El fas­cis­mo se aso­ma

Milenio Edo de México - - México - RO­BER­TO BLANCARTE ro­ber­to.blancarte@mi­le­nio.com

tér­mino “fas­cis­ta”, a fuer­za de ser usa­do in­dis­cri­mi­na­da­men­te, ha per­di­do mu­cho de su va­lor des­crip­ti­vo. Con al­gu­na ra­zón, las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas y par­ti­cu­lar­men­te las de la iz­quier­da, lo uti­li­za­ron pa­ra de­nun­ciar a los gru­pos au­to­ri­ta­rios y con­ser­va­do­res, par­ti­cu­lar­men­te de la ul­tra­de­re­cha.

Sin em­bar­go, muy rá­pi­da­men­te, so­bre to­do en Amé­ri­ca La­ti­na, mu­chos re­gí­me­nes de cor­te po­pu­lis­ta se es­ta­ble­cie­ron, imi­tan­do en más de al­gu­na de sus par­tes al mo­de­lo de Mus­so­li­ni. Por su par­te, los es­tu­dio­sos del fe­nó­meno tra­ta­ron de en­ten­der lo que real­men­te ha­bía si­do el fas­cis­mo en Ita­lia y even­tual­men­te en al­gu­nas otras par­tes de Eu­ro­pa. Re­leer a Ren­zo de Fe­li­ce, el ma­yor es­pe­cia­lis­ta ita­liano en la ma­te­ria, me ha da­do es­ca­lo­fríos, pues no pue­do de­jar de ob­ser­var mu­chos de es­tos ras­gos en el sis­te­ma po­lí­ti­co que los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos han pre­ten­di­do es­ta­ble­cer, in­clu­yen­do la 4T.

Co­mo mues­tra, ci­to de ma­ne­ra ex­ten­di­da las con­clu­sio­nes que di­cho au­tor avan­zó, en su li­bro La­sin­ter­pre­ta­cio­nes­del­fas­cis­mo. Se­ña­ló De Fe­li­ce allí que el fas­cis­mo se afir­mó a tra­vés de: “una con­cep­ción de la po­lí­ti­ca y más en ge­ne­ral de la vi­da, de ti­po mís­ti­co, fun­da­da so­bre la pri­ma­cía del ac­ti­vis­mo irra­cio­nal (con­fian­za en la ac­ción di­rec­ta y re­suel­ta) y so­bre el des­pre­cio del in­di­vi­duo co­mún, a quien le era con­tra­pues­ta la exal­ta­ción de la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal y de las per­so­nas ex­tra­or­di­na­rias (éli­tes y su­per­hom­bre) de la cual des­cen­día el mi­to –esen­cial en el fas­cis­mo- del lí­der [ca­po]; un ré­gi­men po­lí­ti­co de ma­sas (en el sen­ti­do de una mo­vi­li­za­ción con­ti­nua de las ma­sas y de una re­la­ción di­rec­ta lí­der-ma­sa, sin in­ter­me­dia­rios), fundado en el sis­te­ma del par­ti­do úni­co y de la mi­li­cia de par­ti­do y rea­li­za­do a tra­vés de un ré­gi­men de po­li­cía y un con­trol de to­das las fuen­tes de in­for­ma­ción y de pro­pa­gan­da; un re­vo­lu­cio­na­ris­mo ver­bal y un con­ser­va­du­ris­mo sus­tan­cial, mi­ti­ga­do por una se­rie de con­ce­sio­nes so­cia­les de ti­po asis­ten­cial; el ten­ta­ti­vo de crear una nue­va cla­se di­ri­gen­te, ex­pre­sión del par­ti­do y a tra­vés de él, so­bre to­do de la pe­que­ña y me­dia­na bur­gue­sía; la crea­ción y la va­lo­ri­za­ción de un fuer­te apa­ra­to mi­li­tar; un ré­gi­men eco­nó­mi­co de cor­te pri­va­do, ca­rac­te­ri­za­do por la ten­den­cia a la ex­pan­sión de la ini­cia­ti­va pú­bli­ca, a la trans­fe­ren­cia de la di­rec­ción eco­nó­mi­ca de los ca­pi­ta­lis­tas y de los em­pren­de­do­res a los al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do y al con­trol de las gran­des lí­neas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, así co­mo a la asun­ción de par­te del Es­ta­do del pa­pel de me­dia­dor en las con­tro­ver­sias de tra­ba­jo (cor­po­ra­ti­vis­mo) y de una di­rec­ción au­tár­qui­ca.”

Por su­pues­to, fas­cis­mo y po­pu­lis­mo no son exac­ta­men­te lo mis­mo, pe­ro es in­quie­tan­te ob­ser­var có­mo mu­chas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas se han re­to­ma­do, apro­pia­do y adap­ta­do, se­gún las cir­cuns­tan­cias na­cio­na­les. Y có­mo en su com­ba­te al li­be­ra­lis­mo (o neo­li­be­ra­lis­mo) y a la de­mo­cra­cia, es­tos re­gí­me­nes han ter­mi­na­do por imi­tar los ras­gos más ca­rac­te­rís­ti­cos del fas­cis­mo. El am­bien­te que es­ta­mos vi­vien­do en Mé­xi­co no es, por lo de­más, el más pro­pi­cio pa­ra la cons­truc­ción de un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co y de li­ber­ta­des. El fas­cis­mo, hay que de­cir­lo, se aso­ma por va­rios la­dos.

Los es­tu­dio­sos del fe­nó­meno tra­ta­ron de en­ten­der lo que real­men­te ha­bía ocu­rri­do en Ita­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.