Aho­ra sí, los ver­da­de­ros ta­ma­ños de ElCanelo

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL - re­vuel­tas@mac.com

En una tie­rra de bo­xea­do­res, de una le­yen­da vi­vien­te co­mo el in­com­pa­ra­ble Ju­lio Cé­sar Chá­vez o de ese por­ten­to­so Sal­va­dor Sán­chez tan pre­ma­tu­ra­men­te des­apa­re­ci­do, en­tre otros pe­lea­do­res me­xi­ca­nos de pri­me­rí­si­mo ni­vel que han des­ta­ca­do a ni­vel mun­dial, la fi­gu­ra del Ca­ne­lo Ál­va­rez no ter­mi­na de re­sul­tar­nos del to­do ca­te­gó­ri­ca a los afi­cio­na­dos.

Al­go es­tá ocu­rrien­do en el mun­do del pu­gi­lis­mo na­cio­nal que, de pron­to, los dos per­so­na­jes más vi­si­bles en el es­ce­na­rio —el men­ta­do Saúl Ál­va­rez y Ju­lio Cé­sar jú­nior— es­tán, am­bos, ba­jo sos­pe­cha de ha­ber cons­trui­do sus ca­rre­ras al am­pa­ro de unos ma­ne­ja­do­res que les hu­bie­ran agen­cia­do pe­leas a mo­do, al­go así co­mo esos em­pre­sa­rios que les ase­gu­ran to­ros sin cor­na­men­tas afi­la­das y sin ma­yo­res bra­vu­ras a sus pu­pi­los los ma­ta­do­res, pa­ra que pu­die­ran acu­mu­lar vic­to­ria tras vic­to­ria con la re­la­ti­va co­mo­di­dad de no ju­gar­se el to­do por el to­do an­te un ri­val de ver­da­de­ros ta­ma­ños.

En fin, a lo me­jor es un signo de los tiem­pos. Jus­ta­men­te, Floyd May­weat­her hu­bie­ra tal vez po­di­do re­ti­rar­se con más glo­ria —aun­que pro­ba­ble­men­te sin ese pal­ma­rés tan apa­bu­llan­te de 50 pe­leas ga­na­das— si se hu­bie­ra en­fren­ta­do ca­bal­men­te a un bo­xea­dor en to­da la lí­nea en vez de es­ce­ni­fi­car lo que, pa­ra al­gu­nos crí­ti­cos, fue una au­tén­ti­ca mas­ca­ra­da. ¿Qué hay de­trás de es­to? Pues, muy sen­ci­llo: la ca­ja re­gis­tra­do­ra, se­ño­ras y se­ño­res.

Pe­ro, en­ton­ces, ¿no es­ta­mos vien­do com­ba­tes reales en­tre ad­ver­sa­rios del mis­mo ca­li­bre? Es di­fí­cil ha­cer una afir­ma­ción en es­te sen­ti­do lue­go de apre­ciar la gran­de­za, ahí sí, de un Manny Pac­quiao, más allá de las po­lé­mi­cas que sus­ci­ta­ron sus pri­me­ros en­cuen­tros con­tra Juan Ma­nuel Már­quez (otro gran­de: mis res­pe­tos, se­ñor).

Lo que sí po­de­mos de­cir es que el bo­xeo no es la ac­ti­vi­dad más trans­pa­ren­te del mun­do, ni mu­cho me­nos: a me­dio ca­mino en­tre el es­pec­tácu­lo y la ha­za­ña de­por­ti­va, lo que hay de­trás es to­da una in­dus­tria de en­tre­te­ni­mien­to ava­la­da por “aso­cia­cio­nes”, “con­se­jos” y otros en­tes que no só­lo ma­ne­jan dis­cre­cio­nal­men­te a sus pe­lea­do­res sino que re­par­ten tí­tu­los cer­ti­fi­ca­dos por ellos mis­mos. Las de­ci­sio­nes de los se­ño­res jueces en in­con­ta­bles pe­leas re­sul­tan tan ex­tra­ñí­si­mas que en ver­dad no sa­be­mos si es­to, lo de que dos hom­bres se suban al ring pa­ra des­ple­gar sus ha­bi­li­da­des en de­por­te de du­rí­si­mas exi­gen­cias fí­si­cas, es una ver­da­de­ra com­pe­ten­cia u otra mues­tra más de la in­jus­ti­cia del mun­do.

La pe­lea Ca­ne­lo- Golovkin es, de cual­quier ma­ne­ra, co­sa se­ria. Ahí ha­bre­mos vis­to, aho­ra sí, de qué cue­ros es­tán he­chas las co­rreas. LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.