/D UHDOLGDG UHVWDXUDQWHUD

Milenio Edo de México - - Cultura - Ben­ja­mín Ra­mí­rez

are­cie­ra co­sa fá­cil co­men­zar su pro­pio ne­go­cio; te le­van­tas tem­prano, com­pras la ma­te­ria pri­ma pa­ra el día a día, an­tes de le­van­tar la cor­ti­na aseas el lo­cal, ha­ces una se­lec­ción de bue­na mú­si­ca, te ase­gu­ras de te­ner to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra aten­der a los clien­tes, man­tie­nes los ali­men­tos en buen es­ta­do y a bue­na tem­pe­ra­tu­ra, y ¡to­do lis­to! Sin em­bar­go, pa­re­cie­ra ser que la reali­dad es otra, y que el peor pro­ble­ma no se en­cuen­tra en el con­cep­to pa­ra atraer a los clien­tes, los al­tos pre­cios de los in­su­mos o has­ta la apa­tía del mer­ca­do en el que que­re­mos in­cur­sio­nar, el peor enemi­go es la ley.

Ca­mi­nan­do por el pri­mer cua­dro de la ca­pi­tal me­xi­quen­se es no­to­rio el de­te­rio­ro de la vi­da co­mer­cial, ha­ce al­gu­nos me­ses co­men­tá­ba­mos en es­te es­pa­cio la des­apa­ri­ción del res­tau­ran­te “Las Ram­blas” que, más que un es­ta­ble­ci­mien­to de ali­men­tos y be­bi­das re­pre­sen­tó por va­rios años, un re­fe­ren­te pa­ra de­gus­tar una bue­na co­mi­da en los Por­ta­les. Del mis­mo mo­do, ca­de­nas co­mer­cia­les de ham­bur­gue­sas han de­cli­na­do es­te es­pa­cio co­mer­cial, su­man­do tien­das de ro­pa, za­pa­te­rías y has­ta un vie­jo ho­tel que en su úl­ti­mo mo­men­to anun­ció una re­mo­de­la­ción y pos­te­rior­men­te des­apa­re­ció.

Las ra­zo­nes pue­den es­tar in­cli­na­das a va­rios vér­ti­ces, ha­ce ape­nas unos días hu­bo una reunión en­tre co­mer­cian­tes de la zo­na y el apa­ra­to gu­ber­na­men­tal y las que­jas fue­ron cla­ras: mu­cha in­se­gu­ri­dad, al­tos cos­tos en las ren­tas y fal­ta de apo­yo. Dan­do un vis­ta­zo a la lis­ta de re­qui­si­tos pa­ra abrir un es­ta­ble­ci­mien­to de ali­men­tos y be­bi­das, in­clui­das be­bi­das al­cohó­li­cas con gra­dua­ción al­cohó­li­ca me­nor a 12° G.L., el gas­to se po­dría cos­tear sin me­nor pro­ble­ma, los in­con­ve­nien­tes apa­re­cen una vez que el es­ta­ble­ci­mien­to inicia ope­ra­cio­nes, pues la vi­si­ta de ins­pec­to­res re­pre­sen­ta una cons­tan­te ame­na­za, al igual que los in­ten­tos de ex­tor­ción, sin re­fe­rir­nos a nin­gún ca­so en par­ti­cu­lar, la pro­ba­bi­li­dad de éxi­to de­pen­de de qué tan­to el pro­pie­ta­rio es­tá dis­pues­to a pa­gar pa­ra ga­ran­ti­zar no só­lo la fun­cio­na­li­dad del ne­go­cio sino, ade­más, la se­gu­ri­dad del mis­mo.

An­te es­ta si­tua­ción el es­ce­na­rio pa­re­ce po­co cla­ro, la fu­ga de ca­pi­ta­les gran­des a mu­ni­ci­pios co­n­ur­ba­dos es ca­da vez más cons­tan­te; el em­po­rio que se ha ges­ta­do en Me­te­pec ha aca­pa­ra­do la ma­yor can­ti­dad de pla­zas co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes y zo­nas ha­bi­ta­cio­na­les, si­tua­ción que a la lar­ga pue­de re­per­cu­tir en la vi­da ar­te­sa­nal de es­te mu­ni­ci­pio pe­ro, por otra par­te, To­lu­ca co­mo ca­pi­tal, po­dría co­men­zar un de­te­rio­ro tan­to en in­fra­es­truc­tu­ra co­mo en vi­da pú­bli­ca, pues no ha­bría un sec­tor tu­rís­ti­co que com­pe­tir. Lan­zan­do una ple­ga­ría al cie­lo, es­pe­ra­mos que se atien­dan ca­sos co­mo el aquí pre­sen­ta­do, ya que es preo­cu­pan­te la can­ti­dad de es­pa­cios des­per­di­cia­dos y lo­ca­les co­mer­cia­les en pleno aban­dono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.