Eduar­do Yá­ñez, Noc­tám­bu­los y Re­vi­lla­gi­ge­do

Milenio Hidalgo - - ¡hey! - Ál­va­ro Cue­va al­va­ro.cue­va@mi­le­nio.com

Yo sé que to­do el mun­do es­tá muy preo­cu­pa­do por Eduar­do Yá­ñez, pe­ro pa­ra mí, la ver­dad, lo que ha he­cho Ca­nal On­ce en los úl­ti­mos días me­re­ce ser co­men­ta­do.

A lo me­jor us­ted no lo sa­be o no le im­por­ta, pe­ro des­pués de los te­rre­mo­tos del 7 y 19 de sep­tiem­bre es­ta fre­cuen­cia del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal hi­zo lo que no hi­zo na­die.

¿Qué? Man­dar a sus pro­gra­mas más im­por­tan­tes a las zo­nas afec­ta­das en Oa­xa­ca pa­ra que, des­de ahí, trans­mi­tie­ran en vi­vo y le die­ran voz a la gen­te.

Per­dón, pe­ro pa­ra mí es­to sí es fun­da­men­tal, por­que Ca­nal On­ce tie­ne su se­de en la Ciu­dad de Mé­xi­co. No ten­dría por qué pen­sar en Oa­xa­ca. Pe­ro lo hi­zo y lo hi­zo co­mo los gran­des.

Por si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, Ca­nal On­ce no tie­ne los re­cur­sos de Te­le­vi­sa o Tv Az­te­ca, pe­ro in­vir­tió en man­dar­nos su se­ñal des­de esas zo­nas ru­ra­les.

Y no es­ta­mos ha­blan­do na­da más de no­ti­cias, es­ta­mos ha­blan­do de pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to co­mo Diá­lo­gos en con­fian­za. A pro­pó­si­to de Diá­lo­gos en

con­fian­za, tam­bién quie­ro apro­ve­char es­ta co­lum­na pa­ra fe­li­ci­tar a to­da la gen­te in­vo­lu­cra­da en la con­duc­ción y pro­duc­ción de ese con­cep­to.

En con­tras­te con la ma­yo­ría de los pro­gra­mas ma­tu­ti­nos de nues­tra na­ción, ha si­do el úni­co que se preo­cu­pó y que se si­gue preo­cu­pan­do por aten­der bien a lo que yo lla­mo las víc­ti­mas emo­cio­na­les de los te­rre­mo­tos.

No sa­be us­ted qué emi­sio­nes tan más ma­du­ras, ma­ra­vi­llo­sas y lle­nas de ver­dad.

En el re­mo­to ca­so de que us­ted, chi­lan­go, se sien­ta dis­cri­mi­na­do por es­te ca­nal, le ten­go no­ti­cias, sus di­rec­ti­vos tam­bién han he­cho mag­ní­fi­cas emi­sio­nes de­di­ca­das a los cha­vos de la Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mo D To­do, pa­ra ha­blar de su pa­pel en los sis­mos.

Ca­nal On­ce de­be­ría ser cu­bier­to co­mo Las Es­tre­llas, Az­te­ca 13 o Ima­gen Te­le­vi­sión.

Ahí pa­san co­sas tan atrac­ti­vas co­mo en las me­jo­res se­ña­les del país y a las prue­bas me re­mi­to:

Ma­ña­na, en la po­si­ción que an­tes ocu­pa­ba esa jo­ya de la tv na­cio­nal ti­tu­la­da Di­ver­sos so­mos, es­tos se­ño­res van a es­tre­nar una pe­que­ña gran obra maes­tra de nom­bre Noc­tám­bu­los, que na­die se pue­de per­der.

¿Por qué? Por­que es bue­na, en­tre­te­ni­da, lu­mi­no­sa, di­fe­ren­te. Te­le­vi­sión pú­bli­ca del si­glo XXI on­da BBC. De ve­ras, ma­gis­tral.

Es una se­rie so­bre los per­so­na­jes de la no­che he­cha por al­gu­nos de los me­jo­res ci­neas­tas de Mé­xi­co co­mo Arturo Rips­tein, Pau­li­na del Pa­so y Ser­gio Mu­ñoz.

¿Per­so­na­jes de la no­che? ¿Qué es eso de per­so­na­jes de la no­che?

Des­de tra­ves­tis y ca­ba­re­te­ras has­ta as­tró­no­mos, pa­ra­mé­di­cos, ba­rren­de­ras y ma­ria­chis.

Yo ya la vi to­da, to­da, y le doy mi pa­la­bra de que es un ha­llaz­go que nos va a mos­trar co­sas que ja­más se ha­bían mos­tra­do en te­le­vi­sión y que nos va a de­cir otras que nos van a con­mo­ver, que nos van a di­ver­tir y que nos van a re­con­ci­liar.

Qué pre­cio­si­dad de per­so­na­jes de la vi­da real, qué ex­qui­si­tez de téc­ni­cas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y qué de­rro­che de ta­len­to. Ma­te­rial de ex­por­ta­ción. Pun­to. Un or­gu­llo pa­ra Mé­xi­co.

La ci­ta es ma­ña­na sá­ba­do 14 de oc­tu­bre a las 20 ho­ras ahí, en Ca­nal On­ce. Le va a en­can­tar. De ve­ras que sí.

Y ya que le es­toy dan­do op­cio­nes más allá de la vi­da ín­ti­ma de Eduar­do Yá­ñez y de lo que al­gu­nos co­le­gas tie­nen que pre­gun­tar en las al­fom­bras ro­jas, le ten­go una sor­pre­sa.

Pe­ro an­tes de re­ve­lar­le de qué se tra­ta y cuál es el nom­bre, le ha­go una acla­ra­ción.

El tí­tu­lo que le voy a re­co­men­dar a con­ti­nua­ción es­tá he­cho en Mé­xi­co, es­tá di­se­ña­do por los más gran­des ex­per­tos del mun­do, va pa­ra los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y se­ría una ver­güen­za si us­ted no lo vie­ra an­tes que los in­gle­ses, los ja­po­ne­ses o los es­ta­du­ni­den­ses.

Se tra­ta de Re­vi­lla­gi­ge­do, el Mé­xi­co más sal­va­je, un mega-es­pe­cial de co­lec­ción de pro­duc­ción pro­pia que Na­tio­nal Geographic va a es­tre­nar ma­ña­na a las 20 ho­ras en su ca­nal de los ca­bles y las an­te­nas di­rec­tas al ho­gar y, por su­pues­to, en su app.

Cuan­do lo vea no lo va a creer. Ja­más se ha­bía he­cho un re­tra­to tan her­mo­so, di­ná­mi­co y en­tre­te­ni­do de uno de los lu­ga­res más des­co­no­ci­dos de nues­tro país y que aho­ra es muy fa­mo­so por su ca­li­dad de pa­tri­mo­nio mun­dial natural.

Es el ma­te­rial per­fec­to pa­ra ver en fa­mi­lia, en pa­re­ja, con los ami­gos, y vo­lar, por­que la par­te in­for­ma­ti­va re­ve­la co­sas alu­ci­nan­tes pe­ro la téc­ni­ca es to­da­vía más sor­pren­den­te.

Yo, por ejem­plo, no sa­bía na­da de los vol­ca­nes sub­ma­ri­nos que hay al­re­de­dor de esas is­las.

No le voy a ven­der tra­ma pa­ra no arrui­nar­le la ex­pe­rien­cia, pe­ro hay un mo­men­to, ca­si al fi­nal, cuan­do apa­re­cen unos des­fi­les, don­de es im­po­si­ble que a uno no le den ga­nas de llo­rar de la emo­ción, de la be­lle­za, del pro­fun­do men­sa­je que hay de­trás de es­te do­cu­men­to.

Por fa­vor no pier­da el tiem­po con ton­te­rías y lu­che por ver es­tos ma­te­ria­les.

Sí, yo sé que se em­pa­tan. ¿Pe­ro sa­be qué? Eso es bueno. Eso sig­ni­fi­ca que sí hay op­cio­nes.

Eso sig­ni­fi­ca que po­de­mos ha­blar de al­go más que la mano du­ra del se­ñor Yá­ñez.

¿O us­ted qué opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.