¿Me pi­des que cum­pla y tú eres el pri­me­rí­si­mo en in­cum­plir?

Milenio Hidalgo - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RE­TES re­vuel­tas@mac.com

Mis ami­gos abo­ga­dos sen­ten­cian, ca­da que to­ca, que “el De­re­cho es de apli­ca­ción es­tric­ta”. Di­cho en otras pa­la­bras, las le­yes no se ne­go­cian y se ad­mi­nis­tran ri­gu­ro­sa­men­te en to­do mo­men­to y en to­do lu­gar.

Pues bien, es­to, lo de que los su­pre­mos man­da­tos de la Constitución y las re­gu­la­cio­nes se­cun­da­rias no son asun­to que pue­da ser ma­ne­ja­do con dis­cre­cio­na­li­dad y de acuer­do a in­tere­ses cir­cuns­tan­cia­les sino, por el con­tra­rio, en se­ve­rí­si­mo ape­go a la le­tra es­cri­ta, es­to, lo re­pi­to, pa­re­cie­ra no im­por­tar en un país co­mo el nues­tro don­de, las más de las ve­ces, las au­to­ri­da­des ce­den, y con­ce­den, atri­bu­cio­nes des­ca­ra­da­men­te ile­ga­les a gru­pos de in­te­rés y co­fra­días cor­po­ra­ti­vas.

Una so­cie­dad co­mo la nues­tra ne­ce­si­ta, na­tu­ral­men­te, de cier­tos mí­ni­mos ni­ve­les de blan­du­ra en la im­po­si­ción de la le­ga­li­dad. ¿Por qué? Por­que no he­mos po­di­do to­da­vía ins­tau­rar, co­mo na­ción, un sis­te­ma so­cial jus­to, igua­li­ta­rio y en­te­ra­men­te le­gí­ti­mo co­mo pa­ra que la su­pre­ma ne­ce­si­dad de res­pe­tar re­gla­men­ta­cio­nes y dis­po­si­cio­nes le­ga­les sea una obli­ga­ción in­cues­tio­na­ble, y universal, pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos.

Si quie­nes nos go­bier­nan ca­re­cen de la de­bi­da au­to­ri­dad mo­ral —por co­rrup­tos, abu­si­vos y cí­ni­cos, en­tre otras co­sas— en­ton­ces su ca­pa­ci­dad de exi­gen­cia se ve na­tu­ral­men­te mer­ma­da al per­ci­bir los ciu­da­da­nos, de en­tra­da, que sus lla­ma­dos a cons­truir un mun­do me­jor no co­rres­pon­den a la reali­dad par­ti­cu­lar de que ellos si­guen per­pe­tuan­do, per­so­nal­men­te, la exis­ten­cia de un uni­ver­so peor.

Jus­ta­men­te, ¿qué pa­sa cuan­do el que nos pide cum­pli­mien­tos es el pri­me­rí­si­mo en in­cum­plir? Pues, re­sul­ta de allí una muy per­ni­cio­sa des­mo­ra­li­za­ción de unos go­ber­na­dos que, de pron­to, ya no se sien­ten obli­ga­dos a ob­ser­var re­glas, a se­guir ins­truc­cio­nes o pre­cep­tos, sino que se arro­gan el de­re­cho de ser, por lo me­nos, tan ma­los y tan po­co con­fia­bles co­mo los que es­tán arri­ba. Un veneno, o sea.

La gran exi­gen­cia de la so­cie­dad me­xi­ca­na ten­dría que ser, aquí y aho­ra, la mo­ra­li­za­ción del apa­ra­to pú­bli­co.

Mi­sión im­po­si­ble, por lo que pa­re­ce…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.