“QUE­RÍA MA­TAR A 100 MU­JE­RES, PE­RO ME QUE­DÉ MUY COR­TO”

Cua­tro ex­per­tos ana­li­zan pa­ra MI­LE­NIO el per­fil del fe­mi­ni­ci­da

Milenio Edo de México - - Portada - Jo­sé Luis Du­rán King www.twitter.com/com­pa­lo­bo

El pa­sa­do 5 de oc­tu­bre, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia en el Es­ta­do de Mé­xi­co (FGJEM) in­for­mó so­bre la de­ten­ción de Juan Carlos “N” y Pa­tri­cia “N”, in­ves­ti­ga­dos por su po­si­ble par­ti­ci­pa­ción en el ho­mi­ci­dio de tres mu­je­res: Ar­let Sa­man­ta Ol­guín Her­nán­dez, de 22 años; Evelyn Ro­jas Ma­tus, de 29 años, y Nancy Noe­mí Hui­trón So­lo­rio, de 28 años, des­apa­re­ci­das en­tre abril y sep­tiem­bre de es­te año.

El 4 de oc­tu­bre, de acuer­do con in­for­ma­ción de la FGJEM, Juan Carlos y Pa­tri­cia fue­ron arres­ta­dos cuan­do sa­lían de su do­mi­ci­lio en Pla­ya de Ti­jua­na nú­me­ro 530, en la Sec­ción Pla­yas de Jar­di­nes de Mo­re­los, mu­ni­ci­pio de Ecatepec, Es­ta­do de Mé­xi­co.

La aprehen­sión de la pa­re­ja, que com­par­tía una ha­bi­ta­ción con sus tres hi­jos y al pa­re­cer dos pe­rros, des­ta­pó, pre­su­mi­ble­men­te, una ca­de­na de fe­mi­ni­ci­dios que pue­de al­can­zar la ci­fra de 20, aun­que de mo­men­to las au­to­ri­da­des cuen­tan con in­di­cios de al me­nos 10 ho­mi­ci­dios.

Asi­mis­mo, que­dó al des­cu­bier­to una red de com­pra­do­res de hue­sos hu­ma­nos —al pa­re­cer san­te­ros—, así co­mo de tra­tan­tes de per­so­nas, lue­go de que los aman­tes ven­die­ron una ni­ña de dos me­ses en 15 mil pe­sos, la cual ya ha si­do re­cu­pe­ra­da e in­te­gra­da con la ma­dre de Nancy Noe­mí Hui­trón So­lo­rio.

Pa­ra com­ple­men­tar la in­for­ma­ción apor­ta­da por la FGJEM con­sul­té a cua­tro es­pe­cia­lis­tas en el fe­nó­meno del ase­si­na­to se­rial.

Ri­car­do Ham, au­tor, en­tre otros, del li­bro Ase­si­nos se­ria­les me­xi­ca­nos, res­pon­dió: “Se sa­be po­co del mo­men­to del ase­si­na­to, se sa­be más de lo que su­ce­de an­tes y des­pués”. En cuan­to a Pa­tri­cia ‘N’, in­di­ca: “Pa­tri­cia fun­cio­nó co­mo car­na­da; me de­ja mu­chas du­das ese pa­pel, si acep­tó o pre­sen­ció los ho­mi­ci­dios y vio­la­cio­nes, qué tan su­mi­sa es la per­so­na­li­dad o si lo lle­ga­ba a ha­cer con la pro­me­sa de que­dar­se con los ni­ños.

“En cuan­to al des­cuar­ti­za­mien­to, és­te pue­de res­pon­der a cues­tio­nes de ex­ci­ta­ción se­xual sin ne­ce­si­dad de ma­ni­pu­la­ción ge­ni­tal; los res­tos fue­ron desecha­dos muy cer­ca del do­mi­ci­lio, qui­zás pa­ra pos­te­rio­res vi­si­tas que ayu­da­ran al re­na­cer de la fan­ta­sía o qui­zás pa­ra man­te­ner­los vi­gi­la­dos en una zo­na de con­fort de la que los ase­si­nos no pa­re­cían se­pa­rar­se de­ma­sia­do.

“Ecatepec es el gran la­bo­ra­to­rio so­cial de la vio­len­cia es­truc­tu­ral; si el ca­so es real, se con­ju­gan los fe­mi­ni­ci­dios, la im­pu­ni­dad, el va­cío de Es­ta­do, la fa­bri­ca­ción de ru­mo­res y la fil­tra­ción de in­for­ma­ción.

“Pa­re­cie­ra que se es­tá cons­tru­yen­do un ca­so de mu­chos ca­sos; las de­cla­ra­cio­nes nos pin­tan a un ho­mi­ci­da es­qui­zo­fré­ni­co, pe­ro me­tó­di­co que odia­ba a las mu­je­res bo­ni­tas, que una lo aban­do­nó y su ac­tual pa­re­ja es muy pa­re­ci­da a la que lo hu­mi­lló, de­ján­do­lo; el sos­pe­cho­so se­ña­la que lo ves­tían de ni­ña cuan­do era in­fan­te, que veía un pe­rro ne­gro que na­die más veía, que es­cu­cha­ba vo­ces y que si sa­le se­gui­rá ase­si­nan­do, es de­cir, Bundy-Lu­cas-Ber­ko­witz-Gein-Kem­per; o es un ase­sino mul­ti­fa­cé­ti­co o una per­so­na que sa­be mu­cho de ca­sos clá­si­cos”.

Emi­lio Braunsch­wei­ger, quien ha tra­ba­ja­do co­mo agen­te de Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral, ex­pli­có: “No se ha po­di­do es­ta­ble­cer el mé­to­do que uti­li­za­ron pa­ra ma­tar, aun­que el es­tran­gu­la­mien­to o el de­go­lla­mien­to no pue­den des­car­tar­se. Am­bos son re­la­ti­va­men­te ‘si­len­cio­sos’.

“Pa­tri­cia atraía a sus víc­ti­mas y las de­ja­ba so­las en la ca­sa con él; ella se sa­lía con sus hi­jos. La mu­jer sa­tis­fa­cía los ca­pri­chos de él por no que­dar­se so­la. Pre­sen­ta un re­tra­so men­tal de na­ci­mien­to, hay un sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad y de de­pen­den­cia ha­cia Juan Carlos. Pa­ra te­ner­lo ‘a gus­to’, tran­qui­lo, le pro­por­cio­na­ba de cier­ta ma­ne­ra su ‘vi­cio’.

“El des­cuar­ti­za­mien­to re­pre­sen­ta una des­va­lo­ri­za­ción de la víc­ti­ma, al igual que un ex­ce­len­te mo­do de des­ha­cer­se de los cuer­pos. Hay con­tra­dic­cio­nes en va­rias co­sas; por ejem­plo, el ca­ni­ba­lis­mo en la ac­tua­li­dad ge­ne­ral­men­te ocu­rre pa­ra que la víc­ti­ma te per­te­nez­ca, que sea par­te de tu cuer­po, ya sea por ad­mi­ra­ción o por que­rer que sea par­te de ti, aun­que él re­fie­re odiar a las mu­je­res.

“Juan Carlos tu­vo ac­ce­so a ma­te­rial don­de se ha­ce re­fe­ren­cia a ho­mi­ci­das se­ria­les, ahí pu­do to­mar ideas pa­ra jus­ti­fi­car­se o pa­ra lla­mar la aten­ción. Si ana­li­zas esa en­tre­vis­ta que se com­par­tió en las re­des, es co­mo el ‘ho­mi­ci­da en se­rie’ des­cri­to en un ma­nual”.

Carlos Ma­nuel Cruz Meza, au­tor del li­bro Mons­truos en­tre no­so­tros. His­to­ria y ti­po­lo­gía de los ase­si­nos, abun­da: “Sus nom­bres reales son Juan Carlos Her­nán­dez Be­jar y Pa­tri­cia Mar­tí­nez Ber­nal. Él tie­ne 33 años y ella, 38. Él na­ció en Lá­za­ro Cár­de­nas, Mi­choa­cán, en 1985; ella na­ció en 1980.

“Juan Carlos tu­vo va­rios em­pleos en los que du­ra­ba po­co. Un tiem­po es­tu­vo en el Ejér­ci­to. Fue pe­pe­na­dor, ven­de­dor de ro­pa y me­se­ro en un bar. En una can­ti­na co­no­ció a Pa­tri­cia, seis años ma­yor que él. Él com­pra­ba y ven­día ce­lu­la­res a tra­vés de in­ter­net; se que­da­ba ade­más con los te­lé­fo­nos de sus víc­ti­mas y los se­guía uti­li­zan­do.

“El sos­pe­cho­so atraía a las mu­je­res por me­dio de su pa­re­ja. A al­gu­nas las vio­la­ba. Pa­ra ma­tar­las, las de­go­lla­ba. En oca­sio­nes tam­bién prac­ti­có la ne­cro­fi­lia, ade­más de la an­tro­po­fa­gia. Am­bos ve­ne­ra­ban a la San­ta Muer­te.

“Ex­tra­ofi­cial­men­te: ella a ve­ces lo ayu­da­ba a co­me­ter los crí­me­nes, pe­ro él era el prin­ci­pal per­pe­tra­dor. El pa­pel de ella era pa­si­vo, co­mo cóm­pli­ce y ayu­dan­te. Tam­bién lo au­xi­lia­ba pa­ra des­cuar­ti­zar, guar­dar y des­ha­cer­se de los cuer­pos. Co­mía de la car­ne [de las víc­ti­mas] y se la da­ba a sus tres hi­jos.

“Ti­rar los cuer­pos a la ba­su­ra es una for­ma de de­mos­trar des­pre­cio ha­cia las víc­ti­mas y sus res­tos, ade­más de ser una ma­ne­ra sen­ci­lla de des­ha­cer­se de los ca­dá­ve­res”.

Juan Carlos Qui­rar­te, quien tra­ba­ja en la Fis­ca­lía de Ho­mi­ci­dios, in­di­ca: “Las víc­ti­mas fue­ron de­go­lla­das, Juan Carlos te­nía va­rios cu­chi­llos bas­tan­te fi­lo­sos (men­cio­na uno en es­pe­cial de pla­ta).

“Pa­tri­cia ‘N’ sí par­ti­ci­pó tan­to pa­ra la pes­ca co­mo pa­ra los ho­mi­ci­dios, y su­pon­go, que en el abu­so se­xual.

“Más que el des­cuar­ti­za­mien­to, me lla­man más la aten­ción otros sim­bo­lis­mos, el des­cuar­ti­za­mien­to es me­ra­men­te ope­ra­ti­vo y fá­cil de com­pren­der da­da la frag­men­ta­ción de sus pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos: lo te­rro­rí­fi­co de uti­li­zar una ca­rrio­la pa­ra trans­por­tar el tron­co de una mu­jer. La sim­bo­lo­gía de una in­fan­cia cruel. Muy a la ma­ne­ra de El Ca­ní­bal de la Gue­rre­ro, que te­nía su ca­ma co­mo co­rral de be­bé”.

“Ecatepec es­tá en el top ten de los es­ta­dos fe­mi­ni­ci­das y de de­lin­cuen­cia sim­ple; pu­do ser en cual­quier par­te. Lo in­tere­san­te de es­te pun­to es que ya exis­tía un avi­so so­cial de un ase­sino se­rial des­de fe­bre­ro. Juan Carlos, in­clu­so, tu­vo que de­cla­rar an­te el MP por la des­apa­ri­ción de sus ve­ci­nas.

“Juan Carlos ‘N’ no es un psi­có­pa­ta, es un re­sen­ti­do, un sim­ple ase­sino mi­sio­na­rio”.

MOI­SÉS BUTZE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.