Un na­ran­ja que se cae de ro­jo

Los al­re­de­do­res de la Ciu­dad de Mé­xi­co es­tán to­dos en ro­jo. ¿El vi­rus ma­lo se de­ten­drá al ter­mi­nar Eca­te­pec y vol­ve­rá so­bre sus pa­sos an­tes de en­trar a las ca­lles de la CdMx? Ese na­ran­ja es­tá muy ro­jo, di­ría Car­los Pe­lli­cer

Milenio Edo de México - - Al Cierre -

Lu­nes29de­ju­nio. ¿Se en­cuen­tra Leo­na Vi­ca­rio? Le trae­mos un pa­que­te de Ama­zon. El pe­que­ño en­vol­to­rio traía al­gu­nas lí­neas de “Los azu­les” de Car­los Pe­lli­cer. Ah, la ma­ra­vi­lla: “Hay azu­les que se caen de mo­ra­dos”. Ah, la ver­dad: “Hay una sed de na­ran­ja / jun­to a la tar­de to­da­vía muy al­ta”. ¿Có­mo ven a Gil lí­ri­co y en­fe­bre­ci­do, pe­ro sin tos se­ca? El se­má­fo­ro de la Ciu­dad de Mé­xi­co se ha mo­vi­do de ro­jo a na­ran­ja, al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos no esen­cia­les po­drán abrir sus puer­tas. Gil­ga aco­pia du­das. Los al­re­de­do­res de la CdMx es­tán to­dos en ro­jo. ¿El vi­rus ma­lo se de­ten­drá al ter­mi­nar Eca­te­pec y vol­ve­rá so­bre sus pa­sos an­tes de en­trar a las ca­lles de la CdMx? Ese na­ran­ja es­tá muy ro­jo, di­ría Pe­lli­cer. Ga­més es­pe­ra que sal­ga bien, pe­ro las pro­ba­bi­li­da­des son muy ba­jas. No se ne­ce­si­ta ser un epi­de­mió­lo­go pa­ra sa­ber que sal­drá mal: más con­ta­gios, más en­fer­mos y más muer­tos. Con la pe­na.

11:30pm.

Una no­ta de Pe­dro Do­mín­guez en su pe­rió­di­co MI­LE­NIO in­for­ma que el pre­si­den­te

Lió­pez Obra­dor di­jo: "Sí voy a via­jar a Es­ta­dos Uni­dos, creo que hoy se va a de­fi­nir el día, el mo­ti­vo es par­ti­ci­par la en­tra­da en vi­gor del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio, el mo­ti­vo del via­je; voy a te­ner un en­cuen­tro con el pre­sien­te Do­nald Trump pa­ra ce­le­brar el que se lo­gró es­te acuer­do y que nos va a sig­ni­fi­car a las tres na­cio­nes el tra­ba­jar en una de las re­gio­nes o la re­gión más im­por­tan­te del mun­do en tér­mi­nos de co­mer­cio; en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos es el mer­ca­do más fuer­te el mun­do, es­to pa­ra Mé­xi­co va a sig­ni­fi­car in­ver­sión fo­rá­nea, ex­tran­je­ra, se reac­ti­va la eco­no­mía y se ge­ne­ran em­pleos y hay bie­nes­tar".

De acuer­do has­ta la úl­ti­ma pa­la­bra, pe­ro ca­ram­ba, ha­cer­le cam­pa­ña a Trump, al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos que ha agra­via­do, in­fa­ma­do, in­ju­ria­do a los me­xi­ca­nos, ¿no es un po­co de­ma­sia­do?

El Pre­si­den­te no usa cu­bre­bo­cas en Mé­xi­co, no se unta gel en las ma­nos, pe­ro di­jo que si le so­li­ci­tan que se ha­ga la prue­ba de co­vid-19 pa­ra en­tre­vis­tar­se con el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne pro­ble­ma de “ac­tuar con hu­mil­dad”. Allá hu­mil­dad; acá, so­ber­bia. Muy bo­ni­to.

“No sé si me lo pi­dan, no ade­lan­te­mos vís­pe­ras; si lo pi­den, pues ya va­mos a ver qué ha­ce­mos, en­ton­ces re­sol­ve­mos. No ten­go nin­gún pro­ble­ma de ac­tuar con hu­mil­dad; sí, por­que tam­po­co ten­go na­da que ocul­tar, na­da, muy con­tra­rio de lo que se pien­sa, el po­der es hu­mil­dad”.

“Voy a tras­la­dar­me en los avio­nes de ru­ta co­mer­cial, pe­ro se pue­de ha­cer una es­ca­la y lle­gar a Was­hing­ton un día an­tes del en­cuen­tro que ten­dre­mos, en­ton­ces lo voy a ha­cer de esa ma­ne­ra; no des­car­to la uti­li­za­ción de avio­nes de la Fuer­za Aé­rea, de la Se­cre­ta­ria de Ma­ri­na, pe­ro so­lo en ca­so de ur­gen­cia, de ne­ce­si­dad de aten­der a la po­bla­ción, ca­sos por tra­ge­dias que no de­seo, pe­ro si ten­go ne­ce­si­dad de mo­ver­me pron­to, uti­li­za­ría yo avio­nes o he­li­cóp­te­ros de las fuer­zas ar­ma­das… Co­mo ten­go tiem­po me pue­do ir an­tes y lle­go sin pro­ble­ma, no ha­ce fal­ta por­que tam­bién hay que go­ber­nar con el ejem­plo, hay que pre­di­car con el ejem­plo, na­da de la pa­ra­fer­na­lia de an­tes, me molesta; hay co­sas que no de­ben vol­ver a su­ce­der en el país; no quie­ro dar pie a na­da; no quie­ro que re­gre­se ese es­ti­lo al go­bierno, la ex­tra­va­gan­cia, la pre­po­ten­cia, la fan­to­che­ría”. An­já. “Fan­to­che­ría”. Siem­pre que­dan las ca­rre­tas. Si el Pre­si­den­te sa­le hoy en ca­rre­ta, lle­ga en quin­ce días a Was­hing­ton. Ahí va, la pre­cio­sa ca­rre­ta en­tran­do a la Ca­sa Blan­ca.

2:30pm.

La ho­ra sa­gra­da. Pa­raRi­pley: el Pre­si­den­te di­jo que ha­brá una in­ves­ti­ga­ción de fon­do en lo que res­pec­ta a la li­be­ra­ción de la ma­má del je­fe del cár­tel de San­ta Ro­sa. “Tie­ne que ver con un pro­ble­ma añe­jo, vin­cu­la­do con dos ele­men­tos, in­efi­ca­cia y co­rrup­ción, siem­pre se ha­bla de que se de­ja en li­ber­tad a pre­sun­tos de­lin­cuen­tes por­que no se in­te­gró bien la in­ves­ti­ga­ción y es una for­ma de ocul­tar un acuer­do, una tran­sa, pa­ra de­cir­lo con cla­ri­dad, siem­pre an­dan bus­can­do al­gu­nos jue­ces, no ge­ne­ra­li­zo, jue­ces que bus­can si hu­bo al­gu­na fa­lla en la ho­ra de la de­ten­ción o cual­quier co­sa pa­ra de­jar en li­ber­tad a pre­sun­tos de­lin­cuen­tes. En es­te ca­so se va a ha­cer una in­ves­ti­ga­ción a fon­do pa­ra in­ves­ti­gar por qué se de­jó en li_ ber­tad a es­ta per­so­na”. Por cier­to, el Pre­si­den­te no sa­lu­dó a la ma­má del Ma­rro. Bueno, hay de ca­pos a ca­pos.

To­do es muy ra­ro, ca­ra­cho. Co­mo di­ría Mus­set: “Quien­quie­rea­su­ma­dre­no­pue­de­ser­ma­lo”. An­já, di­ce Ga­més.

Gils’en­va

Por cier­to, el Pre­si­den­te no sa­lu­dó a la ma­má del Ma­rro. Bueno, hay de ca­pos a ca­pos

GIL GA­MÉS gil.ga­mes@mi­le­nio.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.