Ho­moho­mi­ni lu­pus

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - OPINION - Ba­rak Fe­ver www.fut­bol­sa­piens.com • twit­ter@Ba­ra­kFe­ver

El lo­bo es un des­al­ma­do opor­tu­nis­ta. Si un ele­men­to de la ma­na­da co­jea, el res­to lo de­vo­ra vivo. El mí­ni­mo ges­to de de­bi­li­dad, un es­tor­nu­do di­ga­mos, sir­ve co­mo ex­cu­sa pa­ra ser des­mem­bra­do por la pandilla. El ar­te de ca­zar un lo­bo no con­sis­te en dis­pa­rar­le, sino en re­co­ger­lo an­tes de que los ca­ma­ra­das ol­fa­teen la san­gre y asis­tan pres­tos a un ban­que­te ca­ní­bal al que se apun­tan has­ta los hi­jos del caí­do.

Su­pe­ra­da la Edad Me­dia, aquel mi­le­nio ca­rac­te­ri­za­do por el mie­do, la ig­no­ran­cia, el ham­bre y las epi­de­mias de ín­do­le apo­ca­líp­ti­co, los hom­bres se­guía­mos sien­do igua­les a los lo­bos, co­mo cer­ti­fi­ca el tes­ti­mo­nio de Tho­mas Hob­bes. Qui­nien­tos años des­pués el lo­bo no ha evo­lu­cio­na­do, mien­tras el hom­bre ha re­gre­sa­do al me­die­vo. Hoy vi­vi­mos en la Edad (So­cial) Me­dia, don­de se juz­ga, se in­sul­ta y se aco­sa des­de un bún­ker vir­tual cons­trui­do con pseu­dó­ni­mo y ava­tar.

Yo aún ju­gué futbol en la ca­lle. Pe­ro al­ter­né la ban­que­ta, el dri­ble a los tran­seún­tes y el res­ca­te de­la­pe­lo­ta­de­ba­jo del au­to con los bo­to­nes Ay B del con­trol de mi Nin­ten­do. Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción que es el úl­ti­mo es­la­bón en­tre el ni­ño que co­rría tras un ba­lón y el que pre­fi­rió sen­tar­se a mo­ver mu­ñe­qui­tos en el FIFA. Hoy los chi­cos se di­vier­ten vien­do ju­gar videojuegos a otros chi­cos, des­de you­tu­bers has­ta pro­fe­sio­na­les de los eGa­mes, al­can­zan­do un gra­do de apa­sio­na­mien­to que hun­de en de­pre­sión al des­afor­tu­na­do que se to­pe con el col­mo de la pa­si­vi­dad.

Si el hom­bre an­tes se en­tre­te­nía vien­do a gla­dia­do­res ma­tán­do­se con lan­zas y es­pa­das en el co­li­seo, hoy se re­go­dea en el san­grien­to oc­tá­gono de­la UFC. Los que nos cree­mos me­nos bes­tias dis­fru­ta­mos de la NFL, sin re­pa­rar en el­cró­ni­co da­ño ce­re­bral que su­fre el 99% de sus ju­ga­do­res. To­do sea por el es­pec­tácu­lo.

Al que se equi­vo­ca, aun­que sea por pri­me­ra vez, lo se­gui­mos echan­do a los leo­nes. El con­cep­to pue­de no ser li­te­ral, pe­ro la sor­na y con­de­na a la que se ve ex­pues­to el pe­ca­dor­mar­ca de por vi­da a quien co­me­ta cual­quier des­liz en te­le­vi­sión o re­des so­cia­les. Goo­gle es el Cé­sar mo­derno y los re­sul­ta­dos del bus­ca­dor mar­can la di­rec­ción de su pul­gar.

Mi ad­mi­ra­ción y res­pe­to a Ser­gio Dipp: víc­ti­ma trendy más re­cien­te de nues­tros ab­sur­dos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.