Más de 300 mil vi­si­tan la mues­tra de War­hol

Ayer hu­bo lar­gas fi­las pa­ra apre­ciar las pie­zas ex­pues­tas en la CDMX

Milenio Hidalgo - - Fronteras -

Le­ti­cia Sán­chez Me­del/Mé­xi­co

Hoy es el úl­ti­mo día pa­ra po­der ad­mi­rar la ex­po­si­ción Andy War­hol. Es­tre­lla os­cu­ra, en el Mu­seo Jumex. La mues­tra, que pre­sen­ta el tra­ba­jo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del cé­le­bre ar­tis­ta es­ta­du­ni­den­se, en­tre di­bu­jos pre­pa­ra­to­rios, co­lla­ges, ins­truc­cio­nes, fac­tu­ras y has­ta los es­tén­ci­les ori­gi­na­les pa­ra sus pin­tu­ras de las la­tas Camp­bell’s, fue abier­ta el pa­sa­do 2 de ju­nio y ha si­do ad­mi­ra­da por más de 300 mil per­so­nas.

Un pro­vo­ca­dor del ar­te con­tem­po­rá­neo, War­hol ex­pe­ri­men­tó en to­dos los ám­bi­tos de la crea­ción ar­tís­ti­ca; así, en más de 300 pin­tu­ras de­mues­tra su ob­se­sión con las imá­ge­nes iné­di­tas de Jac­que­li­ne, viu­da del pre­si­den­te John F. Ken­nedy.

Ayer, el pú­bli­co ca­pi­ta­lino se de­te­nía a ver lo que so­lo co­no­cía por re­fe­ren­cias fo­to­grá­fi­cas o bi­blio­grá­fi­cas, co­mo de las cé­le­bres la­tas de sopa Camp­bell’s. To­ma­ba tiem­po apre­ciar lo que fue su pri­me­ra se­rie de imá­ge­nes: War­hol ha­bía ju­ga­do con esas imá­ge­nes des­de 1961, pe­ro fue has­ta su fa­mo­sa ex­po­si­ción de 32 la­tas en la Fe­rus Ga­llery, de Los Án­ge­les, en ju­lio de 1962, cuan­do dio un pa­so ra­di­cal en la his­to­ria del ar­te de la pos­gue­rra al de­di­car­se a pin­tar fríos ros­tros in­de­pen­dien­tes en ca­da una de las va­rie­da­des que exis­tían de la sopa.

En­ton­ces la reac­ción fue de in­dig­na­ción y sor­pre­sa, pues va­rios crí­ti­cos lo co­men­ta­ban co­mo al­go sin sen­ti­do; un crí­ti­co de Los Án­ge­les Ti­mes es­cri­bió: “Es­te jo­ven ar­tis­ta es un tan­to des­in­for­ma­do o un char­la­tán tes­ta­ru­do”. Pe­ro hu­bo otros a los que les pa­re­ció una bue­na apor­ta­ción, por ejem­plo, John Co­plans, edi­tor de la re­vis­ta Art­fo­rum, quien des­pués cu­ró la re­tros­pec­ti­va de War­hol en el Pa­sa­de­na Art Mu­seum, en 1970.

War­hol sos­te­nía “que cuán­to más mi­ras la mis­ma co­sa, más se des­va­ne­ce el sig­ni­fi­ca­do por me­jor y más va­cío que te sien­tas”. En­tre las pin­tu­ras que no pa­san des­aper­ci­bi­das es­tán las de Nao, en­car­na­ción pic­tó­ri­ca del cul­to a la per­so­na­li­dad. Allí se de­mues­tra la ló­gi­ca que sub­ya­ce a la obra de War­hol: la fa­ma, la in­fa­mia y la ce­le­bri­dad se ma­ni­fies­tan en ple­ni­tud en un mun­do que ha si­do al­te­ra­do pa­ra siem­pre por la ex­pan­sión de los me­dios glo­ba­les.

Los vi­si­tan­tes si­guie­ron la má­xi­ma del ar­tis­ta es­ta­du­ni­den­se: “Si quie­res sa­ber­lo to­do so­bre Andy War­hol, so­lo tie­nes que ver la su­per­fi­cie de mis pin­tu­ras, de mis fil­mes y de mí. Ahí es­toy, no hay na­da de­trás”.

Tras gra­duar­se en el Car­ne­gie Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, en 1949, War­hol se mu­dó a Nue­va York; allí lle­gó a con­ver­tir­se en el ar­tis­ta co­mer­cial más exi­to­so y me­jor pa­ga­do de la in­dus­tria pu­bli­ci­ta­ria. Pe­ro él que­ría ser un pin­tor re­co­no­ci­do, por lo que se ini­ció en el ar­te pop en los años 60.

Los asis­ten­tes se de­te­nían por más tiem­po en su se­rie Ma­rilyn Mon­roe in Black and Whi­te, 25 imá­ge­nes de la actriz.

En ma­yo de 1965, War­hol tam­bién se de­di­có al ci­ne; di­jo que se re­ti­ra­ba de la pin­tu­ra por­que el ar­te de­ja­ba de ser di­ver­ti­do pa­ra él. Su obra maes­tra fue Em­pi­re (Im­pe­rio), un re­tra­to de ocho ho­ras del re­co­no­ci­do ras­ca­cie­los.

Al fi­nal de la mues­tra y por­que no se per­mi­te sa­car fotos por cues­tio­nes de de­re­chos de au­tor, co­mo con­so­la­ción, los vi­si­tan­tes pue­den com­prar una la­ta de jugo Jumex con la ima­gen del ar­tis­ta o una re­pro­duc­ción de al­gu­nas de sus obras más fa­mo­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.