sión.

La en­se­ñan­za del in­glés y el es­pa­ñol

Se­ría de­ma­gó­gi­co y men­ti­ro­so de­cir que el es­ta­do an­te­rior a la re­for­ma en la edu­ca­ción era me­jor que el de aho­ra. Pe­ro, le­jos del triun­fa­lis­mo y asen­ta­dos en la reali­dad, pa­ra re­to­mar el ejem­plo del in­glés obli­ga­to­rio, que es­ta­ble­ce la re­for­ma de 2013 en la edu­ca­ción na­cio­nal, ha­bría que in­sis­tir no só­lo en el he­cho de que es me­jor sa­ber in­glés que ig­no­rar­lo, sino tam­bién in­sis­tir en un te­ma co­rre­la­ti­vo: que la en­se­ñan­za del es­pa­ñol tie­ne que ser aho­ra ( y con ma­yor ra­zón) mu­cho me­jor, pues se­ría una enor­me tra­ge­dia y una ab­so­lu­ta in­con­gruen­cia que los alum­nos ten­gan un me­jor co­no­ci­mien­to del in­glés que de nues­tra len­gua, y pa­ra na­die es un se­cre­to que hoy, en Mé­xi­co, al igual que en otros paí­ses his­pa­noha­blan­tes, el

co­no­ci­mien­to del idio­ma es­pa­ñol de­ja mu­cho que desear.

Por ello, si la re­for­ma edu­ca­ti­va pros­pe­ra y lle­ga el mo­men­to de pre­su­mir al alum­na­do bi­lin­güe ( e in­clu­so mul­ti­lin­güe, si to­ma­mos en cuen­ta las len­guas ma­ter­nas de Mé­xi­co), la me­di­da de su lo­gro se­ría que los es­tu­dian­tes for­ma­dos en el nue­vo sis­te­ma edu­ca­ti­vo ha­blen y es­cri­ban muy bien el in­glés, pe­ro, al mis­mo tiem­po, ha­blen y es­cri­ban con ex­ce­len­cia el es­pa­ñol, pues hoy in­clu­so pro­fe­sio­nis­tas con los más al­tos gra­dos pos­doc­to­ra­les es­cri­ben pá­rra­fos y ar­tícu­los en­te­ros ( en “es­pa­ñol”) en los que con mu­chas di­fi­cul­ta­des pue­de en­ten­dér­se­les el diez por cien­to de lo que pre­ten­den co­mu­ni­car, y es­to no es cul­pa del lector, sino de ellos y de la ba­ja es­co­la­ri­za­ción que re­ci­bie­ron, en len­gua y lec­tu­ra, en to­dos los ci­clos edu­ca­ti­vos in­clui­do el uni­ver­si­ta­rio.

Al res­pec­to, hay que de­cir al­go más con un sen­ti­do res­pon­sa­ble­men­te crí­ti­co. Si el nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo, con la re­for­ma de 2013, “im­pul­sa­rá la en­se­ñan­za prio­ri­ta­ria del in­glés en­tre to­dos los alum­nos y do­cen­tes, con lo cual se pre­ten­de que, en dos dé­ca­das, Mé­xi­co ten­ga un sis­te­ma edu­ca­ti­vo bi­lin­güe”, y si, ade­más, co­mo ex­po­ne Gra­na­dos Rol­dán, la nue­va en­se­ñan­za se desa­rro­lla­rá den­tro de una eco­no­mía global “ca­rac­te­ri­za­da por la con­ver­gen­cia de tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, fí­si­cas y bio­ló­gi­cas que al­te­ra­rán ra­di­cal­men­te ‘ la for­ma en que vi­vi­mos, tra­ba­ja­mos y nos re­la­cio­na­mos’”, es im­por­tan­te tam­bién no con­fiar­nos a una pa­na­cea que nos lle­ve a creer que, en la edu­ca­ción de hoy y del fu­tu­ro, to­do se re­sol­ve­rá con in­glés y compu­tado­ras. De he­cho, muy bien es­ta­ría opo­ner un po­co de re­sis­ten­cia a ese op­ti­mis­mo.

El se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca au­gu­ra: “Si se ase­gu­ra una edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad a me­diano pla­zo, la lu­cha por la equi­dad re­gis­tra­rá una de sus ma­yo­res vic­to­rias, pues sin im­por­tar su ori­gen so­cial, los es­tu­dian­tes me­xi­ca­nos ten­drán me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal y la mo­vi­li­dad so­cial y eco­nó­mi­ca. Y és­ta se­rá la se­gun­da for­ta­le­za de la Re­for­ma. Pa­ra ello no bas­tan bue­nos maes­tros y bue­nas es­cue­las, sino tam­bién bue­nos con­te­ni­dos”. To­tal­men­te de acuer­do. Pe­ro jus­ta­men­te esos bue­nos con­te­ni­dos ten­drían que for­mar “bue­nos es­tu­dian­tes”: ra­cio­na­les, crí­ti­cos, es­cép­ti­cos, in­for­ma­dos, in­tere­sa­dos en el sa­ber y en los co­no­ci­mien­tos, en el in­te­rés so­cial, la éti­ca, la bús­que­da de la ver­dad por en­ci­ma de la ba­na­li­dad y el en­tre­te­ni­mien­to, es­tu­dian­tes in­con­for­mis­tas que no se de­jen lle­var por el bri­llo de las pan­ta­llas y por la ocio­sa fri­vo­li­dad que hoy ocu­pan gran par­te de su tiem­po en to­do el mun­do, in­clu­so en las na­cio­nes de ma­yor es­co­la­ri­za­ción, co­mo lo han la­men­ta­do, en su mo­men­to, Geor­ges Stei­ner, Zyg­munt Bau­man y Um­ber­to Eco. Son tiem­pos de desedu­ca­ción en los que la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo ( más que del co­no­ci­mien­to) y el con­su­mis­mo desbordado re­du­cen lo as­pi­ra­cio­nal a ser vlog­ger o you­tu­ber.

Al igual que lo ha­cen los pue­blos, los go­bier­nos se equi­vo­can mu­chas ve­ces por se­guir los pa­rá­me­tros y los es­tán­da­res de otras na­cio­nes con otras reali­da­des y otras prio­ri­da­des, y a ve­ces no opo­nen nin­gu­na re­sis­ten­cia a la mo­da global que im­po­ne for­mas de co­lo­ni­za­ción cul­tu­ral que pue­den me­jo­rar los in­gre­sos y has­ta la ca­li­dad de vi­da, pe­ro no la edu­ca­ción, en­ten­di­da és­ta co­mo una trans­for­ma­ción in­te­gral del ser hu­mano: in­te­lec­tual, emo­cio­nal y, so­bre to­do, éti­ca. Ni la edu­ca­ción ni la es­co­la­ri­za­ción de­ben te­ner co­mo prin­ci­pio y co­mo fin vi­vir en com­pe­ten­cia per­ma­nen­te con los de­más pa­ra ser “el me­jor”, pues es­te es­que­ma egoís­ta, in­di­vi­dua­lis­ta por ex­ce­len­cia, co­mo lo han ob­ser­va­do los más gran­des hu­ma­nis­tas, a lo úni­co que sue­le lle­var ( hay evi­den­cias de es­to en to­do el mun­do) es a per­der cual­quier es­crú­pu­lo con tal de con­se­guir la su­pre­ma­cía en cual­quier co­sa.

Más allá de las au­las

Por su­pues­to, en to­da re­for­ma edu­ca­ti­va, ade­más de bue­nos maes­tros, bue­nas es­cue­las, bue­nos con­te­ni­dos y bue­nos es­tu­dian­tes, es ne­ce­sa­rio con­tar tam­bién con bue­nos go­ber­nan­tes, bue­nos fun­cio­na­rios y bue­nos le­gis­la­do­res, que tam­po­co se ob­ser­van ni si­quie­ra en el ho­ri­zon­te. Abun­dan los peo­res. Cuan­do el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ex­po­ne que uno de los tres pro­ble­mas sus­tan­ti­vos del sis­te­ma edu­ca­ti­vo me­xi­cano, an­tes de la re­for­ma, era “la go­ber­nan­za del pro­pio sis­te­ma, sur­gi­da pa­ra un arre­glo ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co co­rres­pon­dien­te a otro mo­men­to his­tó­ri­co”, es ob­vio que se re­fie­re al pac­to del go­bierno y el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción ( SNTE) que el PRI es­ta­ble­ció pa­ra be­ne­fi­ciar­se cor­po­ra­ti­va­men­te y man­te­ner­se en el po­der y no por­que real­men­te le im­por­ta­ra la edu­ca­ción. El SNTE fue, du­ran­te dé­ca­das, el bra­zo elec­to­ral del PRI, y lo peor que po­dría ocu­rrir a par­tir del 1 de di­ciem­bre de 2018 en Mé­xi­co es la contrarreforma edu­ca­ti­va me­dian­te la cual otro par­ti­do en el po­der le re­gre­sa­ría al sin­di­ca­to sus fue­ros y ca­non­jías con el mis­mo pro­pó­si­to del vie­jo “arre­glo ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co”.

Ya hay quien pro­me­te la vuel­ta a ese “arre­glo”, en ca­so de al­can­zar el po­der. López Obra­dor lo di­jo en Tabasco en di­ciem­bre de 2017: “Quie­ro en­viar un men­sa­je a los maes­tros que es­tán or­ga­ni­za­dos en la CNTE, a los maes­tros or­ga­ni­za­dos en el SNTE, a to­das las maes­tras y maes­tros de Mé­xi­co; quie­ro aquí, des­de mi tie­rra, des­de mi agua, ha­cer el com­pro­mi­so con to­do el ma­gis­te­rio na­cio­nal que al triun­fo de nues­tro mo­vi­mien­to se va a can­ce­lar la mal lla­ma­da re­for­ma edu­ca­ti­va”.

Al res­pec­to, Gil­ber­to Gue­va­ra Nie­bla, ex lí­der del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 68, ex sub­se­cre­ta­rio de la SEP, maes­tro en cien­cias y so­ció­lo­go de la edu­ca­ción y uno de los má­xi­mos co­no­ce­do­res del pro­ble­ma edu­ca­ti­vo en nues­tro país, es­cri­bió lo siguiente en su ar­tícu­lo “Co­rrup­ción y re­for­ma edu­ca­ti­va” ( Mi­le­nio, 11 de abril de 2018): “El afán de ga­nar vo­tos lle­va a los can­di­da­tos a ha­cer pro­me­sas que dan lu­gar a ex­tra­ñas pa­ra­do­jas. Es an­ti­nó­mi­co, por ejem­plo, pre­ten­der lu­char con­tra la co­rrup­ción y, al mis­mo tiem­po, exi­gir que se can­ce­le la re­for­ma edu­ca­ti­va. La ra­zón es ob­via: la re­for­ma edu­ca­ti­va se lan­zó, pre­ci­sa­men­te, pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción”.

Y aña­dió: “Pue­de cri­ti­car­se el Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te por sus efec­tos so­bre as­pec­tos la­bo­ra­les, pe­ro lo que no pue­de ne­gar­se es que el pro­pó­si­to ori­gi­nal de su crea­ción fue aca­bar con la co­rrup­ción en la edu­ca­ción y es­ta­ble­cer re­glas cla­ras, trans­pa­ren­tes y úni­cas que ase­gu­ran que a ca­da maes­tro se le tra­ta­rá de acuer­do a su tra­ba­jo, su es­fuer­zo, su de­di­ca­ción, es de­cir, con­for­me a su mé­ri­to pro­fe­sio­nal, y por esa vía aca­bar con una lar­ga his­to­ria de bri­bo­na­das, chan­chu­llos, so­bor­nos, fa­vo­ri­tis­mos y prác­ti­cas in­mo­ra­les que in­flu­ye­ron de­ci­si­va­men­te pa­ra des­mo­ra­li­zar al ma­gis­te­rio y pro­du­cir la ac­tual cri­sis edu­ca­ti­va”.

Re­sul­ta ob­vio que a los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña no les im­por­ta la edu­ca­ción ni la cul­tu­ra, sino los vo­tos, el po­der y los con­tu­ber­nios pa­ra al­can­zar ese po­der, to­do lo cual de­mues­tra, pa­ra de­cir­lo con Rob Rie­men, que en los po­lí­ti­cos no es­tá la so­lu­ción a los pro­ble­mas por­que ellos mis­mos son par­te de los pro­ble­mas.

Los cam­bios en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo bus­ca­ron ins­tau­rar una nue­va es­truc­tu­ra con re­glas cla­ras y tran­pa­ren­tes.

Pa­ra el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca es im­por­tan­te dar­le con­ti­nui­dad a la eje­cu­ción de la re­for­ma a fi n de con­se­guir be­ne­fi cios con­si­de­ra­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.