El es­ta­do de fuer­za

Milenio Edo de México - - Al Frente - JUAN IBA­RRO­LA ji­ba­rro­lals@hot­mail.com @eli­ba­rro­la

Es­ta se­ma­na se lle­vó a ca­bo en Can­cún, Quin­ta­na Roo, la XIII Con­fe­ren­cia de Mi­nis­tros de De­fen­sa de las Amé­ri­cas, in­te­gra­da por 34 paí­ses, in­clui­dos Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

En es­te es­pa­cio he in­sis­ti­do en la im­por­tan­cia de la cons­truc­ción de re­la­cio­nes mi­li­ta­res que ha te­ni­do Mé­xi­co en los úl­ti­mos 12 años. Lo­grar, más que una re­la­ción cor­dial, una de in­ter­cam­bios aca­dé­mi­cos, ope­ra­ti­vos, doc­tri­na­rios y por su­pues­to de ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des en­tre ejér­ci­tos, es una em­pre­sa más que com­ple­ja.

En tie­rra, mar y ai­re es­te ob­je­ti­vo bi­di­rec­cio­nal se cum­plió. El re­co­no­ci­mien­to, el ni­vel de re­la­ción y so­bre to­do la con­cor­dan­cia de ac­cio­nes mi­li­ta­res a fa­vor de la so­cie­dad, ya sea vía la se­gu­ri­dad pú­bli­ca o bien la ayu­da en ca­sos de desas­tre, fue el co­mún de­no­mi­na­dor.

Hoy las re­la­cio­nes mi­li­ta­res en­tre paí­ses se­rán for­ta­le­za pa­ra ase­gu­rar un sin­fín de acuer­dos, tra­ta­dos, ne­go­cios, sa­lud pú­bli­ca y por su­pues­to desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Sin se­gu­ri­dad no hay desa­rro­llo.

Ca­bo de Guar­dia

Bien­ve­ni­dos los 50 mil ele­men­tos que se pien­sa con­vo­car pa­ra in­cre­men­tar el es­ta­do de fuer­za mi­li­tar y fe­de­ral.

Si se to­ma en cuen­ta el con­se­jo de los sol­da­dos pa­ra lle­var­lo a ca­bo, sin du­da ser­vi­rá.

Si se pre­su­pues­tan co­rrec­ta­men­te los re­cur­sos, an­ti­ci­pán­do­los an­tes de re­ga­lar­los co­mo me­di­da po­pu­lis­ta, en­ton­ces la idea ten­drá for­ta­le­za.

Si exis­te la vo­lun­tad po­lí­ti­ca por co­men­zar a “se­re­nar” a es­te país vía el uso de la fuer­za le­gí­ti­ma por en­ci­ma de los in­tere­ses de al­cal­des y go­ber­na­do­res, en­ton­ces ten­drá éxi­to a me­diano pla­zo.

Si el pró­xi­mo go­bierno no cum­ple con la in­ser­ción de es­tos nue­vos 50 mil sol­da­dos y po­li­cías fe­de­ra­les, en­ton­ces ago­ta­rá un ca­pi­tal po­lí­ti­co que le co­bra­rá el ré­di­to an­tes del pri­mer año de go­bierno.

La prin­ci­pal du­da ciu­da­da­na no es dón­de se cons­trui­rá el nue­vo ae­ro­puer­to.

La prin­ci­pal exi­gen­cia ciu­da­da­na no es có­mo de­be nom­brar­se el nue­vo tra­ta­do co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

Al ciu­da­dano de a pie le va­le ma­dre la re­for­ma ener­gé­ti­ca y edu­ca­ti­va.

La prin­ci­pal de­man­da, exi­gen­cia e in­quie­tud ciu­da­da­na es la se­gu­ri­dad.

Los de­lin­cuen­tes son los úni­cos que no sien­ten mie­do o du­da.

Ellos tran­qui­los.

Oja­lá y en­lis­ten a 50 mil ex­ce­len­tes me­xi­ca­nos.

Bien­ve­ni­dos los 50 mil ele­men­tos que se pien­sa con­vo­car pa­ra in­cre­men­tar el es­ta­do de fuer­za mi­li­tar y fe­de­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.