EXA­MEN FI­NAL

LLE­GÓ EL DÍA... FI­LA­DEL­FIA SA­LE HOY EN BUS­CA DE SU PRI­MER TÍ­TU­LO DE LA NFL, MIEN­TRAS A NUE­VA IN­GLA­TE­RRA SE LE PRE­SEN­TA LA OPOR­TU­NI­DAD DE AL­CAN­ZAR A PIT­TS­BURGH CON SEIS TRO­FEOS VIN­CE LOM­BAR­DI

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - PORTADA - HI­GI­NIO RO­BLES CRÓ­NI­CA

EL 26 DE ENERO DE 2016 fue la úl­ti­ma oca­sión que el Amé­ri­ca ga­nó por 3-0 en un en­cuen­tro de Li­ga/Li­gui­lla; el ri­val era el Atlas.

Amé­ri­ca em­pie­za a gus­tar­se, a ser lo que su gen­te es­pe­ra, un equi­po que dé es­pec­tácu­lo y de­fi­na los par­ti­dos con go­les. Es ver­dad que ano­che se en­fren­tó a un equi­po muy dé­bil, Lo­bos BUAP es una es­cua­dra de­ma­sia­do en­de­ble, pe­ro de eso no tie­nen la cul­pa las Águi­las, ellos es­ta­ban obli­ga­das a ga­nar y go­lear por esa su­pe­rio­ri­dad de re­cur­sos que po­seen, y lo hi­cie­ron. Un 5-1 que no de­ja du­das de las di­fe­ren­cias en­tre uno y otro equi­po.

Mu­chos ma­ti­ces en el par­ti­do de ano­che, en el que Henry Mar­tín fue quien bri­lló por el cua­dro ame­ri­ca­nis­ta, a pun­ta de go­les el de­lan­te­ro me­xi­cano es­tá de­mos­tra­do que es­ta ca­mi­se­ta no le que­da gran­de, que pue­de es­tar a la al­tu­ra del es­cu­do y ser un hom­bre que di­ri­ma par­ti­dos. Ayer mar­có tres go­les, to­dos con la ca­be­za, sín­to­ma de que es­tu­vo en el si­tio jus­to.

Pe­ro Jé­rémy Mé­nez tam­bién tu­vo su mo­men­to de pro­ta­go­nis­mo; el fran­cés mar­có su pri­mer gol en Mé­xi­co, una his­to­ria que ha em­pe­za­do con el pie de­re­cho y que tie­ne pin­ta de que irá me­jo­ran­do.

Los ob­je­ti­vos de uno y otro es­tu­vie­ron bien cla­ros des­de el prin­ci­pio. Amé­ri­ca se lan­zó a bus­car el gol y Lo­bos asu­mió una pos­tu­ra de­fen­si­va, cons­cien­te de sus li­mi­ta­cio­nes, los po­bla­nos re­cu­la­ron, ce­die­ron me­dio cam­po y se atrin­che­ra­ron en 50 me­tros, apos­ta­ron a te­ner al­gu­na una pe­lo­ta lar­ga pa­ra in­ten­tar ha­cer da­ño, pe­ro en su ca­be­za ha­bi­ta­ba la idea de re­ci­bir el me­nor da­ño po­si­ble.

Y es que esa pos­tu­ra de Lo­bos, in­vi­ta­ba a que el equi­po de Miguel He­rre­ra mon­ta­ra un ejer­ci­cio de pa­cien­cia, con las lí­neas de pa­se to­tal­men­te blo­quea­das era el turno pa­ra que Re­na­to Ibarra y Ce­ci­lio Domínguez fue­ran pun­ti­llo­sos por las ban­das, el ecua­to­riano vol­vió a te­ner el plus que le da te­ner a Paul Agui­lar por su sec­tor, un hom­bre que se agre­ga con sen­ti­do y que en los al­bo­res del jue­go man­dó un cen­tro que Ori­be Pe­ral­ta ca­be­ceó, pe­ro Jor­ge Vi­llal­pan­do se es­ti­ró pa­ra des­viar la bo­la y que és­ta fue­ra a dar al pa­lo.

Res­pi­ró el equi­po de Ra­fael Puen­te que no veía el ba­lón, le cos­ta­ba aso­ciar­se y en ata­que no fi­gu­ra­ba, además de que su me­jor hom­bre, Ju­lián Qui­ño­nes, no es­tu­vo ni en la ban­ca, aun así en­con­tró un par de ac­cio­nes en las que me­tió mie­do, la pri­me­ra cuan­do apro­ve­chó una des­con­cen­tra­ción de la de­fen­sa y Ar­ley Ro­drí­guez re­ma­tó en el área exi­gien­do a Mar­che­sín. Lue­go en un ti­ro li­bre en el que el por­te­ro ar­gen­tino tam­bién res­pon­dió.

Pe­ro Amé­ri­ca se­guía a lo su­yo, te­nía la pe­lo­ta y no de­ja­ba de bus­car una ac­ción que le abrie­ra el ca­mino, pe­ro en ca­da in­ten­to, las Águi­las se es­tre­lla­ban con

la de­fen­sa po­bla­na que una y otra vez que ale­ja­ba el pe­li­gro, se re­vol­vía la re­ta­guar­dia de los Lo­bos, pe­ro man­te­nía in­tac­ta su por­te­ría.

En­ton­ces vino una ac­ción que cam­bió el par­ti­do y que con­di­cio­nó a los Lo­bos y echó sus pla­nes a la ba­su­ra, cuan­do Francisco Ja­vier el Ma­za Ro­drí­guez se fue ex­pul­sa­do por una plan­cha en me­dio cam­po so­bre Ori­be Pe­ral­ta. A par­tir de ahí se ju­gó otro par­ti­do, Rafa Puen­te no se sa­lió de su plan, vol­vió a re­for­zar su de­fen­sa pa­ra man­te­ner la lí­nea de 5 y se ol­vi­dó de sus chan­ces en ata­que.

Amé­ri­ca apre­tó el ace­le­ra­dor, em­pe­zó a te­ner más pre­sen­cia en el cam­po po­blano y ha­bía más flu­jo pa­ra su jue­go. Ma­teus se per­dió una cla­rí­si­ma, pe­ro el aco­so so­bre el arco de Vi­llal­pan­do ya era pleno.

En un con­tra­gol­pe, Re­na­to ga­nó un ti­ro de es­qui­na, el ecua­to­riano sa­có el cór­ner y en el área Henry Mar­tín apro­ve­chó la en­de­ble mar­ca de Cer­ca­do, el ca­be­za­zo del Bú­fa­lo fue un gol­pe a la mo­ral po­bla­na, el ini­cio de una no­che de pe­sa­di­lla pa­ra la de­fen­sa que se es­for­zó mu­cho, pe­ro so­lo re­sis­tió 35 mi­nu­tos.

Se sol­tó Amé­ri­ca que ges­tio­nó el par­ti­do, lo lle­vó al te­rreno que que­ría. An­tes de ir­se al des­can­so, vino otro pu­ya­zo. Los po­bla­nos lu­cían des­orien­ta­dos, Agui­le­ra ro­bó el ba­lón en me­dio cam­po y ha­bi­li­tó a Ce­ci­lio, el pa­ra­gua­yo vi­vió una no­che de reencuentro y tras des­bor­dar a Ad­vín­cu­la cen­tró pa­ra Mar­tín y és­te se lan­zó pa­ra co­nec­tar con la ca­be­za y po­ner el 2- 0.

Que­dó mal­tre­cho el cua­dro po­blano, ca­pi­tu­ló pron­to en el pri­mer par­ti­do de su his­to­ria en el es­ta­dio Az­te­ca y aún le que­da­ban 45 mi­nu­tos de su­fri­mien­to. Amé­ri­ca olió la san­gre y se lan­zó por más, era el mo­men­to pa­ra que el equi­po co­gie­ra con­fian­za. El Pio­jo cam­bió el es­que­ma, em­pe­zó a mos­trar sus va­rian­tes, pa­só a ju­gar 3- 4-3 cuan­do le dio jue­go a Jé­rémy Mé­nez, era un es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra que el fran­cés em­pe­za­ra a sol­tar­se.

Las Águi­las gol­pea­ron de nue­vo tras el pa­so por los ves­tua­rios, Re­na­to se fue por su ban­da y man­dó un cen­tro a se­gun­do pos­te que en­con­tró la ca­be­za de Ce­ci­lio, el pa­ra­gua­yo, bien en­chu­fa­do en el jue­go, la re­cen­tró pa­ra Henry que apa­re­ció fino co­mo de­lan­te­ro. Su me­jor no­che co­mo fut­bo­lis­ta, un hat-trick que lo po­ne co­mo uno de los me­jo­res ata­can­tes del tor­neo. Cin­co ano­ta­cio­nes ya que han va­li­da­do que Amé­ri­ca no se equi­vo­có en ir por él.

Las re­vo­lu­cio­nes ba­ja­ron, aun­que Amé­ri­ca se­guía bus­can­do otro gol, ya no lo hi­zo de for­ma ace­le­ra­da, sino más bien pa­só a ju­gar con más pau­sa. El cua­dro de He­rre­ra va me­jo­ran­do en su jue­go, aun­que no se pue­de de­jar de la­do que el ri­val de ano­che jue­ga con otras as­pi­ra­cio­nes y una ten­sión que le car­co­me el cuer­po. Aun­que Eduar­do Ter­ce­ro lo­gró mar­car tras un re­bo­te, la res­pues­ta de las Águi­las fue el cuar­to gol, obra de Re­na­to Ibarra, una ju­ga­da en la que par­ti­ci­pa­ron, Mé­nez, Ibar­güen y, por qué no, Mar­tín con el pa­se al ecua­to­riano.

Y al mi­nu­to 81 lle­gó una ju­ga­da que hi­zo vi­brar al Az­te­ca. Jé­rémy Mé­nez se es­tre­nó co­mo go­lea­dor, el fran­cés mos­tró su ca­li­dad al re­ma­tar con la pier­na de­re­cha un cen­tro de Ibarra, un gol­peo de ba­lón que em­pie­za a va­li­dar el ta­len­to que po­see.

Las Águi­las con­ser­van su in­vic­to, mues­tran bue­nos re­gis­tros y es­tán en la pe­lea por la par­te al­ta de la ta­bla; un en­vi­dia­ble es­ta­do de bo­nan­za. La si­guien­te se­ma­na vie­ne una prue­ba de fue­go, un par­ti­do que se es­pe­ra con an­sia pa­ra me­dir su ca­li­bre, un ri­val que le de­man­da­rá y exi­gi­rá sus me­jo­res cre­den­cia­les. Ti­gres es el exa­men per­fec­to.

Jé­rémy Mé­nez ya anotó en Mé­xi­co

Henry Mar­tín se lu­ció ano­che con un hat-trick an­te Lo­bos

FO­TOS: IVÁN LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.