“¿Dón­de es­tán mis hi­jos?”: fe­mi­ni­ci­da

Es­te vier­nes los acu­sa­dos tie­nen otra ci­ta en el juz­ga­do por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio La pa­re­ja que com­pró a los ho­mi­ci­das un be­bé por 15 mil pe­sos que­dó arres­ta­da

Milenio Edo de México - - Portada - Is­rael Navarro, Ar­tu­ro Mo­ra­les, Ana Sa­la­zar y Ale­jan­dra Gu­di­ño/México

“MONS­TRUO DE ECA­TE­PEC”

Ayer, vin­cu­la­do a pro­ce­so por ma­ne­jo de los res­tos; hoy por los crí­me­nes

OR­GA­NI­ZA­CIO­NES

Afue­ra de los juz­ga­dos en Chi­co­nautla pi­den “ca­de­na per­pe­tua”

LO QUE DIC­TA LA LEY

El de­li­to se cas­ti­ga con has­ta 70 años de cár­cel y 5 mil días de mul­ta

DO­LOR E IM­PO­TEN­CIA

Fa­mi­lias de víc­ti­mas en­ca­ran a los in­cul­pa­dos tras las re­jas

De los cien­tos de ca­sos que se desaho­ga­ron en los juz­ga­dos de con­trol de sen­ten­cias del dis­tri­to ju­di­cial de Eca­te­pec, uno con­cen­tró la aten­ción: el pro­ce­so a vin­cu­la­ción con­tra Juan Carlos “N” y Patricia “N”.

Des­de an­tes del ama­ne­cer, fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas lle­ga­ron pa­ra co­no­cer el des­tino del tam­bién co­no­ci­do co­mo El fe­mi­ni­ci­da de Eca­te­pec. “Ven­go a que se le ha­ga jus­ti­cia a mi her­ma­na. Ese ca­brón la ma­tó y quie­ro que pa­gue lo que hi­zo”, bu­fó Éd­gar Cas­ti­llo, her­mano de Evelyn, quien des­apa­re­ció el pa­sa­do 26 de ju­nio.

Tam­bién apa­re­ció un pe­rro negro. Su pe­rro negro, que lo “mo­les­ta­ba”, que lo “pur­ga­ba”, que so­lo él veía. En el vi­deo fil­tra­do en re­des, don­de se ob­ser­va una de sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes an­te la au­to­ri­dad, un pe­ri­to de ba­ta blan­ca le cues­tio­na: “¿Al­gu­na mo­les­tia tie­nes aho­ra?”

A lo que res­pon­de: “Siem­pre me due­le la ca­be­za, pa­trón. Des­de la caí­da (en la in­fan­cia). Siem­pre se lo he di­cho a mi es­po­sa, se los di­je a los pa­tro­nes, me mo­les­ta, ese pe­rri­to negro tras el can­cel me pur­ga.

El es­pe­cia­lis­ta in­sis­te: “¿Y siem­pre ha si­do el mis­mo?”

“Siem­pre ha si­do el mis­mo pe­rri­to negro, pa­trón. Pe­ro no es­toy lo­co. Yo lo veo. Cuan­do tra­ba­ja­ba de­cía ‘aho­ri­ta re­gre­so, voy a traer agüi­ta pa­ra mi pe­rri­to’. ‘¿Cuál pe­rri­to, güey?, me de­cían’. No, no, no ni me di­gan eso, por­que al chi­le yo es­toy bien. Pa­só un pin­che pe­rro y yo lo acabo de ver”, re­fie­re..

La ma­ña­na de su vin­cu­la­ción a pro­ce­so un pe­rro negro se pa­sea­ba en jau­ría con otros más, la­dra­ban, co­rrían, “an­dan vuel­tos lo­cos”, de­cía uno de los ven­de­do­res de ca­fé.

Mien­tras tan­to, el hom­bre, el mons­truo que veía un pe­rri­to negro y ju­ra­ba que ma­tar y ve­jar mu­je­res es­ta­ba bien, se pre­pa­ra­ba pa­ra su se­gun­da presentación an­te un juez.

Afue­ra, en las ca­lle Re­clu­so­rio, se aglu­ti­na­ban las fa­mi­lias y mien­tras se ha­cía más di­fí­cil su ac­ce­so cru­za­ron los pri­me­ros em­pu­jo­nes e in­sul­tos con per­so­nal de se­gu­ri­dad.

Una madre en­fu­re­ci­da cla­ma­ba a un cus­to­dio que la de­ja­ra in­gre­sar. Ves­tía una pla­ye­ra azul cie­lo que en el cen­tro te­nía la ima­gen de su hi­ja des­apa­re­ci­da en 2013. La se­ño­ra en­tró, la pla­ye­ra la aguar­dó en una me­sa de la ca­se­ta de vigilancia.

A la sa­la in­gre­só Patricia “N” y Juan Carlos “N”. Es­te úl­ti­mo “sin ex­pre­sión en el ros­tro, sin se­ña­les de arre­pen­ti­mien­to”. Mi­ró fi­ja­men­te a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. Al­gu­nos di­cen que que­da­ron he­la­dos.

Lue­go de leer­le los de­li­tos que le impu­tan y las prue­bas pa­ra acre­di­tar­los, el juez Eduar­do Ji­mé­nez Flo­res lo vin­cu­ló a pro­ce­so por los de­li­tos de res­pe­to a los muer­tos y vio­la­cio­nes a la ley de in­hu­ma­ción y ex­hu­ma­ción.

El im­par­ti­dor de jus­ti­cia le ce­dió la pa­la­bra y el tam­bién co­no­ci­do co­mo mons­truo de Eca­te­pec mos­tró que al­go le im­por­ta. An­te los ojos de pa­dres a los que les des­tro­zó la vi­da ase­si­nan­do de la ma­ne­ra más bru­tal a sus hi­jas, re­cla­mó a las au­to­ri­da­des el pa­ra­de­ro de sus cua­tro hi­jos.

“Quie­ro sa­ber el des­tino de mis cua­tro hi­jos. Por­que yo fui de­te­ni­do a las 10 de la ma­ña­na (del 5 de oc­tu­bre), no a las 13:50, co­mo di­cen. E íba­mos sin ca­rrio­las con res­tos, co­mo di­ce el ex­pe­dien­te.

“Íba­mos mi es­po­sa y yo con uno de mis hi­jos, y des­de ese día no sé na­da de ellos. ¿Dón­de es­tán mis hi­jos?”, cues­tio­nó.

El pro­ce­so ju­di­cial du­ró po­co más de una ho­ra. Al sa­lir, los fa­mi­lia­res se con­gra­tu­la­ron por el fallo del juez, tie­nen fe en que se les ha­rá jus­ti­cia.

Ara­ce­li Hernández, ex amiga de Juan Carlos y madre de la ex­tin­ta Luz, di­ce: “Oja­lá ten­ga la pe­na má­xi­ma. Aquí no hay pe­na de muer­te, pe­ro sí que sea una sen­ten­cia vi­ta­li­cia”.

Es­te vier­nes se rea­li­za­rá la au­dien­cia pú­bli­ca por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio. Juan Carlos y las víc­ti­mas vol­ve­rán a en­con­trar­se.

mUn juez de con­trol vin­cu­ló a pro­ce­so a Juan Carlos “N” y Patricia “N” por de­li­tos con­tra el res­pe­to a los muer­tos y la vio­la­ción a las le­yes de in­hu­ma­ción y ex­hu­ma­ción; am­bos fue­ron de­te­ni­dos el jue­ves pa­sa­do en Eca­te­pec por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en al me­nos 10 fe­mi­ni­ci­dios.

Ade­más, por el de­li­to de tra­ta de per­so­nas, en su mo­da­li­dad de adop­ción ile­gal, las au­to­ri­da­des del Estado de México cum­pli­men­ta­ron una or­den de aprehen­sión en con­tra de Adrián “N” y Ro­sa Lau­ra “N”, quie­nes com­pra­ron a una be­bé de dos me­ses a di­cha pa­re­ja.

Du­ran­te su pri­me­ra au­dien­cia en los juz­ga­dos de Con­trol de Jui­cios Ora­les y Eje­cu­ción de Sen­ten­cias del Dis­tri­to Ju­di­cial de Eca­te­pec del pe­nal de San­ta Ma­ría Chi­co­nautla, el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co acre­di­tó la pro­ba­ble par­ti­ci­pa­ción de los pre­sun­tos fe­mi­ni­ci­das por no res­pe­tar las le­yes de in­hu­ma­ción y ex­hu­ma­ción, de­li­tos por lo que pue­den al­can­zar de seis me­ses has­ta dos años de pri­sión.

La de­fen­sa ar­gu­men­tó in­con­sis­ten­cias en cuan­to a la can­ti­dad de bol­sas con res­tos hu­ma­nos en­con­tra­das por la po­li­cía y los agen­tes mi­nis­te­ria­les el día de la detención, ocu­rri­da el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre, en la co­lo­nia Jar­di­nes de Morelos, ar­gu­men­to que fue desecha­do.

El mi­nis­te­rio fi­jó un pla­zo de un mes pa­ra el cie­rre de investigación y con­fir­mó la me­di­da cau­te­lar de pri­sión pre­ven­ti­va con la que ya cuen­tan la pa­re­ja, por lo que per­ma­ne­ce­rá re­clui­da en el pe­nal de Chi­co­nautla; aun es­tá pen­dien­te el pro­ce­so por fe­mi­ni­ci­dio, ya que las in­ves­ti­ga­cio­nes aún no con­clu­yen.

Fa­mi­lia­res de mu­je­res des­apa­re­ci­das en Eca­te­pec se con­gra­tu­la­ron por el fallo, sin em­bar­go exi­gie­ron la pe­na má­xi­ma con­tra Juan Carlos y Patricia, y la­men­ta­ron que en México no se apli­que la pe­na de muer­te.

Pos­te­rior­men­te se realizó una se­gun­da au­dien­cia por el de­li­to de tra­ta de per­so­nas, en su mo­da­li­dad de adop­ción ile­gal de una be­bé de dos me­ses que pre­sun­ta­men­te Juan Carlos y Patricia ven­die­ron a una pa­re­ja por 15 mil pe­sos.

Por es­tos he­chos, la fis­ca­lía cum­pli­men­tó una or­den de aprehen­sión, en re­clu­sión, por tra­ta de per­so­nas con­tra Adrián y Ro­sa Lau­ra, de­te­ni­dos el fin de se­ma­na en su po­der de la me­nor.

m

MAU­RI­CIO LEDESMA

As­pec­to del ac­to que tu­vo lu­gar es­te jue­ves en el pe­nal de Chi­co­nautla.

CUAR­TOS­CU­RO

Fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, al arri­bar a la cár­cel en Eca­te­pec.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.