La edu­ca­ción su­pe­rior en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les

Milenio - Campus - - OPINIÓN -

Es po­si­ble que la edu­ca­ción su­pe­rior en Mé­xi­co es­té en el ho­ri­zon­te de una bue­na par­te de los ciu­da­da­nos, pe­ro se­gu­ra­men­te no fi­gu­ra en­tre sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes. En es­tas úl­ti­mas, más bien, apa­re­ce el ase­dio de la in­se­gu­ri­dad, el in­su­fri­ble trans­por­te pú­bli­co, lo aza­ro­so de los in­gre­sos, la estabilidad en el em­pleo o la co­rrup­ción. El te­ma tam­po­co es mo­ti­vo de par­ti­cu­lar aten­ción por par­te de los ac­tua­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. No de­bie­ra ser así.

Por una par­te, la so­cie­dad en ge­ne­ral es­tá más pen­dien­te de lo que ocu­rre en la edu­ca­ción ele­men­tal y la me­dia su­pe­rior. Pa­re­cie­ra co­mo si las ex­pec­ta­ti­vas se cum­plie­ran si los ado­les­cen­tes con­clu­yen sa­tis­fac­to­ria­men­te la edu­ca­ción se­cun­da­ria e in­clu­so se so­bre­pa­sa­ran si lo­gran in­gre­sar a la me­dia su­pe­rior. Es una es­pe­cie de re­sig­na­ción co­lec­ti­va an­te la inexo­ra­ble ope­ra­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Por otra par­te, los as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia es­tán por to­mar po­si­ción so­bre la re­for­ma edu­ca­ti­va que se pu­so en mar­cha en es­ta ad­mi­nis­tra­ción y el sis­te­ma de eva­lua­ción de los pro­fe­so­res, es lo vi­si­ble y es so­bre lo que se les exi­gen de­fi­ni­ción. Lo de­más se­rá lo de me­nos.

Des­pués de to­do, es­tas in­cli­na­cio­nes re­ve­lan la de­mo­gra­fía y la mor­fo­lo­gía de nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo: un sis­te­ma su­ma­men­te pi­ra­midal. Ac­tual­men­te, en to­dos los ni­ve­les, es­tán ma­tri­cu­la­dos 34.7 mi­llo­nes de ni­ños y jó­ve­nes. De ese to­tal, el 75 por cien­to es­tá en la edu­ca­ción bá­si­ca y el por­cen­ta­je al­can­za el 89 por cien­to si le su­ma­mos la me­dia su­pe­rior. O sea, el ma­yor blo­que lo cons­ti­tu­ye la edu­ca­ción bá­si­ca, pe­ro no es so­la­men­te que sea la ba­se de la es­ca­le­ra cu­rri­cu­lar. No. La se­cun­da­ria o la me­dia su­pe­rior, pa­ra mu­chos, es el úl­ti­mo pel­da­ño de su for­ma­ción es­co­lar y de su vi­da en las au­las.

Pe­se a los es­fuer­zos de las úl­ti­mas dos dé­ca­das, la edu­ca­ción su­pe­rior si­gue sien­do un asun­to de po­cos, de muy po­cos. En va­lo­res ab­so­lu­tos, el vo­lu­men to­tal de la ma­trí­cu­la de li­cen­cia­tu­ra uni­ver­si­ta­ria y tec­no­ló­gi­ca su­man 3.4 mi­llo­nes, la ci­fra no pa­re­ce des­de­ña­ble. Sin em­bar­go, fren­te a la ma­tri­cu­la to­tal del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la po­bla­ción en Mé­xi­co o el gru­po de edad, los nú­me­ros sí son muy me­no­res. So­la­men­te con­si­dé­re­se que en las au­las uni­ver­si­ta­rias ape­nas es­tá un ter­cio de los jó­ve­nes que tie­nen la edad pa­ra cur­sar esos es­tu­dios. Ni ha­blar de pos­gra­do.

El pro­ble­ma de las opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas en el ni­vel su­pe­rior, co­mo lo más ele­men­tal y vi­si­ble, no es re­cien­te. Des­de fi­nes de los años ochen­ta y es­pe­cial­men­te en los no­ven­ta se hi­zo no­tar, pe­ro tal pa­re­ce que que­dó opa­ca­do por otros pro­ble­mas o por las po­si­cio­nes que adop­ta­ron los to­ma­do­res de de­ci­sión. Tal vez us­ted re­cuer­da la dis­cu­sión que pro­vo­có la pu­bli­ca­ción de un do­cu­men­to del Ban­co Mun­dial ( Hig­her Edu­ca­tion: Les­sons from Ex­pe­rien­ce, 1994), cuan­do la in­fluen­cia del or­ga­nis­mo pa­re­cía ines­ca­pa­ble. Ahí su­gi­rió: me- jo­rar la ca­li­dad en una é p o c a de res­tric­cio­nes fis­ca­les y me­nor gas­to por alumno; y con­cen­trar­se en edu­ca­ción bá­si­ca, por­que sus ta­sas de ren­di­mien­to so­cial eran más ele­va­das y te­nían ma­yor im­pac­to pa­ra aba­tir la po­bre­za, en com­pa­ra­ción con la edu­ca­ción su­pe­rior.

Al fi­nal de los años no­ven­ta vino una es­pe­cie de rec­ti­fi­ca­ción del mis­mo or­ga­nis­mo en un si­guien­te do­cu­men­to ( Pe­ril and Pro­mi­se: Hig­her Edu­ca­tion in De­ve­lo­ping Coun­tries, 2000), en el que lla­mó la aten­ción por la escasa prio­ri­dad que se le con­ce­día a la edu­ca­ción su­pe­rior y ano­ta­ba: “Los aná­li­sis eco­nó­mi­cos es­tre­chos – y des­de nues­tro pun­to de vis­ta erró­neos— han con­tri­bui­do a la vi­sión de que la inversión pú­bli­ca en uni­ver­si­da­des y co­lle­ges tie­nen me­no­res ta­sas de re­torno, com­pa­ra­das con las de es­cue­las pri­ma­rias y se­cun­da­rias, y de que la edu­ca­ción su­pe­rior in­cre­men­ta la inequi­dad en el in­gre­so”.

Aho­ra, ca­si dos dé­ca­das des­pués, pa­ra em­pe­zar no so­la­men­te te­ne­mos el pro­ble­ma de am­pliar con ma­yor vi­gor el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior, tam­bién ten­dría­mos que re­sol­ver las gra­ves asi­me­trías de ca­li­dad de los cir­cui­tos es­co­la­res, las las­ti­mo­sas dis­pa­ri­da­des re­gio­na­les e ins­ti­tu­cio­na­les, así co­mo la re­gu­la­ción y los mo­de­los de re­fe­ren­cia pa­ra el sub­sis­te­ma. Por­que si bien en es­tos años la ma­trí­cu­la del ni­vel se ha ex­pan­di­do ( al co­mien­zo de los años 2000 la ta­sa bru­ta de es­co­la­ri­za­ción era de 19 por cien­to del gru­po de edad), no ha si­do en los rit­mos que ha­brían si­do desea­bles ni de la mis­ma for­ma pa­ra to­dos los gru­pos so­cia­les.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( Anuies), la or­ga­ni­za­ción más im­por­tan­te de di­rec­ti­vos de es­te ni­vel edu­ca­ti­vo, y co­mo lo ha he­cho en oca­sio­nes an­te­rio­res, con­vo­có a los ac­tua­les can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pa­ra que ex­pre­sa­ran sus plan­tea­mien­tos en la ma­te­ria y la or­ga­ni­za­ción, a su vez, les en­tre­gó un do­cu­men­to de pro­pues­tas ( Vi­sión y ac­ción 2030. Pro­pues­ta de la Anuies pa­ra re­no­var la edu­ca­ción su­pe­rior).

El úni­co can­di­da­to que no asis­tió fue An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, por pro­ble­mas de agen­da, di­je­ron de su ofi­ci­na. Es, pre­ci­sa­men­te, el as­pi­ran­te que es­tá arri­ba en las en­cues­tas y que, al me­nos por aho­ra, tie­ne las ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de ga­nar las elec­cio­nes. Lo preo­cu­pan­te es que tam­bién se tra­ta del can­di­da­to que ha for­mu­la­do las pro­pues­tas más im­pre­ci­sas y más po­lé­mi­cas so­bre edu­ca­ción su­pe­rior.

En una en­tre­ga pos­te­rior co­men­ta­re­mos el do­cu­men­to de ANUIES y las pro­pues­tas de los can­di­da­tos. Des­pués de dos dé­ca­das, va sien­do ho­ra de ma­yor se­rie­dad y pres­tar­le más aten­ción pú­bli­ca a la edu­ca­ción su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.