PE­LOS: PA­SIÓN, AMOR E IDEN­TI­DAD

Milenio Edo de México - - El Sexódromo -

Ten­go en­tre mis ma­nos el li­bro Pe­los, in­te­gra­do por mi­cro­rre­la­tos es­cri­tos por el gru­po Mi­cro­lo­cas, com­pues­to­por tres es­cri­to­ras es­pa­ño­las y una chi­le­na: Eva Díaz Rio­be­llo, Isa­bel Gon­zá­lez, Te­re­sa Ser­ván e Isa­bel Wa­ge­mann, con unas ilus­tra­cio­nes pre­cio­sas de Vir­gi­nia Pe­dre­ro. El te­ma se ob­via con el tí­tu­lo: ca­da una de las bre­ves his­to­rias es­tán re­la­cio­na­das con el pe­lo cor­po­ral.

Eva Díaz se en­cuen­tra en Mé­xi­co pues es­te fin de se­ma­na par­ti­ci­pa­rá en el En­cuen­tro Ibe­roa­me­ri­cano de Mi­ni­fic­ción den­tro de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro del Zó­ca­lo, así que tu­ve la opor­tu­ni­dad de pla­ti­car con ella. Les com­par­to la char­la con la re­co­men­da­ción de que se su­mer­jan en es­tas na­rra­cio­nes es­cri­tas con ex­ce­len­tes y di­ver­sos es­ti­los, que los pon­drán a re­fle­xio­nar so­bre el pa­pel de los pe­los en su vi­da.

Eva, ¿qué es y có­mo sur­ge el gru­po Mi­cro­lo­cas?

No­so­tras nos co­no­ci­mos a tra­vés de la es­cri­to­ra Cla­ra Obli­ga­do, que nos co­no­cía por se­pa­ra­do a las cua­tro. A Isa­bel Gon­zá­lez la ha­bía an­to­lo­ga­do, Te­re­sa Ser­ván e Isa­bel Wa­ge­mann fue­ron alum­nas su­yas. Yo ob­tu­ve un pre­mio en el que ella fue ju­ra­do. Cuan­do lo ga­né me lla­mó por te­lé­fono y me di­jo que ha­bía tres au­to­ras que de­bía co­no­cer, por­que te­nía­mos co­sas en co­mún. “Y, ade­más, las cua­tro son unas mi­cro­lo­cas”, re­ma­tó. Me dio mu­cha ri­sa; no me di cuen­ta de que es­ta­ba na­cien­do al­go im­por­tan­te. Me pu­se en con­tac­to con ellas, nos caí­mos muy bien y de­ci­di­mos ha­cer pro­yec­tos jun­tas. Cla­ra se fue a la FIL de Gua­da­la­ja­ra; cuan­do volvió nos di­jo que te­nía­mos que ha­cer un li­bro re­la­cio­na­do con el cuen­to “El guar­da­gu­jas”, de Juan Jo­sé Arreo­la. El te­ma nos ins­pi­ró nues­tro pri­mer li­bro, que se pu­bli­có en Mé­xi­co y se lla­ma Al­dea DF. En los cuen­tos ya apa­re­ce el pe­lo co­mo ele­men­to cons­tan­te. Ha­blan de te­mas fe­me­ni­nos, pe­ro es un li­bro muy bien es­cri­to que pue­de leer cual­quier per­so­na, en or­den li­neal o alea­to­rio.

El pe­lo es un ta­bú que ha­bía que rom­per. A to­dos nos con­di­cio­na, aun­que no lo ad­mi­ta­mos, des­de que so­mos pe­que­ños: si me lo cor­tan, si me lo peino, si me lo de­jo lar­go, si se me cae, si me lo ti­ño… es­ta­mos co­mu­ni­can­do, di­cien­do quié­nes so­mos con esas de­ci­sio­nes. Tie­ne que ver con lo fe­me­nino pe­ro a los hom­bres les in­cum­be bas­tan­te, pues es­tán pre­sen­tes en la ma­yo­ría de los mi­cro­rre­la­tos. Es ver­dad que es un gé­ne­ro que se pres­ta a la lec­tu­ra re­po­sa­da o rá­pi­da. Las nues­tras son va­rias vo­ces di­fe­ren­tes que se en­tre­te­jen pa­ra con­for­mar una uni­dad.

¿El pe­lo con­di­cio­na nues­tra se­xua­li­dad?

Vi­vi­mos in­flui­dos por cá­no­nes que vie­nen del ci­ne porno, de Es­ta­dos Uni­dos. He­mos lle­ga­do a un pun­to en que por un la­do es­tá la ten­den­cia a la de­pi­la­ción com­ple­ta y por el otro quie­nes se re­be­lan con­tra eso. Hoy en día el fe­mi­nis­mo es­tá en au­ge y una de las pre­mi­sas que te­ne­mos que adop­tar las mu­je­res es que ca­da una de­be usar el pe­lo co­mo quie­re, sin im­po­si­cio­nes. En el li­bro abo­ga­mos por la li­ber­tad.

¿Los ve­llos son eró­ti­cos?

El pe­lo nos acer­ca a lo salvaje, lo bru­to, lo or­gá­ni­co. Es nor­mal que sea un ca­ta­li­za­dor de nues­tro ero­tis­mo, por­que es lo más cer­cano a lo ani­mal. Co­mo di­ce un di­cho es­pa­ñol, “el hom­bre, co­mo el oso, mien­tras más pe­lu­do, más her­mo­so”. Es lo na­tu­ral, lo que nos co­nec­ta con la vi­da, con el ori­gen. Es la ve­ge­ta­ción de la piel.M

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.