EJEM­PLO DE EN­TE­RE­ZA Y CO­RA­JE

Tra­ba­jan cua­tro de ca­da 10 dis­ca­pa­ci­ta­dos en el Edo­mex

Milenio Edo de México - - Portada - Mario C. Ro­drí­guez/Toluca

Ani­vel nacional se es­ti­ma que 4 de ca­da 10 per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad tra­ba­jan, pe­ro en el Estado de México por lo me­nos 47.8 de la po­bla­ción con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, apor­ta a la eco­no­mía, sien­do la pri­me­ra en­ti­dad del país que cuen­ta con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca.

De acuer­do con in­for­ma­ción del Ins­ti­tu­to Nacional de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca (Ine­gi), 73.5 por cien­to de ellos son va­ro­nes de en­tre 30 y 59 años, edad en la que se en­cuen­tra Carlos Emanuel Ran­gel Mu­ñoz, quien se desem­pe­ña co­mo ana­lis­ta de con­sul­ta en el Ins­ti­tu­to de la Fun­ción Re­gis­tral del Estado de México (IFREM).

En en­tre­vis­ta, re­la­tó que su­fre de pa­rá­li­sis ce­re­bral con re­tra­so psi­co­mo­tor, pa­de­ci­mien­to que tie­ne des­de su na­ci­mien­to.

Ex­pli­có que al mo­men­to del alum­bra­mien­to le fal­tó oxí­geno, es de­cir, en tér­mi­nos prác­ti­cos, él te­nía que na­cer a las 8 de la ma­ña­na y ter­mi­nó el par­to a las 8 de la no­che, lo que pro­vo­có la muer­te de al­gu­nas neu­ro­nas.

De­ri­va­do de es­ta con­di­ción, él for­ma par­te de una es­ta­dís­ti­ca más y es que a ni­vel nacional, las per­so­nas con di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar en sus distintas mo­da­li­da­des su­man 32.5 por cien­to de los dis­ca­pa­ci­ta­dos, pe­ro en la en­ti­dad me­xi­quen­se as­cien­den a 59.5 por cien­to unas 615 mil 33 per­so­nas. En su ca­so par­ti­cu­lar, no es ne­ce­sa­rio que se au­xi­lie de una an­da­de­ra o bas­to­nes pa­ra tra­ba­jar.

Su his­to­ria

Carlos Emanuel tie­ne 30 años y tres tra­ba­jan­do en el IFREM, es el ma­yor de dos her­ma­nos. Tie­ne una es­po­sa e hi­ja quie­nes, di­jo, son su mo­tor, la ra­zón por la que sa­le ade­lan­te to­dos los días. “Me le­van­to pen­san­do en que ellas es­tén bien y con la ben­di­ción de Dios es­ta­mos tra­ba­jan­do to­do el día”.

Con­si­de­ró que “sin la fa­mi­lia prác­ti­ca­men­te no se pue­de ha­cer na­da” y acla­ró que du­ran­te su vi­da fue in­dis­pen­sa­ble que sus pa­dres y her­ma­na le au­xi­lia­ran en el ho­gar y la es­cue­la.

Ran­gel Mu­ñoz ex­pli­có que fue ne­ce­sa­rio con­tar con edu­ca­ción es­pe­cial al me­nos en los pri­me­ros años de su vi­da aca­dé­mi­ca, pe­ro no fue has­ta que es­pe­cia­lis­tas de­ter­mi­na­ron que po­día desa­rro­llar­se de ma­ne­ra ha­bi­tual y des­de el se­gun­do año de pri­ma­ria y has­ta cul­mi­nar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, cur­só sus es­tu­dios de ma­ne­ra re­gu­lar.

Du­ran­te su pa­so por la pre­pa­ra­to­ria, tu­vo la opor­tu­ni­dad de asis­tir a cla­ses op­ta­ti­vas de co­mu­ni­ca­ción y se abrió de du­das so­bre su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, por­que su ver­da­de­ra pa­sión era el de­re­cho. Sin em­bar­go, cuan­do tie­ne es­te con­tac­to con los me­dios sin­tió una chis­pa.

Por re­co­men­da­ción de su pa­dre y ve­lan­do por la fal­ta de mo­vi­li­dad, el pa­dre de Carlos Emanuel le se­ña­ló en esa eta­pa el es­tu­diar co­mu­ni­ca­ción ya que pen­sa­ba

era un em­pleo más tran­qui­lo. “Los abo­ga­dos tie­nen que an­dar su­bien­do es­ca­le­ras en juz­ga­dos, yen­do a com­pa­re­cer y los co­mu­ni­có­lo­gos en su ca­bi­na de ra­dio ha­blán­do­le a la gen­te”.

Sin em­bar­go, in­ten­tó cru­zar uni­da­des es­pe­cia­li­za­das en co­mu­ni­ca­ción y al no desa­rro­llar­se de la ma­ne­ra que es­pe­ra­ba, in­ten­tó con el de­re­cho y con ayu­da de un pro­fe­sor y una plá­ti­ca “en­ten­dí que mi vo­ca­ción era es­tu­diar de­re­cho, no hay más”.

Es li­cen­cia­do en de­re­cho, ya que al prin­ci­pio su ob­je­ti­vo era ayu­dar a las per­so­nas, ade­más de “ejer­cer una par­te muy im­por­tan­te de la so­cie­dad por­que siem­pre he di­cho que el abo­ga­do

ES­PE­CIAL

Re­la­tó que su­fre de pa­rá­li­sis ce­re­bral con re­tra­so psi­co­mo­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.