La Co­pa agra­va la si­tua­ción

Ade­más de la cri­sis sa­ni­ta­ria, Siboldi afir­ma que sus ju­ga­do­res no es­tán pa­ra ju­gar más de 45 mi­nu­tos

Milenio Edo de México - - M2 - EDUAR­DO ES­PI­NO­SA

Ro­bert Dan­te Siboldi sa­be muy bien que la Co­pa por Mé­xi­co so­lo le ha ve­ni­do a com­pli­car las co­sas a Cruz Azul. Si es­tos úl­ti­mos días han si­do un cal­va­rio pa­ra La Má­qui­na de­bi­do al bro­te ines­pe­ra­do de co­vid-19 -del que muy pro­ba­ble­men­te el uru­gua­yo tam­bién se vea con­ta­gia­do-, con es­te tor­neo amis­to­so en puer­ta la si­tua­ción se agra­va aún más.

“Te­ne­mos que cum­plir con el com­pro­mi­so que tie­ne el club”, di­ce un Siboldi re­sig­na­do de que sus pla­nes pa­ra que Cruz Azul lle­ga­ra de la me­jor for­ma al Apertura 2020 se fue­ron por la bor­da. “He­mos te­ni­do que mo­di­fi­car lo que te­nía­mos pla­nea­do de úl­ti­mo mi­nu­to, cuan­do nos in­for­man que se tie­ne que par­ti­ci­par en es­te tor­neo”, ma­ti­za.

Y co­mo da­ño di­rec­to pue­de pre­sen­tar­se una pro­pa­ga­ción ma­yor de co­vid-19 en la plan­ti­lla, por­que es­te tor­neo apre­su­ró la sa­li­da de Cruz Azul a Que­ré­ta­ro, jus­to el mis­mo día que se hi­cie­ron las prue­bas; to­dos los po­si­ti­vos e in­de­ter­mi­na­dos via­ja­ron y con­vi­vie­ron con el plan­tel. El plan ori­gi­nal era rea­li­zar los exá­me­nes, es­pe­rar los re­sul­ta­dos y des­pués via­jar a Ju­ri­qui­lla.

Pe­ro el es­tra­te­ga va más allá de la cri­sis sa­ni­ta­ria que azo­ta a Cruz Azul y se me­te al te­rreno que co­no­ce muy bien, en el que es­tá muy se­gu­ro de sus ideas pa­ra ar­gu­men­tar que es­te tor­neo es más per­ju­di­cial que be­né­fi­co: el fut­bo­lís­ti­co.

“Tu­vi­mos que ade­lan­tar la in­ten­si­dad de los tra­ba­jos; fut­bo­lís­ti­ca­men­te no es­ta­mos ap­tos pa­ra en­ca­rar es­te tor­neo, es la reali­dad, nos fal­ta más tiem­po de pre­pa­ra­ción, los mu­cha­chos lo es­tán sin­tien­do, lo es­tán so­por­tan­do, pe­ro es­tán al lí­mi­te. La reali­dad es que no es­ta­mos pa­ra ju­gar más de 45 mi­nu­tos, no al­can­za el tiem­po pa­ra en­fren­tar­nos a un tor­neo co­mo és­te, ven­dría muy bien en otras cir­cuns­tan­cias, no es que es­té en desacuer­do, pe­ro no es con­ve­nien­te a co­mo es­ta­mos no­so­tros, a las eva­lua­cio­nes fí­si­cas que te­ne­mos”, afir­ma sin nin­gún ti­po de du­da.

Pa­ra Cruz Azul, el tor­neo co­men­za­rá el sá­ba­do 4 de ju­lio en­fren­tan­do a Pu­mas y de ahí dispu­tará otros dos par­ti­dos (an­te To­lu­ca y Amé­ri­ca) en un pla­zo de sie­te días. La Má­qui­na po­dría te­ner has­ta sie­te ju­ga­do­res fue­ra de­bi­do al co­vid-19, con el ries­go la­ten­te de que la ci­fra au­men­te de­bi­do a los con­ta­gios que pu­die­ron dar­se en Que­ré­ta­ro.

El Plan A del cua­dro ce­les­te es que so­lo se ten­gan es­tas sie­te ba­jas y con el res­to del plan­tel, que en con­di­cio­nes nor­ma­les es de 30 ele­men­tos, se pue­dan dispu­tar sin nin­gún pro­ble­ma los tres par­ti­dos de la pri­me­ra ron­da. Pe­ro tam­bién se tie­ne que pre­ver el peor de los es­ce­na­rios, y ese es el bro­te ma­si­vo de más de la mi­tad de la plan­ti­lla; ahí, ya la si­tua­ción cam­bia por com­ple­to y se abre la po­si­bi­li­dad de que La Má­qui­na de­je su lu­gar.

Cruz Azul asu­me el cos­to de los fa­llos en su pro­to­co­lo, al gra­do que trans­for­mó las ins­ta­la­cio­nes de La No­ria en un cer­co sa­ni­ta­rio. Sí, en lu­gar de que los ju­ga­do­res se fue­ran a cum­plir la cua­ren­te­na a sus ca­sas, lo ha­rán en el club. “Nin­gún po­si­ti­vo sal­drá de aquí”, di­ce con vehe­men­cia Siboldi. El miér­co­les por la no­che se sa­brá si Cruz Azul per­dió por go­lea­da an­te el co­vid-19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.