HIS­TO­RIA LO­CAL DE LA IN­FA­MIA

La im­pu­ni­dad ha con­ver­ti­do a los de­li­tos más atro­ces en un asun­to de to­dos los días

Milenio - Campus - - PORTADA - ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA

Des de ha­ce mu­cho tiem­po la des­apa­ri­ción de cien­tos ( ¿ mi­les?) de jó­ve­nes ha de­ja­do de ser par­te oca­sio­nal de la nota ro­ja pa­ra asen­tar­se co­mo asun­to co­ti­diano de las pos­ta­les po­lí­ti­cas y so­cio­ló­gi­cas de nues­tra época. Son es­tam­pas de tiem­pos mal­di­tos, for­ja­dos len­ta­men­te ba­jo el cli­ma omi­no­so de la cri­sis de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca que pa­re­ce ha­ber­se asen­ta­do en to­do el país, don­de el te­ma de las des­apa­ri­cio­nes se ha co­lo­ca­do en el cen­tro de los re­cla­mos, preo­cu­pa­cio­nes y an­sie­da­des de mu­chas zo­nas de nues­tra vi­da pú­bli­ca. Nun­ca co­mo hoy, los jó­ve­nes des­apa­re­ci­dos, de Ayot­zi­na­pa a Guadalajara, pa­san­do por los cien­tos de ca­sos que nun­ca apa­re­cen o cap­tu­ran po­co la aten­ción en los es­pa­cios mediáticos vir­tua­les y tra­di­cio­na­les, se han con­ver­ti­do en uno de los pun­tos crí­ti­cos de la abul­ta­da agen­da de los dé­fi­cits me­xi­ca­nos con­tem­po­rá­neos.

La cri­sis de in­se­gu­ri­dad es una de las di­men­sio­nes del la cri­sis del Es­ta­do me­xi­cano. Di­sol­ver en áci­do, des­mem­brar o re­du­cir a ce­ni­zas los res­tos de jó­ve­nes se­cues­tra­dos y ase­si­na­dos con sa­ña inau­di­ta, es tan só­lo la lú­gu­bre nota fi­nal de un fe­nó­meno que ha re­ba­sa­do de le­jos la ca­pa­ci­dad es­ta­tal de pro­por­cio­nar mí­ni­mos de se­gu­ri­dad pú­bli­ca a sus ciu­da­da­nos. Una mez­cla fa­tal de co­rrup­ción, im­pu­ni­dad, in­efi­cien­cia, in­efi­ca­cia e in­do­len­cia se en­cuen­tra en el cen­tro de la ero­sión de la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do me­xi­cano pa­ra in­hi­bir, con­tro­lar y abor­dar la bes­tia in­do­ma­ble de la vio­len­cia ho­mi­ci­da que ex­hi­ben los gru­pos de de­pre­da­do­res que deam­bu­lan por ciu­da­des y pue­blos me­xi­ca­nos.

La mag­ni­tud y com­ple­ji­dad del fe­nó­meno es de su­yo evi­den­te. Re­ve­la una his­to­ria de des­com­po­si­ción mo­ral y so­cial, una era de anomia que se ha en­sa­ña­do par­ti­cu­lar­men­te con los jó­ve­nes de en­tre 15 y 29 años, se­gún lo ex­pre­san los da­tos de las pro­pias au­to­ri­da­des. El re­gis­tro de de­nun­cias y el con­teo si­nies­tro de ca­dá­ve­res se han con­ver­ti­do en la úni­ca ac­ción pú­bli­ca po­si­ble, fuen­tes in­quie­tan­tes de in­for­ma­ción pa­ra tra­tar de en­ten­der y cons­truir al­gu­na ex­pli­ca­ción al abis­mo ne­gro de las des­apa­ri­cio­nes. Se mul­ti­pli­can los la­men­tos, las car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción, las hi­pó­te­sis cri­mi­na­les. Sin em­bar­go, las mis­mas pre­gun­tas la­ten en el áni­mo som­brío de la vi­da pú­bli­ca: ¿ por qué es­tá ocu­rrien­do? ¿ por­qué aquí y aho­ra? ¿ qué ti­po de cau­sa­li­dad ex­pli­ca los he­chos? ¿ por qué no se re­suel­ven los ca­sos? ¿ có­mo evi­tar que los ras­tros de san­gre y muer­te se mul­ti­pli­quen sin ex­pli­ca­ción, ni con­trol, ni re­me­dio?

Años de im­pu­ni­dad y extravíos po­lí­ti­cos es­tán de­trás de cual­quier ex­pli­ca­ción. Pe­ro la gue­rra contra las dro­gas, la inexis­ten­cia del Es­ta­do de De­re­cho, el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, la per­sis­ten­cia de la de­sigual­dad so­cial, son ex­pli­ca­cio­nes de­ma­sia­do ge­ne­ra­les y ba­na­les pa­ra com­pren­der las cau­sas profundas de las des­apa­ri­cio­nes y ase­si­na­tos. Lo que te­ne- mos en­fren­te es otra co­sa. Es un es­pec­tácu­lo de ho­rror y fa­ta­li­dad so­cial acu­mu­la­das, ex­pre­sa­do por los cien­tos de si­ca­rios y psi­có­pa­tas que ex­hi­ben sus creen­cias y prác­ti­cas en re­des y me­dios, en ca­lles, en vi­deos y can­cio­nes de rap. El gra­do de cruel­dad que he­mos vis­to su­pera cual­quier otro es­pec­tácu­lo si­mi­lar con­tem­po­rá­neo. Cruel­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, des­pro­vis­ta de cual­quier con­si­de­ra­ción mo­ral, co­mo prác­ti­ca do­mi­na­da por el cálcu­lo del da­ño, por la ex­hi­bi­ción del pu­ro po­der fí­si­co so­bre víc­ti­mas iner­mes e ino­cen­tes. La es­tra­te­gia de des­truc­ción co­mo ar­ma con­tun­den­te pa­ra pul­ve­ri­zar o di­sol­ver en­tre fue­go y áci­do cual­quier re­sis­ten­cia a la au­to­ri­dad im­pos­ta­da pe­ro in­con­te­ni­ble de los de­pre­da­do­res. Son pan­di­llas de jó­ve­nes se­cues­tran­do, ma­tan­do y des­apa­re­cien­do a otros jó­ve­nes. Te­rri­to­rios de au­to­ri­da­des le­gí­ti­mas co­exis­tien­do con la au­to­ri­dad cri­mi­nal de nar­cos, tra­fi­can­tes de blan­cas y de ar­mas, secuestradores y ex­tor­sio­na­do­res de ba­ja o al­ta ra­lea.

In­di­vi­duos, tri­bus y or­ga­ni­za­cio­nes de efi­cien­cia te­mi­ble ac­tuan­do en en­tor­nos de in­efi­ca­cia bru­tal de po­li­cías lo­ca­les, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les, de bu­ro­cra­cias ju­di­cia­les en­tram­pa­das y co­rrup­tas, de li­de­raz­gos po­lí­ti­cos in­ca­pa­ces, in­cré­du­los o con­fun­di­dos por la mag­ni­tud de lo que ocu­rre fren­te a sus pro­pios ojos. So­cie­da­des lo­ca­les do­mi­na­das por la ra­bia, la in­dig­na­ción o la im­po­ten­cia. Pe­ro tam­bién vo­ces y gru­pos que so­la­pan, to­le­ran o jus­ti­fi­can los he­chos co­mo me­ros pro­ble­mas de in­di­vi­duos ais­la­dos, so­li­ta­rios, que de al­gu­na ma­ne­ra “en­cuen­tran lo que bus­can”. Son los dé­fi­cits del Es­ta­do com­bi­na­dos con los dé­fi­cits de cohe­sión so­cial lar­ga­men­te acu­mu­la­dos en los só­ta­nos y már­ge­nes de la cul­tu­ra, la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca.

Jó­ve­nes ma­tan­do jó­ve­nes. El Men­cho, el Cho­lo, el QBA, el Co­chi, el Can­zón. In­di­vi­duos de­trás de apo­dos que re­pre­sen­tan tra­yec­to­rias sur­gi­das en es­ta­dos lar­va­rios ba­jo cli­mas de na­tu­ra­li­za­ción de la vio­len­cia, re­la­tos de san­gre y po­der, épi­cas de la cruel­dad, bús­que­da de­ses­pe­ra­da de op­cio­nes de movilidad so­cial, de sen­ti­dos de per­te­nen­cia e iden­ti­dad que no pro­por­cio­nan ni la es­cue­la, ni el tra­ba­jo, ni la re­li­gión, ni las fa­mi­lias ni las co­mu­ni­da­des. Com­por­ta­mien­tos que no son in­hi­bi­dos por el te­mor ni a Dios ni al Es­ta­do. Son los ros­tros y he­chos co­ti­dia­nos que ha­bi­tan nues­tra pro­pia, te­rri­ble, his­to­ria lo­cal de la in­fa­mia.

La in­se­gu­ri­dad se en­sa­ña par­ti­cu­lar­men­te con la ju­ven­tud.

El gra­do de cruel­dad que he­mos vis­to su­pera cual­quier otro es­pec­tácu­lo si­mi­lar con­tem­po­rá­neo”

v In­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Cien­cias Eco­nó­mi­co Ad­mi­nis­tra­ti­vas de la Uni­ver­si­dad de Guadalajara.

JÓ­VE­NES que ma­tan jó­ve­nes, co­mo en el re­cien­te ca­so de El QBA, han de­ja­do de ser ra­re­zas no­ti­cio­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.