La vi­da des­pués del fut­bol

Lue­go de ce­rrar su ci­clo co­mo pro­fe­sio­nal, El Po­llo Sa­la­zar com­par­te sus co­no­ci­mien­tos y amor por el de­por­te

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL NACIONAL - Al­ber­to Áva­los/ Je­sús Her­nán­dez Té­llez/ Je­sús Her­nán­dez/

Co­mo to­da pro­fe­sión, hay fe­cha de ca­du­ci­dad. Una ben­di­ción lo lla­man aque­llos que lo prac­ti­can el fut­bol, pe­ro tam­bién pue­de ser in­gra­to. 10, 15 y al­gu­nos has­ta 20 años de ca­rre­ra. To­da una ju­ven­tud y los me­jo­res mo­men­tos de la vi­da se van en­tre via­jes, par­ti­dos, en­tre­na­mien­tos y con­cen­tra­cio­nes pa­ra los que lo ejer­cen de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, des­pués de eso, el re­gre­so a la vi­da dia­ria pue­de ser com­pli­ca­do.

Fer­nan­do Sa­la­zar de­bu­tó el 20 de mar­zo de 1999 con la ca­mi­se­ta del Atlas en el fut­bol me­xi­cano. Can­te­rano, de­fen­sa, se le co­no­cía co­mo ElPo­llo. El Clau­su­ra 2015 fue su úl­ti­mo tor­neo co­mo pro­fe­sio­nal en la Li­ga de As­cen­so, hoy vi­ve una eta­pa di­fe­ren­te en su vi­da.

Jun­to a Eru­bey Ca­bu­to, Da­niel Osorno, Miguel Ze­pe­da y al­gu­nos ex fut­bo­lis­tas iden­ti­fi­ca­dos con los Zo­rros en­ca­be­za el pro­yec­to de La Ge­ne­ra­ción Do­ra­da. Ju­ga­do­res des­ta­ca­dos que bus­can tras­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos y amor por el club a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

“Aun­que en al­gún mo­men­to la ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal se cor­ta, no de­jas de ser­lo, siem­pre es­tás bus­can­do el espacio, el mo­men­to pa­ra pi­sar una can­cha, pa­tear el ba­lón. El coin­ci­dir con va­rios ex com­pa­ñe­ros que mar­ca­ron una épo­ca en Atlas nos ani­mó a or­ga­ni­zar­nos. Es­to pro­vo­ca que co­mo ex ju­ga­dor ten­gas la opor­tu­ni­dad de es­tar vi­gen­te y pre­sen­te en la men­te y el día a día de la afi­ción, sa­be­mos que si­guen apo­yan­do al equi­po de Pri­me­ra, pe­ro tra­tar de sa­car­le ese pro­ve­cho en el buen sen­ti­do”, di­jo.

Una vez que se cuel­gan los botines, los lu­jos pue­den que­dar atrás, pe­ro es gra­cias a la fa­mi­lia y los ami­gos que Sa­la­zar ha po­di­do sa­lir ade­lan­te. “Ser pro­fe­sio­nal im­pli­ca que la gen­te te re­co­noz­ca, que pue­das con­se­guir al­gu­nos tí­tu­los, lo­gros in­di­vi­dua­les, no so­lo te ha­ce sen­tir bien, te da una po­si­ción y una es­ta­bi­li­dad den­tro de la so­cie­dad por­que la gen­te te re­co­no­ce, cuan­do de­jas de ser­lo, el im­pac­to es muy du­ro. Ayu­da la fa­mi­lia, los pro­yec­tos per­so­na­les y cuan­do tie­nes la po­si­bi­li­dad de uni­fi­car cri­te­rios con com­pa­ñe­ros que pien­san de la mis­ma ma­ne­ra, pue­des ha­cer más lle­va­de­ro el tran­ce de ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y de­jar de ser­lo de la no­che a la ma­ña­na”, pla­ti­có a LaA­fi­ción.

¿QUÉ ES LO MÁS DI­FÍ­CIL AL RE­TI­RAR­SE DE LAS CAN­CHAS?

“El pro­ce­so de que no se­rás pro­fe­sio­nal y cam­bia­rá la vi­da, in­gre­sos, el tra­to de la gen­te, sien­tes que se te cie­rran puer­tas. Es­te ti­po de pro­yec­tos (Ge­ne­ra­ción Do­ra­da) da la po­si­bi­li­dad de es­tar en un am­bien­te y en­torno más sano. Es­tan­do con ex com­pa­ñe­ros co­mo es más sa­lu­da­ble, sir­ve has­ta co­mo te­ra­pia. En cual­quier otra pro­fe­sión le de­di­cas me­ses o años, te pre­pa­ras, la ejer­ces y que de la no­che a la ma­ña­na que te di­gan ‘has­ta aquí’ ‘ya no te pue­do ayu­dar’, ‘no te pue­do dar tra­ba­jo en lo que sa­bes’, es una sa­cu­di­da muy fuer­te, eso es lo que en reali­dad es más du­ro, cues­ta tra­ba­jo asi­mi­lar­lo”, fi­na­li­zó.

Es así co­mo dis­fru­ta la vi­da aho­ra desde otra pers­pec­ti­va. Con el ca­ri­ño de siem­pre a sus ro­ji­ne­gros y en bus­ca de man­te­ner­se vi­gen­te, en la can­cha, jun­tos a los su­yos y ro­dea­do de la gen­te que quie­re. La Ge­ne­ra­ción Do­ra­da, es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta.

Si­guen los ru­mo­res en torno a las sa­li­das y lle­ga­das de ju­ga­do­res de Chivas. Des­pués de que ha tras­cen­di­do que Alan Pu­li­do y Ro­dol­fo Pi­za­rro tie­nen al­tas po­si­bi­li­da­des de sa­lir del equi­po, aho­ra se le suma otro ju­ga­dor a es­ta lis­ta, otro ti­tu­lar que es pre­ten­di­do por un club po­de­ro­so en el as­pec­to eco­nó­mi­co.

En Chivas hay in­te­rés de nue­va cuen­ta, por Jur­gen Damm, el de Tux­pan en­tra en el gus­to fut­bo­lís­ti­co de Ma­tías Al­mey­da y aho­ra an­te el fra­ca­so de los Ti­gres y al so­nar una su­pues­ta re­no­va­ción en el cua­dro nor­te­ño, las Chivas quie­ren ir y ha­cer­se de los ser­vi­cios de es­te ju­ga­dor.

Damm de 25 años de edad es un ju­ga­dor que le gus­ta al Pe­la­do Al­mey­da por su ve­lo­ci­dad, por­que en­ca­ra y tie­ne la po­si­bi­li­dad de abrir de­fen­sas enemi­gas, es un ata­can­te que con esa ve­lo­ci­dad pue­de ge­ne­rar­le mu­chas op­cio­nes de pe­li­gro al Re­ba­ño.

El pro­ble­ma con Damm es que Chivas es un equi­po que no jue­ga a la con­tra, que siem­pre es­tá pre­sio­nan­do al ri­val y por en­de se le en­cie­rran los equi­pos con­tra­rios, por es­te mo­ti­vo pu­die­ra ser que Damm no pue­da te­ner los es­pa­cios lar­gos que sí tie­ne en Ti­gres. Damm sin es­pa­cios lar­gos, pier­de su prin­ci­pal cua­li­dad.

Las co­sas no son fá­ci­les pa­ra Chivas en es­te ne­go­cio con los Ti­gres y es que ha­ce dos años cuan­do el Pa­chu­ca ven­dió a es­te vo­lan­te ofen­si­vo, se pagó ca­si 12 mi­llo­nes de dó­la­res y en es­tos mo­men­tos las fi­nan­zas del Re­ba­ño, no es­tán pa­ra des­em­bol­sar una can­ti­dad tan al­ta.

En San Ni­co­lás de los Gar­za es­tán in­tere­sa­dos por los ser­vi­cios de Or­be­lín Pi­ne­da, el vo­lan­te crea­ti­vo es uno de los me­jo­res me­xi­ca­nos en esa po­si­ción y por eso los Ti­gres han pre­gun­ta­do si hay opor­tu­ni­dad de lle­var­lo a sus fi­las. Al equi­po del Tu­ca les ha­ce fal­ta un ju­ga­dor en ese pues­to, por eso han pen­sa­do en Or­be o en ElTu­zo Erick Gu­tié­rrez Ga­la­viz.

Así pues, se es­tu­dia el in­ter­cam­bio en­tre clu­bes, pa­ra que Jur­gen Damm pa­se a las fi­las ro­ji­blan­cas y Or­be­lín Pi­ne­da pue­da pa­sar a los Ti­gres.

Pi­ne­da el tor­neo pa­sa­do no es­tu­vo a la al­tu­ra de las exi­gen­cias pro­pias de Chivas, por lo que no es des­ca­be­lla­do que se pu­die­ra dar su sa­li­da del re­ba­ño. El in­te­rés es­tá de par­te de las dos par­tes, y en las pró­xi­mas ho­ras se de­fi­ni­rá si se da es­te cam­bio.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.