Im­pac­to eco­nó­mi­co de la Li­ga de Cam­peo­nes

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL NACIONAL - Jai­me Ras­cón twit­ter@jai­me­ras­con

El im­pac­to eco­nó­mi­co de la Li­ga de Cam­peo­nes de­be cal­cu­lar­se no so­lo por las en­tra­das ven­di­das pa­ra los par­ti­dos, tam­bién de­be con­si­de­rar­se la de­rra­ma eco­nó­mi­ca en las ciu­da­des de los equi­pos que la dispu­tan.

In­fi­ni­dad de afi­cio­na­dos se des­pla­zan pa­ra apo­yar a su equi­po fa­vo­ri­to en to­da Eu­ro­pa y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que eso con­lle­va es importante.

Ho­te­les, res­tau­ran­tes, trans­por­tis­tas y otro sin­fín de pres­ta­do­res de ser­vi­cios se ven be­ne­fi­cia­dos con el flu­jo de fa­ná­ti­cos de otras la­ti­tu­des del con­ti­nen­te eu­ro­peo.

Si bien es cier­to que hay ciu­da­des tu­rís­ti­cas por ex­ce­len­cia (Bar­ce­lo­na, Lon­dres, Ma­drid, Ro­ma, Pa­rís, etc.), tam­bién es cier­to que otras se­des co­mo Mó­na­co o Gre­cia se apro­ve­chan co­mo des­ti­nos de sol en pleno otoño–in­vierno.

La po­si­ble san­ción al PSG por el

Fai­rP­lay fi­nan­cie­ro, que ex­pli­qué en una de mis co­lum­nas an­te­rio­res, no so­lo de­be preo­cu­par al club, sino a to­da la ca­pi­tal pa­ri­si­na.

Pa­rís, uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos por ex­ce­len­cia, se ve­ría im­pac­ta­do por la for­tu­na que Qa­tar Sports In­vest­ments ha in­ver­ti­do en fi­cha­jes es­te ve­rano.

Iró­ni­ca­men­te, es­ta in­ver­sión era des­ti­na­da pa­ra con­se­guir La

Ore­jo­na y no pa­ra ga­nar una Li­ga en la que pa­re­ce van a arra­sar. Los pri­me­ros cin­co par­ti­dos así lo in­di­can.

Con la com­ple­ja si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca que atra­vie­sa la Unión Eu­ro­pea tras el Bre­xit y la con­sul­ta ca­ta­la­na pre­vis­ta pa­ra el 1 de oc­tu­bre, la Cham­pions es vi­tal pa­ra un equi­po co­mo el azul­gra­na.

En la co­lum­na Dón­de­ju­ga­ría

elBa­rça, les ade­lan­ta­ba el de­ba­te que Ja­vier Te­bas reac­ti­vó la se­ma­na pa­sa­da so­bre la Li­ga que dispu­taría el equi­po cu­lé.

Ofer­tas no le van a fal­tar a los azul­gra­na, la Li­ga fran­ce­sa, con el Mó­na­co co­mo pre­ce­den­te, se an­to­ja co­mo la más pro­ba­ble. Sin em­bar­go, no hay que des­car­tar la Pre­mier, don­de el Swan­sea Ga­lés pe­lea a la mi­tad de la ta­bla.

En la Pre­mier, el Ba­rça se­gu­ra­men­te in­gre­sa­ría más por TV que nin­gún otro equi­po y la afi­ción ri­val se des­pla­za­ría ca­da se­ma­na a la Ciu­dad Con­dal pa­ra to­mar un po­co de sol con el pre­tex­to de se­guir a su equi­po tan­to en Li­ga co­mo en Co­pa.

Si bien Bar­ce­lo­na ya es una de las ciu­da­des más vi­si­ta­das del mun­do, con un cam­bio de Li­ga y el co­rres­pon­dien­te éxo­do de afi­cio­na­dos des­de la is­la bri­tá­ni­ca ha­cia Ca­ta­lu­ña, se­ría ca­si im­po­si­ble con­se­guir una ha­bi­ta­ción de ho­tel.

Tal co­mo su­ce­de cuan­do el Con­gre­so Mun­dial Mó­vil (MWC) se ce­le­bra ca­da año en el re­cin­to Fira de Bar­ce­lo­na.

El futbol y sus clu­bes es­tán in­mer­sos en la glo­ba­li­za­ción, tal co­mo su­ce­de con to­das las em­pre­sas y pro­duc­tos.

Por ello, hoy em­pe­za­mos a ver se­ña­les de lo que ha­ce unos años pa­re­cía im­pen­sa­ble:

Que clu­bes y se­lec­cio­nes eli­jan en qué Li­ga o Con­fe­de­ra­ción quie­ren com­pe­tir.

Aus­tra­lia, el Mó­na­co o el Swan­sea son ejem­plos de es­to.

De­bi­do a es­tos in­di­cios, no me ex­tra­ña­ría ver que des­pués del Mun­dial 2026 los tor­neos re­lám­pa­go de Es­ta­dos Uni­dos se vuel­van una es­pe­cie de Ore­jo­na.

A pe­sar de su ac­tual pre­si­den­te, los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca si­guen sien­do la pri­me­ra eco­no­mía mun­dial y tal co­mo su­ce­de con la fu­ga de ce­re­bros, si los ame­ri­ca­nos pue­den im­por­tar los me­jo­res pro­duc­tos (clu­bes) del mun­do a su te­rri­to­rio; lo van a ha­cer tar­de o tem­prano, de una for­ma u otra y con ello ge­ne­ran­do un im­pac­to eco­nó­mi­co ma­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.