EL DE LOS VE­NE­ZO­LA­NOS

En 2017 más de 4 mil ciu­da­da­nos de aquel país pre­sen­ta­ron so­li­ci­tu­des an­te la Co­mi­sión Mé­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos; bus­can tra­ba­jo pa­ra en­viar re­me­sas Al­gu­nos se que­dan por arrai­go o de­bi­do a que ya no es­tán en edad pro­duc­ti­va, re­la­tan

Milenio Edo de México - - Política - POR LI­LIA­NA PA­DI­LLA FO­TO­GRA­FÍA ES­PE­CIAL

En Ve­ne­zue­la, has­ta el se­pul­pul­cro tie­ne días de­fi­ni­dos por ley y en­te­rrar a un ser que­ri­do cues­ta igual que un carro nue­vo. Las his­to­rias de muer­tos en­te­rra­dos por las fa­mi­lias en los jar­di­nes de sus ca­sas se in­cre­men­tan con­for­me se agra­va la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en ese país.

En res­tau­ran­tes y es­té­ti­cas que han es­ta­ble­ci­do en Mé­xi­co, los ve­ne­zo­la­nos, al­gu­nos re­cién des­em­pa­ca­dos y otros con va­rios años aquí, con la ilu­sión de em­pe­zar de nue­vo, tra­ba­jar y en­viar di­ne­ro a fa­mi­lia­res que se que­da­ron atrás, re­pli­can re­la­tos de la reali­dad que vi­ve ese país.

Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en un re­fu­gio pa­ra mi­les de ve­ne­zo­la­nos que bus­can asi­lo. Tan so­lo en 2017, cua­tro mil 42 lo so­li­ci­ta­ron an­te la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos. En 2013, ha­ce ya cin­co años, so­lo uno hi­zo el trá­mi­te. El agra­va­mien­to de la cri­sis an­ti­ci­pa un in­cre­men­to en las so­li­ci­tu­des. Au­na­do a los mi­les que lle­gan ya con una pro­pues­ta de tra­ba­jo, que les per­mi­te ini­ciar trá­mi­tes mi­gra­to­rios pa­ra re­gu­la­ri­zar su es­tan­cia per­ma­nen­te.

Po­lan­co y las co­lo­nias Del Va­lle y Nar­var­te son las ele­gi­das por los ve­ne­zo­la­nos pa­ra ins­ta­lar­se y es­ta­ble­cer ne­go­cios. Es el ca­so de Ma­ría Fer­nan­da y Jo­sé Án­gel, quie­nes lle­ga­ron ha­ce seis años a Mé­xi­co y nun­ca ima­gi­na­ron que la cri­sis en su país se­ría be­né­fi­ca pa­ra su ne­go­cio; aho­ra es cen­tro de en­cuen­tro de la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na en Ciu­dad de Mé­xi­co.

Ade­más han em­plea­do a de­ce­nas de pai­sa­nos que lle­gan con una ma­le­ta lle­na de es­pe­ran­za y ávi­dos de tra­ba­jar, y ade­más de sos­te­ner­se eco­nó­mi­ca­men­te, en­viar re­me­sas a fa­mi­lia­res que no sa­lie­ron de su país por mi­se­ria o arrai­go.

“Te­ne­mos mu­chos pai­sa­nos que con la de­ses­pe­ra­ción lle­gan y pi­den ayu­da ocu­pan­do em­pleo o al­gu­na ma­ne­ra de so­bre­vi­vir, por­que hoy no es co­mo la mi­gra­ción de an­tes que se iban con al­go de di­ne­ro, por­que po­dían ven­der sus ca­sas y sus ca­rros. Aho­ra a mu­chos no les da tiem­po de ven­der o ya na­die es­tá com­pran­do y sim­ple­men­te sa­len sin na­da de di­ne­ro o con po­qui­to so­la­men­te pa­ra lle­gar, en­ton­ces esa cri­sis ha­ce que lle­guen de­ses­pe­ra­dos bus­can­do em­pleo”, cuen­ta Ma­ría Fer­nan­da Pan­to­ja, due­ña del res­tau­ran­te Ca­ti­ra Obs­cu­ra, el cual es­tá ubi­ca­do en la co­lo­nia Del Va­lle.

Carlos Ra­mí­rez es chef de la sucursal que abrió ha­ce tres me­ses y él lle­gó ha­ce cua­tro de Co­lom­bia, don­de es­tu­vo de pa­so des­pués de de­jar atrás su país.

Co­mo él, to­dos los ve­ne­zo­la­nos que vi­ven en Mé­xi­co bus­can la for­ma de or­ga­ni­zar­se y en­viar re­me­sas y ar­tícu­los bá­si­cos a fa­mi­lia­res me­dian­te me­ca­nis­mos que idean pa­ra que evi­tar que el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro los in­cau­te. Tam­bién fon­dean or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les que en­tre­gan apo­yo a quie­nes si­guen en Ve­ne­zue­la, que no sa­len por mie­do a per­der lo que que­da de su pa­tri­mo­nio.

“La gen­te se que­da en Ve­ne­zue­la por­que es di­fí­cil ir­te. Pri­me­ro, ya no eres pro­duc­ti­vo, tie­nes arrai­go don­de has vi­vi­do to­da la vi­da y vol­ver a em­pe­zar de ce­ro es muy com­pli­ca­do”, cuen­ta Ma­ría An­to­nie­ta Mar­tí­nez, quien en­vía di­ne­ro a su ma­dre, una ju­bi­la­da cu­ya pen­sión no le al­can­za pa­ra co­mer.

Carlos, quien me­nos tiem­po tie­ne de ha­ber de­ja­do su pa­tria, cuen­ta la reali­dad de la muer­te en Ve­ne­zue­la.

“Hay gen­te que en­tie­rra a fa­mi­lia­res en los pa­tios de su ca­sa por­que com­prar un fé­re­tro o un hue­co es co­mo com­prar­se un carro más o me­nos, al­go muy cos­to­so. Pa­ra una per­so­na de ba­jos re­cur­sos es ca­si im­po­si­ble, en­ton­ces con las le­yes que pu­so el ac­tual go­bierno, aho­ra re­sul­ta que pa­ra en­te­rrar a un fa­mi­liar es so­lo cier­tos días de se­ma­na, en el día que ter­mi­na tu cé­du­la”.

Ni qué de­cir de la co­mi­da. Por me­ses no hu­bo car­ne ro­ja. La die­ta dia­ria era de yu­ca y si aca­so sar­di­nas. De­ja­ron de co­mer pro­teí­nas.

Un antojo es al­go im­po­si­ble. Un hot­dog y un re­fres­co equi­va­len al sa­la­rio de 15 días.

Pe­se a la con­di­ción crí­ti­ca, hay quie­nes al­ber­gan es­pe­ran­zas de que cam­bie Ve­ne­zue­la. Aun­que Ma­ría An­to­nie­ta au­gu­ra que pa­sa­rán tres ge­ne­ra­cio­nes pa­ra aba­tir los re­za­gos, al­gu­nos ami­gos y fa­mi­lia­res han pre­fe­ri­do que­dar­se “pa­ra le­van­tar su pa­tria cuan­do el ré­gi­men cai­ga”.

M

Los sud­ame­ri­ca­nos han es­ta­ble­ci­do ne­go­cios pa­ra sub­sis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.