LA VI­DA DE JESUS KU­MA­TE RO­DRI­GUEZ

Su le­ga­do his­tó­ri­co co­mo im­pul­sor de la sa­lud pú­bli­ca be­ne­fi ció a to­dos los me­xi­ca­nos

Milenio - Campus - - PORTADA - BULMARO PA­CHE­CO*

No es cos­tum­bre en Mé­xi­co re­co­no­cer a quie­nes des­de el sec­tor pú­bli­co y con ver­da­de­ra vo­ca­ción so­cial de­di­can su vi­da al ser­vi­cio de la gen­te, o bien con­tri­bu­yen a re­sol­ver sus pro­ble­mas co­ti­dia­nos.

Du­ran­te más de 50 años, un ejér­ci­to de vo­lun­ta­rios se des­ple­gó por to­do el país en un am­bi­cio­so pro­gra­ma de va­cu­na­ción, sal­van­do mi­llo­nes de vi­das de las en­fer­me­da­des que an­ta­ño sig­ni­fi­ca­ban la muer­te se­gu­ra o de­ja­ban se­cue­las im­por­tan­tes, li­mi­tan­do la vi­da y el de­sen­vol­vi­mien­to de los so­bre­vi­vien­tes. Un dra­ma que por años se vi­vió tan­to en las re­gio­nes más po­bres de Mé­xi­co co­mo en las áreas ur­ba­nas y sub­ur­ba­nas de mu­chas en­ti­da­des.

Con los años, ese ejér­ci­to de hé­roes lo­gró lo que en mu­chas na­cio­nes del mun­do to­da­vía no se lo­gra: La erra­di­ca­ción de en­fer­me­da­des mor­ta­les o el con­trol de las que me­dian­te el con­ta­gio pue­den de­ri­var en au­tén­ti­cas epi­de­mias, con efec­tos le­ta­les pa­ra la po­bla­ción.

Gra­cias a ese es­fuer­zo, aho­ra en Mé­xi­co son par­te de una his­to­ria ne­gra la fie­bre ama­ri­lla, la po­lio­mie­li­tis, el sa­ram­pión, la vi­rue­la, la ru­beo­la, el té­ta­nos y el pa­lu­dis­mo.

Se pre­sen­tan otras, co­mo la he­pa­ti­tis, tu­bercu­losis, me­nin­gi­tis, dif­te­ria, tos fe­ri­na y pa­pe­ras, pe­ro es­tán con­tro­la­das al igual que las en­fer­me­da­des de nue­va ge­ne­ra­ción co­mo la in­fluen­za y el ro­ta­vi­rus, pa­ra las cua­les tam­bién el sec­tor Sa­lud de Mé­xi­co y el ejér­ci­to de mé­di­cos, en­fer­me­ras y en­fer­me­ros y per­so­nal pa­ra­mé­di­co han aten­di­do con efi­ca­cia. Se di­ce fácil. Nun­ca lo fue. Se re­qui­rió de me­xi­ca­nos de au­tén­ti­ca vo­ca­ción so­cial y de au­tén­ti­co amor a su pa­tria. Ku­ma­te fue de esos.

Je­sús Ku­ma­te Ro­drí­guez na­ci­do en Ma­zatlán, Si­na­loa, en 1924. Ha si­do una par­te muy im­por­tan­te de ese tra­mo de la his­to­ria de la sa­lud pú­bli­ca en Mé­xi­co. Con­tri­bu­yó no­ta­ble­men­te a cons­truir­la, por­que des­de el prin­ci­pio de sus es­tu­dios y al egre­sar de la es­cue­la mé­di­co mi­li­tar en 1946, nun­ca du­dó en orien­tar su vo­ca­ción de la me­di­ci­na ha­cia los más ne­ce­si­ta­dos y ha­cia el ser­vi­cio pú­bli­co, con una mís­ti­ca fue­ra de se­rie.

Su es­pe­cia­li­za­ción en in­fec­to­lo­gía ( el es­tu­dio de las en­fer­me­da- des in­fec­to con­ta­gio­sas, que por lo ge­ne­ral gol­pean a la po­bla­ción más des­pro­te­gi­da), su vo­ca­ción de maes­tro en la mis­ma es­cue­la mé­di­co mi­li­tar, en la UNAM y en el Po­li­téc­ni­co, así co­mo su per­te­nen­cia a las Aca­de­mias Na­cio­na­les de Me­di­ci­na, Pe­dia­tría y de Cien­cias, di­cen mu­cho de sus de­fi­ni­cio­nes en la vi­da. Su in­gre­so al Co­le­gio Na­cio­nal en 1974, sus apor­ta­cio­nes al Co­le­gio de Si­na­loa y co­mo miem­bro del Con­se­jo Consultivo de la UNI­CEF y pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ( OMS), lo con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te obli­ga­do de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas exi­to­sas de Mé­xi­co, pa­ra la in­clu­sión de los pro­gra­mas de sa­lud en la lu­cha contra la po­bre­za en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

Tam­bién di­ce mu­cho de sus de­fi­ni­cio­nes en la vi­da su exi­to­sa ac­tua­ción co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co, des­de la di­rec­ción del Hos­pi­tal in­fan­til de Mé­xi­co — don­de pa­só seis años— has­ta su pa­so por la Sub­se­cre­ta­ría de Sa­lud con el doc­tor Gui­ller­mo So­be­rón, en el go­bierno del pre­si­den­te Miguel De La Ma­drid ( 1982- 1988), don­de le to­có la for­mi­da­ble ta­rea de con­du­cir e im­pul­sar los pro­gra­mas de des­cen­tra­li­za­ción de los ser­vi­cios de sa­lud ha­cia los es­ta­dos, ba­jo el muy jus­ti­fi­ca­do ra­zo­na­mien­to de que los pro­gra­mas de sa­lud en be­ne­fi­cio de la po­bla­ción abier­ta — esa que no es­tá afi­lia­da ni al IMSS, ni al ISSSTE ni a nin­gún sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial— se apli­ca­ran con efi­ca­cia y ca­li­dad, bus­can­do tan­to la am­plia­ción de la co­ber­tu­ra de sa­lud a un ma­yor nú­me­ro de me­xi­ca­nos, co­mo las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de los es­ta­dos en un por­cen­ta­je si­mi­lar a las rea­li­za­das por el go­bierno fe­de­ral.

El doc­tor Ku­ma­te, ya co­mo ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud en el go­bierno del pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri ( 1988- 1994), con­so­li­da­ría el pro­gra­ma que tres años des­pués Juan Ra­món de la Fuen­te ( 1997) ope­ra­ba ya en to­das las en­ti­da­des de Mé­xi­co, ge­ne­ran­do uno de los pro­gra­mas de des­cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va más exi­to­sos rea­li­za­do por el go­bierno fe­de­ral en la his­to­ria mo­der­na.

Co­mo me­xi­cano de ex­ce­len­cia de­di­ca­do al ejer­ci­cio de la la me­di­ci­na, la do­cen­cia, el ser­vi­cio pú­bli­co y la in­ves­ti­ga­ción, Je­sús Ku­ma­te de­jó una muy va­ria­da y ri­ca obra es­cri­ta en li­bros y ar­tícu­los cien­tí­fi­cos, ta­les co­mo: Ma­nual de

in­fec­to­lo­gía ( 1973), La sa­lud de los me­xi­ca­nos y la me­di­ci­na en Mé­xi­co ( 1977), Sa­lud pa­ra to­dos: ¿ Uto­pía o reali­dad? ( 1989), La cien­cia

en la re­vo­lu­ción fran­ce­sa ( 1991) y El có­le­ra ( 1993), en­tre otros. Fue tam­bién un dis­tin­gui­do pro­fe­sor ho­no­ra­rio en es­cue­las de me­di­ci­na de Ve­ne­zue­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Pe­rú.

El Se­na­do me­xi­cano le otor­gó la me­da­lla Be­li­sa­rio Do­mín­guez en el 2006, pos­te­rior­men­te re­ci­bi­ría la Eduar­do Li­cea­ga.

Je­sús Ku­ma­te Ro­drí­guez mu­rió el pa­sa­do 7 de ma­yo, y co­mo un dis­tin­gui­do me­xi­cano de ex­ce­len­cia, su muer­te no pa­só des­aper­ci­bi­da.

Sus apor­ta­cio­nes, su pro­fe­sio­na­lis­mo, su sencillez y la hon­ra­dez que lo ca­rac­te­ri­za­ron en el desem­pe­ño de sus res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas y pri­va­das en be­ne­fi­cio de la me­di­ci­na, lo en­gran­de­cen y lo ubi­can en la his­to­ria de Mé­xi­co co­mo uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la sa­lud pú­bli­ca, con im­pac­to di­rec­to en el bie­nes­tar de los me­xi­ca­nos.

Al hon­rar al doc­tor Ku­ma­te tam­bién se hon­ra a aque­llos mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que co­mo él die­ron lo me­jor de sí, no so­lo pa­ra com­ba­tir las en­fer­me­da­des que co­mo au­tén­ti­co fla­ge­lo gol­pea­ra por años a la po­bla­ción me­xi­ca­na, sino pa­ra ha­cer efec­ti­va una de las de­fi­ni­cio­nes de su ge­ne­ra­ción: Esa de que “la sa­lud no es so­lo au­sen­cia de en­fer­me­dad, sino que re­pre­sen­ta el equi­li­brio desea­do en­tre el ser hu­mano y su me­dio am­bien­te, pa­ra el dis­fru­te de sus po­ten­cia­li­da­des y li­ber­ta­des”. Y en eso sí, sin du­da, su ge­ne­ra­ción aportó mu­cho.

Des­can­se en paz el emi­nen­te Je­sús Ku­ma­te Ro­drí­guez.

Le to­có la for­mi­da­ble ta­rea de con­du­cir e im­pul­sar los pro­gra­mas de des­cen­tra­li­za­ción de los ser­vi­cios de sa­lud ha­cia los es­ta­dos”

ES­PE­CIAL

El si­na­loen­se fue ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de 1988 a 1994.

EL INFECTÓLOGO

di­ri­gió du­ran­te seis años el Hos­pi­tal in­fan­til de Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.