TULLY: REPENSANDO LA MA­TER­NI­DAD

Milenio - Campus - - EL HABLADOR -

Si al­go de­mues­tra Tully ( Tully: una par­te de mí) es que hay muy po­cas pe­lí­cu­las que to­quen de ma­ne­ra rea­lis­ta lo que sig­ni­fi­ca la ma­ter­ni­dad, des­de un pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co y fe­me­nino. Dia­blo Cody, la guio­nis­ta de Juno y Young Adult, se en­car­ga de traer al ci­ne una do­sis de reali­dad so­bre el te­ma.

Di­ri­gi­da por Ja­son Reit­man, Tully cuen­ta la his­to­ria de Mar­lo ( Char­li­ze The­ron), un ama de ca­sa con una car­ga pe­sa­da. Ade­más de sus dos hi­jos, uno de los cuá­les tie­ne di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je y pa­re­ce te­ner un ti­po de au­tis­mo, Mar­lo y Drew ( Ron Li­vings­ton) es­tán por re­ci­bir a un be­bé. Mar­lo ape­nas pue­de con las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­van sus tra­ba­jos, así co­mo man­te­ner arre­gla­da su ca­sa y la cor­du­ra in­tac­ta.

Drew tie­ne un tra­ba­jo abu­rri­do, al igual que ella, a di­fe­ren­cia del her­mano de Mar­lo, Craig ( Mark Du­plass), quien unas ho­ras an­tes de su par­to, le ha­ce un ofre­ci­mien­to: pa­gar una ni­ñe­ra noc­tur­na que se en­car­gue del nue­vo be­bé. Craig pre­sien­te que Mar­lo lle­va tiem­po sin ser ella mis­ma, y qui­zás es­to la ayu­de a re­cu­pe­rar lo que per­dió.

A Drew le pa­re­ce bue­na idea, con­si­de­ran­do que su tra­ba­jo lo lle­va­rá fue­ra de la ciu­dad cons­tan­te­men­te. Ade­más, le per­mi­ti­rá aten­der de me­jor ma­ne­ra a Jo­nah, su hi­jo con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. En un prin­ci­pio, el nue­vo be­bé pa­re­ce sig­ni­fi­car el mis­mo tra­ba­jo de siem­pre, pe­ro au­na­do a lo que sig­ni­fi­can sus dos hi­jos y la fal­ta de ayu­da por par­te de Drew, lle­van a Mar­lo al bor­de del co­lap­so. Es en­ton­ces que de­ci­de acep­tar la ayu­da de Craig y lla­mar a la ni­ñe­ra.

Y así es co­mo co­no­ce­mos a Tully ( Mac­ken­zie Da­vis), la jo­ven que lle­ga a en­car­gar­se del be­bé, y co­mo le di­ce des­de un prin­ci­pio, a ayu­dar a la pro­pia Mar­go. Es así que ella se sien­te re­ju­ve­ne­ci­da.

Mar­go tie­ne a al­guien con quien ha­blar, con quien in­ter­cam­biar historias, al­go que te­nía tiem­po sin sen­tir, qui­zás des­de su ju­ven­tud.

El guión tie­ne el hu­mor os­cu­ro y ca­rac­te­rís­ti­co de Cody que acom­pa­ña ge­nial­men­te la ac­ción de Reit­man. Si bien The­ron es a me­nu­do me­nos­pre­cia­da por su be­lle­za, aquí mues­tra que es ca­paz de lle­var su ta­len­to a cual­quier lu­gar. En Tully, se mues­tra vul­ne­ra­ble de pies a ca­be­za, con in­se­gu­ri­da­des y de­bi­li­da­des, pe­ro que la ha­cen un per­so­na­je pro­fun­da­men­te hu­mano e iden­ti­fi­ca­ble.

Tully re­tra­ta co­mo po­cas pe­lí­cu­las, con rea­lis­mo, de­li­ca­de­za y be­lle­za a la vez, to­do lo que con­lle­va ser ma­dre, las di­fi­cul­ta­des, la for­ta­le­za, la so­le­dad. Con­mue­ve y dig­ni­fi­ca a la vez que en­tre­tie­ne. Sin du­da im­per­di­ble.

Mac­ken­zie Da­vis y Char­li­ze The­ron pro­ta­go­ni­zan es­te nue­vo guión de Dia­blo Cody.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.