Amar­ga pre­sen­ta­ción con Se­vi­lla

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL INTERNACIONAL - Agencias/ Ipu­rua, Es­pa­ña

El Éibar lo­gró una vic­to­ria pa­ra la his­to­ria y go­leó 5-1 al Se­vi­lla en Ipu­rua, en un en­cuen­tro en el que los ar­me­ros fue­ron muy su­pe­rio­res a un Se­vi­lla que no apa­re­ció en el cam­po y que se re­sig­nó, en una jor­na­da que de­ja aun más abier­ta la lu­cha por cla­si­fi­car­se pa­ra com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas.

No pu­do em­pe­zar me­jor el par­ti­do pa­ra el Éibar, que a los 44 se­gun­dos se ade­lan­tó en el mar­ca­dor con un go­la­zo fa­bri­ca­do y fi­na­li­za­do por Ki­ke Gar­cía tras un des­pe­je de la de­fen­sa ar­me­ra, que su­pu­so un ver­da­de­ro bal­de de agua fría pa­ra unos an­da­lu­ces que aún no se ha­bían asen­ta­do en el cam­po.

El Se­vi­lla qui­so re­su­ci­tar pre­sio- nan­do muy arri­ba, pe­ro la mo­ral que el gol dio a los lo­ca­les hi­zo que en los pri­me­ros com­pa­ses del due­lo, fue­ran le­llos los que lle­va­sen más pe­li­gro al área ri­val.

Ore­lla­na es­tu­vo a pun­to de mar­car el se­gun­do al mi­nu­to 10, des­pués de re­ma­tar des­de la fron­tal un ti­ro de es­qui­na que Ri­co sa­có con la ro­di­lla con mu­chas di­fi­cul­ta­des. Po­co des­pués, al 16’, el Éibar mar­có el se­gun­do tras una ju­ga­da que lle­gó des­de otro re­cha­ce des­de la de­fen­sa, que cul­mi­nó Ore­lla­na des­pués de una ju­ga­da de ti­ra­lí­neas en­tre Inui y Co­te, que pu­so un ba­lón per­fec­to con el ex­te­rior pa­ra el re­ma­te de uno de los fi­cha­jes de invierno del equi­po.

El Se­vi­lla acor­tó di­fe­ren­cias con un pe­nal­ti co­me­ti­do por Da­ni Gar­cía, pe­ro los ar­me­ros no se vi­nie­ron aba­jo pe­se al gol re­ci­bi­do. Al con­tra­rio, si­guie­ron en lo su­yo, has­ta vol­ver a co­lo­car los dos go­les de di­fe­ren­cia en el mar­ca­dor re­cién pa­sa­da la me­dia ho­ra de par­ti­do, mer­ced a un tan­to de Ra­mis, que ca­be­ceó de for­ma ma­gis­tral un cór­ner por en­ci­ma de la mar­ca de Len­glet.

El se­gun­do tiem­po arran­có con un Éibar que sa­lió con ga­nas, co­mo si fue­ra per­dien­do el par­ti­do, aun­que el Se­vi­lla pre­sio­na­ba arri­ba bus­can­do al­gún error de la za­ga ar­me­ra, que no re­nun­cia­ba a se­guir ata­can­do por los flan­cos. Po­co a po­co, y co­mo con­se­cuen­cia del re­sul­ta­do, el Se­vi­lla se fue ha­cia arri­ba, aun­que con más co­ra­zón que ca­be­za, pe­se a la en­tra­da de Ba­ne­ga.

Pe­ro el Éibar no quería dis­gus­tos y Ore­lla­na es­tu­vo lis­to en un ga­rra­fal error de­fen­si­vo de los se­vi­llis­tas pa­ra co­lo­car el 4-1 en el mar­ca­dor a fal­ta de me­dia ho­ra pa­ra el tér­mino del en­cuen­tro, pa­ra go­zo de la afi­ción lo­cal.

Los lo­ca­les se­guían ac­tuan­do de la mis­ma for­ma, sin ba­jar la in­ten­si­dad e im­po­si­bi­li­tan­do las lle­ga­das de un Se­vi­lla que se veía im­po­ten­te an­te el ím­pe­tu de los de Ipu­rua. Los ar­me­ros no que­rían dar nin­gu­na op­ción al Se­vi­lla y se­guían pre­sio­nan­do y ju­gan­do co­mo si el mar­ca­dor re­fle­ja­ra un em­pa­te.

Por si al­go fal­ta­ba pa­ra re­don­dear la fies­ta ar­me­ra, Ar­bi­lla co­ló en la por­te­ría de Ri­co un lan­za­mien­to de fal­ta di­rec­ta pa­ra sen­ten­ciar un par­ti­do en el que fue­ron tre­men­da­men­te su­pe­rio­res a un Se­vi­lla que na­da pu­do ha­cer en Ipu­rua.

FO­TO: COR­TE­SÍA SE­VI­LLA

La­yún, du­ran­te su pre­sen­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.