Tex­ti­les que tras­cien­den

Milenio Edo de México - - Al Frente - DRA. AR­LET­TE LÓ­PEZ TRU­JI­LLO Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Iz­ta­ca­la UNAM

Son tan­tos los re­cur­sos na­tu­ra­les que uti­li­za­mos pa­ra ves­tir­nos, co­mer, vi­vir, trans­por­tar­nos, etc, etc. que só­lo enu­me­rar­los re­quie­re una bue­na can­ti­dad de tiem­po. Sin em­bar­go nos per­ca­ta­mos de su im­por­tan­cia cuan­do no es­tán dis­po­ni­bles o son inac­ce­si­bles an­te su cos­to o ca­res­tía. Al­gu­nos re­cur­sos son im­pres­cin­di­bles co­mo el agua y los ali­men­tos pe­ro otros ya for­man par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na por el uso que se les ha da­do y la co­mo­di­dad que re­pre­sen­tan, en es­te ca­so ca­be con­si­de­rar a los ma­te­ria­les de­ri­va­dos de los tex­ti­les que se trans­for­man en la ro­pa que uti­li­za­mos y quein­clu­so lle­ga a ca­rac­te­ri­zar de al­gu­na ma­ne­ra a quien la usa.

Uno de los tex­ti­les más exi­to­sos que se de­ri­vó del al­go­dón es el que se pro­du­cía por las co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas del sur de Fran­cia en la lo­ca­li­dad de Ni­mes, era tan re­sis­ten­te que se uti­li­za­ba pa­ra ha­cer las ve­las de los bar­cos, tien­das de cam­pa­ña, lo­nas y to­do lo que ne­ce­si­ta­ra re­sis­tir las in­cle­men­cias del tiem­po. A es­ta te­la se le co­no­cía co­mo era cos­tum­bre, por el lu­gar don­de se pro­du­cía y con el nom­bre de De­nim, la te­la viajó al oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

Fue en es­te país que en1853 un jo­ven co­mer­cian­te Le­vi Strauss abrió una pe­que­ña tien­da de mer­ce­ría, pe­ro ter­mi­nó ven­dien­do tien­das de cam­pa­ña ela­bo­ra­das con la re­sis­ten­te te­la de­nim.

Strauss no­tó que quie­nes acam­pa­ban así co­mo los agri­cul­to­res y mi­ne­ros más que tien­das pa­ra dor­mir re­que­rían ro­pa de tra­ba­jo más re­sis­ten­te, y en­ton­ces to­do fue ima­gi­nar y crear un ove­rol con la te­la de­nim, aho­ra el si­guien­te pa­so fue me­jo­rar­lo,lo­grán­do­lo con la par­ti­ci­pa­ción Ja­cob Da­vis un sas­tre que­co­lo­có a los pan­ta­lo­nes re­ma­ches de co­bre en los lu­ga­res don­de era ne­ce­sa­rio re­for­zar la pren­da.

Así na­ció el pan­ta­lón o jean co­mo aún se man­tie­ne has­ta nues­tros días. Pe­ro lo cu­rio­so es que es­te pan­ta­lón tras­cen­dió el uso ex­clu­si­vo de los tra­ba­ja­do­res pa­ra trans­for­mar­se a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do en una in­dis­pen­sa­ble pren­da pa­ra la ju­ven­tud, e in­clu­so lle­gó a prohi­bir­se el in­gre­so de quien lo usa­ra a al­gu­nos even­tos, igle­sias o es­cue­las pues se le con­si­de­ra­ba una ma­la in­fluen­cia. Los jó­ve­nes lo uti­li­za­ban con tan­ta fre­cuen­cia que un dia­rio en 1958 en Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­ca que “los jó­ve­nes usan jeans to­do el tiem­po, sal­vo pa­ra dor­mir e ir a la igle­sia”.

Es­ta pren­da tan ver­sá­til uti­li­za­da a cual­quier edad, se­gui­rá pre­sen­te mien­tras exis­ta el re­cur­so na­tu­ral que le dio ori­gen.

M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.