No­vio­len­cia y de­por­te

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - MÁSAFICIÓN - Ignacio Car­do­na a dr.ig­na­cio­car­do­na@gmail.com Twit­ter: @icar­do­nam

Pri­me­ra­men­te mis con­do­len­cias y so­li­da­ri­dad a los afec­ta­dos por el sis­mo y mi ad­mi­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to a los mi­les de vo­lun­ta­rios que han par­ti­ci­pa­do en las la­bo­res de res­ca­te y apo­yo a los dam­ni­fi­ca­dos. Pe­ro la vi­da si­gue, así que con una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas de­be­mos vol­ver a nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des. La re­fle­xión de es­ta se­ma­na pa­re­ce no en­ca­jar con el ob­je­ti­vo de la co­la­bo­ra­ción, las le­sio­nes en el de­por­te, pe­ro da­do que, a los con­cep­tos de los au­to­res con el ob­je­ti­vo de la co­la­bo­ra­ción o es­pec­ta­dor vio­len­to, mos­tran­do con­duc­tas agre­si­vas aún no nos re­po­nía­mos emo­cio­nal­men­te del im­pac­to que el sis­mo nos de­jó y es­te lu­nes nos en­te­ra­mos del fa­lle­ci­mien­to de un jo­ven, quien mu­rió sú­bi­ta­men­te du­ran­te una ri­ña en un par­ti­do de fut­bol soc­cer ce­le­bra­do en un club de la lo­ca­li­dad. Es­ta ac­ción de vio­len­cia en el de­por­te, si bien no ais­la­da, me re­cor­dó la exis­ten­cia del tex­to No­vio­len­cia y De­por­te de la Bi­blio­te­ca Te­má­ti­ca del De­por­te, IN­DE pu­bli­ca­cio­nes, Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña pu­bli­ca­do en 2000. Les com­par­to los con­cep­tos más tras­cen­den­tes. En el tex­to, los au­to­res ana­li­zan los re­sul­ta­dos de es­tu­dios ob­ser­va­cio­na­les de va­rios años so­bre las con­duc­tas vio­len­tas en los acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos. El con­te­ni­do no es­tá di­ri­gi­do úni­ca­men­te a re­la­tar dis­tin­tos ti­pos de ma­ni­fes­ta­cio­nes vio­len­tas y a ex­pli­car sus cau­sas, sino que va más allá, ha­cen una pro­pues­ta edu­ca­ti­va pa­ra mo­di­fi­car es­tas con­duc­tas que co­mún­men­te se dan en el de­por­te. En es­te sen­ti­do, es­ta­ble­cen, que la fi­lo­so­fía de la paz y no­vio­len­cia en el de­por­te de­be ser un con­cep­to to­ma­do co­mo ins­tru­men­to en la pre­pa­ra­ción téc­ni­ca de los de­por­tis­tas pa­ra desa­rro­llar con­duc­tas de res­pues­ta no vio­len­tas en la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Es­te con­cep­to na­ce y es­tá co­nec­ta­do con un con­cep­to pro­pio del mun­do de­por­ti­vo, el jue­go lim­pio, el “Fair Play”.

Con la ex­pre­sión no­vio­len­cia, tér­mino su­ge­ri­do por los au­to­res, se pre­ten­de dar­le a la pa­la­bra un sig­ni­fi­ca­do con­cep­tual. No­vio­len­cia, no es la ne­ga­ción de la vio­len­cia, tam­po­co es la ge­ne­ra­ción de una nue­va pa­la­bra en el len­gua­je. Pre­ten­den que sea una ma­ne­ra de pen­sar, una for­ma de en­ten­der la re­la­ción del hom­bre en una de sus fa­ce­tas de in­ter­ac­ción so­cial, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el de­por­te. La educación pa­ra la no­vio­len­cia, no so­lo in­for­ma, exi­ge re­plan­tear el pro­ce­so de in­for­ma­ción, el mo­do de en­se­ñar y trans­mi­tir va­lo­res, la for­ma de re­la­cio­nar­nos, las con­duc­tas y ac­ti­tu­des.

En la vi­da co­ti­dia­na, en to­dos los círcu­los de nues­tra re­la­ción so­cial se pro­du­cen ha­bi­tual­men­te si­tua­cio­nes y con­duc­tas con­tra­rias a una educación pa­ra la no­vio­len­cia. Por ejem­plo, en el con­tex­to fa­mi­liar la im­po­si­ción de de­ter­mi­na­dos de­por­tes por par­te de los pa­dres, pue­de ge­ne­rar con­duc­tas vio­len­tas en los ni­ños co­mo res­pues­ta a la ne­ga­ti­va de po­der ele­gir en fun­ción de sus gus­tos o pre­fe­ren­cias. Pa­dres que ofre­cen un mo­de­lo de prac­ti­can­te o es­pec­ta­dor vio­len­to, mos­tran­do con­duc­tas agre­si­vas o fal­ta de res­pe­to al equi­po con­tra­rio, al pú­bli­co, al ár­bi­tro. En el ám­bi­to es­co­lar y de­por­ti­vo, los pro­fe­so­res y en­tre­na­do­res edu­can en los va­lo­res de: tie­nes que ser el me­jor, lo de­bes con­se­guir por en­ci­ma de to­do, los me­jo­res son los im­por­tan­tes. Ac­tual­men­te a na­die sa­tis­fa­ce el con­cep­to fi­lo­só­fi­co del de­por­te “lo im­por­tan­te no es ga­nar, sino com­pe­tir”. Re­co­mien­do a los for­ma­do­res y edu­ca­do­res en el de­por­te, in­clu­yen­do a los pa­dres, la lec­tu­ra de es­te li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.