CA­VA­NI Y NEY­MAR LU­CIE­RON EN EL TRIUN­FO DEL PSG SO­BRE EL BA­YERN MÚ­NICH

El Pa­rís Saint-Ger­main arro­lló 3-0 al Ba­yern Mú­nich; du­ran­te el due­lo, Ney­mar y Ca­va­ni se fe­li­ci­ta­ron por sus go­les, pa­re­ce ya fir­ma­ron la paz

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - PORTADA -

La mi­llo­na­ria su­ma que des­em­bol­só el PSG pa­ra ha­cer un equi­po de épo­ca sur­te efec­to po­co a po­co. Por lo pron­to, El Pa­rís Saint-Ger­main dio ayer un gol­pe de au­to­ri­dad an­te el Ba­yern Mú­nich (3-0), uno de los cua­dros de je­rar­quía de Europa, que se que­dó sin alien­to an­te los em­ba­tes del enemi­go.

La mi­ra en ca­da par­ti­do es­tá pues­ta en lo que se lo­gre co­mo gru­po, pe­ro tam­bién el ju­go que le pue­dan sa­car a sus in­di­vi­dua­li­da­des, pues al fi­nal de cuen­tas, por ellas se in­vir­tie­ron mi­llo­nes. Y sí, en ese ru­bro, Ney­mar y Mbap­pé ca­ye­ron con el pie de­re­cho. Ayer, en es­te en­cuen­tro de Cham­pions de­mos­tra­ron su ca­li­dad, y so­bre to­do, que ca­da vez se aco­plan me­jor. Ade­más, cla­ro, la ma­la re­la­ción en­tre el bra­si­le­ño y Ca­va­ni, de la que se ha ha­bla­do en los úl­ti­mos días, tam­bién fue fo­co de aten­ción. Los fut­bo­lis­tas, quie­nes se ha di­cho han si­do su­pe­ra­dos por sus egos, pa­re­ce que han de­ja­do las ren­ci­llas, pues se fe­li­ci­ta­ron en sus go­les. Si bien no con la efu­si­vi­dad que se es­pe­ra­ba, sí con res­pe­to. El PSG, que nun­ca ha su­pe­ra­do las se­mi­fi­na­les de la má­xi­ma com­pe­ti­ción eu­ro­pea, des­ar­mó a un equi­po con cin­co co­ro­nas con­ti­nen­ta­les, gra­cias a un gol de Da­ni Al­ves a los 2 mi­nu­tos, otro de Ca­va­ni en el 31’ y la pun­ti­lla de Ney­mar en el 63’. Un triun­fo que los co­lo­ca co­mo fa­vo­ri­tos pa­ra aca­bar en ca­be­za del Gru­po B.

Es cier­to que el Ba­yern tu­vo más el ba­lón (ca­si 70% de po­se­sión) y me­re­ció al­gún tan­to, pe­ro su do­mi­nio fue tan ino­cuo co­mo efi­cien­te la con­tra pa­ri­si­na. Aún es pron­to pa­ra sa­ber si la re­vuel­ta fran­co-qa­ta­rí cua­ja­rá y aca­ba­rá des­ca­be­zan­do re­yes en Europa. En Pa­rís na­die ol­vi­da que en mar­zo pa­sa­do hu­mi­lla­ron al Bar­ce­lo­na (4-0) en el mis­mo es­ce­na­rio an­tes de su­frir en el Camp Nou un co­rrec­ti­vo his­tó­ri­co (6-1). Pe­ro an­te el vér­ti­go que im­po­nen Ney­mar, Mbap­pé y Ca­va­ni -bau­ti­za­dos ya co­mo la MCN-, una tri­ple­ta de oro, tan­to por su va­lor de­por­ti­vo co­mo por su cos­to fi­nan­cie­ro, el Ba­yern pa­re­ció un equi­po de­cré­pi­to, sin alien­to y an­qui­lo­sa­do. “Ma­ña­na Europa se­rá ro­ja y azul”, re­za­ba una enor­me ban­de­ro­la en el fon­do nor­te del Par­que de los Prín­ci­pes, una gra­da alen­ta­da por la gen­te es­pe­ran­za­da en que la che­que­ra de los je­ques les lle­va­rá a cum­plir sus ilu­sio­nes, por su­pues­to, en­ca­be­za­dos por Ney­mar, quien es­tá a pun­to de ser ve­ne­ra­do co­mo un me­sías. En es­te en­cuen­tro, ca­da vez que el ba­lón ro­za­ba sus bo­tas la gra­da re­te­nía el alien­to y se ac­ti­va­ba el to­que de cor­ne­ta que se­cun­da­ban con obe­dien­cia ca­si cas­tren­se Mbap­pé y Ca­va­ni.

Por su pues­to, los pa­ri­sien­ses re­ma­ron con el vien­to a fa­vor tras el tem­pra­ne­ro gol de Al­ves

que obli­ga­ba a los ger­ma­nos a vi­vir pe­li­gro­sa­men­te. Ese fue un pun­to cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de es­te co­te­jo.

El de­fen­sor ex bar­ce­lo­nis­ta re­ci­bió un buen ba­lón de Ney­mar, quien se ha­bía des­he­cho de dos de­fen­so­res en una in­ter­na­da por la iz­quier­da y en­con­tró a su com­pa­trio­ta y ami­go li­bre de mar­ca.

Al­ves es­ta­ba en po­si­ción en­vi­dia­ble pa­ra abrir el mar­ca­dor en­tre las pier­nas de Ul­reich, le­jos de te­ner la mis­ma con­tun­den­cia que el le­sio­na­do Ma­nuel Neuer.

Pa­ra el ri­val no ha­bía de otra. Te­nían que bus­car el gol del em­pa­te pa­ra se­re­nar los áni­mos. Así que se lan­za­ron en bus­ca de la igua­la­da y pu­sie­ron en aprie­tos a los lo­ca­les en va­rias oca­sio­nes, so­bre to­do en una de Ja­vi Mar­tí­nez en el mi­nu­to 18 que obli­gó a es­ti­rar­se a Areo­la. Se sal­vó el PSG en tan sor­pre­si­va ju­ga­da.

A cam­bio, de­ja­ron es­pa­cios, pan ben­di­to pa­ra la MCN que dis­pu­so de va­rios con­tra­gol­pes.

Has­ta que Mbap­pé, quien tam­bién mos­tró sus cua­li­da­des, lo­gró tren­zar uno bueno, com­bi­nar con Ca­va­ni y per­mi­tir al uru­gua­yo lo­grar su dé­ci­mo gol de la tem­po­ra­da, el ter­ce­ro en la Li­ga de Cam­peo­nes.

Ni con los dos cam­bios de An­ce­lot­ti, quien de­jó en el ban­qui­llo a Ja­mes Ro­drí­guez y a Co­ren­tin To­lis­so, cam­bia­ron el guión del due­lo. El Ba­yern si­guió re­sig­na­do a col­gar ba­lo­nes al área fran­ce­sa (has­ta 52 cen­tros la­te­ra­les su­ma­ron los ale­ma­nes) y a tem­blar en ca­da con­tra.

So­bre to­do cuan­do las con­du­cía Mbap­pé, ple­tó­ri­co de ra­pi­dez y po­ten­cia, quien tras ha­ber ser­vi­do el se­gun­do a Ca­va­ni re­ga­ló el ter­ce­ro a Ney­mar, tras aca­ri­ciar el ba­lón pa­ra sen­tar a Ala­ba y de­jar el es­fé­ri­co fran­co pa­ra el bra­si­le­ño. Una gran ju­ga­da que de­jó sin alien­to a va­rios.

El jo­ven fran­cés, de 18 años, emer­ge ca­da día, ajeno al due­lo de egos que man­tie­nen sus otros dos so­cios de ata­que.

El Par­que de los Prín­ci­pes lo re­co­no­ció con una ova­ción im­pre­sio­nan­te cuan­do en la rec­ta fi­nal del par­ti­do ce­dió su pues­to a Án­gel di Ma­ría.

En tie­rra que­da­ron las tro­pas bá­va­ras, avi­va­das las du­das que arras­tra en una tem­po­ra­da en la que no se en­cuen­tra, no do­mi­na en su país y se ha vis­to des­ar­bo­la­do en Europa. Exul­tan­tes las mi­li­cias pa­ri­sien­ses, que aho­ra ya sa­ben que el cas­ti­llo al que as­pi­ran pa­re­ce al al­can­ce de su am­bi­ción.

FO­TO: EFE

Ney­mar y Ca­va­ni se abra­zan, tras uno de los go­les del PSG

Ca­va­ni, Ney­mar, Mbap­pé y Al­ves, al

FOTOS: EFE

tér­mino del par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.