Las mal­cria­das re­ve­la­rán la amar­gu­ra de su Dul­ce Ho­gar

Sa­ra Mal­do­na­do, Jua­na Arias, Lau­ra Pal­ma y Ro­dri­go Ca­che­ro des­ta­can la im­por­tan­cia de abor­dar pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, co­mo la tra­ta de per­so­nas, en las op­cio­nes que ofre­ce la te­le­vi­sión abier­ta

Milenio Hidalgo - - Cultura - Li­ber­tad Am­pu­dia/Mé­xi­co

Sa­ra Mal­do­na­do, Jua­na Arias, Ro­dri­go Ca­che­ro y Lau­ra Pal­ma, quie­nes pro­ta­go­ni­zan Las mal­cria­das, el melodrama que Tv Azteca pre­sen­ta­rá a par­tir de ma­ña­na, des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de que la te­le­vi­sión abier­ta abor­de pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, co­mo la ex­plo­ta­ción de em­plea­das do­més­ti­cas, pros­ti­tu­ción, ren­ta de vien­tre y ro­bo de ni­ños.

La his­to­ria gi­ra en torno a Lau­ra (Sa­ra Mal­do­na­do), una pe­rio­dis­ta que bus­ca a su ma­dre bio­ló­gi­ca; y pa­ra co­no­cer su his­to­ria se aden­tra­rá en Dul­ce Ho­gar, la agen­cia de ser­vi­cio do­més­ti­co de Ca­ta­li­na Ba­sur­to (Re­bec­ca Jo­nes), que en­cu­bre una red de tra­ta de per­so­nas.

Ahí co­no­ce a cua­tro mu­je­res: Ro­sa (Ivon­ne Mon­te­ro), la con­sen­ti­da de la je­fa, quien rea­li­za “en­car­gos es­pe­cia­les”; Te­re­sa (Cynt­hia Rodríguez), quien tra­ba­ja en la ven­ta de be­bés; Du­nia (El­sa Or­tiz), a quien en­re­dan en la pros­ti­tu­ción, y Es­mir­na (Jua­na Arias), una jo­ven de 18 años que ren­ta su vien­tre.

Tras gra­bar una es­ce­na en el do­mi­ci­lio de la co­lo­nia Jar­di­nes del Pe­dre­gal, don­de se ha mon­ta­do la ca­sa de Dul­ce Ho­gar, y ata­via­da con su ves­tua­rio de em­plea­da do­més­ti­ca, Sa­ra Mal­do­na­do com­par­tió a ¡hey! que su per­so­na­je es “ague­rri­do, le pa­san si­tua­cio­nes te­rri­bles, pe­ro las trans­for­ma pa­ra sa­lir ade­lan­te. Su ob­je­ti­vo es ayu­dar a su fa­mi­lia, pe­ro tam­bién a las mu­je­res que es­tán en Dul­ce Ho­gar”.

Jua­na Arias, quien pa­ra la se­cuen­cia de la tra­ma, por­ta una pan­za fal­sa pa­ra re­pre­sen­tar un Dolores y Jua­na em­ba­ra­zo de seis me­ses, co­men­tó que el es­lo­gan de la te­le­no­ve­la es “Na­die sa­be pa­ra quién tra­ba­ja”, y ella lo vi­ve en car­ne pro­pia, pues a tra­vés de en­ga­ños y chan­ta­je la con­ven­cen de que ren­te su vien­tre.

En la his­to­ria, aun­que es en­tre­te­ni­mien­to, ha­ce­mos una es­pe­cie de “la­bor so­cial, son car­tas que se de­ben poner en la me­sa, por­que son co­sas que es­tán pa­san­do: la pros­ti­tu­ción, el al­qui­ler de vien­tre, el tráfico de ni­ños, te­ne­mos que in­for­mar­nos. Si a cual­quier per­so­na que co­no­ces o a ti te es­tá pa­san­do lo que es­tás vien­do en la te­le, lla­ma, in­fór­ma­te, pue­des de­nun­ciar­lo y te­ne­mos que apo­yar­nos en­tre to­das”, di­jo Arias.

Sa­ra aña­dió que des­de su per­so­na­je se mues­tra la im­por­tan­cia de dar voz a las víc­ti­mas y de­nun­ciar los de­li­tos, y ce­le­bró que la te­le­vi­sión abier­ta desa­rro­lle con­te­ni­dos al­ter­na­ti­vos a la no­ve­la ro­sa.

“Por es­ta em­pa­tía que Lau­ra tie­ne ha­cia las mu­je­res, co­mo pe­rio­dis­ta to­ma la de­ci­sión de ayu­dar­las, de ha­cer pú­bli­ca las cues­tio­nes que es­tán su­ce­dien­do en Dul­ce Ho­gar. Cual­quier ti­po de his­to­ria que sea pro­po­si­ti­va, al­ter­na­ti­va, de de­nun­cia yo lo agra­dez­co mu­cho co­mo actriz y co­mo es­pec­ta­do­ra”, di­jo.

Lau­ra Pal­ma, quien in­ter­pre­ta a Ga­brie­la Rodríguez, mu­jer in­fér­til que com­pra­rá el bebé de Es­mir­na, sos­tu­vo: “Es­tá pa­dre que to­que­mos es­te ti­po de te­mas y no na­da más la de la pa­re­ja feliz, el prín­ci­pe y la Ce­ni­cien­ta”.

Ro­dri­go Ca­che­ro, quien da vi­da a Joa­quín Fi­gue­roa, pa­re­ja de Ga­brie­la, co­men­tó que la in­fer­ti­li­dad y el al­qui­ler de vien­tre son al­go po­co di­fun­di­do, pe­ro exis­te y es im­por­tan­te ha­blar de ello y de lo que con­lle­va.

LUIS OR­TIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.