NI AC­TI­TUD,

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL NACIONAL -

Cruz Azul y Pedro Caixinha es una fór­mu­la que no es­tá fun­cio­nan­do. Sí, en el dis­cur­so, las ideas del por­tu­gués es­tán muy cla­ras, pe­ro una vez que se tras­la­dan al te­rreno de jue­go, se di­lu­yen por com­ple­to, al gra­do que en es­te mo­men­to La Má­qui­na pa­re­ce ju­gar a na­da.

Y es que más allá de la de­rro­ta por 2-0 an­te Ne­ca­xa, es­tá el he­cho de que Cruz Azul ju­gó mal, muy mal, jus­to un día des­pués de que Pedro di­je­ra que en su equi­po la ac­ti­tud era al­go in­ne­go­cia­ble y que se ha­bían fi­ja­do ob­je­ti­vos muy am­bi­cio­sos pa­ra lo que res­ta del cam­peo­na­to. Pues bien, a su con­jun­to se le ocu­rrió brin­dar el peor par­ti­do des­de que el por­tu­gués es­tá al man­do; ayer La Má­qui­na no tu­vo idea, no tu­vo gol (co­mo se ha he­cho cos­tum­bre en el Azul), y has­ta en cier­tos mo­men­tos ca­re­ció de esa ac­ti­tud que el por­tu­gués exi­ge ver en la can­cha.

Hoy en día, Cruz Azul es más du­da que cer­te­za; la mano de Caixinha no apa­re­ce de la ma­ne­ra que se es­pe­ra­ba, e in­clu­so el es­pí­ri­tu que he­re­dó de la eta­pa de Pa­co Jé­mez se ha em­pe­za­do a bo­rrar por com­ple­to; de ahí se tra­du­cen los 6 pun­tos que ha co­se­cha­do de los 18 que han es­ta­do en dispu­ta, ape­nas un pau­pé­rri­mo ter­cio de efec­ti­vi­dad.

Es cier­to que Cruz Azul ayer tu­vo ba­jas por sus­pen­sión y en­fer­me­dad, pe­ro no es ex­cu­sa pa­ra un equi­po que lu­ce una plan­ti­lla am­plia. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma es­tá adentro del rec­tán­gu­lo, ahí don­de des­apa­re­ce la ha­bi­li­dad de Mar­tín Ro­drí­guez, la con­tun­den­cia de Mo­ra, la so­li­dez de Ro­co, en la que so­lo se pa­sea el Gu­llit Pe­ña, y la que tan­to le pe­sa a Wal­ter Mon­to­ya.

Bas­tó un or­de­na­do Ne­ca­xa pa­ra evi­den­ciar a los ce­les­tes; el jue­go de ayer bien pu­do ter­mi­nar en go­lea­da an­tes que en un em­pa­te, ya que en los úl­ti­mos mi­nu­tos, La Má­qui­na no ge­ne­ró na­da, mien­tras que el ri­val se can­só de pa­sear el ba­lón en un es­ta­dio que sir­vió pa­ra la nos­tal­gia ne­ca­xis­ta, al fi­nal sus gri­tos y olés se im­pu­sie­ron al de los de ca­sa en la tri­bu­na.

LA DESA­ZÓN DE LA MÁ­QUI­NA

Da­ba la im­pre­sión de que po­dría ser una bue­na tar­de pa­ra

La Má­qui­na por­que ape­nas a los tres mi­nu­tos Cau­te­ruc­cio tu­vo un ti­ro que Barovero ta­pó bien, pe­ro es­to fue efí­me­ro. Cuando pa­re­cía que Cruz Azul te­nía el con­trol del par­ti­do vino un con­tra­gol­pe mor­tí­fe­ro de Ne­ca­xa que sa­cu­dió por com­ple­to al con­jun­to ce­les­te. Al mi­nu­to 14, la vi­si­ta ar­mó una bue­na ju­ga­da en la que aga­rró mal pa­ra­do a to­do el apa­ra­to de­fen­si­vo de La Má­qui­na; ya en las cer­ca­nías del área Ma­tías Fer­nán­dez abrió una pe­lo­ta por sec­tor iz­quier­do a la lle­ga­da de Car­los Ga­briel Gon­zá­lez, és­te man­dó un cen­tro que Ro­ber­to Al­va­ra­do no pu­do im­pac­tar, pe­ro pa­ra su bue­na for­tu­na el ba­lón le ca­yó a Die­ter Vi­llal­pan­do, quien con un de­re­cha­zo cru­za­do ven­ció a Je­sús Co­ro­na.

Otra vez Cruz Azul pa­de­cía en su es­ta­dio y de nue­va cuen­ta su fra­gi­li­dad de­fen­si­va sa­lía a flo­te. En los mi­nu­tos pos­te­rio­res La Má­qui­na lo in­ten­tó, pe­ro de nue­va cuen­ta no te­nía cla­ri­dad al ata­que. Por ahí un cen­tro de Fie­rro que te­chó a Gu­llit Pe­ña, así co­mo un ca­be­za­zo de En­zo Ro­co en una ju­ga­da a ba­lón pa­ra­do, fue­ron los avi­sos más im­por­tan­tes de los pri­me­ros 45 mi­nu­tos.

Y Ne­ca­xa, ya con el mar­ca­dor a su fa­vor, apos­tó por el con­tra­gol­pe y la pe­lo­ta de­te­ni­da. Pri­me­ro avi­só con dos ti­ros li­bres que con­tro­ló bien Chuy en el fon­do, y lue­go tu­vo la ju­ga­da más pe­li­gro­sa an­tes de que con­clu­ye­ra la pri­me­ra mi­tad en una des­col­ga­da de Dá­vi­la —lue­go de que Mar­tín Cau­te­ruc­cio per­die­ra la pe­lo­ta en el me­dio­cam­po—, quien se en­fi­ló so­lo ha­cia la por­te­ría; sin em­bar­go, al mo­men­to de en­fren­tar a Co­ro­na, ter­mi­nó por es­tre­llar­le el ba­lón en las pier­nas.

Así ter­mi­nó el pri­mer tiem­po y Cruz Azul de nue­vo nau­fra­ga­ba en ca­sa con un fun­cio­na­mien­to muy flo­jo, ade­más, Caixinha tu­vo que ha­cer su pri­mer mo­vi­mien­to, pues se que­dó sin Pe­ña — otra vez inad­ver­ti­do— por una le­sión en el to­bi­llo, en su lu­gar me­tió a Wal­ter Mon­to­ya.

El com­ple­men­to ini­ció con el mis­mo guión; por po­co Gon­zá­lez en una es­ca­pa­da sor­pren­de a la za­ga cru­za­zu­li­na, pe­ro Co­ro­na es­tu­vo aten­to en el fon­do, y lue­go lle­gó una arre­me­ti­da de La Má­qui­na que subió los de­ci­be­les del en­cuen­tro.

En un ti­ro de es­qui­na, Jor­dan Sil­va co­nec­tó un ca­be­za­zo que obli­gó una gran ata­ja­da de Mar­ce­lo Barovero; ins­tan­tes des­pués fue Wal­ter Mon­to­ya el que sa­có un de­re­cha­zo que pe­gó en la za­ga y de nue­vo pro­vo­có un vue­lo es­pec­ta­cu­lar por par­te del por­te­ro ne­ca­xis­ta.

Cruz Azul vi­vía sus me­jo­res mi­nu­tos, aun­que ju­ga­ba al fi­lo en zo­na de­fen­si­va.

El si­guien­te mo­vi­mien­to de Caixinha fue el in­gre­so de Fran­cis­co Sil­va por Fe­li­pe Mo­ra, pa­ra reaco­mo­dar el me­dio­cam­po y de­jar en pun­ta a Cau­te­ruc­cio. Pe­ro tal co­mo se ha­bía di­cho, es­ta Má­qui­na es­ta­ba de­jan­do mu­chos es­pa­cios, ju­gan­do con fue­go da­da la vul­ne­ra­bi­li­dad de­fen­si­va que mos­tra­ba.

Fue así que al mi­nu­to 64 otra vez Ne­ca­xa en­con­tró un gran hue­co, aho­ra por sec­tor de­re­cho, ahí Ma­tías Fer­nán­dez sa­có un dis­pa­ro que Je­sús Co­ro­na con­tu­vo en el fon­do, pe­ro de­jó la pe­lo­ta muer­ta ahí en el cen­tro del área —lo que no se de­be ha­cer— y fue me­ro trá­mi­te que Car­los Gon­zá­lez lle­ga­ra so­lo a em­pu­jar­la a las re­des.

Cruz Azul es­ta­ba co­lap­san­do; por un la­do era in­ca­paz de ge­ne­rar al­gu­na op­ción de ver­da­de­ro pe­li­gro, y por el otro, su de­fen­si­va ha­cía agua en ca­da arri­bo del ri­val. A 15 mi­nu­tos del fi­nal, Caixinha hi­zo su úl­ti­mo cam­bio, me­tió a Ángel Mena —se­ña­la­do un día an­tes por el téc­ni­co— por Sa­las, pe­ro la tó­ni­ca no cam­bia­ba y Ne­ca­xa pa­re­cía más cer­ca del ter­ce­ro, con dos arri­bos de Gon­zá­lez, que La Má­qui­na del des­cuen­to.

In­clu­so, cuando pa­re­cía que el cua­dro ce­les­te por fin des­con­ta­ba con un ca­be­za­zo de Cau­te­ruc­cio, el ár­bi­tro asis­ten­te le­van­tó su ban­de­ra pa­ra anu­lar el gol.

Ese úl­ti­mo tra­mo del par­ti­do fue una oda a la im­po­ten­cia ce­les­te. No es­tu­vo cer­ca de des­con­tar y sí de re­ci­bir al me­nos un gol más. Pe­ro to­do que­dó en un 2- 0 que de­be cim­brar y des­pa­bi­lar el pro­yec­to de Caixinha que, sen­ci­lla­men­te, no ter­mi­na por arran­car.

Fes­te­jo del Ne­ca­xa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.