POR CIEN­TO

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - PORTADA -

ue­go de ca­si dos años sin la figura de un di­rec­tor de­por­ti­vo en el Guadalajara, el en­tre­na­dor Ma­tías Al­mey­da y el due­ño del club, Jor­ge Ver­ga­ra, me­di­tan la op­ción de in­cor­po­rar a una per­so­na que ayu­de al Pe­la­do en la­bo­res que el puesto exi­ge, re­ve­ló el mis­mo ar­gen­tino en con­fe­ren­cia de pren­sa, en la que tam­bién es­ta­ble­ció un re­qui­si­to.

“Ha­blé con Jor­ge, es­toy ana­li­zan­do la po­si­bi­li­dad de te­ner una per­so­na que me pue­da ayu­dar, me he reuni­do con al­gu­nos, pe­ro la de­ci­sión de­be ser fría, no por­que aho­ra va­mos per­dien­do (en la Li­ga Mx) se de­be traer a al­guien rá­pi­do, por­que no se so­lu­cio­na­rá na­da; pen­sa­mos a fu­tu­ro. Esa po­si­bi­li­dad exis­te y es­ta­mos cer­ca de con­cre­tar eso”, di­jo Al­mey­da para sor­pre­sa de quie­nes lo es­cu­cha­ban.

El sud­ame­ri­cano de­jó en cla­ro que para que se dé el nom­bra­mien­to la per­so­na con el per­fil re­que­ri­do, és­ta de­be­rá cum­plir con re­qui­si­tos muy es­pe­cí­fi­cos, uno en par­ti­cu­lar que al en­tre­na­dor le per­mi­ta no te­ner que cui­dar­se las es­pal­das, uno que ubi­que cla­ra­men­te a to­dos en su rol, con la úni­ca fi­na­li­dad de sa­car al pro­yec­to Chi­vas ade­lan­te.

“Tie­ne que ser al­guien con per­fil de Chi­vas, que ha­ya es­ta­do aquí, que sea re­co­no­ci­do por la gen­te”, de­cla­ró en pri­me­ra ins­tan­cia Ma­tías so­bre la cua­li­dad que de­be dis­tin­guir a ese su­je­to so­bre quien re­cai­ga la de­sig­na­ción co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo, uno que de ha­ber exis­ti­do en su mo­men­to se hu­bie­ra en­car­ga­do del te­ma Os­wal­do Alanís, evi­tan­do el des­gas­te que el pro­pio Ma­tías su­frió en el pro­ce­so.

Sin em­bar­go, la prin­ci­pal cua­li­dad que qui­so re­sal­tar Al­mey­da, in­clu­so cam­bian­do el tono de su voz fue… “que no quie­ra ser en­tre­na­dor, eso se­rá fundamental, no sé si lla­mar­lo di­rec­tor de­por­ti­vo, al­guien que es­té cer­ca de mí, que po­da­mos ha­blar, que sea par­te de nues­tro cuer­po téc­ni­co, bus­ca­mos una per­so­na que sea el ri­ñón de Chi­vas. Prác­ti­ca­men­te lo ten­go, pe­ro fal­ta un po­qui­to”.

La úl­ti­ma per­so­na que hi­zo la­bo­res de es­te ti­po en el con­jun­to ro­ji­blan­co fue Jai­me Or­dia­les, puesto del que es­tu­vo a car­go en el pe­rio­do de sep­tiem­bre de 2015 has­ta ju­nio de 2016.

En su mo­men­to, el pro­pio Or­dia­les acla­ró es­tar sor­pren­di­do con la de­ci­sión de dar­lo de ba­ja, ya que una de las prin­ci­pa­les in­ten­cio­nes de ha­cer­lo ir a Chi­vas fue ser par­te de un pro­yec­to a lar­go pla­zo. Es aho­ra que en el club se dan cuen­ta de la ne­ce­si­dad de cu­brir tan esen­cial fun­ción de me­dia­ción en­tre ju­ga­do­res y en­tre­na­dor, es­pe­cial­men­te cuan­do se re­quie­ran to­mar de­ci­sio­nes fuer­tes que no le de­ban res­tar au­to­ri­dad el téc­ni­co.

Ma­tías Al­mey­da sa­be que el mo­men­to que atra­vie­sa Chi­vas no es el ade­cua­do, su­ma un triun­fo, un em­pa­te y tres de­rro­tas para cua­tro pun­tos; el Pe­la­do en­tien­de que las crí­ti­cas so­bre su ges­tión son cons­tan­tes y se­gui­rán mien­tras no se en­de­re­ce el ca­mino, ya que el tra­ba­jo de di­rec­tor téc­ni­co im­pli­ca es­tar siem­pre ba­jo el ojo del hu­ra­cán, es­pe­cial­men­te en tiem­pos de cri­sis. Sin em­bar­go, el ar­gen­tino apro­ve­chó la aten­ción de los me­dios para en­viar un men­sa­je a quie­nes –afir­mó­pi­den su sa­li­da del ban­qui­llo de Chi­vas, al­go que has­ta hoy no com­pren­de, aun­que res­pe­ta.

“Por lo ge­ne­ral, cuan­do los mo­men­tos son ne­ga­ti­vos, siem­pre hay que en­con­trar un cul­pa­ble y mu­chas ve­ces me pre­gun­to por qué es­ta­mos en­tre to­dos; yo ten­dré mis cul­pas, mis erro­res, lo úni­co que no com­pren­do es que ja­más desea­ría que al­guien se que­de sin tra­ba­jo, eso es muy ba­jo, por­que el que de­ci­de si me voy a que­dar o no es Jor­ge (Ver­ga­ra). Por ahí hay in­tere­ses de al­gu­nos y po­der dar­le po­si­bi­li­dad a al­gún ami­go que pue­da vol­ver acá. No lo sé”.

El Pe­la­do agre­gó: “Yo re­zo por ellos, creo mu­cho en Dios, a mí de efec­ti­vi­dad re­gis­tra Ma­tías Al­mey­da con Chi­vas, lue­go de cin­co jor­na­das del Tor­neo Clau­su­ra 2018.

Ha­blé con Jor­ge, es­toy ana­li­zan­do la po­si­bi­li­dad de te­ner una per­so­na que me pue­da ayu­dar”

Pen­sa­mos a fu­tu­ro. Es­ta­mos cer­ca de con­cre­tar eso. Tie­ne que ser al­guien con per­fil de Chi­vas”

Ja­más desea­ría que al­guien se que­de sin tra­ba­jo, eso es muy ba­jo; el que de­ci­de es Jor­ge (Ver­ga­ra)”

Las más da­ña­das son las cria­tu­ras y no lle­gan a en­ten­der que el tra­ba­jo de su pa­dre es és­te”

MA­TÍAS AL­MEY­DA

lo que me las­ti­ma es que mis hi­jas con­su­men re­des so­cia­les, ven pro­gra­mas de­por­ti­vos y las más da­ña­das siem­pre son las cria­tu­ras y no lle­gan a en­ten­der que el tra­ba­jo de su pa­dre es és­te, es­tar siem­pre al lí­mi­te, mu­chas ve­ces cri­ti­ca­do o ala­ba­do, pe­ro es así. Ten­go que trans­mi­tir tran­qui­li­dad en mi ca­sa y a los ju­ga­do­res; na­da ni na­die des­via­rá mi men­te o las am­bi­cio­nes que ten­go con res­pec­to a Chi­vas”.

FO­TO: MEXSPORT

Ma­tías Al­mey­da, en el en­tre­na­mien­to de Chi­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.