El uso de las dro­gas a de­ba­te

Milenio Edo de México - - Al Frente - DR. AR­TU­RO AR­GEN­TE VI­LLA­REAL Di­rec­tor de la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les y Go­bierno / Tec de Mon­te­rrey, Cam­pus To­lu­ca ar­gen­te@itesm.mx http://fa­ce­book.com/ar­gen­te­vi­lla­rreal

El cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos de ama­po­la vin­cu­la­do a la vio­len­cia que se vi­ve en el país, ha si­do par­te del de­ba­te so­bre se­gu­ri­dad pre­vio a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Mé­xi­co.

Ac­tual­men­te el con­su­mo re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na es ile­gal en nues­tro país. Se han da­do avan­ces en es­te te­ma, por ejem­plo, en no­viem­bre de 2015 la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción au­to­ri­zó el uso y cul­ti­vo de ma­rihua­na con fi­nes de au­to­con­su­mo y re­crea­ti­vo a cua­tro per­so­nas que lo so­li­ci­ta­ron. En 2016 el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to pre­sen­tó una ini­cia­ti­va an­te el Con­gre­so pa­ra au­men­tar el por­te le­gal mí­ni­mo de ma­rihua­na, pa­san­do del lí­mi­te de 5 a 28 gra­mos.En 2017, Mé­xi­co apro­bó el uso el uso de la ma­rihua­na con fi­nes me­di­ci­na­les y te­ra­péu­ti­cos. Es­ta me­di­da apro­bó cam­bios en el Có­di­go de Sa­lud fe­de­ral pa­ra per­mi­tir el uso de de­ri­va­dos del can­na­bis. Así es co­mo se ha des­pe­na­li­za­do la po­se­sión de lo que se lla­ma “do­sis de con­su­mo per­so­nal e in­me­dia­to”. Sin em­bar­go, aun­que se per­mi­te el con­su­mo, se prohí­be la pro­duc­ción y tam­bién su res­pec­ti­va co­mer­cia­li­za­ción.

Se­gún las Naciones Uni­das, Mé­xi­co es el ter­cer ma­yor pro­duc­tor a ni­vel mun­dial de cul­ti­vo de ama­po­la lue­go de Af­ga­nis­tán y Myan­mar. En 2017 los mi­li­ta­res re­por­ta­ron el ha­llaz­go de 28,221 hec­tá­reas sem­bra­das con ama­po­la, un re­pun­te en com­pa­ra­ción con las 22,235 hec­tá­reas de 2016. Es­te cre­ci­mien­to se ha da­do de un in­cre­men­to en los ni­ve­les de vio­len­cia en las zo­nas de cul­ti­vos de es­te opio. Es­te es­fuer­zo por in­hi­bir la de­man­da de es­ta dro­ga, a tra­vés de la as­per­sión aé­rea y la erra­di­ca­ción for­za­da tie­nen un efec­to in­me­dia­to en la dis­mi­nu­ción de cul­ti­vos, sin em­bar­go, en el me­diano pla­zo es­ta ba­ja sue­le ser re­ver­ti­da con la apa­ri­ción de nue­vos cul­ti­vos que vuel­ven a apa­re­cer al ca­bo del tiem­po en zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so.

Un ca­so de éxi­to se dio en el ca­so Plan Co­lom­bia, en el que los mu­ni­ci­pios que ob­tu­vie­ron ma­yor éxi­to en la dis­mi­nu­ción de cul­ti­vos fue­ron aque­llos que tu­vie­ron un ma­yor ni­vel ti­tu­la­ción de la tie­rra que im­pli­ca que 2.5 mi­llo­nes de cam­pe­si­nos co­lom­bia­nos que ob­tu­vie­ron el be­ne­fi­cio pa­ra po­der te­ner el tí­tu­lo so­bre su pro­pie­dad y te­ner el de­re­cho a cré­di­to, a te­ner una hi­po­te­ca, a dar­le a sus hi­jos una tie­rra for­ma­li­za­da y en re­gla. Lo cier­to es que el pa­pel del Es­ta­do es esen­cial pa­ra pro­cu­rar se­gu­ri­dad y desa­rro­llo en es­tas zo­nas.

El de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción de las dro­gas com­pi­te en el fon­do con dos vi­sio­nes de Es­ta­do: por un la­do, quie­nes so­li­ci­tan un Es­ta­do pa­ter­na­lis­ta por­que te­men que la po­bla­ción jo­ven, en cuan­to pue­dan ac­ce­der a la dro­ga, se ha­rán adic­tos. Por otro la­do, quie­nes pi­den se lle­ve a ca­bo so­bre las ba­ses de un Es­ta­do que res­pe­te el de­re­cho mo­ral que tie­ne ca­da per­so­na de de­ci­dir so­bre el con­su­mo de alu­ci­nó­ge­nos. De­ter­mi­nar si el Es­ta­do es­tá le­gi­ti­ma­do o no pa­ra in­ter­ve­nir en el ám­bi­to pri­va­do del in­di­vi­duo de­pen­de en bue­na me­di­da del mo­de­lo po­lí­ti­co-ju­rí­di­co de un país. La ma­yor par­te de los es­ta­dos au­tó­cra­tas han con­de­na­do el con­su­mo de dro­gas, ba­jo la ba­se de que to­do in­di­vi­duo tie­ne la obli­ga­ción de man­te­ner­se sano en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad. En con­tra­par­te, en so­cie­da­des li­be­ra­les, se sos­tie­ne el de­re­cho de la per­so­na a uti­li­zar li­bre­men­te su cuer­po.

Hoy, más allá de la re­tó­ri­ca, Mé­xi­co ne­ce­si­ta en­fren­tar sus pro­pios fan­tas­mas pa­ra en­con­trar una so­lu­ción a la cri­sis de in­se­gu­ri­dad que en­fren­ta el país.M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.