Osu­na sal­va, Ver­lan­der ga­na

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - MÁSAFICIÓN EN LA PELOTA - AP/

Jus­tin Ver­lan­der lo hi­zo pa­re­cer co­mo en los vie­jos tiem­pos en el Co­me­ri­ca Park, al re­ci­bir gran­des ova­cio­nes y lan­zar sie­te en­tra­das só­li­das en su re­gre­so a su an­ti­guo ho­gar, don­de guio a los As­tros de Hous­ton a un triun­fo de 3-2 so­bre los Ti­gres de De­troit.

Ver­lan­der pon­chó a 10 en su pri­mer jue­go en De­troit des­de que fue trans­fe­ri­do a Hous­ton en agos­to de 2017. Los cam­peo­nes de la Se­rie Mun­dial am­plia­ron su ven­ta­ja a tres jue­gos so­bre Oa­kland en la ci­ma de la Di­vi­sión Oes­te de la Li­ga Ame­ri­ca­na.

Ver­lan­der (15-9) hi­zo su de­but en las Gran­des Li­gas con De­troit en 2005 y se en­cuen­tra en­tre los 10 me­jo­res en va­rias lis­tas del equi­po en cuan­to a pit­cheo.

El de­re­cho de 35 años re­ci­bió una pro­lon­ga­da ova­ción de pie lue­go que fue ex­hi­bi­do un ho­me­na­je en vi­deo mien­tras sa­lía del bull­pen, y otra cuan­do sa­lió a ca­len­tar pa­ra el pri­mer epi­so­dio. Am­bas ve­ces, to­có su go­rra y sa­lu­dó a la afi­ción.

Ver­lan­der per­mi­tió dos ca­rre­ras y seis im­pa­ra­bles con una ba­se por bo­las, pa­ra me­jo­rar su mar­ca a 98-50 en el Co­me­ri­ca Park.

El me­xi­cano Ro­ber­to Osu­na tra­ba­jó el no­veno ca­pí­tu­lo pa­ra su 16to sal­va­men­to, in­clui­dos sie­te con Hous­ton.

El do­mi­ni­cano Fran­cis­co Li­riano (4-10) acep­tó tres ca­rre­ras su­cias y cua­tro hits, con cua­tro pa­sa­por­tes en seis en­tra­das. Pon­chó a sie­te en su sa­li­da más lar­ga des­de que ti­ró seis in­nings el 4 de ju­lio.

Por los As­tros, los ve­ne­zo­la­nos Jo­sé Al­tu­ve de 4-1 y Gon­zá­lez de 4-1 con una im­pul­sa­da. Los puer­to­rri­que­ños Car­los Correa de 4-1 y Mar­tín Mal­do­na­do de 4-0.

Por los Ti­gres, el ve­ne­zo­lano Víc­tor Mar­tí­nez de 4-0. Los do­mi­ni­ca­nos Ronny Ro­drí­guez de 3-1 y Da­wel Lu­go de 3-1 con una pro­du­ci­da.

“Lo me­jor del beis­bol es que uno pu­do ha­cer ayer al­go que iba a ha­cer ma­ña­na”… Manny Tri­llo.-

Hoy y ma­ña­na son Días del Co­rreo. No les con­tes­to a quie­nes no in­for­man des­de cuál ciu­dad o pue­blo es­cri­ben. Lo sien­to. Jo­sé L. Bo­ni­lla, de To­rreón, pre­gun­ta: “¿Cuál es el ré­cord de ma­yor can­ti­dad de jue­gos en­tre un pri­mer lu­gar y un úl­ti­mo lu­gar de una di­vi­sión en una tem­po­ra­da?”.

Ami­go Pe­pe: No ten­go esa res­pues­ta. Lo sien­to.

Juan de J. Col­me­na­res D. de Ca­ra­cas, opi­na: “Usted pre­di­ce a los As­tros pa­ra la Se­rie Mun­dial, pe­ro apar­te de Al­tu­ve no tie­nen su­per es­tre­llas. Agre­ga­ría a Car­los Correa, pe­ro no les veo equi­po pa­ra ga­nar dos años se­gui­dos. Bos­ton lu­ce mu­cho a me­nos que se cai­gan co­mo el año pa­sa­do. Dod­gers no se ven tan fuer­tes. Los Na­tio­nals des­di­bu­ja­dos. Cle­ve­land y Bos­ton son los úni­cos de los ga­na­do­res del año pa­sa­do que se ven có­mo­dos. Oa­kland el equi­po sor­pre­sa y se le no­ta ham­bre de ga­nar. ¿Quie­re cam­biar su pre­dic­ción o ajus­tar­la un po­co?”.

Ami­go y to­ca­yo: ¿Al­gu­na vez me has vis­to cam­bian­do mis pre­dic­cio­nes?”.

Alberto Ro­mo Ch. De Gua­da­la­ja­ra, re­cuer­da: “Ten­go en­ten­di­do que mi Sr. pa­dre, Alberto Ro­mo Chá­vez, fue el úl­ti­mo en lan­zar­le a Ba­be Ruth, cuan­do fue in­vi­ta­do por Don Jor­ge Pas­quel a la Ciu­dad de Mé­xi­co, en ju­lio de 1947. El má­na­ger de los Dia­blos Ro­jos, Don Ernesto Car­mo­na, “El Con­de de San Ba­si­lio”, uno de los per­so­na­jes más ilus­tres y pin­to­res­cos en ese tiem­po, de­ci­dió que le lan­za­ra el Bru­jo Rosell, pe­ro es­te se qui­so lu­cir e hi­zo aba­ni­car a Ruth va­rias ve­ces. El pú­bli­co lo que que­ría era ver­lo ba­tear jon­ro­nes, por lo que pu­sie­ron a lan­zar a mi pa­dre, ya que fue uno de los de me­jor con­trol. Lan­zó pa­ra que Ruth ba­tea­ra jon­ro­nes. ¿Se­ría tan ama­ble, de ser po­si­ble, en co­la­bo­rar con es­ta his­to­ria?”.

Ami­go Beto: Ya to­do es­tá re­la­ta­do. Mar­co Yá­nez, de Na­vo­joa, pre­gun­ta: “¿Por qué tra­ta de arro­gan­tes a los Dod­gers?”.

Ami­go Ma­co: Por­que to­dos los no uni­for­ma­dos al­re­de­dor del equi­po son arro­gan­tes. Es la obli­ga­ción de iden­ti­fi­car a ca­da quien co­mo es.

Pe­dro L. Var­gas, de Co­ro, pre­gun­ta: “¿Por qué tan­tos nue­vos nom­bres de los es­ta­dios de Gran­des Li­gas, tan di­fí­ci­les de re­cor­dar?”.

Ami­go Pe­le: Por­que los propietarios de equi­pos des­cu­brie­ron que aco­mo­dar­les una de­no­mi­na­ción co­mer­cial pro­du­ce mu­cho di­ne­ro. Por ejem­plo, Co­me­ri­ca Park pa­ga, Ti­gers Sta­dium no. Igual que PNC pa­ga, pe­ro no Th­ree Ri­vers.

Je­sús Ga­la­vis, de Hermosillo, opi­na: “Tie­ne mu­chí­si­ma ra­zón, en la res­pues­ta que le brin­do al Sr. Jo­sé G. Chi­ri­nos de Aca­ri­gua, en la co­lum­na del mar­tes 4 de sep­tiem­bre del pre­sen­te año. Es una in­men­sa di­fe­ren­cia apos­tar a que tú equi­po ga­na a ha­cer­lo a que pier­de”.

ATEN­CIÓN.- Pue­des leer to­do el archivo re­cien­te de “Juan Ve­né en la Pe­lo­ta”, si en­tras en in­ter­net por “el de­por­te vuel­ve a unir­nos”.

Gra­cias a la vi­da que me ha da­do tan­to, in­clu­so un lec­tor co­mo tú.

FOTO: AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.